Peneo (mitología)

Dafne implora ayuda al dios del río, Peneo, para escapar de Apolo, y él la transforma en un árbol de laurel.

En la mitología griega, Peneo (en griego, Πηνειός) era un dios fluvial y uno de los tres mil ríos. Hijo de Océano y Tetis. Junto a la ninfa Creúsa tuvo cuatro hijos, entre los cuales se encuentran: Hipseo, rey de los lápitas, y tres hijas, Cirene, Dafne y Estilbe. Sin embargo, según otras fuentes, a Cirene se le considera una de sus esposas.[1]​ Estilbe tuvo junto al dios sol Apolo dos hijos gemelos, Centauros y Lápita, epónimo del pueblo del mismo nombre.

Eros, el dios griego del amor, arrojó una flecha a Apolo para que se enamorase de la hija de Peneo, Dafne. Según el mito el propósito de Eros era que Dafne despreciase a Apolo, como venganza a la burla de Apolo sobre su destreza con el arco. Consecuentemente Dafne imploró ayuda a Peneo, dios del río, quien la transformó en laurel, árbol que desde aquel momento sería sagrado para Apolo. En una versión árcade del mito, Dafne era hija del dios Ladón.

ReferenciasEditar

  1. Smith, 1891, p. 540.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar