Museo Paleontológico de Tocuila

El Museo Paleontológico de Tocuila presenta parte de uno de los más ricos yacimientos de fauna en América, en su mayoría restos de mamut, pertenecientes al Pleistoceno tardío.

Museo Paleontológico de Tocuila
Museo paleontologico de Tocuila-interiores2.JPG
Localización
País MéxicoFlag of Mexico.svg México
Localidad San Miguel Tocuila, Texcoco, Estado de México
Información general
Tipo De Sitio
Creación 2001
Inauguración Noviembre de 2001

UbicaciónEditar

El Museo Paleontológico en Tocuila se ubica en la calle 16 de Septiembre entre Morelos y Benito Juárez en el poblado de San Miguel Tocuila, Texcoco, Estado de México, México,

HistoriaEditar

El sitio se descubrió accidentalmente en 1996.[1]​ Mientras Joaquín Ramírez estaba supervisando la excavación y construcción de una cisterna en la propiedad de su hermano Celso notó que la tierra que se estaba removiendo era diferente de lo que él usualmente encontraba al escarbar en al zona. Suponiendo que eran huesos informó a su hermano, quien notificó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El Museo Paleontológico de Tocuila fue abierto en noviembre de 2001[2]​ con el apoyo del dueño de la propiedad, la comunidad, la Universidad Autónoma Chapingo y el INAH.

Descripción del sitioEditar

 
¡Mandíbula de mamut!

En los 28 metros cuadrados que se han explorado se encontraron a tres metros de profundidad restos de siete mamuts de diferentes edades[1][3]​ junto con huesos de roedores, camellos, bisontes, caballos y otros animales acuáticos.[3][4]​ La mayoría de las investigaciones concuerdan que los restos tienen una edad de entre 10,000 y 12,000 años.[1][3][5]

HipótesisEditar

 
Cráneo de mamut

Existen varias hipótesis que tratan de explicar la acumulación de tantos restos en un solo lugar:

  • El desbocamiento de un río de antaño que fluía al Lago de Texcoco que arrastró consigo, ahogó y sepultó juntos a los mamuts y demás animales.
  • Un lahar que sepultó a los animales.[2][3]​ Claus Siebe, Peter Schaaf y Jaime Urrutia-Fucugauchi suponen que el lahar se originó por la actividad volcánica del Popocatépetl.[1]​ Los resultados de las observaciones de S. Gonzalez, D. Huddart, L. Morett-Alatorre, J. Arroyo-Cabrales y O.J. Polaco indican que provenía del Nevado de Toluca.[3]
  • Similar a la tecnología de fragmentación de huesos en Norteamérica en la misma época del Pleistoceno tardío, J. Arroyo-Cabrales, E. Johnson y L. Morett proponen que la acumulación de los huesos fracturados en la zona se debió a actividad humana con el propósito de manufacturar herramientas y otros utensilios.[4]

ReferenciasEditar

  1. a b c d Claus Siebe Peter Schaaf und Jaime Urrutia-Fucugauchi: Mammoth bones embedded in a late Pleistocene lahar from Popocatepetl Volcano, near Tocuila, central Mexico. GSA Bulletin, October 1999, v. 111, no. 10, p. 1550-1562
  2. a b México Desconocido No. 322, Dezember 2003
  3. a b c d e S. Gonzalez, D. Huddart, L. Morett-Alatorre, J. Arroyo-Cabrales, O.J. Polaco: Mammoths, volcanism and early humans in the basin of Mexico during the Late Pleistocene/Early Holocene, Rome 2001, The World of Elephants - International Congress
  4. a b J. Arroyo-Cabrales, E. Johnson, L. Morett: Mammoth bone technology at Tocuila in the Basin of Mexico. Rome 2001, The World of Elephants - International Congress; p.419-423
  5. Jerjes Pantoja Alor: ¿Por qué se extinguieron los mamuts? Jornada, 24. April 2000