Abrir menú principal

Physalia physalis

Animal marino

La carabela portuguesa (Physalia physalis), también conocida como fragata portuguesa, agua mala, aguaviva, botella azul o falsa medusa, es una especie monotípica de hidrozoo sifonóforo de la familia Physaliidae.[1]​ Se suele encontrar en mar abierto en todas las aguas cálidas del planeta, en especial en las regiones tropicales y subtropicales de los océanos Pacífico e Índico, así como en la corriente del Golfo atlántica. Su picadura es peligrosa y muy dolorosa. Van solas, no en grupos.[2]

Symbol question.svg
 
Carabela portuguesa
Portuguese Man-O-War (Physalia physalis).jpg
Physalia physalis
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clase: Hydrozoa
Orden: Siphonophora
Familia: Physaliidae
Género: Physalia
Especie: P. physalis
(Linnaeus, 1758)

CaracterísticasEditar

 
Carabela portuguesa en Colombia.

Con apariencia de medusa, la carabela es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la colonia. Se trata de una agrupación de hidroides que se dividen el trabajo: el neumatóforo (parte que flota o vela), los gastrozoides (digestión), dactilozoides (detección y captura de presas, y defensa) y los gonozoides (se ocupan de la reproducción).[3]

Está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 cm[4]​ que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros,[5]​ aunque normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.[6]

Estos tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano. Estas cápsulas, ante el estímulo apropiado, liberan un filamento hueco espiralado de un único uso llamado nematocisto, que puede ser de distintos tipos: simples ventosas, prolongaciones largas de los tentáculos que se enrollan alrededor de la presa, y púas o espinas que pueden inyectar una toxina proteica que paraliza a la presa.

Los tentáculos tienen por objeto envolver a las presas e introducirlas en la boca hasta la cavidad gastrovascular, donde comienza la digestión.

 
Ilustración de la Physalia physalis, 1807

Depredador y presaEditar

La carabela portuguesa es un carnívoro. Con unos tentáculos venenosos, atrapa y paraliza a su presa. Por lo general, captura pequeños organismos acuáticos como peces y plancton.

Como depredadores están las tortugas boba y de carey, ya que su piel es demasiado gruesa para que el veneno de la picadura les afecte. La babosa de mar Glaucus atlanticus, también se alimenta de la carabela portuguesa, al igual que el caracol violeta Janthina janthina.

Por su parte, el pulpo manta es inmune al veneno de la Carabela portuguesa, e individuos jóvenes llevan tentáculos de Carabela portuguesa, presumiblemente con fines ofensivos y/o defensivos.

La dieta principal del pez luna consta de medusas, pero también puede incluir ejemplares de carabela.

Comensalismo y simbiosisEditar

Un pequeño pez, Nomeus gronovii (pez carabela portuguesa), es parcialmente inmune al veneno de las células urticantes y puede vivir entre los tentáculos. Al parecer, evita los tentáculos más grandes, que son urticantes, pero se alimenta de los tentáculos más pequeños debajo de la vejiga de gas. La carabela portuguesa se encuentra a menudo con una variedad de otros peces marinos, incluyendo pez payaso y el jurel. El pez payaso puede nadar entre los tentáculos con inmunidad, posiblemente debido a su moco, que no activa los nematocistos.

Todos estos peces se benefician obteniendo refugio de los depredadores proporcionado por los tentáculos urticantes y, para la carabela, la presencia de estos peces puede atraer a otros peces para alimentarse.

Relación con el ser humanoEditar

En el ser humano, el veneno de la carabela portuguesa tiene consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas, produciendo un dolor muy intenso,[4]​ e incluso se han registrado casos de muerte.[7]

ReferenciasEditar

  1. Sistema Integrado de Información Taxonómica. «Physalia physalis (TSN 719181)» (en inglés). 
  2. Instituto Oceanográfico de Murcia. «Physalia physalis». Consultado el 2 de julio de 2010. 
  3. Marine Invertebrates of Bermuda
  4. a b «Physalia physalis». Consultado el 26 de febrero de 2014. 
  5. Portuguese Man-Of-War
  6. Portuguese Man-of-War. National Geographic.
  7. Riedl, R. (2011). Fauna y Flora del Mar Mediterráneo. Barcelona, España: Ediciones Omega. p. 904. ISBN 978-84-282-0767-6. 

Enlaces externosEditar

Reportaje fotográfico y explicativo en National Geographic.