En la mitología griega, Neleo (Νηλεύς), hijo de Poseidón,[1]​ y Tiro, fue el fundador de Pilos, ciudad de Mesenia. Era hermano gemelo de Pelias.

Tiro se había enamorado del dios-río Enipeo pero Poseidón, tomando la forma de Enipeo, yació con ella. Tiro dio a luz en secreto a Neleo y Pelias y los abandonó. Ambos fueron recogidos y criados por un yegüero. Cuando crecieron, se enteraron de quien era su madre y mataron a la madrastra de ella, Sidero, cuando supieron que su madre había sido maltratada por ella.[2]

Más tarde, tras un enfrentamiento con su hermano Pelias, Neleo fue expulsado y se dirigió a Mesenia. En la ciudad de Arene fue bien recibido por su primo Afareo, que reinaba allí y le cedió tierras costeras,[3]​ donde Neleo fundó la ciudad de Pilos. Se casó con Cloris y tuvo una hija (llamada Pero) y doce hijos (llamados Tauro, Asterio, Pilaón, Deímaco, Euribio, Epilao, Frasio, Eurímenes, Evágoras, Alástor, Néstor y Periclímeno).[4]

Cuando creció, la belleza de su hija Pero atrajo a muchos pretendientes y Neleo dijo que solo la entregaría a quien pudiera traer el ganado de Ificles (o de su padre Fílaco en otras versiones) desde Fílace. Melampo fue el que consiguió el ganado y entregó a Pero como esposa a su hermano Biante.[5]

Neleo hizo una afrenta a Heracles, ya que se había negado a purificarle de haber matado a Ífito y éste emprendió una expedición de castigo contra Pilos, mató a casi todos los hijos de Neleo y lo mató a él también. De los doce hijos que tenía Neleo, sólo se salvó Néstor,[6]​ que, ya de viejo, sería uno de los caudillos de los griegos sitiadores de Troya.[7][8]

Según Heródoto, los Pisistrátidas (Πεισιστρατίδας), los tiranos que gobernaron Atenas de 561 - 510 a. C., eran originarios de Pilos y pretendían ser descendientes de Neleo.[9]​ También cuenta Heródoto que Pisístrato, el tirano de Atenas, fue llamado así por su padre Hipócrates, en honor del Pisístrato hijo de Néstor.[10]

NotasEditar

  1. Aunque Higino en sus Fábulas 10, lo hace hijo de Hipocoonte.
  2. Apolodoro, Biblioteca mitológica I,9,8.
  3. Pausanias IV,2,5.
  4. Apolodoro, Biblioteca mitológica I,9,9.
  5. Apolodoro, Biblioteca mitológica I,9,11-12.
  6. Según Higino, en sus Fábulas 10, Periclímeno también se salvó transformándose en águila.
  7. Apolodoro, Biblioteca mitológica II,6,2; II,7,3.
  8. Homero, Ilíada XI,690.
  9. Heródoto: Historias, V, 65 (LXV), 3.
  10. Heródoto: op. cit., V, 65, 4.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar