Pedárito

Pedárito o Pedareto (en griego antiguo, Πεδάριτος o Παιδάρετος, Pedáritos o Paidáretos; mitad del siglo V a. C.-Quíos, 411 a. C.), hijo de León, fue un almirante espartano.

BiografíaEditar

Pedárito fue enviado al Helesponto en el 412  a. C., para mandar la flota espartana conjuntamente con Astíoco; después de la captura de Yaso, a finales del verano de ese año, fue nombrado comandante de la guarnición de Quíos, donde se instaló.[1]​ Después de haber marchado por tierra desde Mileto, llegó a Eritras, y llegó a Quíos cuando los habitantes de Lesbos habían demandado ayuda a Astíoco para apoyarlos en la revolución que habían planeado. Sin embargo, dada la renuencia de los habitantes de Quíos y el rechazo de Pedárito, hubo que abandonar el plan.

Cuando los atenienses, mandados por Estrombíquides, fortalecieron Delfinio poniendo en dificultades a Quíos, Astíoco estaba remiso y no se decidía a actuar; los quiotas y Pedárito no cesaban de enviarle mensajes pidiéndole que fuera en su ayuda con todas sus naves, puesto que se hallaban sitiados, bloqueados por mar y sometidos a pillaje por tierra. Se quejó de su conducta, haciendo que viniera una comisión para indagar.[2]

Cuando el ejército ateniense estaba sólidamente establecido detrás de sus fortificaciones, la mayor parte de la población esclava quiota, que era muy numerosa se pasó a los atenienses y causaron graves daños.

Parece que también Pedárito, había actuado con notable aspereza, tanto así que algunos exiliados de Quíos se quejaron a Esparta, tanto así que incluso su madre Teleutia le reprendió por carta.[3]​ Mientras tanto los atenienses continuaron sus operaciones en Quíos, completado las fortificaciones.

El laconio Jenofántidas fue a Rodas enviado desde Quíos por Pedárito para advertir que la fortificación ateniense de Delfino ya estaba concluida, y que si no acudían con toda la flota peloponesia, Quíos estaba perdida. Mientras, Pedárito con las tropas mercenarias que tenía y con todas las fuerzas de Quíos, atacó el muro que protegía las naves atenienses y logró apoderarse de un tramo del mismo y apresar algunas naves que estaban varadas; pero los atenienses acudieron contra ellos, pusieron en fuga a los quiotas y vencieron al resto de contingentes de Pedárito. El propio Pedárito murió junto con muchos soldados quiotas.[4]

ReferenciasEditar

  1. Tucídides, Historia de la guerra del Peloponeso, VIII, 28.
  2. Tucídides, Historia de la guerra del Peloponeso, VIII, 38-40.
  3. Plutarco, Apotegmas espartanos
  4. Tucídides, VIII, 55.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar