Abrir menú principal
Bandera pirata de Jack Rackham.

La gran era de la piratería en el Caribe comenzó alrededor de 1520 y se prolongó hasta la década de 1720. El período más próspero para los piratas fue entre 1640 y 1680. El filibusterismo se desarrolló a expensas del imperio colonial español desde los puertos de Port Royal a Jamaica,[1]Isla de la Tortuga (Haití) y Nassau en Bahamas.[2]

Índice

El contextoEditar

Contextos económicos y políticosEditar

El Tratado de Tordesillas (1494) compartió el Nuevo Mundo entre los españoles y los portugueses a lo largo de una línea norte-sur 370 leguas (1.770 km) al oeste de las islas de Cabo Verde. Esto le dio a España el control de Las Américas, una posición que reforzó con la obtención de una bula papal. El continente alrededor del Caribe se llamaba entonces Nueva España. Los primeros puertos fueron Cartagena, Panamá, Santiago, Portobelo, Maracaibo y Santo Domingo.

Los envíos de plata atraían a los piratas y, en tiempo de guerra, los corsarios franceses, tanto en el Caribe como a través del Atlántico, llegaban a Sevilla. Para evitar esto, desde 1560, los españoles adoptaron el sistema de convoy: "la flota". Este convoy reunió un gran número de buques mercantes y buques de guerra en gran número para contrarrestar cualquier ataque pirata. La flotilla, cada año, partía de Sevilla (y más tarde de Cádiz) y se ocupaba de los pasajeros, las tropas y los bienes del Viejo Mundo para las colonias del Nuevo Mundo. En cierto modo, estos envíos de ida solo sirvieron como lastre porque el objetivo principal era recuperar la producción de plata y monedas de un año en Europa. Este viaje de regreso fue el objetivo principal para los piratas, discretamente seguían a la flotilla y atacaban barcos que se estaban quedando atrás. La ruta clásica del Caribe comenzaba en las Antillas Menores cerca de Nueva España, y luego hacia el norte a través del canal de Yucatán (entre México y Cuba) para tomar ventaja de los fuertes vientos del oeste para regresar a Europa.

Durante los reinados de los hijos de Francisco I, especialmente Carlos IX, los intentos de colonización fueron hechos principalmente por hugonotes (protestantes) como Nicolas Durand de Villegaignon en Brasil, y al sur de los actuales Estados Unidos, de donde quizá el nombre de "Carolina". Los franceses, apoyados por la flotte du Ponant, fueron los primeros no españoles en poseer una colonia en el Caribe, en este caso San Agustín (Florida), aunque su existencia fue efímera. Asistidos por sus respectivos gobiernos, los comerciantes y colonos ingleses, franceses y holandeses ignoraron el tratado de invadir el territorio español: «No hay paz más allá del meridiano». Los españoles no tenían medios para una presencia militar suficiente para controlar el área o imponer sus leyes comerciales. Esto llevó al contrabando permanente a la colonización española en tiempos de paz y guerra, a la guerra racial en todo el Caribe. Algunos vieron los extremos de las hostilidades con arrepentimiento y continuaron sus ataques, se convirtieron en piratas. La carrera pontiense y la carrera antillana comenzaron con las guerras entre Francia y España en la primera mitad del siglo XVI. Desde finales del siglo XVI hasta los años sesenta, el aumento del movimiento se debió esencialmente a empresas inglesas y holandesas.[3]Inglaterra, fría con España desde la década de 1560, las Provincias Unidas, en rebelión contra España desde 1566, estaban decididas a cuestionar la exclusividad ibérica en el Nuevo Mundo.

En la década de 1620, después del comienzo de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), la presencia española en el Caribe disminuyó rápidamente. Los españoles se volvieron cada vez más dependientes del trabajo de los esclavos africanos y solo mantuvieron una débil presencia militar. Mientras tanto, otros países comenzaron a establecer asentamientos en los territorios liberados por España.

En 1609, el jurista Hugo Grotius cuestionó el tratado de Tordesillas. En su libro Mare Liberum (De la libertad de los mares),[4]​ formuló el nuevo principio de que el mar era un territorio internacional y que todas las naciones eran libres de usarlo para el comercio marítimo. La ley condujo en consecuencia a la Primera Guerra Anglo-Holandesa (1652 - 1654), nuevamente ofreciendo oportunidades para los piratas.

Una colonia establecida en la isla de Nueva Providencia se convirtió rápidamente en un refugio para piratas.

Barbados fue la primera colonia inglesa verdaderamente viable para el cultivo de tabaco. La cultura azucarera se estableció en 1643, luego llegó a Martinica en 1654 y Jamaica en 1672. Si bien muchos pequeños productores de tabaco a menudo eranpiratas aliados, las grandes plantaciones de azúcar requierieron deforestación, inversión e importación de esclavos. Charles Francois d'Angennes, marqués de Maintenon, para los bucaneros franceses, y Henry Morgan para los bucaneros ingleses fueron luego "comprados" por las potencias reales para perseguir a los bucaneros y alentarlos a cultivar azúcar.

