Pedro III de Rusia

Pedro III (Kiel, 21 de febrero de 1728-Ropsha, 17 de julio de 1762) fue el zar de Rusia de enero a julio de 1762. Nieto de Pedro el Grande e hijo de Carlos Federico de Holstein-Gottorp y Ana Petrovna Románova. Primer representante de la rama Oldenburgo en la Dinastía Románov. Desde 1745 Duque de Holstein-Gottorp.

Pedro III de Rusia
Emperador y Autócrata de Todas las Rusias,
Duque de Curlandia y Semigalia y
Duque de Holstein-Gottorp
Peter III by A.Antropov (1762, Tretyakov gallery).jpg
Aleksey Antropov (1762)
Lesser CoA of the empire of Russia.svg
Emperador y Autócrata de Todas las Rusias
5 de enero de 17629 de julio de 1762
Predecesor Isabel I de Rusia
Sucesor Catalina II de Rusia
Blason Dynastie Holstein-Gottorp.svg
Duque de Holstein-Gottorp
18 de junio de 17399 de julio de 1762
Predecesor Carlos Federico de Holstein-Gottorp
Sucesor Pablo I de Rusia
Información personal
Nombre secular Karl Peter Ulrich
Nacimiento 21 de febrero de 1728
Kiel, Bandera de Reino de Prusia Reino de Prusia
Fallecimiento 28 de agosto de 1762 (34 años)
Ropsha, Bandera de Rusia Imperio ruso
Entierro Exhumado y actualmente enterrado en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo
Familia
Dinastía Dinastía Romanov
Padre Carlos Federico de Holstein-Gottorp
Madre Ana Petrovna Románova
Consorte Sofía Augusta Federica de Anhalt-Zerbst (Catalina II de Rusia)
Descendencia Pablo I de Rusia

Deteniendo las hostilidades en un momento clave para el ejército ruso, Pedro III logró la paz con el rey de Prusia Federico II el Grande durante la Guerra de los Siete Años.[1]

BiografíaEditar

Pedro nació en 1728 en Kiel, Ducado de Holstein-Gottorp. Su madre, la gran duquesa Ana Petrovna falleció cuando Pedro tenía tres meses de edad, por lo que quedó totalmente huérfano cuando su padre murió en 1739.[2]​ Durante el resto de su infancia y primeros años de juventud, vivió bajo la custodia de su tío, Adolfo Federico Holstein, obispo de Lübeck.[3]

Años en RusiaEditar

Cuando su tía materna, se convirtió en zarina como Isabel I de Rusia tras un golpe de Estado en 1741, hizo ir a su sobrino a la corte de San Petersburgo, con la intención de instruirlo y convertirlo en sucesor al trono.[2]

Por decisión de su tía contrajo nupcias en 1745 con la princesa Sofía de Anhalt-Zerbst, que se convirtió a la fe ortodoxa con el nombre de Catalina Alekséievna y que años después fue Catalina II de Rusia.[2]

Mientras la gran duquesa Catalina ignoraba a su esposo, con aventuras amorosas y una intensa vida palaciega, Pedro se dedicaba a la caza, la instrucción militar y, muchas noches, a organizar en sus aposentos auténticas batallas ficticias con soldaditos de plomo.[2]

De este matrimonio nacieron dos hijos, el futuro Pablo I en 1754 y luego la Gran Duquesa Ana Petrovna, quien murió en la niñez.[4]

ReinadoEditar

 
La Familia de Pedro III y Catalina II.

Pedro III reinó 186 días, sin llegar a celebrarse la ceremonia de su coronación. Al morir Isabel I de Rusia, el nuevo zar de Rusia, Pedro III inició una política de acercamiento al Reino de Prusia.

Milagro de la Casa de BrandeburgoEditar

Después de seis años de feroz lucha en la Guerra de los Siete Años, a fines de 1761 el ejército prusiano estaba muy debilitado, con su economía casi arruinada, y amenazado por los ejércitos de Austria y Rusia, muy superiores en número. Aunque Federico II el Grande había poseído el ejército más poderoso y efectivo de Europa, apenas contaba con 60,000 soldados disponibles para seguir luchando en dos frentes contra dos enemigos muy poderosos, sin contar con la amenaza militar de Francia en su flanco occidental; a fines de 1761 Federico el Grande consideraba perdido a su reino y el propio monarca estaba al borde del suicidio.[5]

No obstante, el 5 de enero de 1762, murió la zarina Isabel I de Rusia, evento explicable por su larga enfermedad y la edad de la soberana, pero no dejaba de ser un suceso inesperado en medio de la Guerra de los Siete Años; de inmediato el muy joven sobrino y sucesor de la zarina llegó al trono ruso como Pedro III de Rusia. El nuevo zar Pedro era un gran admirador de Federico el Grande así como de la disciplina del ejército prusiano y su eficaz administración; días después de asumir el trono, y aprovechando la suspensión de actividades bélicas por el invierno, Pedro III de Rusia ordenó a sus tropas cesar la lucha contra Prusia inmediatamente y devolver a Federico el Grande todo el territorio prusiano ocupado, sin exigir a cambio ventajas o indemnizaciones.

En cuestión de días, Austria quedó como único gran enemigo del Reino de Prusia, pero sin el decisivo apoyo de varios miles de soldados rusos pronto la corte de Viena debió también pactar la paz con Federico el Grande. La inesperada paz con Rusia, y el hecho que el zar Pedro III no pusiera condiciones a ella, fortalecieron al reino prusiano y le permitió sobrevivir en última instancia, forzando a que primero Austria y luego Francia firmaran la paz definitiva con los prusianos.

