Abrir menú principal

Orestes (prefecto)

Orestes fue nombrado prefecto imperial de Alejandría poco después de que el joven Cirilo accediese al Patriarcado de la ciudad a la muerte de Teófilo, tío de Cirilo, en torno al año 412.

Índice

BiografíaEditar

Orestes se enfrentó al Patriarca Cirilo, debido a la intención del eclesiástico de atribuir a su posición prerrogativas seculares.[1]​ Ante el rechazo del prefecto, el Patriarca Cirilo se sintió amenazado, y varias facciones conectadas con la Iglesia lo apoyaron.

En torno al 414-415 Orestes sufrió un atentado por parte de una turba de monjes que lo atacaron y lo hirieron de gravedad. El prefecto hizo que Amonio, el líder de los atacantes (no confundir con sus homónimos Amonio de Alejandría ni Amonio Saccas, ambos anteriores), fuese torturado y ejecutado. El Patriarca Cirilo intentó convertir a Amonio en mártir, pero los líderes de Alejandría y el propio emperador, Teodosio II, condenaron el ataque de los monjes contra el representante imperial y Cirilo tuvo que renunciar a sus intenciones.[2][3]

El prefecto Orestes disfrutaba del respaldo político de Hipatia, una filósofa que tenía una considerable autoridad moral y gran influencia en la ciudad de Alejandría. De hecho, muchos de sus alumnos procedían de familias poderosas e influyentes de Alejandría y posteriormente alcanzaron elevadas posiciones en el gobierno y la Iglesia.

En el año 415 una turba cristiana, posiblemente dirigida por los monjes de Nitria, atacaron a Hipatia en plena calle, la sacaron de su carruaje y la asesinaron brutalmente, despedazando su cuerpo y quemándolo en el exterior de Alejandría.[4][5]​ Este asesinato político eliminó un apoyo importante del prefecto imperial, y llevó a Orestes a renunciar a su enfrentamiento con el Patriarca Cirilo y a abandonar Alejandría.

FicciónEditar

En la película Ágora (2009), sobre la vida de Hipatia, de Alejandro Amenabar, el personaje de Orestes es interpretado por el actor Óscar Isaac.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. Wessel, p. 34.
  2. Sócrates Escolástico, vii.14.
  3. Wessel, p. 35-36.
  4. Sócrates Escolástico, vii.15.
  5. John of Nikiu, 84.87-103.