 
Mapa de Jamaica en 1671.
 
Henry Morgan en un grabado del libro de Exquemelin, Piratas de América, del siglo XVII.[5]

A medida que la guerra continuaba en Europa a fines del siglo XVII, la situación en el Caribe se había estabilizado. Las colonias eran más grandes y los efectos económicos adversos de la piratería eran más evidentes. Por el Tratado de Madrid de 1670, España e Inglaterra legitimaron sus respectivas posesiones en el Caribe y decidieron de mutuo acuerdo poner fin a la piratería en sus respectivos territorios. Inglaterra cuya presencia se había vuelto mucho más grande, tenía estacionada una escuadra naval en Port Royal (Jamaica) ya en 1680 y aplicó inmediatamente este tratado: los bucaneros ingleses eligieron entonces ir y cortar madera mde palo de tinte en el Golfo de Campeche, se pusieron al servicio de Francia, de dedicaron a la piratería en los mares del Sur (dondes se reunieron los franceses para piratear cuando Luis XIV dejó de darles patentes de corso durante la Tregua de Ratisbona en 1684) con la alternativa de retirarse. La piratería se hizo más rara y la caza de piratas fue más intensa, aunque España tenía un guardia costera (Costa Guarda) corsaria. Dos hombres desempeñaron un papel importante en este proceso desde los años 1676 a 1678: Charles Francois Angennes, marqués de Maintenon, para los bucaneros franceses, y Henry Morgan para los bucaneros ingleses. Morgan fue arrestado en 1672. Compró su libertad y un retiro de oro del gobernador de Jamaica a cambio de la renuncia a su condición de filibustero. A partir de ese momento, los bucaneros perdieron su base principal, que era Jamaica. Cuatro años más tarde, los franceses hicieron lo mismo con Charles François d'Angennes, que desarmó a varios bucaneros en nombre del Rey y se convirtió en el plantador de azúcar más rico de Martinica.

El filibusterismo declinó, se aburguesó pero resucita durante la Guerra de la Liga de Augsburgo (1688-1697) y la Guerra de Sucesión de España (1701-1714 marcando la «edad de oro de la piratería»), los poderes marítimos de Inglaterra y las Provincias Unidas que deseaban evitar tanto la hegemonía francesa como la reconstitución del imperio de Carlos V.

Contexto sociológicoEditar

En los siglos XVII y XVIII, la condición del marinero fue la más dura. El trabajo era físicamente muy exigente, el espacio de vida muy pequeño y nauseabundo y la comida muy inadecuada. Los jóvenes que habían sido reclutados por la fuerza (lo que se llamó «la prensa», una especialidad británica) no habían elegido subir a bordo y soportar todas las dificultades que eso conllevaba. Se les aplicaba una disciplina de hierro, que incluía el castigo corporal y hasta la pena de muerte. La mayoría de las tripulaciones de piratas tenían una carrera de menos de un año, eran hombres que no tenían nada que perder, sabiendo que serían condenados a muerte en caso de captura, lo que los hacía particularmente formidables en el combate.

EstrategiaEditar

 
Bucaneros atacando un galeón español mucho más grande.

En general, preferían embarcaciones pequeñas, ligeras, rápidas y maniobrables a galeones mercenarios pesados ​​o naves militares fuertemente equipadas con cañones. El objetivo no era dañar el barco codiciado, los piratas enviaron pocas armas para el beneficio de un máximo de hombres con el fin de llevar a cabo ataques relámpago y desaparecer lo más rápido con el botín. Una estrategia famosa iba a tener un objetivo desprevenido: los piratas se acercaban a sus presas, haciéndose pasar por el mercaderes en peligro lo que mitigaba la desconfianza de la tripulación que se refiere capaz de acercarse sin miedo al fuego de los cañones. Una vez lo suficientemente cerca de la nave objetivo, izaban la bandera negra, amarraban a la presa para evitar que escapara y la sometían al abordaje. Arriesgando la vida en caso de captura, los piratas demostraron ser combatientes formidables. Por lo tanto, la sorpresa, el número y la capacidad formidable para luchar cerca de los piratas les permitió convertirse rápidamente en dueños de la nave abordada.

Además, los piratas pudieron armar verdaderos ejércitos y flotas para atacar ciudades poderosas como Cartagena (Cartagena de Indias en Colombia) donde los españoles almacenaban el oro del Nuevo Mundo durante un año. Así, L'Olonnais saqueó las ciudades de Maracaibo y Gibraltar.

