Pichel

vasija para contener y servir líquidos

Pichel es un recipiente similar a una jarra.[1]​ Una definición más técnica lo describe como «vasija alta y redonda que se ensancha en la base y que dispone de un asa a lo largo de todo su cuerpo». Los modelos más antiguos eran de cerámica o de estaño,[2]​ y podían disponer de una tapa abatible por medio de un gozne y sujeta al asa (como el tradicional pichel de cerveza europeo).[3]​ Aunque como voz del idioma castellano se documenta ampliamente desde el siglo XVI,[4][5]​ su uso ha degenerado y desde la segunda mitad del siglo XX este término puede aplicarse a jarras de diversos materiales (cristal, plástico, etcétera). Su morfología sin embargo ha dado lugar a piezas muy singulares en las artes suntuarias.[a][6]

Kanna sueca, en la colección de la Royal Armoury de Estocolmo. Siguiendo el prototipo de los picheles ingleses y flamencos.

En muchos países de Hispanoamérica, el término pichel se utiliza actualmente para designar a un recipiente de vidrio, plástico o metal con pico que se utiliza para almacenar y verter líquidos.[7][8]

Origen y usoEditar

Tomando como definición la que recoge la Real Academia Española, el término pichel procede del provenzal pichier, que en catalán genera pitxer,[9]​ ambos para designar un tipo de jarra metálica o cerámica. Otros manuales como el Diccionario Enciclopédico Abreviado,[10]​ señala para la voz pichel su posible procedencia del latín «picarium» y «bicarium», a partir del griego pɪtʃə; por su parte el Diccionario Oxford anota la evolución de «picarium» hacia el pichier francés, y de este al término pitcher, en su acepción de vaso o vasija.[11]​ Con similar grafía y sonido puede identificarse con términos de diversas lenguas de Centro Europa.

Ha sido objeto de especial estudio, tanto en el plano lingüístico como en el de la alfarería y la cerámica en Aragón,[12][13]​ además de en los catálogos específicos de las artes decorativas, ornamentales y suntuarias.[14][15]

Tipología iconográficaEditar

El actor, autor y empresario teatral Lope de Rueda,[16]​ utiliza el término cuando describe a un tipo enjaretado «en esas narices de pichel flamenco», evocando el pronunciado pico de estas jarras, que en Europa Central podían estar fabricadas en metal, como se muestra en muchos bodegones flamencos, desde Brueghel el Viejo y la pintura de género de Adriaen Brouwer o David Teniers el Joven, hasta las más sofistacadas naturalezas muertas de Luis Egidio Meléndez o Clara Peeters.[17]​ Así lo describe y comenta el erudito Bonilla y San Martín, citando a Emilio Cotarelo y Mori...[1]

Además, dice vmd. que no sabe qué variedad tendrá el pichel flamenco. Vuesa merced será muy capaz de no haber visto los cuadros de Teniers que hay en el Museo del Prado. Bueno; pues véalos, y hallará en ellos más picheles flamencos que gazapos hay en el Glosario de vmd.; y creo que es el colmo de la ponderación.
Adolfo Bonilla y San Martín

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Entre los ejemplares más llamativos puede mencionarse el pichel con asa trebolada de la colección del Delfín, conservado en el Museo del Prado de Madrid, un curioso vaso compuesto por seis piezas labradas en cristal de roca y cuarzo hialino y con guarniciones de oro esmaltado de blanco opaco y rojo de trasflor (medidas: 20,8 x 15,6 cm.); una singular pieza de mediados del siglo XVI.

ReferenciasEditar

  1. a b Bonilla y San Martín, 1909, p. 89-90.
  2. Manrique, Emilio. «Las pichelas aragonesas: singulares jarras pirenaicas para vino». Asociación Amigos de la Cerámica Decorada y la Alfarería (ALFACER) (en español/inglés). Consultado el 17 de mayo de 2017. «El Diccionario de la RAE define pichella, procedente del término aragonés «pichel», como «jarro o vasija para medir vino y cuya cabida es por término medio la mitad de un litro» (RAE 2001). » 
  3. . «pichel (colección de platería)». Fundación Lázaro Galdiano. Archivado desde el original el 26 de diciembre de 2015. Consultado el 24 de diciembre de 2015. 
  4. (2001). Dos cultos fundantes: Los Remedios y Guadalupe, 1521-1649 : historia documental. México: El Colegio de Michoacán. p. 312. ISBN 9789706790705. Consultado el 24 de diciembre de 2015. 
  5. Garmendia Larrañaga, Juan (2010). «El Señor de Louyola». euskomedia.org. Consultado el 24 de diciembre de 2015. 
  6. Arbeteta, L. «Pichel con asa trebolada». .museodelprado.es. Consultado el 24 de diciembre de 2015. 
  7. «Pichel». Dicccionario de americanismos. Consultado el 28 de noviembre de 2021. 
  8. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «pichel». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Consultado el 28 de noviembre de 2021. 
  9. . «pitxer». Instituto de Estudios Catalanes (en catalán). Consultado el 24 de diciembre de 2015. 
  10. . «tomo VI». Diccionario Enciclopédico Abreviado: pichella. Espasa-Calpe. p. 552. 
  11. Stevenson, Angus (2010). Oxford Dictionary of English. OUP Oxford. p. 1354. ISBN 9780199571123. Consultado el 22 de diciembre de 2015. 
  12. Álvaro Zamora, 1981, p. 102.
  13. Romero Vidal, 2012, p. 89.
  14. . «catálogo de publicaciones». diputaciondevalladolid.es. Consultado el 22 de diciembre de 2015. 
  15. . «Publicaciones MNAD». Museo Nacional de Artes Decorativas. Consultado el 22 de diciembre de 2015. 
  16. Manrique y otros, 2012, p. 102.
  17. VV.AA. (2006). Lo fingido verdadero: bodegones españoles de la colección Naseiro adquiridos para el Prado. Madrid. ISBN 84-8480-097-0. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar