El Noticiario Cinematográ­fica Español, NO-DO (acrónimo de Noticiario y Documentales) o nodo, tal y como lo registra el DRAE,[1]​ era un noticiero propagandístico semanal del régimen franquista que se proyectaba en los cines españoles antes de la película en sí, entre 1942 y 1981.

HistoriaEditar

Tras una etapa previa durante la Guerra Civil Española en la que se llamaba simplemente Noticieros, el organismo estatal NO-DO (Noticiarios y Documentales Cinematográficos), se creó el 29 de septiembre de 1942 por acuerdo de la Vicesecretaría de Educación Popular del gobierno de Francisco Franco. Por resolución, de la vicesecretaría, del 17 de diciembre del mismo año, (BOE 22-12-1942), se le otorgó a aquel organismo la exclusividad absoluta de elaboración de reportajes cinematográficos de noticias y documentales y se estableció asimismo la obligatoriedad de la proyección del NO-DO en todas las salas de cines de España, «con el fin de mantener, con impulso propio y directriz adecuada, la información cinematográfica nacional».[2]​ Las emisiones comenzaron en enero de 1943.

La primera proyección se realizó el 4 de enero de 1943.[3]​ Las primeras imágenes que emitió el NO-DO fueron el Parte de Guerra (escrito) informando de la caída de las tropas contrarias a Francisco Franco y, a continuación, imágenes de los prisioneros que fueron apresados. También se informó de la invasión de Polonia por las tropas alemanas. El régimen franquista se sirvió del NO-DO para presentar una visión peculiar de España y del resto del mundo, sin posibilidades de contraste por parte de los espectadores.

Además de los noticiarios, también se proyectaban documentales monográficos, que se llamaban “Imágenes”, producidos también por el NO-DO.[nota 1]

Durante su existencia mantuvo la exclusividad en cuanto a los reportajes exhibidos en salas cinematográficas. [4]​ En septiembre de 1975, por Orden Ministerial la proyección del NO-DO dejó de ser obligatoria.

La inmediatez de la información de la televisión hizo cambiar el formato, se sustituyen las noticias por reportajes con un interés más permanente; en esta reconversión se introdujo la página en color en 1968 para reportajes de carácter artístico, monumental o turístico. Desde el 4 de julio de 1977, el NO-DO, transformado ya en Revista Cinematográfica, comenzó a realizarse íntegramente en color.[5]

Por la Ley 4/1980 de 10 de enero de Estatuto de la Radio y la Televisión que constituyó el antiguo Ente Público Radiotelevisión Española, NO-DO quedó extinguido como organismo autónomo y fue íntegramente absorbido por RTVE.[6]​ El archivo histórico de las emisiones de NO-DO es custodiado conjuntamente por la Filmoteca Española y el Departamento de Documentación de Radiotelevisión Española. Dichos archivos de NO-DO contienen mucho más material que el que fue proyectado en las salas de cine.

En diciembre de 2012 los Medios Interactivos de RTVE digitalizaron y lanzaron el No-Do completo en el sitio web de RTVE, pudiendo ser consultado en su totalidad por primera vez por los usuarios de todo el mundo y no solo por los investigadores. Solo faltan cinco noticiarios perdidos.[7]

ContenidoEditar

Su peculiar sintonía,[8]​ lo mismo que las repetidas imágenes de Franco inaugurando embalses, han quedado grabadas en la memoria de varias generaciones de españoles. La música del NO-DO era de Manuel Parada, compositor de bandas sonoras como Los últimos de Filipinas o El escándalo.

Franco y el NO-DO según Sheelagh M. EllwoodEditar

La carrera cinematográfica del Generalísimo se ve dividida en tres fases distintas, que mantienen un notable paralelismo con otras tantas etapas del desarrollo político y económico del régimen. Entre 1943 y 1960, Franco figuraba de manera irregular en el NO-DO y por lo general el número de apariciones fue inferior a la media anual de 27, registrada en todo el período 1943-1975.

Solo tuvo una tendencia ascendente en los cuatro años comprendidos entre 1951-1954, época del retorno de los embajadores extranjeros y de la firma del acuerdo económico y militar con los EE. UU. Entre los años 1960-1969, Franco fue la estrella de los reportajes de NO-DO, más largos y más detallados, con frecuencia creciente, alcanzando su punto álgido en 1965, alrededor de la época en la que el aparato propagandístico celebraba los 25 años bajo la paz de Franco. Las inauguraciones de las obras públicas, 55 noticias de media en ese período, contribuyeron a que Franco, inaugurando pantanos, quedara de forma imborrable en la memoria colectiva del pueblo español. Entre 1965 y 1975, la última década del régimen, disminuyeron las apariciones, paulatinamente. En 1970, la decrepitud física de Franco ya era innegablemente visible.

Un régimen que durante treinta años había alardeado de las cualidades suprahumanas de su jefe no podía permitir que la cámara cinematográfica demostrara su inexorable mortalidad.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. El NO-DO sustituyó a la serie que, con una duración aproximada de media hora, precedía a la proyección de la película (largometraje). Dicha serie incluía: un noticiario a escoger de entre los diez que se producían semanalmente (al que estaba abonado el empresario de la sala), una película de dibujos y otra cómica o un documental. La débil economía de postguerra, el escaso desarrollo de la industria cinematográfica en España y la imposición del NO-DO "para ahorrar divisas", supuso para el cortometraje, un género ya de por sí menospreciado, su práctica desaparición y con ello las posibilidades de escuela que suponía. Paralelamente, dejaron de producirse noticiarios por especialistas fuera de la nómina oficial. (García Maroto, "Aventuras y desventuras del cine español", pp. 147-148)

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

Archivo digitalEditar

Enlaces externosEditar