Oopart

objetos encontrados que no deberían existir según su contexto histórico

Oopart es el acrónimo en inglés de out of place artifact (artefacto fuera de lugar en español).[1]​ Es un término acuñado por el naturalista y criptozoólogo estadounidense Ivan T. Sanderson (1911-1973) para denominar a un objeto de interés histórico, arqueológico o paleontológico que se encuentra en un contexto muy inusual o aparentemente imposible que podría desafiar la cronología de la historia convencional. Este término no es de uso científico; por lo tanto su uso se limita mayoritariamente a los entusiastas de lo paranormal y otros investigadores no científicos (paracientíficos)[cita requerida].

Interpretación popularEditar

El término ha sido ampliamente utilizado como prueba o refutación para paradigmas arqueológicos y científicos oficiales. En el campo de la arqueología, criptozoólogos y defensores de la teoría de los antiguos astronautas han cuestionado la concepción tradicional de la evolución humana; asimismo, en el campo de la geología, creacionistas de la Tierra joven han cuestionado la estimación científica de la edad de la Tierra. Los ooparts también se han utilizado por los aficionados a la ufología como base para la teoría de que la humanidad habría sido fundada y/o alterada por civilizaciones extraterrestres mucho más avanzadas o evolucionadas (creacionismo alienígena), ya que desde su punto de vista algunos de los pueblos antiguos poseerían, precisamente por este motivo, conocimientos científicos en determinadas áreas al menos tan avanzados como los actuales, así como tecnología insólita para su tiempo.[2]​ Por otro lado, la consideración de ooparts depende en gran parte de los conocimientos que se dominan de un periodo histórico, por ello es tan relativa como la veracidad de las teorías de quienes lo utilizan como argumento. En conclusión, quienes avalan la veracidad de los ooparts los consideran pruebas de que la ciencia convencional desprecia grandes áreas de conocimiento, ya sea voluntariamente o por ignorancia.

Interpretación científicaEditar

Si bien es cierto que las características aparentemente extraordinarias de algunos de estos objetos aún no poseen una interpretación desde la arqueología, paleontología u otras áreas de estudio, o bien fueron catalogados como ooparts para luego salir de esta clasificación,[3]​ en general la comunidad científica se muestra escéptica frente a las interpretaciones que califican a estos objetos como «fuera de lugar». Un gran número de estas han sido refutadas como productos de fenómenos como el palimpsesto, la pareidolia, la falsificación o simplemente la ignorancia respecto a las culturas que produjeron el objeto en cuestión.

ValidaciónEditar

En raros casos se comprueba que algún artefacto haya sido creado con tecnología que no se pensaba que existió en la cultura que lo construyó. Una pieza que cambió la comprensión convencional de la tecnología antigua es el mecanismo de Anticitera, un tipo de equipo mecánico, que ha sido totalmente validado como un objeto real de alrededor de 150-100 años antes de Cristo. Antes del examen de rayos X, su aspecto parecido a un reloj (que data alrededor de mil años antes de que se inventaran los relojes) fue citado como evidencia de visitas extraterrestres por fuentes marginales.[4]

Un ejemplo parcialmente validado es el penique de Maine, encontrado en Blue Hill (Estados Unidos). Es una moneda vikinga del siglo XI encontrada en un køkkenmødding (acúmulo de conchas y huesos) nativo americano. En el sitio se encuentran más de veinte mil objetos de un período de quince años. El único artefacto no nativo era la moneda.[5]​ Algunos argumentan que demuestra algunos asentamientos vikingos en América que la arqueología desconoce; la principal creencia es que fue llevado al lugar gracias al comercio nativo.

Ejemplos de oopartsEditar

Ooparts completamente ficticiosEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Platillos de Dropa o de Bayan Kara Ula   Platillos con inscripciones supuestamente alienígenas Paleolítico Superior Localidad de Nimu en la región china de Sichuan, en la frontera del Tíbet Todas las pruebas alrededor de este caso son dudosas, incluso se duda de la existencia de los descubridores. Según estas todo parece ser parte de una historia inventada por David Agamon en su libro Sungods in exile (‘los dioses del Sol en el exilio’), lo que él mismo ha reconocido posteriormente.

Ooparts considerados por algunas personas como desacreditadosEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Piedras de Ica   Piedras de andesita con grabados que representan tecnología avanzada en el Paleolítico medio. 100 000 a 61 000 años Ica (Perú). Si bien algunos autores alegan que fueron datadas (por termoluminiscencia) entre 100 000 y 60 000 años BP por la Universidad Autónoma de Madrid, [6][7]​esto se refiere a las rocas en sí mismas y no a sus grabados. Se ha constatado que estos han sido falsificados.[8][9]
Piedra rúnica de Kensington   Piedra con runas supuestamente realizadas por colonias vikingas descendientes de Leif Eriksson en la América precolombina. siglo XV Solem, Minnesota, Estados Unidos. Actualmente considerado un bulo, ha sido desacreditada por 20 universidades europeas por usar un lenguaje moderno y runas que no corresponden a la época.
Reliquias de Míchigan Supuestos objetos religiosos que probarían la existencia de culturas de Oriente Medio, en la América Precolombina. Posiblemente descendientes de las Tribus Perdidas de Israel. siglo I a XV Míchigan, Estados Unidos. Fraude.[10][11]
Artefactos de Tucson Objetos religiosos como cruces, monumentos, espadas, restos de dinosaurios y placas con inscripciones en hebreo y latín en una supuesta ciudad perdida llama Calalus. 790-900 d. C. Tucson (Arizona, Estados Unidos) Actualmente considerado un bulo.
Piedras Sagradas de Newark   Objetos religiosos con inscripciones en hebreo (contando historias bíbicas) encontradas en un entierro indígena precolombino, lo que sustenta la existencia de tribus perdidas de Israel en el continente americano. 100 a 500 d. C. Newark, Estados Unidos). Actualmente considerado un bulo.
Cráneo de Calaveras   Cráneo encontrado dentro de una mina en un estrato del Terciario, que comprobaría la existencia de seres humanos en el continente americano millones de años antes de lo calculado. Plioceno Calaveras (California, Estados Unidos). El cráneo fue sacado de un cementerio indígena cercano y puesto en la mina para jugarles una broma a los mineros.
Tuberías de Baigong Cuevas con una red de tuberías prehistórica. Realizada posiblemente por extraterrestres o por alguna cultura muy avanzada. 150.000 años de antigüedad. Monte Baigong (Qinghai, China) Fósiles de raíces de árboles formados por pedogénesis y diagénesis.[12][13]
Antena de Eltanin   Artefacto en forma de antena encontrado en el fondo marino. Indeterminada Cabo de Hornos Se trata de una Cladorhiza concrescens, una especie de esponja marina.
Esferas metálicas de Klerksdorp   Bolas de pirita acanaladas de origen supuestamente artificial. Periodo Precámbrico Ottosdal, Sudáfrica Nódulos de pirita de origen metamórfico, y nódulos de 'goethita' formados del desgaste de la pirita.[14]​ Por otra parte, las descripciones de las mismas han sido exageradas o inventadas.[15]
Artefacto de Kingoodie Clavo incrustado en piedra. Cretáceo Kingoodie Quarry (Escocia) Se cuestiona la ausencia de oxidación, por tanto, la autenticidad del objeto.
Vaso de Dorchester Jarrón de plata y zinc. 100.000 años de antigüedad Massachusetts (Estados Unidos) Objeto desaparecido.
Artefacto de Coso Bujía encontrada dentro de un trozo de arcilla petrificada. 700 000 años de antigüedad. Olancha (California, Estados Unidos) Se trataría de aparentemente una simple bujía utilizada en trabajos de minería, que quedó envuelta en hormigón.
Hombre de Malaquita Restos humanos encontrados en una roca del período Cretácico Cretácico Moab, estado de Utah (Estados Unidos). Entierro indígena de unos 210 a 1450 años de antigüedad.[16]
Hierro de Wolfsegg   Pieza de hierro de forma más o menos cúbica Indeterminada Mina de hierro en Austria. Probablemente un meteorito o el contrapeso usado en alguna máquina para la minería, al quedar enterrado en la mina, con el tiempo se compacta y se difunde con lo que la rodea.
Jeroglíficos egipcios del siglo III Jeroglíficos egipcios inscritos a miles de kilómetros de Egipto. siglo III Yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia, en Álava (País Vasco). Falsificación.
Cráneo Mitchell-Hedges   Representación de cráneo humano tallado en cuarzo. 1400 a 1500 a. C. Lubaantún (Belice) Un estudio reciente demostró que fue tallado con herramientas metálicas rotativas y abrasivos modernos. Fue tallado, probablemente, en la década de 1930 en base a un cráneo del Museo Británico, que es una falsificación del siglo XIX.[17]
Cara de Marte   Extraña estructura marciana que se asemeja a un rostro humano. Indeterminada Cidonia (Marte) Pareidolia provocada por la baja calidad de la cámara de la sonda espacial Viking 1. En misiones posteriores y con cámaras de mejor resolución se observa que es una pequeña colina marciana.

Objetos antiguos malinterpretados como oopartsEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Megalitos de Baalbek   Megalitos de gran tamaño, supuestamente difíciles de mover con la tecnología de la época, por lo que se dice que probablemente fueran construidos por extraterrestres. Siglo III a. C. (Plataformas). Siglos I a. C. y I d. C. (Templos) Baalbek, Líbano. Los bloques fueron transportados por un plano inclinado de tierra, construido temporalmente, hasta su posición definitiva.[18]
Lámparas de Dendera   Jeroglíficos que supuestamente representan bombillas modernas. siglo IV a. C. Dendera, Egipto. Pareidolia provocada por el desconocimiento de la cultura egipcia. Las imágenes representan a una serpiente y una flor de loto.[19][20]
Eiserner Mann   Pilar de hierro de dimensiones aproximadamente cuadradas, de origen desconocido y no se sabe con certeza la finalidad del mismo. Indeterminada Parque Nacional de Rhineland, Renania del Norte-Westfalia, Alemania. Posiblemente se usó como parte de un sistema de acueductos medieval. No existen crónicas que hablen de este objeto mucho antes de la Edad Media. Por lo que no podría ser considerado un oopart.[21]
Pilar de hierro de Delhi   Pilar de hierro elaborado con un nivel de pureza muy alto (98 %). Imposible de hacer con la tecnología de la época. 375 a 413 d. C. Complejo de Qutb, India. Demostración del gran nivel de conocimiento y desarrollo de los herreros indios.
Pájaro de Saqqara   Supuesto modelo de un avión moderno. 200 a. C. Egipto Un juguete para un niño o una veleta con forma de halcón.
Batería de Bagdad   Jarras utilizadas supuestamente para generar electricidad. 250 a. C. y 250 d. C. Bagdad (Irak). La ausencia de rastros de algún electrolito, el bajo potencial eléctrico del sistema y la ausencia de usos prácticos para la electricidad en la época cuestionan al objeto como oopart. La hipótesis más verosímil sobre su uso es como recipiente de cosméticos o de rollos escritos.[22][23]
Jeroglíficos de aeronaves modernas en Abidos   En una inscripción jeroglífica aparecen vehículos modernos, como un helicóptero, un submarino y una lancha. Siglo XIII a. C. Templo de Seti I en Abidos, Egipto Pareidolia provocada por el retoque de las imágenes que se muestran en los medios masivos y por la superposición y borrado de jeroglíficos de distintas épocas.[24][25]
Sivatherium de Kish Carro de guerra ornamental de origen sumerio descubierto en 1928. Su figura representa a un Sivatherium, una especie de mamíferos jiráfidos que se extinguieron hace 8000 años[26]​. 2800 a 2750 a. C. Kish (Irak) Corresponde a un ciervo rojo del Cáucaso.[27]

Ooparts sin determinarEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Huella de Meister Dos trilobites en un trozo de pizarra que parecen haber sido aplastados por una sandalia. 500 millones de años. Antelope Spring, Delta, Utah, Estados Unidos. Se trata de un fenómeno geológico (desconchamiento) por el cual las losas de roca se separan en patrones distintivos; en este caso semejante vagamente a un calzado.[28][29]
Fuente Magna Bol de cerámica con supuesta escritura cuneiforme, sumeria y semita. sin fecha conocida Bolivia En estudio, no hay contexto arqueológico, ni certeza de su procedencia.
Sarcófago de Pacal   Imagen tallada en la tapa del sarcófago donde se muestra a una persona maya, en algo que podría interpretarse como una nave espacial. siglo VII Ruinas de Palenque (México). Descartado por la arqueología. La imagen ilustra a K'inich Janaab' Pakal y su viaje al "inframundo". La postura de las manos es habitual encontrarla en otras representaciones funerarias mayas de la época. La supuesta nave son dos serpientes emplumadas (animales ficticios muy habituales en las representaciones de varias culturas precolombinas, como el principal dios maya, Kukulcan) enlazadas entre sí; el fuego son las plumas de las serpientes y el presunto motor es un monstruo del inframundo, como testimonian otras inscripciones mayas de la época.
Líneas de Nazca   Figuras elaboradas a gran escala con trazos perfectos sobre el desierto. Se piensa que son imposibles de realizar sin apoyo desde el aire, pero un grupo de escolares de la zona han realizado líneas y figuras sin más medios que cuerdas. 400 a 600 d. C. Desierto de Nazca (Perú). Descartado por la arqueología. Se trata de caminos rituales, muchos de ellos ligados con el curso de las aguas subterráneas. Varios de estos geoglifos presentan altares de adobe, con material cerámico de la cultura nazca. La pampa donde yacen fue un lugar sacro que unía dos importantes sitios de la sociedad nazca, entre ellos la ciudadela sacra de Cahuachi. También se acepta que en el diseño estuvo implicada la idea del culto a los dioses, que al vivir en el cielo los verían desde las alturas.
Shakōkidogū   Figuras de animales y humanoides que podrían representar a seres extraterrestres con sus trajes espaciales. Período Jōmon (400 a. C.). Japón Descartado por la arqueología. Se trataría de representaciones de los "demonios", cuando una persona enfermaba se le trasfería su mal a la estatua, destruyéndola a continuación.
Esferas de piedra de Costa Rica   Esferas de piedra perfectamente talladas y pulidas, se desconoce su función y origen. entre 300 a. C. y 1000 d. C. Costa Rica En estudio. Probablemente se trata de objetos rituales. Se piensa que se empleó como técnica de fabricación el piqueteo (mediante el uso de percutores de piedra) y el alisado (empleándose abrasivos como la arena) aunque eso no explica los cientos de esferas encontradas de diferentes diámetros ni su real objetivo.
Artefactos quimbaya   Figuras en oro que representan supuestos modelos de aeroplanos, algunos comparables con aviones modernos. 1500 a. C.-1000 d. C. Colombia Descartado por la arqueología tradicional. En el Museo del Oro de Bogotá están clasificadas como figuras zoomorfas de aves o insectos, ya que son muy similares a peces voladores que viven en las costas cercanas. Según el investigador Antonio Luis Moyano, la pieza exhibida como un avión ―ver imagen― es en realidad una réplica hecha por un joyero de Filadelfia (Estados Unidos) en la década de 1950.[30]​ Reproducciones simplificadas de estos objetos y con motores han podido volar.[31]
Figuras de Acámbaro   Figuras de arcilla que supuestamente representan animales extintos, entre ellos, dinosaurios no avianos. Descubiertas por Waldemar Julsrud. 2500 a.C, pero aún es controversial Acámbaro, México Posiblemente una falsificación o motivo de un error de datación. Una datación moderna ha reflejado que su origen es contemporáneo y no antiguo. Julsrud afirma que pagó a los campesinos por cada figura que le entregaran, por lo que es plausible que estos fabricaran las estatuillas y las hiciesen pasar por reliquias auténticas.

Ooparts parcialmente acreditadosEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Penique de Maine Moneda escandinava del reinado de Olaf III de Noruega encontrada en una excavación arqueológica precolombina. 1065-1080 d. C. Naskeag Point (estado de Maine, Estados Unidos) El Museo Estatal de Maine y el Instituto Smithsoniano lo aceptan como un objeto nórdico precolombino. Esto deja abierta la posibilidad de una exploración vikinga en la América precolombina continental.[cita requerida] Sin embargo la American Numismatic Society y algunos otros investigadores lo consideran un bulo.[cita requerida]
Cabeza de Tecaxic-Calixtlahuaca Cabeza de terracota de origen romano encontrada en una tumba precolombina. siglo II-III d. C. Calixtlahuaca (México) Hay teorías que van desde fraude hasta la evidencia de contactos transoceánicos precolombinos. Ninguna ha sido confirmada.
Campana Tamil   Trozo de campana con inscripciones en Tamil Antiguo encontrada por nativos en Nueva Zelanda en la raíz de un árbol derribado durante una tormenta. Siglo XVI al Siglo XVII Whangarei (Nueva Zelanda) Las descripciones "árbol derribado durante una tormenta" dadas por los nativos dan evidencia de un naufragio. Sin embargo, no se ha definido si es un naufragio de colonos europeos o contactos entre pueblos de origen indio y maorí previos a los europeos.

Ooparts mayormente acreditadosEditar

Artefacto Imagen Descripción Ubicación cronológica Lugar de hallazgo Interpretación
Mecanismo de Anticitera   Calculadora mecánica de posición del Sol y la Luna desarrollada en la Grecia Antigua 150-100 a. C. aproximadamente Isla de Anticitera (Grecia) Considerado por muchos el primer mecanismo de engranajes conocido.
Mapa de Piri Reis   Mapa de origen otomano donde se representa el continente americano y, según Charles Hapgood, parte de la Antártida.[32] 1513 Estambul (Turquía) El mapa muestra regiones de América del Sur usando una proyección particular que ha sido confundida, de manera accidental o intencional, con la Antártida.[33][34]
Lente de Nimrud   Lente cuyo diámetro es de 38 mm y su espesor alcanza los 23 mm. 750-710 a. C. Nimrud o Kalkhu, antigua capital asiria La lente de Nimrud, según algunos expertos como el científico italiano de la Universidad de Roma, Giovanni Petinatto, podría haber sido utilizada con fines astronómicos como parte de un telescopio. Otros expertos aseguran que se debió utilizar como lupa o como aparato para la proyección de los rayos solares.

