Mujeres en Perú

Las mujeres en Perú representan una minoría tanto en número como en derechos legales. Después de la conquista española, la cultura en lo que hoy es el Perú se volvió cada vez más patriarcal. La cultura patriarcal sigue siendo notable. Las mujeres reciben menos remuneración que los hombres, tienen menos oportunidades de empleo y políticas, y en ocasiones se las maltrata sin repercusiones. La disponibilidad de anticonceptivos no es suficiente para la demanda, y más de un tercio de los embarazos terminan en abortos. Las tasas de mortalidad materna son también algunas de las más altas de América del Sur.[cita requerida] El gobierno peruano ha iniciado esfuerzos para combatir la alta tasa de mortalidad materna y la falta de representación política femenina, así como la violencia contra la mujer. Sin embargo, los esfuerzos aún no han dado frutos.

HistoriaEditar

La civilización andina es tradicionalmente algo igualitaria para hombres y mujeres, y las mujeres pueden heredar bienes de sus madres. Después de que los españoles conquistaron el Imperio Inca, la cultura se volvió más patriarcal; y la sociedad resultante ha sido descrita como machista.

Durante las revoluciones republicanas en los siglos dieciocho y diecinueve, el concepto de esferas separadas (privado frente a público) se convirtió en un tema legalmente debatido en el Perú. La determinación de una distinción clara de los límites entre los delitos privados y los públicos se volvió significativa porque solo los delitos públicos podían ser procesados directamente por el estado. Durante este tiempo, los delitos públicos fueron delitos que afectaron al estado o la sociedad, mientras que los delitos privados solo perjudicaron a la persona que cometió el acto. Aunque todos los casos civiles se consideraron privados, algunos delitos privados podrían afectar al público. Los delitos como el robo y el infligir lesiones corporales graves anteriormente solo habían sido procesados por los deseos del demandante; sin embargo, durante la república temprana, estos crímenes fueron perseguidos en base a las propias agendas de los fiscales y jueces. En contraste, los delitos como la calumnia, la violación o cualquier cosa relacionada con el honor se trataron igual que antes. Las víctimas de estos delitos tuvieron que hacer mucho más trabajo que las víctimas de robo y lesiones físicas graves. Para que su caso fuera considerado, estas víctimas tenían que reportar sus casos ellos mismos, y tenían que presentar una queja formal, así como presentar testigos. Se esperaba que estos demandantes decidieran si el crimen en sí mismo o informar el crimen a la corte crearía un daño mayor a su honor.

Aunque podría haber circunstancias en las que la violación o la seducción perturbaran lo suficiente a la sociedad para convertirla en un delito público, otorgar a los fiscales la facultad de presentar cargos "perturbaría la paz y el secreto que deberían existir en la esfera doméstica". Por la misma razón, las lesiones físicas resultantes del "castigo" de la dependencia (sirvientes, esposas, hijos) generalmente se consideraban "privadas", los delitos y los derechos de los autores tenían más peso que las protecciones debidas a las víctimas, que no eran Después de todo, los ciudadanos. Aun cuando los funcionarios judiciales republicanos trataron de equilibrar las demandas del orden público y doméstico, continúan la tendencia, comenzada con las reformas de Borbón, de reclamar cada vez más jurisdicción en aquellos casos relacionados con el matrimonio, la familia y el honor sexual, en los cuales las partes afectadas sí lo hicieron. presentar cargos. Anteriormente, tales casos habían caído principalmente dentro de la jurisdicción de la iglesia.

Durante este estado republicano, los hombres que contribuyeron a la esfera pública y que estaban casados, tenían entre 21 y 25 años de edad, eran propietarios, tenían una profesión independiente o se les concedían impuestos pagados "estatus de ciudadanía". Esto les permitió obtener fácilmente Protección de sus libertades civiles. Las mujeres, por otro lado, no recibieron los mismos beneficios porque sus roles fueron confiados a la esfera privada. El trabajo realizado tradicionalmente por mujeres (costura, cocina, crianza de niños, etc.) no tuvo valor porque ya no se reconocía como una contribución pública, sino como parte del sistema privado (patriarcal) en el Perú. Legalmente, las mujeres tenían pocas protecciones, ya que se consideraba el trabajo de su esposo o padre para protegerlas.[1]

Legalmente, las mujeres no estaban protegidas por el nuevo sistema. Como resultado de esto, se enfrentaron a muchas dificultades. Por ejemplo, el abuso doméstico era un problema continuo, principalmente porque el abuso y la violación se consideraban "delitos privados". El estado clasificó estos actos atroces de esta manera porque no querían perturbar a la sociedad patriarcal masculina.

