Movilización social

La movilización social es un acto espontáneo (sin elaboración) de acción social por parte de las masas que implica una ética concreta. Pueden ser actos de protesta, boicots u otras manifestaciones. Puede ser pacífica (manifestación) o violenta (disturbios) y llevarse a cabo en el mundo físico o en el virtual (internet).[1]​ Los politólogos Cas Mudde y Cristóbal Rovira Kaltwasser definen así el concepto de «movilización»: «el compromiso contraído por una amplia pluralidad de individuos para sensibilizar sobre un problema concreto, lo que les lleva a actuar colectivamente para apoyar su causa».[2]

Esta movilización social también puede pretenderse con fines políticos y electorales, y realizarse a través de los medios digitales. Así, es frecuente encontrar afirmaciones generales sobre el poder de Internet dentro de las campañas electorales, que sostienen que “las redes sociales se han instituido en un formidable medio de movilización social y política” [3]​. Las tres principales funciones de las redes sociales para movilizar al electorado en campaña buscan 1. difundir y compartir información digital, 2. recaudar donaciones y 3. movilizar para la acción y reclutar voluntarios [4]​.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «movimientos sociales en América latina - Paul Almeida entre otros». Consultado el 24 de octubre. 
  2. Mudde, Cas; Rovira Kaltwasser, Cristóbal (2019) [2017]. Populismo. Una breve introducción [Populism. A Very Short Introduction]. Madrid: Alianza Editorial. p. 85. ISBN 978-84-9181-396-5. 
  3. Vallespín, F. (2011). «Redes sociales y democracia: ¿un cambio cualitativo?». Telos. 
  4. Ballesteros Herencia, Carlos A. (2017). «Movilización en las campañas electorales a través de las redes sociales Las elecciones generales españolas de 2015». International Association for Media and Communication Research Conference 2017. Consultado el 20 de enero de 2018. 

Enlaces externosEditar