Abrir menú principal

Palacio de Viana (Córdoba)

palacio de la ciudad española de Córdoba

El palacio de los marqueses de Viana es un palacio-museo de la ciudad de Córdoba (España), situado en el barrio de Santa Marina. El 27 de marzo de 1981 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.[1]​ En 2018 recibió más de 184.000 visitantes, siendo uno de los espacios culturales más turísticos de Córdoba.[2]

Palacio de Viana
Portada del Palacio de Viana, Córdoba.jpg
Portada renacentista del siglo XVI realizada por Juan de Ochoa que da acceso al patio de Recibo
Información general
Tipo palacio y monumento
Catalogación Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España
Calle(s) Plaza de don Gome, 2
Localización Flag of Córdoba, Spain.svg Córdoba
Coordenadas 37°53′19″N 4°46′26″O / 37.8886, -4.77386Coordenadas: 37°53′19″N 4°46′26″O / 37.8886, -4.77386
Fecha de construcción Siglo XV-siglo XX
Propietario Fundación CajaSur
El patio de las Columnas es el más reciente y también el más grande.
Patio de la Recepción.
Patio de los Gatos.

HistoriaEditar

El palacio de Viana, antes conocido como palacio de las Rejas de don Gome, en alusión a uno de sus primeros propietarios, es una muestra de casas solariegas de la nobleza cordobesa. Aunque hay constancia documental de la existencia de unos edificios del siglo XIV, la historia del palacio comienza con Gómez Suárez de Figueroa, señor de Fuencubierta, alcaide mayor de Antequera y veinticuatro de Córdoba durante el siglo XV. Desde el primer propietario, el palacio va ampliándose y sufriendo grandes transformaciones hasta mediados del siglo XX.

Edificio del siglo XIV, su fachada principal se piensa que fue trazada por Juan de Ochoa, de estilo manierista, durante el siglo XVI. Ha tenido a través de los años numerosas restauraciones y ampliaciones, ha habido hallazgos arqueológicos, creyéndose que en un principio fue un edificio romano.

Fue propiedad en el siglo XIX de los marqueses de Villaseca pasando después, en 1901, a los marqueses de Viana y siendo sustancialmente mejorado en sus colecciones artísticas por el segundo marqués José de Saavedra y Salamanca, importante personaje de la corte de Alfonso XIII, monarca que visitó en varias ocasiones el palacio debido a su amistad con el marqués. La viuda del tercer marqués, Sofía Lancaster, lo vendió en julio de 1980 a la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba, más adelante conocida como CajaSur, quien todavía ostenta su propiedad y que, a través de su Fundación cultural, la ha adaptado para museo con una serie de colecciones distribuidas por sus salas, abriendo al público el 31 de octubre de 1981.[3]

Patios y jardínEditar

Una de sus grandes atracciones son sus hermosos doce patios cordobeses, unidos entre sí por galerías, con gran diversidad de plantas, sobre todo en primavera y verano cuando florecen las plantas y dan gran color al recinto. El agua es también uno de los elementos principales, ya que se fusiona con la vegetación creando un patio en armonía con la naturaleza.

