Parareptilia

Los pararreptiles (Parareptilia, "al lado de los reptiles") es un clado o una subclase de saurópsidos que ha sido definida variablemente como un grupo extinto de anápsidos primitivos, o como una alternativa cladísticamente correcta a Anapsida. Tradicionalmente se consideraba que las tortugas pertenecían a este clado, sin embargo los estudios moleculares recientes los sitúan dentro de los diapsidos y en un clado Pantestudines estando este último más estrechamente emparentado con los arcosaurios (aves, cocodrilos, dinosaurios). [1]

Symbol question.svg
 
Pararreptiles
Rango temporal: Pérmico-Triásico
Nyctiphruretus BW.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Subclase: Parareptilia
Olson, 1947
Subgrupos

Véase el texto

El nombre Parareptilia fue acuñado por Olson en 1947 para referirse a un grupo extinto de reptiles del Paleozoico, en oposición al resto de los reptiles o Eureptilia ("reptiles verdaderos").

El nombre cayó en desuso hasta que fue revivido por los estudios cladísticos, para referirse a los anápsidos que se pensaba que no estaban relacionados con las tortugas. Gauthier et al. 1988 proveyeron las primeras definiciones filogenéticas para muchos nombre de taxones de amniotas, incluyendo a Sauropsida como el clado padre de Reptilia, y se afirmó cladísticamente que los captorínidos y las tortugas eran grupos hermanos, constituyendo el clado Anapsida (en un contexto mucho más limitado que la definición dada por Romer en 1967). Se necesitaba un nombre también para varios reptiles del Pérmico y el Triásico que ya no eran incluidos en los anápsidos, y se escogió "pararreptiles". Sin embargo, ellos no se sentían muy seguros acerca de erigir a Parareptilia como un taxón formal. Su cladograma es como sigue:

Amniota 

Synapsida

 Sauropsida 
 "Parareptiles" 

Mesosauridae

Procolophonidae

Millerettidae

Pareiasauria

 Reptilia 
 Anapsida 

Captorhinidae

Testudines

 Romeriida 

Protorothyrididae

Diapsida

Laurin y Reisz en 1995 presentaron un cladograma diferente, en el cual Reptilia se divide en Parareptilia (ahora como taxón formal) y en Eureptilia. Captorhinidae es transferido a Eureptilia, y Parareptilia incluye tanto a los anápsidos primitivos como a las tortugas, pero no a Captorhinidae y a Protorothyrididae. Los mesosaurios son situados por fuera de ambos grupos, como el taxón hermano de los reptiles (pero aun siendo saurópsidos). El taxón tradicional Anapsida es rechazado por ser parafilético. El resultado es este:

AMNIOTA 

Synapsida

 Sauropsida 

Mesosauridae

 Reptilia 
 Parareptilia 

Millerettidae

Parieasauria

Procolophonidae

Testudines

 Eureptilia 

Captorhinidae

Romeriida

Protorothyrididae

Diapsida

En contraste, Rieppel, 1994, 1995; Rieppel & deBraga, 1996; y deBraga & Rieppel, 1997 han afirmado que las tortugas se relacionan cercanamente con Sauropterygia, y por lo tanto son diápsidos. Las afinidades diápsidas de las tortugas han sido apoyadas por la filogenia molecular (por ejemplo Zardoya y Meyer 1998; Iwabe et al., 2004; Roos et al., 2007; Katsu et al., 2010). Esto convertiría a Parareptilia en un clado completamente extinto.

Así, el siguiente cladograma sigue un análisis de M.S. Lee, en 2013:[2]

Amniota 

Synapsida

 Sauropsida 
  Parareptilia 

Millerettidae

Eunotosaurus

  Hallucicrania 

Lanthanosuchoidea

 Procolophonia

Procolophonoidea

Pareiasauromorpha

 Eureptilia 

Captorhinidae

 Romeriida 

Paleothyris

 Diapsida 

Araeoscelidia

 Neodiapsida 

Claudiosaurus

Younginiformes

Lepidosauromorpha

 Archosauromorpha 

Choristodera

Trilophosaurus

Rhynchosauria

Archosauriformes

 Sauropterygia 

Eosauropterygia

Placodontia

Sinosaurosphargis

Odontochelys

Proganochelys

Testudines

Cladograma según Rainer Schoch y Hans-Dieter Sues en 2015 pero difiere un poco del anterior en lo siguiente: [3]

Archosauromorpha

 Lepidosauromorpha

Kuehneosauridae

Lepidosauria

Squamata

Rhynchocephalia

 Pantestudines 
Sauropterygia

Eosauropterygia

Sinosaurosphargis

Placodontia

Eunotosaurus

Pappochelys

Odontochelys

 Testudinata 

Proganochelys

Testudines


Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Crawford, N. G.; Faircloth, B. C.; McCormack, J. E.; Brumfield, R. T.; Winker, K.; Glenn, T. C. (2012). «More than 1000 ultraconserved elements provide evidence that turtles are the sister group of archosaurs». Biology Letters 8 (5): 783-6. PMC 3440978. PMID 22593086. doi:10.1098/rsbl.2012.0331. 
  2. Lee, M. S. Y. (2013). «Turtle origins: Insights from phylogenetic retrofitting and molecular scaffolds». Journal of Evolutionary Biology 26 (12): 2729. doi:10.1111/jeb.12268. 
  3. Schoch, Rainer R.; Sues, Hans-Dieter (24 de junio de 2015). «A Middle Triassic stem-turtle and the evolution of the turtle body plan». Nature. doi:10.1038/nature14472. (requiere suscripción). 
  • Gauthier, J.; Kluge, A. G.; Rowe, T. (1988). «The early evolution of the Amniota». En M. J. Benton (ed.), ed. The phylogeny and classification of the tetrapods, Volume 1: amphibians, reptiles, birds. 103-155. Oxford: Clarendon Press. 
  • Katsu, Y.; Braun, E. L.; Guillette, L. J. Jr.; Iguchi, T. (17 de marzo de 2010). «From reptilian phylogenomics to reptilian genomes: analyses of c-Jun and DJ-1 proto-oncogenes». Cytogenetic and Genome Research 127 (2–4): 79-93. PMID 20234127. doi:10.1159/000297715. 
  • Rieppel, O. (1994). «Osteology of Simosaurus gaillardoti and the relationships of stem-group sauropterygia». Fieldiana Geology 1462: 1-85. ISSN 0096-2651. 
  • Rieppel, O. (1995). «Studies on skeleton formation in reptiles: implications for turtle relationships». Zoology-Analysis of Complex Systems 98: 298-308. 

Enlaces externosEditar