Paškuwatti fue una maga de Arzawa. Se conserva una texto ritual en hitita suyo (CTH 406; siglo XIV a.C.) procedente de los archivos de Ḫattuša, en el que se debía curar a un hombre de su impotencia sexual o de su homosexualidad.

Índice

Estructura del ritualEditar

El ritual hitita medio de Paškuwatti se dirige a un hombre que no tiene descendencia o que no muestra deseo hacia las mujeres. Dura tres días y necesita de una mujer joven como ayudante. Para comenzar el ritual se invoca y se sacrifica a la diosa Uliliyašši. Después de la ablución del afectado, este va con Paškuwatti y la joven mujer al campo, donde se construye un portal de caña y el hombre lo atraviesa. Luego se le quitan los atributos femeninos y sustituidos por arco y flecha, mientras Paškuwatti le dice: «Te he tomado la feminidad y te he devuelto la masculinidad. ¡Desecha tu comportamiento femenino, asume el comportamiento masculino!»

Más tarde se coloca en la casa una mesa con ofrendas a Uliliyašši, en la que se sacrifica una oveja a la diosa. Esa nocha, el hombre duerme en una cama delante de la mesa y al día siguiente le cuenta su sueño a la maga, concretamente si la diosa se le ha aparecido en sueños y si se ha acostado con ella o no. Si el «tratamiento» tuvo éxito, el hombre dona a la diosa un pithos, una estela ḫuwaši o una estatua. Si no ha vista a la diosa, se continúa el ritual.

InterpretaciónEditar

Huso y ruecaEditar

El ritual mágico central es el hecho de franquear el portal, que debe iniciar la transformación de un estado en otro. El huso y la rueca eran entre los hititas atributos femeninos. Así, por su cobardía, al general hitita Šanta se le sustituyeron públicamente el garrote y las flechas por huso y pincel de maquillaje.[1]​ En las unidades militares hititas se mostraban huso y rueca y se partía una flecha para mostrar lo que esperaba a un soldado en caso de traición.[2]

Impotencia u homosexualidadEditar

El ritual de Paškuwatti se interpretó inicialmente como una ceremonia contra la impotencia masculina. Un artículo de Jared. L. Miller, catedrático de Asiriología e Hititología, contradice esta interpretación.[3]​ Para Miller, uno de los puntos clave es la exhortación de abandonar su comportamiento femenino y sustituirlo por un comportamiento masculino. La impotencia no puede considerarse un comportamiento. Además existe una posición en el texto en la que una virgen es enviada al afectado y se acerca a sus muslos: «Pero este mortal es de mierda y meada». Interpretaciones anteriores entendían que el pene del hombre sólo podía orinar, pero no eyacular. Pero así no se aclara la palabra «mierda». Es posible que aquí se de una alusión a la sodomia y, en general, un desprecio hacia la homosexualidad masculina. Tampoco el sueño tendría mucho sentido para un hombre heterosexual impotente, ya que bien podría tener sueños con mujeres. La interpretación de Miller, en general, es aceptada por los expertos y se considera si el ritual de Anniwiyani también podría ser interpretado en este sentido.

Enlaces externosEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. Volkert Haas: «Rituell-magische Aspekte in der althethitischen Strafvollstreckung»; en: Manfred Hutter Offizielle Religion, lokale Kulte und individuelle Religiosität; Ugarit-Verlag (2004). ISBN 3-934628-58-3. p. 218 s.
  2. Volkert Haas: «Rituell-magische Aspekte in der althethitischen Strafvollstreckung»; en: Manfred Hutter Offizielle Religion, lokale Kulte und individuelle Religiosität; Ugarit-Verlag (2004). ISBN 3-934628-58-3. p. 219
  3. Jared L. Miller: «Paskuwatti’s Ritual: Remedy for Impotence or Antidote to Homosexuality?»; en: JANER 10 (2010), p. 83–89