ReferenciasEditar

  1. En inglés se pronuncia /úpart/.
  2. Un ejemplo comúnmente citado (a partir del trabajo de Erich von Däniken) sería el (supuesto) elevadísimo nivel tecnológico necesario para la construcción de los monumentos del Antiguo Egipto
  3. Por ejemplo, el llamado mecanismo de Anticitera, cuya tecnología se consideró durante mucho tiempo incongruente con la datación arqueológica realizada al mismo, condición rectificada posteriormente.
  4. «Mecanismo de Anticitera». Consultado el 24 de agosto de 2011. 
  5. «Bye, Columbus». Time. 11 de diciembre de 1978. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. Consultado el 21 de abril de 2013. 
  6. Martínez L., C. (17 de marzo de 2008). «Un estudio alicantino ayuda a datar las piedras de Ica en 99.000 años de antigüedad». Informacion.es. Consultado el 30 de septiembre de 2015. 
  7. Olázar Benguría, María del Carmen; Arenas Mariscal, Félix (2007). La verdad sobre las piedras de Ica. Editorial Sirio. ISBN 9788478085668. 
  8. París, Vicente (Marzo de 2014). «Polémico nuevo informe sobre las piedras de Ica». El ojo crítico. Consultado el 30 de septiembre de 2015. 
  9. Rossel Castro, A. (1977). “Algo bochornoso sobre gliptolitos de Ica”. Arqueología Sur del Perú. Lima: Universo, pp. 360-368.
  10. The Michigan Relics Revisited Archivado el 1 de julio de 2013 en Wayback Machine., Maxwell Institute Web Team, Brigham Young University
  11. "Digging Up Controversy: A Michigan Historical Museum Exhibit, Michigan Department of Natural Resources
  12. «Las tuberías de Baigong», artículo en el sitio web La Mentira Está Ahí Afuera.
  13. «The Baigong pipes», artículo en inglés en el sitio web Skeptoid.
  14. Heinrich, P.V. (2008) The Mysterious "Spheres" of Ottosdal, South Africa. En: National Center for Science Education Reports, V. 28, n°. 1, pp. 28-33.
  15. Pope, C. y Cairncross, B. (1988). "'Cosmic Cannonballs': a geologic explanation". En: ARIP View. N° 1, pp. 5-6.
  16. Kuban, G (1995). «On the Heels of Dinosaurs». TalkOrigins.org. Consultado el 25 de mayo de 2009. 
  17. Walsh, Jane MacLaren (27 de mayo de 2010). «The Skull of Doom:Under the Microscope». Archaeology Magazine. Archaeological Institute of America. Consultado el 17 de febrero de 2013. 
  18. Jessup, Samuel (1881). «Ba'albek». Picturesque Palestine, Sinai, and Egypt, Div. II. Nueva York: D. Appleton & Co., pp. 453-476.
  19. Feder, Kenneth H. (2014). Frauds, Myths, and Mysteries: Science and Pseudoscience. En: Archaeology. Nueva York: McGraw-Hill. ISBN 978-0-07-803507-4., pp.225–7-
  20. Juan de la Torre Suárez. «¿Electricidad en el Antiguo Egipto?». 
  21. Zona Oopart: El “Eiserne Mann”, La gran Época.
  22. «Los Extraños Cilindros de Bagdad:¿Pilas eléctricas o cocteleras?». 
  23. Lenny Flank (10 de febrero de 2015). «The Baghdad Battery: An Update» (en inglés). 
  24. «The Abydos-Hieroglyph does NOT depict a Helicopter». 
  25. Thierry (14 de marzo de 1998.). «The Abydos temple helicopter». 
  26. Colbert, Edwin H. (1936). «Was the Extinct Giraffe (sivatherium) Known to the Early Sumerians?». American Anthropologist (en inglés) 38 (4): 605-608. ISSN 1548-1433. doi:10.1525/aa.1936.38.4.02a00100. Consultado el 10 de diciembre de 2021. 
  27. Müller-Karpe, Michael (1 de enero de 1985). «Antlers of the Stag Rein Ring from Kish». Journal of Near Eastern Studies 44 (1): 57-58. ISSN 0022-2968. doi:10.1086/373105. Consultado el 10 de diciembre de 2021. 
  28. Strahler, Arthur N. (1987). Science and Earth History. Prometheus Books. pp. 459-461. ISBN 1-57392-717-1
  29. «The Antelope Springs ‘footprint’». Bad Archeology.com. 
  30. Antonio Luis Moyano. «LOS AVIONES DE LOS DIOSES: OTRO OOPART QUE NO LO ES». 
  31. Moyano, Antonio Luis. «Los aviones de los dioses, otro oopart que no lo es». elojocritico.info. 
  32. Hapgood, Charles H. (1966), Maps of the Ancient Sea Kings: Evidence of Advanced Civilization in the Ice Age, Nueva York: Chilton Books, ISBN 0-8019-5089-9..
  33. Steven Dutch. «The Piri Reis Map». 
  34. Diego Cuoghi. «I MISTERI DELLA MAPPA DI PIRI REIS». "Gli enigmi della storia" Massimo Polidoro, Ed. 2003. (en italiano).