Abrir menú principal

El Paseo de Almería es un paseo de la ciudad española de Almería (Andalucía) que discurre entre la Puerta de Purchena y la plaza Emilio Pérez donde se junta con la Rambla de Belén. Es la principal concentración comercial y de banca de la ciudad, además de contar con varios cafés y ser una importante zona de esparcimiento.[1]

Paseo de Almería
Bandera de Almería.svg AlmeríaEspaña
Paseo de Almería.JPG
Vista del Paseo
Datos de la ruta
Nombre anterior Paseo de Almada, Paseo de Campos, Paseo del Príncipe, Paseo de Cádiz, Paseo de Orozco, Avda de la República, Avda del Generalísimo
Tipo Calle
Inauguración 1816
Orientación
 • Norte Puerta de Purchena
 • Sur Rambla de Belén

HistoriaEditar

Sus edificaciones marcan la línea de lo que fue el lienzo de muralla que defendió la ciudad durante la época musulmana y la Edad Moderna. Durante estos periodos, la zona comprendida entre este paseo y la Rambla de Belén fue una zona ajardinada y huerta, a la que en el Libro de los Repartimientos llaman Vergel.

Cuando en el siglo XVI se retrae la muralla comienza a formarse el paseo. Durante siglos es el paseo de la muralla, que recorre desde la Puerta de Purchena hasta la Rambla de Belén. Una vez resuelto el problema con la piratería, aparece el Paseo de la Almada o de la Feria del que tenemos noticias ya en 1816. Surge el primer edificio al finalizar el primer tercio del siglo XIX, el Teatro Principal, en el solar que se levantaría después la casa de los Rodríguez. Toma el nombre de Paseo de Campos, en honor a Juan Antonio Miguel de Campos, alcalde en esta época. La apertura de este paseo fue un fenómeno importante para la Almería contemporánea, la ocupación urbana de los extensos terrenos a levante de la ciudad histórica.

Pero el verdadero impulso viene determinado por la supresión de los conventos durante la Desamortización de Mendizábal en 1835 y sobre todo la demolición de las murallas a partir de 1854. Con ello comienzan las alineaciones y aperturas de nuevas calles. En 1856 presentan un proyecto para abrir y urbanizar un amplio salón entre la Puerta de Purchena y la Puerta del Sol. Se delineó una perspectiva amplia y recta y trazó el paseo con amplio andén central elevado y dos calzadas laterales. Los edificios empezaron a bordearlo. En 1865 se pagan a Ramón Orozco el precio por los terrenos ocupados y dos años después el Paseo está prácticamente terminado. En marzo de 1867 se enciende el alumbrado de hidrógeno.[2]​ En 1882 Juan Lirola le pone aceras de cemento Portland. En 1892 Francisco Jover quita el andén central y se estrena el alumbrado eléctrico.

En 1911, el alcalde liberal Braulio Moreno manda hacer las aceras y pavimentar la calzada.[3]​ En 1857 se dedicó a Alfonso XII, el Paseo del Príncipe y posteriormente Paseo de Cádiz, con la Primera República lo llamaron Paseo de Orozco. En 1911, el alcalde liberal Braulio Moreno manda hacer las aceras y pavimentar la calzada[4]​con motivo de la visita del monarca Alfonso XIII. Tras la proclamación de la Segunda República en 1931 se convierte en la avenida de la República y tras la Guerra Civil en 1939 a avenida del Generalísimo. Desde 1979 vuelve a tener el nombre de Paseo de Almería.[5]

Uno de sus iconos más reconocibles, el ficus centenario, fue sometido a un análisis de salud en 2017 para determinar su estado. El tamaño de este Ficus macrophylla es tal que la sección de los Refugios subterráneos de Almería que lo subyace ha necesitado un refuerzo en su estructura. Tradicionalmente, una palmera datilera acompañaba al ficus en el alcorque, pero debido a una excesiva curvatura de su tronco que hacía peligrar su integridad, fue talada a finales de verano del mismo año.[6]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar