Ni sangre ni arena

película de 1941 dirigida por Alejandro Galindo

Ni sangre ni arena es una película de comedia mexicana de 1941 dirigida por Alejandro Galindo y protagonizada por Cantinflas, Susana Guízar, Elvia Salcedo, Pedro Armendáriz y Fernando Soto.[1]

ArgumentoEditar

Manuel Marquez "Manolete", un torero muy famoso, tiene una presentación en una plaza de toros. "Chato" ("Cantinflas"), un vendedor ambulante y empleado del dueño de la cantina adyacente, quiere ingresar para ver la corrida, pero al no tener dinero para las entradas querrá a toda costa ingresar ayudado por su amigo "Charifas" (Fernando Soto), logrará entrar y ver a Manolete quien tiene un asombroso parecido con él.

Tras sufrir un ataque del toro, Manolete es llevado a la enfermería, sin tener ninguna herida de gravedad, mientras que la corrida acaba y la gente quiere cargar en hombros a Manolete por su gran victoria, pero al salir confunden al Chato con él y se lo llevan en hombros.

Mientras tanto el Chato quiere devolver una cartera la cual perdió Anita la chica que lo ayudó y tratará de devolvérsela, al viajar él y el "Charifas" como polizontes en el tren donde también viaja "Manolete" escaparán del guardia, pero detienen a "Manolete" tras haber perdido su ropa y ser confundido con el "Chato".

Llegando el tren a su destino el "Chato" será tomado por "Manolete" y tras meterse en líos tratará de devolver la cartera y evitar la corrida de toros a la que es sometido debido a la confusión...

RepartoEditar

ProducciónEditar

La película fue concebida como una parodia de la película de Hollywood Sangre y arena, que retrata el mundo de las corridas de toros.[1]

Fue el segundo largometraje de Cantinflas con su personaje de "Chato", y su popularidad consolidó su creciente éxito. No se llevó bien con el director de la película, Alejandro Galindo, pero entabló amistad con su asistente, Miguel M. Delgado, quien se convirtió en su director favorito y dirigiría la mayoría de sus películas. Cantinflas siguió rápidamente la película con otro éxito, El gendarme desconocido, dirigida por Delgado.[1]

En esta película, en la escenas de toreos, Cantinflas es doblado por un actor, pero años después, tras ser invitado a torear y tomar experiencia, aprendió habilidades de tauromaquia, lo cual fue demostrado en las películas La vuelta al mundo en ochenta días y El padrecito.[1]

El personaje de Manuel Márquez está basado en el torero español Manuel Rodríguez Sánchez, hasta el punto de compartir el mismo apodo, "Manolete", a quien Cantinflas conoció y admiró como aficionado a las corridas de toros.[1]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e Mora, p. 53.

BibliografíaEditar

  • Mora, Carl J. Mexican Cinema: Reflections of a Society, 1896–2004. McFarland & Co, 2005.

Enlaces externosEditar