Abrir menú principal

Necronomicón

grimorio (libro mágico) ficticio ideado por el escritor estadounidense H. P. Lovecraft
Elemento de utilería diseñado para parecerse al Necronomicón.

El Necronomicón (en griego Nεκρονομικόv, en árabe: العزيف ) es un grimorio ficticio ideado por el escritor estadounidense H. P. Lovecraft (1890-1937), uno de los maestros de la literatura de terror y ciencia ficción. Es mencionado por primera vez en el cuento La ciudad sin nombre (The nameless city) de 1921 donde también se indica que su autor fue el «árabe loco» Abdul Alhazred;[1]​ un seudónimo empleado por Lovecraft desde su infancia[2]​.

El libro es, asimismo, mencionado por otros autores del círculo lovecraftiano, como August Derleth o Clark Ashton Smith. Desde entonces, el libro ficticio ha inspirado la publicación de diversas obras de igual título.

EtimologíaEditar

La etimología de Necronomicón es más transparente de lo que suele creerse. Aunque la forma no está testimoniada en griego antiguo, se trata de una construcción análoga a adjetivos comunes como ἀστρονομικός (astronómico), o οἰκονομικός (económico). Estos adjetivos están formados por tres elementos: Un lexema (ἀστρο-, οἰκο-, νεκρο-) + el lexema νόμος ('ley, administración') + el sufijo -ικος, sin significado, que sirve para formar adjetivos. Así pues, astronómico significa etimológicamente «relativo a la ley u ordenación de los astros»; el neologismo necronómico sería «relativo a la ley (o las leyes) de los muertos».[cita requerida]

Cuando estos adjetivos se ponen en neutro singular (ἀστρονομικόν) o plural (ἀστρονομικά), adquieren un valor genérico: en el ejemplo, «lo relativo a los astros», «las cosas relativas a la ordenación de los astros». Necronomicón, neutro singular, es por tanto «(el libro que contiene) lo relativo a la(s) ley(es) de los muertos», del mismo modo que el Astronomicon del poeta latino Marco Manilio (s. I d. C.) es un tratado sobre los astros.[cita requerida]

En una carta de 1937 dirigida a Harry O. Fischer, Lovecraft revela que el título del libro se le ocurrió durante un sueño.[3]​ Una vez despierto, hizo su propia interpretación de la etimología: a su juicio, significaba «Imagen de la Ley de los Muertos», pues en el último elemento (-icon) quiso ver la palabra griega εἰκών (latín icon), «imagen».[4]

DescripciónEditar

El Necronomicón es descrito como un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. En los cuentos de Lovecraft y sus continuadores aparece como un registro de fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder, los Antiguos.

Quizás la cita más famosa del Necronomicón en la narrativa de Lovecraft sea esta:

That is not dead which can eternal lie, / And with strange aeons even death may die..(«Que no está muerto lo que yace eternamente, y con eones extraños incluso la muerte puede morir»).[5]

El Necronomicón aparece en gran parte de los escritos de Lovecraft, quien cita también otros libros de magia, como De Vermis Mysteriis (en latín, «Sobre los misterios del gusano») y Le culte des goules («El culto de los gules»), atribuido al Conde D'Erlette (un guiño literario a August Derleth, miembro del «Círculo de Lovecraft»). Otros de los libros que aparecen en los relatos de Lovecraft son los ficticios Manuscritos Pnakóticos; y los reales L’Image du monde, de Gautier de Metz y El gran dios Pan, de Arthur Machen.

OrígenesEditar

En 1927, Lovecraft escribió una breve nota sobre la autoría del Necronomicón y la historia de sus traducciones, que fue publicada en 1938, tras su muerte, como Una historia del Necronomicón.[6]

Según esta obra, el libro fue escrito con el título de Kitab Al-Azif (en árabe: «El rumor de los insectos por la noche», rumor que en el folclore arábigo se atribuye a demonios como los djins y gules) alrededor del año 730 d.C. por el poeta árabe Abdul Al-Hazred, de Saná (Yemen), de quien dice que murió a plena luz del día devorado por una bestia invisible.

Lovecraft abunda en datos para hacer verosímil la existencia del libro. Por ejemplo, cita como uno de sus compiladores a Ibn Khallikan, erudito iraní o árabe que existió realmente.

