Monumento al emperador Guillermo

Un Monumento al emperador Guillermo (en alemán, Kaiser-Wilhelm-Denkmal, KWD[1]​) es la denominación común que recibe en Alemania cualquier monumento erigido a finales del siglo XIX y, en menor medida, a principios del siglo XX en honor o en memoria del emperador alemán, el Káiser Guillermo I.[2]​ El término se refiere particularmente a estatuas y esculturas y no a edificios e inscripciones, aun cuando estos estén clasificados como monumentos de patrimonio nacional o estatal.

KWD Hamburgo
KWD Dortmund (Westfalenpark)
KWD Colonia (Puente Hohenzollern)
DKW Kyffhäuser
KWD Deutsches Eck (Coblenza)

HistoriaEditar

Aun antes de la muerte en 1888 de Guillermo I, se inauguraron estatuas y edificaciones en su honor, rompiendo una costumbre prusiana de limitar los monumentos conmemorativos a obras póstumas. Ya en 1867 el escultor berlinés Friedrich Drake creó la primera figura, que era una estatua ecuestre, con una inscripción que hacía referencia a Guillermo I como rey de Prusia. Fue tras su muerte, sin embargo, cuando, se erigieron en su memoria múltiples monumentos por toda la geografía del Imperio alemán.[2][3]

Los monumentos al emperador Guillermo fueron diseñados, creados y ubicados tanto dentro de Prusia como en otros territorios del Sprachraum alemán, en su mayor parte por iniciativas privadas. Para ello se convocaron comités que revisaban las finanzas, licitaciones, proyección, elección de sitio e inauguración del monumento, y que una vez terminado fueron disueltos.[2]

Los más célebres monumentos al emperador Guillermo que existen a día de hoy son el monumento Kyffhäuser, el monumento de Porta Westfalica y el monumento de Deutsches Eck en Coblenza, todos inaugurados en 1896 (o principios de 1897) y todos obra del arquitecto berlinés Bruno Schmitz.[4]

El primer monumento que se erigió aún existe a día de hoy, siendo una estatua ecuestre de Guillermo I retratado como rey de Prusia, ubicada en el puente Hohenzollern, Colonia.

El único monumento del emperador en ropa civil está en un parque de Bad Ems. Fue inaugurado en 1893 y retrata al emperador desde el punto de vista de los residentes locales cuando este vino a visitar el spa de la localidad.

El último monumento considerado oficialmente un KWD es una estatua ecuestre en Lübeck. La concesión de la licencia se efectuó en 1914, pero debido a la escasez de bronce como materia principal por motivo de la Primera Guerra Mundial, se completó solo en 1919, siendo una de muy pocas en realizarse tras el comienzo de la contienda, habiendo sido todas ellas proyectadas con anterioridad.

MonumentosEditar

A día de hoy, el total de monumentos KWD registrados incluyen 63 estatuas ecuestres, 231 estatuas de pie, 5 estatuas sentadas y 126 bustos.

Adicionalmente, existen numerosos monumentos al emperador en otros formatos, incluidos grabados en relieve de su imagen o dedicatorias en forma de inscripciones talladas en distintos edificios, construcciones, calles y parques.

Kaiser-Wilhelm-DenkmalEditar

Algunos de los Monumentos al emperador Guillermo son:

EdificiosEditar

Entre los edificios monumentales dedicados al emperador se incluyen:

ReferenciasEditar

  1. «SV Porta Westfalica - KWD». SV Porta Westfalica (en alemán). Consultado el 30 de septiembre de 2020. 
  2. a b c Nipperdey, Thomas (1990, 1992). Deutsche Geschichte 1866-1918. C.H. Beck. ISBN 3-406-34453-4. 
  3. Lissner, Babette (1998). Das Kaiser-Wilhelm-Denkmal, 1896-1996: Öffentlichkeit und Politik zwischen Tradition und Moderne (en alemán). Verlag für Regionalgeschichte. ISBN 978-3-89534-212-7. Consultado el 30 de septiembre de 2020. 
  4. Busch, Christel (11 de mayo de 2010). Die sakrale Bedeutung der Kaiser-Wilhelm-Denkmäler von Bruno Schmitz (en alemán). Akademische Verlagsgemeinschaft München. ISBN 978-3-96091-293-4. Consultado el 30 de septiembre de 2020.