Las mujeres se definieron principalmente por la pureza de su sexualidad y las capacidades domésticas de servicio. Las mujeres pobres, en particular, tuvieron dificultades para adaptarse a la apariencia de "madre republicana" y no pudieron basar las reclamaciones en sus derechos o deberes como madres. Además, si fueron condenados por un delito, fueron vistos como "antinaturales" y, a menudo, se les impidió la libertad anticipada de la prisión. Aunque mujeres como María Toledo y Juana Pia lucharon para ser liberadas temprano debido a su buen comportamiento y porque eran las únicas que apoyaban a sus hijos, el fiscal argumentó que las mujeres influirían negativamente en sus hijos. Por el contrario, los hombres eran vistos como los proveedores de trabajo para la familia y recibían más ventajas que las mujeres. Por ejemplo, unos pocos meses antes de que se rechazara la petición de Toledo, se redujo la sentencia de "hombre honorable" porque su esposa había indicado en la apelación que él era el único proveedor de su familia.[2]

Este sistema misógino prevaleció durante muchas décadas.

El 17 de junio de 1956, las mujeres peruanas votaron por primera vez en elecciones generales, después de años de movilización de mujeres como María Jesús Alvarado, Adela Montesinos, Zoila Aurora Cáceres, Elvira García y García y Magda Portal, entre otras. Perú fue el último país de América Latina en tener un total de mujeres.[3]

Durante el conflicto interno en Perú a partir de la década de 1980, algunas familias se convirtieron en matriarcales, con aproximadamente el 78 por ciento de las familias migrantes encabezadas por mujeres. En los barrios marginales, las mujeres establecieron comedores populares (comedores) y trabajaron juntas para asegurar que sus familias recibieran suficiente comida para comer.

Los abusos durante el conflicto han causado problemas mentales y físicos en las mujeres. Los documentos de identificación, necesarios para la ejecución de derechos civiles como la votación, también fueron destruidos en masa. A partir de 2007, aproximadamente el 18,1 por ciento de las mujeres peruanas viven sin los documentos necesarios, en comparación con el 12,2 por ciento de los hombres. Incluso hoy en día, las mujeres de las tribus indígenas pueden ser tratadas irrespetuosamente por figuras de autoridad. Lo mismo se aplica a las mujeres pobres.A 2007

En el Perú del siglo noventa, las mujeres fueron tratadas como si sus vidas hubieran sido divididas de dos maneras diferentes. Una parte de la vida de una mujer se consideraba privada, que incluía el trabajo que las mujeres hacían y cómo eran tratadas dentro del hogar. Al declarar el trabajo que las mujeres hacen como privado, esto disminuye su estatus en Perú, ya que su trabajo no fue valorado. El trabajo privado no era una forma de que las mujeres obtuvieran un mayor papel de independencia. La otra parte de la vida de una mujer se consideraba pública, y en este caso era difícil para la mujer realizar una gran cantidad de actividad pública. La actividad pública para las mujeres era un área difícil ya que el trabajo de las mujeres no tenía ningún valor, por lo tanto, no eran importantes en la comunidad.[4]


A lo largo de historia universal, el papel de mujer ha sido muy discriminada, violentada y así exhonerándola de cualquier tipo de derecho, por el contrario, dándole ciertos deberes en su círculo familiar. En el Perú, también se mantenía esa "forma de vida" de las mujeres, sin embargo ese tiempo terminó a partir de las rebeldías de líderes femeninas que exigían ser consideradas ciudadanas y que por lo tanto, merecían derechos al igual que el varín y que, por supuesto, también contraían deberes ciudadanos, y que fue un gran éxito en el país, y en todo en mundo. En la actualidad, la mujer se ha convertido en una persona independiente, trabajadora, decidida y con ganas de salir adelante, sin importar o necesitar de una compañía, en este caso una pareja. Por lo que ha demostrado miles de años en que se concebía mundialmente, que la mujer sería simplemente un ama de casa y que no tenía las mismas capacidades que el varón, y que ahora lo demuestra ocupando cargos de gran importancia en la sociedad.

Esterilización forzadaEditar

La esterilización forzada contra mujeres indígenas y pobres se ha practicado en gran escala en Perú. El Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, publicado en 2003, señala que durante el conflicto interno en Perú, hubo numerosos casos de mujeres esterilizadas por la fuerza, además, se estima que hasta 300,000 mujeres en su mayoría rurales fueron esterilizadas por engaño o con insuficientes consentimiento en la década de 1990 como parte de una campaña destinada a combatir la pobreza.[5]

El presidente Alberto Fujimori (en el cargo desde 1990-2000) ha sido acusado de genocidio y crímenes de lesa humanidad como resultado de un programa de esterilización implementado por su administración. Durante su presidencia, Fujimori llevó a cabo un programa de esterilizaciones forzadas contra los quechuas indígenas y las mujeres aymaras, bajo el disfraz de un "plan de salud pública"..[6][7]​ los innumerables sucesos que reducen a gran manera los derechos humanos, sexuales y legales dé muchas mujeres tanto en Perú como en el mundo entero han demostrado que aun en estos tiempos de grandes avances muchas mujeres an sufren el maltrato dé genero no solo en la sociedad sino dentro de su hogar, el mismo gobierno ha impuesto campaña de esterilización, contra su voluntad pero también limita el acceso a una educación sexual completa que permita crear un concepto propio relacionado con su identidad planes metas de vida, a la vez que esta orilladas a practicarse aborto clandestinos sin la opción de optar por un aborto legar seguro dentro de instituciones adecuadas para tal fin en el siguiente enlace se brinda información efectiva y oportuna. https://cytotec.online/

EducaciónEditar

 
Niñas de la escuela en el Perú

La alfabetización femenina es más baja que la masculina en Perú: solo el 84.6% de las mujeres (15 años y más) saben leer y escribir, en comparación con el 94.9% de los hombres, según las estimaciones de 2007.[8]

Las mujeres indígenas del Perú viajan menos que los hombres. Como tales, tienden a ser menos fluidos en español, el idioma nacional del Perú. Esto puede llevar a dificultades cuando deben hablar con personas ajenas, que a menudo no hablan el idioma indígena. Aunque las mujeres tienen una tasa de analfabetismo más alta que los hombres, un número creciente de mujeres está recibiendo educación superior.

DemografíaEditar

Las mujeres son una ligera minoría en el Perú; en 2010 representaron el 49,9 por ciento de la población. Las mujeres tienen una esperanza de vida de 74 años al nacer, cinco años más que los hombres.

Las estimaciones más recientes sugieren que la población de Perú es amerindia 45%, mestiza (amerindia mixta y blanca) 37%, blanca 15%, negra, japonesa, china y otro 3%. Más de 8 de cada 10 personas son católicas.

Aunque el Perú tiene una población étnicamente diversa, la discriminación por líneas étnicas es común, particularmente contra los amerindios y los negros; el género a menudo interactúa con el origen étnico; esto puede significar que "una mujer indígena solo puede trabajar como sirvienta".[9]

Salud maternal y reproductivaEditar

 
Mujer y niño quechua en el Valle Sagrado, Perú.

Las mujeres que viven en la pobreza tienen menos probabilidades de dar a luz en un centro de salud o ser atendidas por un trabajador de la salud. Perú tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas de América del Sur, con el gobierno notando 185 muertes por 100,000 nacidos vivos, y las Naciones Unidas estiman el número en 240 por 100,000 nacidos vivos. Para combatir esas altas cifras, el gobierno lanzó un plan estratégico en 2008 para reducir el total a 120 muertes maternas por cada 100,000 nacidos vivos. 

De estas muertes maternas, el 46 por ciento ocurre durante las primeras seis semanas después del nacimiento. Amnistía Internacional señala que uno de los factores es la discriminación económica, ya que las mujeres en áreas prósperas reciben una mejor atención médica que las que viven en áreas rurales. También existen discriminaciones de género y étnicas en la atención de salud.