También cuenta que hacia el año 950 fue traducido al griego por Theodorus Philetas y adoptó el título actual griego, Necronomicón. Tuvo una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la Baja Edad Media. Sin embargo, los horrendos sucesos que se producían en torno al libro hicieron que la Iglesia católica lo condenara en el año 1050. En el año 1228 Olaus Wormius (el verdadero Wormius vivió en el siglo XVII) tradujo el libro al latín, en la que es la versión más famosa, pues (siempre según la ficción lovecraftiana) aún quedan algunos ejemplares de ella, mientras que los originales árabe y griego se creen perdidos.[6]

A pesar de la persecución, según Lovecraft se realizaron distintas impresiones en España y Alemania durante el siglo XVII. Supuestamente, se conservarían cuatro copias completas: una en la biblioteca Widener de la Universidad de Harvard, dentro de una caja fuerte; una copia del siglo XV, en la Biblioteca Nacional de París; otra en la (ficticia) Universidad de Miskatonic en la inexistente ciudad de Arkham ( Massachusetts, Estados Unidos) y otra en la Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Ficción verosímilEditar

Sobre el carácter ficticio del libro, Lovecraft escribió lo siguiente:

Ahora bien, sobre «los libros terribles y prohibidos», me fuerzan a decir que la mayoría de ellos son puramente imaginarios. Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el Necronomicón, porque inventé estos nombres yo mismo. Luwdig Prinn fue ideado por Robert Bloch y su De Vermis Mysteriis, mientras que el Libro de Eibon es una invención de Clark Ashton Smith. Robert E. Howard debe responder de Friedrich von Junzt y su Unaussprechlichen Kulten.... En cuanto a libros escritos en serio sobre temas oscuros, ocultos, y sobrenaturales, en realidad no son muchos. Esto se debe a que es más divertido inventar trabajos míticos como el Necronomicón y el Libro de Eibon.[3]

De hecho, el famoso árabe loco Abdul Alhazred no es más que un apodo que él mismo se puso en la infancia, inspirado en la reciente lectura de Las mil y una noches (Alhazred = all has read, el que lo ha leído todo).

Lovecraft logró hacer un excelente engaño al aportar datos respecto al Necronomicón. Por ejemplo, señalaba que quedaban muy pocos ejemplares de tal libro "prohibido" y "peligroso". En el cuento El horror de Dunwich se ubican ejemplares en la Universidad de Buenos Aires, en la Biblioteca de Widener de Harvard, la Biblioteca Nacional de París, en el Museo Británico y en la inexistente Universidad de Miskatonic en la ciudad imaginaria de Arkham (que aparece repetidamente en los cuentos de Lovecraft). Según August Derleth, esta supuesta precisión ha hecho que numerosas personas creyeran en la real existencia del libro, y solicitaran ejemplares o el acceso a las bibliotecas donde se lo guardaba. En el artículo «The Making of a Hoax», Derleth cuenta que durante 1962, en la publicación Antiquarian Bookman apareció un anuncio, que decía:

Alhazred, Abdul. Necronomicón, España 1647. Encuadernado en piel algo arañada descolorida, por lo demás buen estado. Numerosísimos grabaditos madera signos y símbolos místicos. Parece tratado (en latín) de Magia Ceremonial. Ex libris. Sello en guardas indica procede de Biblioteca Universidad Miskatonic. Mejor postor.

En el mismo artículo relata que un estudiante gastó la broma de incluir su ficha en el registro de la Biblioteca General de la Universidad de California, en la sección BL 430, dedicada a las religiones primitivas.[7]​ Una leyenda urbana narraba que Jorge Luis Borges, quien no tenía una opinión positiva de Lovecraft,[8]​ había creado una ficha sobre el mismo en la Biblioteca Nacional de Argentina[9]​.

Bromistas, fans o timadores han publicado supuestas ediciones del libro; la más famosa de ellas es la conocida como Necronomicón de Simon, también existen páginas en internet donde se ofrece el libro a la venta. Algunos de estos ejemplares son simples listados de los primigenios más conocidos, junto a símbolos y oraciones sin significado imitando el estilo de Lovecraft.

El extraordinario dibujante H. R. Giger publicó una recopilación de sus dibujos bajo el título Giger's Necronomicon, en dos volúmenes, en una edición muy cuidada pensada para coleccionistas (encuadernados en piel negra, 666 ejemplares, con un holograma escondido). La editorial española La factoría de ideas ha publicado también con este título un libro de relatos escritos por seguidores de Lovecraft. Cabe destacar el Necronomicón de Donald Tyson, publicado en 2004 por Edaf, escrito como la biografía en primera persona de Abdul Alhazred, siguiendo el estilo literario de los escritores árabes, y que recoge y explica todos los mitos y ciudades que aparecen en los relatos de Lovecraft, incluyendo la explicación del origen del mundo con el estilo trágico de Lovecraft.

En la cultura popularEditar

  • El Necronomicón hace apariciones menores en muchas películas, novelas[10]​, juegos de mesa y videojuegos
  • En la serie de películas The Evil Dead se lo menciona con el nombre de Necronomicón Ex - Mortis.[11]
  • Javier Torras de Ugarte, autor del género fantástico. lo utiliza como elemento de la trama en su novela "El Libro Eterno".[12][13]

UbicaciónEditar

Según Lovecraft "Historia del Necronomicon", las copias del Necronomicon original se encuentran solamente en unas pocas bilbiotecas, entre las que menciona:

  • Museo Británico
  • La Biblioteca Nacional de Francia
  • Biblioteca de Widener de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts
  • La biblioteca de la Universidad de Buenos Aires
  • La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima, Perú) posee una copia en griego según el relato de Lovecraft y Derleth El que acecha en el umbral.
  • La biblioteca de la ficticia Universidad de Miskatonic; se trata de la traducción latina de Olaus Wormius, impresa en España en el siglo XVII.
  • En el cuento.El caso de Charles Dexter Ward (1941), uno de los protagonistas, Joseph Curwen, poseía un ejemplar de procedencia desconocida.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Lovecraft, Howard Phllips (2011, primera edición1921). Rincón Castellano, ed. La ciudad sin nombre (en español ,inglés original). p. 2.
  2. Lovecraft, Howard Phillips (1975). «160». August Derleth y Donald Wandrei., ed. Selected Letters I (en inglés). Sauk City, WI:: Arkham House.
  3. a b Notas con respecto al Necronomicon en las cartas de Lovecraft
  4. Historia del Necromicon.
  5. Lovecraft, Howard Phillips (1926). Weird Tales, ed. The Call of Cthulhu (La llamada de Cthulhu) (en inglés). 
  6. a b «H. P. Lovecraft: Historia del Necronomicón». Archivado desde el original el 3 de junio de 2008. Consultado el 13 de junio de 2008. 
  7. Llopis Paret, Rafael, Los mitos de Cthulhu. Alianza Editorial, 2ª Ed., Madrid 1970, págs 50-51. ISBN 978-84-206-3666-5
  8. Iván Hermida. «Lovecraft contado por Borges, crónica de un anti-homenaje». 
  9. «Diario Página/12». 
  10. «Necronomicon». Consultado el 2018. 
  11. Evil Dead
  12. «El libro eterno». 
  13. Torras de Ugarte, Javier (2016). Javier Torras de Ugarte, ed. El libro eterno. p. s/p. 

BibliografíaEditar

  • Al Azif: El Necronomicón escrito por L. Sprague de Camp (1973, edición inglesa ISBN 1-58715-043-3)
  • El Necronomicón de "Simon" (1979, edición inglesa ISBN 0-380-75192-5)
  • Las Puertas del Necronomicón de "Simon" (2006, edición inglesa ISBN 0-06-089006-1)
  • H.R. Giger's Necronomicon', colección de dibujos de H.R. Giger (1991, edición inglesa ISBN 0-9623447-2-9)
  • Necronomicon II de H.R. Giger
  • The Necronomicon editado por George Hay (1993, edición inglesa ISBN 1-871438-16-0)
  • Necronomicón: El libro maldito de Alhazred por Donald Tyson (2004, edición española ISBN 84-414-1648-6)
  • El Necronomicón. Relatos basados en los mundos de H. P. Lovecraft editado por Robert M. Price. Colección de relatos. (2002, edición española ISBN 84-8421-507-5)
  • El Necronomicón (2008, La factoría de ideas, tercera edición. ISBN 978-84-9800-398-7)
  • Pietro Pizzari - Necronomicon. Magia nera in un manoscritto della Biblioteca Vaticana. (ed. Atanor, Roma, 1989)
  • Necronomicón Z por Alberto López Aroca (2012, Dolmen Ediciones, ISBN 978-84-15296-59-1).