Política internaEditar

El nuevo zar atacó algunos de los pilares del Imperio ruso. En primer lugar, ordenó al clero ortodoxo que se afeitase la barba (en Rusia, la barba era símbolo de sabiduría y tradición). Además, implantó una política de secularización de bienes que afectó a la Iglesia ortodoxa, que acabó retirando su apoyo al zar. Además, la nobleza rusa y los poderosos boyardos, se vieron apartados del poder y sustituidos por alemanes. Además introdujo a militares prusianos en el ejército ruso, lo que le valió el rechazo de la guardia imperial.

En cuanto a su relación matrimonial con la emperatriz Catalina, cada vez corrían más rumores de que Pedro III planeaba repudiar a su esposa, alegando no ser el verdadero padre del Gran Duque Pablo. Así, estaría libre para casarse con la que era su amante, Yelizaveta Vorontsova,[4]​ hermana de Catalina Dáshkova. Finalmente, acabó ordenando a su esposa Catalina, que se retirase a un pabellón imperial, en el palacio de Peterhof, a la espera de que el zar se reuniera con ella. Catalina así lo hizo, alejándose de San Petersburgo. Sobre este asunto, el Duque de Almodóvar indica lo siguiente en su correspondencia como embajador en Rusia y testigo de la intriga que depuso a Pedro III:[6]

Algunos dicen que a la Emperatriz, desde Peterhofff en donde estaba arrestada, debían en esta noche del 9 al 10 (de junio), conducirla a un convento e igualmente así a su hijo el Gran Duque Paulo Petrowitz, que había quedado en el Palacio de Estío de esta ciudad. Que en el día de mañana diez (de junio) se había de hacer la declaración del repudio por el Emperador, declarando este soberano al mismo tiempo por su esposa y Emperatriz a la Condesa Yelizaveta Vorontsova.

Mientras Pedro III se retiraba unos días al palacio de Oranienbaum, Catalina iniciaba una revolución palaciega, apoyada por su amante, Grigori Orlov.

FallecimientoEditar

 
Tumba de Pedro III en la Catedral de San Pedro y San Pablo.

Pedro, apresado y vencido, redactó una carta a la emperatriz, en la que pedía volver a la región donde había nacido, junto con su amante y poder vivir allí en paz. Catalina II de Rusia, viendo el peligro que representaba Pedro, a pesar de haber sido derrocado, ordenó que fuese llevado en secreto al palacio de Ropsha, donde viviría cómodamente. Pocos días después del golpe de Estado, Catalina II recibía la noticia de la muerte de su esposo.

A pesar de que la zarina emitió un comunicado al pueblo ruso informando de que el depuesto Pedro III había muerto por problemas hemorroidales, las hipótesis más claras apuntan a que fue asesinado por los hermanos del favorito de la emperatriz, los hermanos Orlov. Las hipótesis de su asesinato apuntan hacia un estrangulamiento, hecho que tiene cierto fundamento, ya que el día del entierro de Pedro, se le colocó una bufanda en el cuello, quizás, para poder cubrir las marcas del asesinato.

LegadoEditar

Olvidado durante el reinado de Catalina la Grande, Pedro III se mantuvo siempre en la memoria de su hijo legítimo de cara al trono, el Gran Duque Pablo, que pronto despreció a su madre ante el supuesto asesinato, e imitó las costumbres prusianas de su padre. Así, cuando subió al trono como Pablo I exhumó su cadáver y le brindó una ceremonia fúnebre con honores en 1796, tras la muerte de Catalina.

Yemelián Pugachov
Yemelián Ivánovich Pugachov (en ruso: Емельян Иванович Пугачёв, /jɪmʲɪˈʎjan ɪˈvanəvɪʧ puɡʌˈʧɔf/; stanitsa Zimovéiskaya, Óblast del Voisko del Don, 1742- Moscú, 10 de enerojul./ 21 de enero de 1775greg.) fue un pretendiente al trono de Rusia que lideró una insurrección de los cosacos en la época de Catalina la Grande. Fue un cosaco del Don, líder de la insurrección popular de los años 1773–1775 en Rusia. Aprovechándose de los rumores de que el emperador Pedro III estaba vivo, Pugachov se apropió de su nombre; era uno de los muchos impostores que fingieron ser Pedro III, y el más famoso de ellos.


ReferenciasEditar

  1. «Federico II». Encyclopædia Britannica. Consultado el 22 de julio de 2020. 
  2. a b c d Manzoni, Carlos (20 de enero de 2020). «El efímero reinado del zar al que le gustaba jugar con soldaditos de plomo». La Nación. Consultado el 22 de julio de 2020. 
  3. «Adolf Frederick». Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el 22 de julio de 2020. 
  4. a b Llorente, Analía (15 de febrero de 2020). «Catalina la Grande y Gregorio Potemkin: cómo fue la relación de sexo y poder entre la emperatriz y el general que llevó a la expansión y modernización de Rusia». BBC. Consultado el 22 de julio de 2020. 
  5. Después de la derrota prusiana en la Batalla de Kunersdorf y la toma del puerto báltico de Kolberg por tropas rusas, Federico quedó temporalmente reducido a la desesperación y pensamientos de autoeliminación; si la guerra hubiera sido efectivamente seguida por sus adversarios de modo intenso, Prusia no podría haber continuado en pie de guerra.- 2004 Encyclopaedia Britannica .
  6. Góngora y Luján, Pedro (1762). Libro de registro de la correspondencia diplomática del Marqués de Almodóvar, embajador de España en San Petersburgo. Biblioteca Nacional de España. p. 75. 

Véase tambiénEditar


Predecesor:
Carlos Federico
 
Duque de Holstein-Gottorp

1739 - 1762
Sucesor:
Pablo
Predecesor:
Isabel I
 
Emperador y Autócrata de Todas las Rusias

1762 (5 de enero-28 de junio)
Sucesor:
Catalina II