La edad de consentimiento en Perú ha cambiado varias veces durante los últimos años, y ha estado sujeta a debates políticos, pero hoy en día está fijada en 14, independientemente del género y / o la orientación sexual, de acuerdo con una decisión de 2012 del Tribunal Constitucional de Perú. Los embarazos adolescentes no son infrecuentes. A menudo son el resultado de una violación por parte de un pariente masculino.[10][11][12]

Al dar a luz, las madres indígenas pueden evitar ir a las clínicas debido a la falta de familiaridad con las técnicas utilizadas. Prefieren, en cambio, utilizar las prácticas tradicionales, con las que se sienten cómodos. La falta de personal de salud capaz de hablar lenguas indígenas también es un problema.[13]

Aunque los anticonceptivos se usan en el Perú, son más comunes en las áreas urbanas. Se estima que el 13,3 por ciento de las mujeres en las áreas rurales necesitan anticonceptivos que no están disponibles, en comparación con el 8,7 por ciento de las mujeres urbanas. Aunque el aborto terapéutico es legal, y aproximadamente el 35 por ciento de los embarazos resultan en aborto, la regulación y la implementación han sido controvertidas, con las únicas pautas claras (en Arequipa) retiradas bajo la presión de los grupos antiaborto. Ha habido casos en que las madres se han visto obligadas a llevar a sus bebés a término con un gran riesgo personal.

La tasa de VIH / SIDA en Perú se estimó en 2012 en el 0,4% de los adultos de 15 a 49 años.[14]

Vida familiarEditar

 
Chica con su alpaca cerca de la Plaza de Armas en Cusco, Perú

 Por ley, las mujeres peruanas deben tener 16 años para casarse; antes de 1999, era 14. Una encuesta realizada en 2004 por las Naciones Unidas estima que el 13 por ciento de las mujeres entre las edades de 15 y 19 años han estado casadas. En el matrimonio, el esposo y la esposa comparten la responsabilidad de los asuntos del hogar. En aproximadamente el 25% de los matrimonios, las finanzas son manejadas por los esposos; en algunas otras familias la madre es la cabeza de familia. Algunos grupos étnicos, como los asháninka, practican la poligamia.

A pesar del hecho de que los hombres peruanos casados ocasionalmente toman abiertamente amantes, el divorcio es difícil de obtener. En un divorcio, la custodia de los niños menores de siete años generalmente se otorga a la madre. La custodia de los mayores de siete años generalmente se otorga por género. Si un padre se considera no apto, los niños pueden ser enviados a vivir con el otro padre.


Violencia domésticaEditar

El OECD notas que las mujeres en Perú son @subject de maltratar, con casi medios adoleciendo violencia. La forma más común de abuso es psicológica. hay también informes de mutilación genital hembra como rito de paso durante pubertad.[37] El gobierno ha intentado para dirigir los asuntos, estableciendo el Programa Nacional contra Abuso y Violencia Familiares en 2001, y pasando una ley que requiere autoridades locales para tratar abuso doméstico y estipulando castigos para violación y spousal violación.[22] Acción judicial contra perpetrators del abuso es lento y ineffectual.[32] En 1999 Perú repealed la ley qué declarado que un violador sería exonerado, si después de la agresión él y su víctima casada.[15]

La ley principal que trata la violencia doméstica es Ley de Protección frente un la Violencia Familiar (Ley para Protección de Violencia Familiar).[16]​ Sea primero enacted en 1993, ha sido fortalecido en 1997, y después modificó varios tiempo, para ampliar su alcance: por 2010, esta ley ya había sido enmendada cinco tiempo.[17]

Algunos los maridos abusivos estuvieron cogidos en el aumento general en procesamiento criminal, particularmente cuándo su drunken o el comportamiento violento acechó público así como orden doméstico. En 1852, por ejemplo, zapatero Laurencio Salazar estuvo arrestado para golpear su mujer unconscious.Salazar, en las ocasiones anteriores no sólo hirieron su mujer pero también animales asesinados para despecho y cortar su hermano-en-la mano de la ley, era peligrosamente violento. Los tribunales republicanos definieron vaguely el nivel de violencia necesario de constituir agresión en casos domésticos. Entre 1784 y 1824, había sólo dos casos dignos archivaron por madres de parte bajo la categoría de violencia física o verbal pero tampoco hizo cultive el fin. En oposición, sobre medio de acusó violadores después de que la independencia estuvo condenada a pesar de sus esfuerzos. Yendo más allá, las penas para condenas de violación eran "generalmente más estrictos que aquellos para nonsexual agresión: varios meses en prisión mientras actuando trabajo público y/o proporcionando un dote para la mujer joven".[18]