  • Patio de Recibo. No llegó a ser la entrada del palacio hasta el siglo XVI, cuando también se realizó la portada renacentista por Juan de Ochoa, ya que en sus orígenes la entrada se hacía por el patio de los Naranjos. Alberga dieciseis columnas de estilo toscano y el enchinado cordobés es de 1926. Se encuentra adosado a las caballerizas, que también tenían un acceso exterior, y donde se encuentra el pesebre y una carroza nupcial.
  • Patio de los Gatos. Este patio estaba formado por casas de vecinos, siendo el primer patio de vecinos documentado en la ciudad cordobesa, que fueron compradas por el I señor de Villaseca; no obstante, se seguían alquilando a distintas familias. No sería hasta el siglo XVIII cuando se integraron al completo en el palacio, utilizadas como administración del complejo y más adelante para el servicio, por lo que también llegó a conocerse como patio de las Cocinas.
  • Patio de los Naranjos. Entrada original del palacio durante el siglo XV, alberga una gran cantidad de naranjos, de ahí su nombre, además de una alberca ornamental. El pavimento de enchinado se aplica en los años 1980 tras la apertura al público, ya que estaba realizado en albero.
  • Patio de las Rejas. Recibe este nombre por las monumentales rejas realizadas por Bartolomé de los Reyes en 1624, que permiten observar el patio desde el exterior como muestra del alto estatus social, por lo que ha sido siempre uno de los patios más mimados por los dueños. Destacan los cítricos en espaldera y las macetas de centaurea alrededor de la fuente.
  • Patio de la Madama. Realizado en el siglo XVIII por la VI marquesa de Villaseca. Recibe este nombre por la estatua de una náyade en el centro de una fuente y rodeada de cipreses; este tipo de esculturas clásicas se recuperan durante el Neoclasicismo.
  •  
    Patio de la Madama con la estatua de la náyade evocando el sentir neoclásico.
    El jardín es la zona al aire libre más grande del palacio (1.200 metros cuadrados), adquirida por el VII marqués de Villaseca en 1814 a los marqueses de Torres Cabrera, quienes tenían este espacio en propiedad. Con esta ampliación se duplicó el tamaño del palacio, ya que el aristócrata consideraba que era necesario disponer de un espacio verde más grande. Se configura en dieciseis parterres de boj, configuración típica de los jardines franceses de la época. La encina es la planta más antigua del complejo, de la que se calcula que tiene más de cuatrocientos años y alcanza los veinticinco metros.
  • Patio de la Alberca. Incorporado junto al jardín en 1814, perteneciendo anteriormente a los marqueses de Torres Cabrera. El invernadero fue realizado en 1960, mientras que la alberca fue trasladada desde el vecino patio del Pozo en 1980.
  • Patio del Pozo. Incluido en el palacio también en 1814, aquí se encontraba la alberca ubicada actualmente en el patio de la Alberca. También se conoció como el patio de la Noria, por este elemento desaparecido que se ubicaba en el lugar. Desde el pozo se extraía agua del arroyo Colodro que surtía a todo el palacio y el resto de los patios.
  • Patio de los Jardineros. Añadido al palacio en el siglo XIX, permaneció como lugar de trabajo de los jardineros, donde guardaban sus enseres para dicha tarea. El II marqués de Viana trajo numerosos restos arqueológicos para decorar el patio y la pared se encuentra cubierta por celestinas. Alberga un azulejo que conmemora la inauguración de la almazara de La Laguna en 1926 en presencia del rey Alfonso XIII.
  • Patio de la Capilla. El patio fue anexionado durante el siglo XIX, siendo el patio principal de los antiguos dueños de Torres Cabrera, y obtiene ese nombre debido a una capilla que actualmente se ha recuperado junto al mismo. Alberga menos variedad floral debido a que es el patio más fresco del complejo. En la antigua capilla encontramos tres pinturas: San Rafael y San Miguel (1655-56), ambas de Valdés Leal, y Alegoría de la defensa de la Inmaculada Concepción por los franciscanos, de la escuela de Antonio del Castillo.
  • Patio del Archivo. Fruto de la configuración que realizó la VI marquesa de Villaseca durante el siglo XVIII. Siendo el patio más interior del complejo, su nombre se debe al archivo palaciego ubicado en la entreplanta. Dicho archivo, que alberga más de 300.000 documentos de entre los siglos XII y XX, fue la única parte del palacio que no pasó a manos de CajaSur en 1980, sino que fue adquirido en el año 2000, siendo abierto a investigadores. La fuente es el único punto de color en el patio, ya que las paredes se encuentran encaladas.
  • Patio de la Cancela. Entrada del palacio de los marqueses de Torres Cabrera hasta su adquisición en el siglo XVIII que se integró en el complejo. Ha sido entrada de carruajes, como demuestra un abrevadero reutilizado, y a mediados del siglo XX se le añaden objetos arqueológicos como una placa de mármol del siglo II de la lucha de Hércules contra el león de Nemea.
  • Patio de las Columnas. Se trata del patio más reciente, ya que fue realizado durante los años 1980 una vez fue adquirido para las visitas públicas. Su tamaño hace que sea el más grande del complejo, solo superado por el jardín. Aquí se realizaron diversos actos culturales como las Cruces de mayo, exposiciones, teatros o entregas de premios. Se decidió utilizar el arrayán, a diferencia del omnipresente boj, debido a que es muy habitual en la Sierra de Córdoba.[4]

Interior del palacioEditar

 
Una de las estancias interiores del palacio.
  • La Galería de los Azulejos, con el suelo pavimentado con mosaico romano y una colección muy importante desde el siglo XIII.
  • Galería de los Cueros.
  • En el Salón de las Artes, con pinturas murales con representación de los cinco continentes.
  • Salón del Mosaico.
  • Salón del Artesonado.
  • Salón de las firmas.
  • Salón de Tobías.
  • Salón de Goya.

Tiene una biblioteca con más de siete mil volúmenes, y colecciones de tapices flamencos y goyescos; guadamecíes; platería cordobesa; alfombras; arcabuces; muebles del siglo XVII; porcelanas etc.

ReferenciasEditar

  1. Ministerio de Cultura del Gobierno de España. «Palacio de los Marqueses de Viana». Patrimonio cultural: consulta a la base de datos de bienes inmuebles. 
  2. Press, Europa (20 de enero de 2019). «El Palacio de Viana de Córdoba cerró 2018 con casi 185.000 visitas, un 30% más que el año anterior». www.europapress.es. Consultado el 15 de agosto de 2019. 
  3. Fernando Moreno Cuadro, Eva María Delgado Sánchez (2012). Patios de Viana. Fundación CajaSur. ISBN 978-84-7959-713-9. 
  4. Viana, Palacio de. «Los patios». Palacio de Viana. Consultado el 21 de octubre de 2019. 
El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Cordobapedia, publicada en español bajo la licencia GFDL hasta el 31 de julio de 2009 y Creative Commons Atribución Compartir-Igual a partir del 1 de agosto de 2009.

Enlaces externosEditar