Abrir menú principal

La otitis es la inflamación del oído o sus tejidos y sus partes. Según su localización anatómica se clasifican en otitis externa y otitis media.[1][2]​. Esta suele ser más común en etapas del crecimiento de los niños, pero se suele asociar en Europa con la llegada de la primavera, aunque en otras latitudes su aparición suele estar vinculada con otros procesos infecciosos más severos, como la meningitis, la encefalitis.[3]​La especialidad de la medicina que trata este tipo de patología es la otorrinolaringología

El dolor de oídos, enfermedad del oído
Otitis media entdifferenziert2.jpg
Imagen de la membrana timpánica mostrando otitis media aguda.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 H65-H67
CIE-9 017.40, 055.2, 380.10, 381.0, 381.1, 381.2, 381.3, 381.4, 382
DiseasesDB 29620 serosa,
9406 supurativa
MedlinePlus 001336
000638 aguda, 007010 exudativa, 000619 crónica
eMedicine emerg/351
ent/426, ent/209, ent/212, ent/211, ped/1689
MeSH D010031
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Tipología y complicacionesEditar

La otitis externa es la inflamación del conducto auditivo externo (CAE), debida generalmente a una causa infecciosa.[4]​ La otitis externa de origen bacteriano se divide en cuatro tipos:[3]

  • Otitis externa aguda circunscrita.
  • Otitis externa aguda difusa.
  • Otitis externa crónica.
  • Otitis externa invasiva o maligna.

La otitis media aguda se divide de forma práctica en otitis media aguda no supurada y otitis media aguda supurada, ambas son distintas fases de la misma enfermedad.[3]​ La otitis media crónica se divide de forma práctica en otitis media crónica simple y otitis media crónica colesteatomatosa.[3]

La mala evolución de una otitis media puede producir progresión de la inflamación/infección hacia otros cuadros clínicos severos: Laberintitis, mastoiditis, parálisis facial, absceso cerebral y meningitis.[3]

TratamientoEditar

El tratamiento es individualizado por el médico dependiendo de las características del proceso. Incluye gotas óticas con antibióticos y/o antibióticos orales, analgésicos y antiinflamatorios. Las posibles complicaciones hacen necesario consultar con el médico general u otorrinolaringólogo antes de iniciar cualquier tratamiento.[3]

ReferenciasEditar