La Declaración Universal de los Derechos Humanos proclama que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Pero aun así, las mujeres siguen constituyendo la  mayoría de las/os pobres del mundo y la mayoría de las/os analfabetas/os. Y siguen cobrando entre un 25% y un 35% menos que los hombres por el mismo trabajo. Y continúan sufriendo las mayores tasas de paro, (en España el número de mujeres en paro duplica al de los hombres), siguen sufriendo la violencia, el maltrato y el acoso sexual desde la niñez…. Sencillamente porque son mujeres.[19]

Al principio, es posible que identificar la violencia doméstica no sea fácil. Aunque es claro que algunas relaciones son abusivas desde un principio, el maltrato suele comenzar sutilmente y empeora con el paso del tiempo. Podrías ser víctima de violencia doméstica si tienes una relación con alguien que hace lo siguiente:

  • Te ofende, te insulta o te menosprecia
  • Te impide ir al trabajo o a la escuela o ver a familiares o amigos, o te desanima a hacerlo
  • Intenta controlar cómo gastas tu dinero, adónde vas, qué medicamentos tomas o qué ropa usas
  • Tiene actitudes celosas o posesivas, o te acusa constantemente de ser infiel
  • Se enoja cuando bebe alcohol o usa drogas[20]

Es difícil saber exactamente qué tan común es la violencia doméstica, ya que las personas a menudo no la denuncian. No hay ninguna víctima que se considere típica. Sucede entre personas de todas las edades. Afecta a todos los niveles de ingresos y educación.

El primer paso para obtener ayuda es decirle a alguien de confianza, como un amigo, familiar o compañero de trabajo. También puede contactar a su médico u otro proveedor de salud, un refugio de emergencia para víctimas o una línea telefónica de ayuda.[21]


EconomíaEditar

La mayoría de las mujeres rurales trabajan en la agricultura o se ocupan de las tareas domésticas. En promedio, ganan un 46 por ciento menos que los trabajadores varones.

A partir de la década de 1990, las mujeres ingresaron cada vez más en las industrias de servicios para reemplazar a los hombres. Fueron contratados porque los empleadores podían pagarles menos y creían que no formarían sindicatos. Durante ese período, los derechos laborales fueron revocados para las trabajadoras.

En 2014, las Naciones Unidas señalaron que a pesar del hecho de que la economía del país estaba mejorando, las mujeres seguían siendo discriminadas y sufrían violencia.[22]

Igualdad de géneroEditar

 
Una mujer en Lima, Perú

La discriminación basada en el género está prohibida por el gobierno de Perú, y en el año 2000 se aprobó una legislación que prohibía la discriminación. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) observó que se practica la discriminación, en particular con respecto a los derechos de las mujeres a la tierra, y que las mujeres en el Perú en general tienen niveles más altos de pobreza y desempleo. Los que tienen trabajo tienen dificultades para ocupar cargos de alto nivel. La OCDE ha calificado el grado de discriminación de género en Perú como bajo en el Índice de Instituciones Sociales y Género.

Tierra informal-sistemas de resolución de la disputa son comunes, y las mujeres rurales son a menudo discriminó.[23]​ El acceso de las mujeres a la tierra no es bien protegió; en 2002, sólo 25 por ciento de títulos de tierra estuvieron dados a mujeres, y bajo un "sistema de propiedad" informal el marido puede vender propiedad sin el consentimiento de su mujer.[37] En 2014, las leyes nuevas han mejorado el acceso de indigenous personas para aterrizar.[24]

Políticamente, las mujeres en Perú han sido subordinadas a hombres y tuvo poco poder. Veinte por ciento de aquellos elegidos en 2001 era mujeres. Los políticos hembra son a menudo de familias más ricas, cuando las mujeres de un paréntesis de ingresos más bajo tienen que tratar housework.[47] las leyes Recientes han requerido una cuota de representantes en Congreso para ser mujeres. A pesar de este, los niveles de la representación política de las mujeres queda bajo el 30% objetivo de cuota.[25]​ Cuando de 2014, había 22.3% mujeres en parlamento.[26]

ReferenciasEditar

  1. Chambers, Sarah (2005). Honor, Status, and Law in Modern Latin America. Durham: Duke University Press. pp. 27-49. 
  2. Caulfield, Sueann; Chambers, Sarah; Putnam, Lara (2005). Honor, Status, and Law in Modern America. Duke University Press. p. 36. 
  3. «El voto femenino en el Perú». elperuano.pe. Consultado el 16 de julio de 2018. 
  4. Mentioned in, Caulfield, Sueann, et al. “Private Crimes, Public Order: Honor, Gender, and the Law in Early Republican Peru.” Honor, Status, and Law in Modern Latin America, Duke University Press, 2005, pp. 33–37.
  5. «Peru Forcibly Sterilized 300,000 Poor Women in the '90s. Now They Could Decide the Country's Future.». 26 de noviembre de 2014. Consultado el 28 de noviembre de 2014. 
  6. «Mass sterilisation scandal shocks Peru». 24 de julio de 2002. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  7. «Stérilisations forcées des Indiennes du Pérou». monde-diplomatique.fr. 1 de mayo de 2004. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  8. «The World Factbook — Central Intelligence Agency». www.cia.gov. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  9. Collyns, Dan (13 de junio de 2010). «Peru's minorities battle racism». Consultado el 17 de abril de 2018. 
  10. Lindsay Goldwert (22 de junio de 2007). «Peru Lowers Age Of Consent To 14». CBS NEWS. Consultado el 2 de diciembre de 2009.  |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  11. «Pleno Reconsidero Exoneracion de Sedunda Votacion a Proyecto Sobre Libertad Sexual» [House Reconsidered and Excluded Second Vote for Project on Sexual Freedom]. El Heraldo. 27 de junio de 2007. Consultado el 2 de septiembre de 2010. 
  12. «Demanda de inconstitucionalidad interpuesta por diez mil seiscientos nueve ciudadanos contra el artículo 1° de la Ley N° 28704 que modifica el artículo 173°, inciso 3° del Código Penal, sobre delito de violación sexual contra víctima entre 14 y 18 años de edad». 7 de enero de 2013. 
  13. «Our Work – Amnesty International USA». amnestyusa.org. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  14. «The World Factbook — Central Intelligence Agency». www.cia.gov. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  15. Law in the service of legitimacy: Gender and politics in Jordan. Farnham, Surrey, England; Burlington, Vt.: Ashgate Pub. 2009. p. 66. ISBN 978-0-7546-7587-7. 
  16. http://www.hsph.harvard.edu/population/domesticviolence/peru.dv.97.pdf
  17. http://www.justice.gov/eoir/vll/country/canada_coi/peru/PER103441.FE.pdf
  18. Caulfield, Sueann; Chambers, Sarah; Putnam, Lara (2005). Honor, Status, and Law in Modern America. Duke University Press. pp. 38-39. 
  19. «Informe: Efectos y consecuencias de la violencia y el maltrato doméstico a mujeres-Origen de la violencia de género». 
  20. «Violencia doméstica contra las mujeres: Reconoce los patrones, busca ayuda». 
  21. «Violencia doméstica-Otros nombres: Abuso conyugal, Violencia de género». 
  22. teleSUR/js-GF. «UN Concerned Over Violence Against Women in Peru». telesurtv.net. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  23. http://usaidlandtenure.net/sites/default/files/country-profiles/full-reports/USAID_Land_Tenure_Peru_Profile.pdf
  24. Cabitza, Mattia (12 de septiembre de 2011). «Peru leads the way for Latin America's indigenous communities - Mattia Cabitza». the Guardian. Consultado el 17 de abril de 2018. 
  25. «Copia archivada». Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. Consultado el 8 de octubre de 2018. 
  26. «Women in Parliaments: World Classification». www.ipu.org. Consultado el 17 de abril de 2018.