Al actuar sin una estrategia concertada, actuando en unidades pequeñas, el pirata era por lo tanto imprevisible y representaba una amenaza para poderes que eran mucho más fuertes que él.

FilibusterosEditar

En las tripulaciones piratas, el capitán era elegido y la tripulación podía votar su sustitución. El capitán debía ser un líder y un luchador: en un ataque, todos esperaban que luchara junto a sus hombres y que no diera órdenes a distancia. Las ganancias se dividían por igual, y si los oficiales recibían una parte más elevada de los botines, era porque eran más arriesgados o tenían habilidades especiales. Las tripulaciones a menudo navegaban sin paga, con capturas que se acumulaban durante los meses previos a la distribución. Durante algún tiempo habían desarrollado un sistema que garantizaba la compensación en dinero, oro o esclavos por las heridas recibidas durante una batalla. A veces sucedía que los piratas liberaban a los esclavos cuando capturaban un barco de esclavos porque, como forajidos, no podían ir a un puerto para revenderlos. Una parte no despreciable de las tripulaciones piratas consistía en esclavos liberados, huidos o más o menos alistados por la fuerza. Los piratas a veces forzaban a especialistas, como carpinteros, a navegar con ellos.

Para los europeos de finales del siglo XVII, los filibusteros representaban la imagen de la aventura misma. Desesperados de todo tipo, aventureros sin fe o sin ley, pero que obedecían un código de honor propio, «los filibusteros eran los cazadores de los mares». Llevaban nombres evocadores y épicos, que aludían a su coraje y su valor y su ferocidad: Alexander, apodado el Brazo de Hierro; Pedro el Grande; Roche Brasileiro, apodado «el Brasileño» o «la Roca»; Daniel Monbars, llamado el exterminador, Henry Morgan, apodado «Morgan el Galés»; Capitán Mautauban; François l'Olonnais conocido como «el Cruel» o «el Olonés».[6]

BucanerosEditar

 
"Buccaneer of the Caribbean" del Book of Pirates , ilustrado por Howard Pyle.

Los primeros bucaneros fueron a menudo evadidos de las colonias. Originalmente coureurs des bois en la isla de La Española (actualmente Santo Domingo y Haití), cazaban bueyes salvajes. La carne se preparaba de forma nativa, es decir, secada y ahumada sobre una especie de parrilla de madera: la barbacoa (barbacoa en español, derivado de barbicoa en lengua indígena arawak,). De ahí los términos bucanero y bucanera. Esta carne conservada permitió el comercio con barcos de pasaje o en colonias aisladas. Después de ser expulsados de La Española por los españoles, los bucaneros encontraron refugio en la Isla de la Tortuga, en aquel momento posesión francesa, ubicada al noroeste de La Española, desde 1663. Operaban con el apoyo parcial de las colonias no españolas y su actividad permaneció legal o parcialmente legal hasta los años 1700.

Obligados a sobrevivir con pocos recursos, eran expertos en construcción naval, navegación y caza. Se los consideraba combatientes feroces y se sabía que eran expertos en el uso de fusiles de chispa (inventados en 1615). Sin embargo, el funcionamiento de estas armas era tan incierto que su uso en combate no era muy común antes de 1670. Se dedicaban a expediciones terrestres organizadas por piratas como Henry Morgan.

Reinaba una gran solidaridad entre ellos y las decisiones se tomaban conjuntamente para el beneficio de la comunidad. Esto es en parte el origen de las reglas democráticas vigentes a bordo de los barcos piratas.

A la manera de los bucaneros, las comunidades madereras se habían establecido en Honduras para serar y vender maderas preciosas en las narices de los españoles. Con los filibusteros, constituían la comunidad de «Hermanos de la Costa» y no Cofradía de los Hermanos de la Costa, como siempre se lee, no en los textos, sino en las novelas.[7]​ Fue fácil cambiar de una profesión a otra, lo que explica por qué el término bucanero es a menudo sinónimo de piratería.

Nota: La confusión también proviene del inglés, donde el término utilizado para referirse a los piratas del Caribe es bucaneer o posiblemente freebooter, mientras que el término filibustero se refiere a mercenarios aventureros angloamericanos del siglo XIX involucrados en acciones de colonización salvaje con intención de derrocar el gobierno en el lugar (la colonización de Texas, por ejemplo).

El final de la edad de oro de la pirateríaEditar

Cuanto más se extendía el poder de los estados, más los gobiernos estuvieron codificafos y controlados los ejércitos por parte del gobierno central. Las armadas nacionales se ampliaron, su nueva misión incluía la lucha contra la piratería. El final de la Guerra de Sucesión española significó que el personal de la Royal Navy pasó de 40 000 a 10 000 hombres. Muchos de ellos, ociosos, se dedicaron al filibusterismo, lo que condujo a la edad de oro de la gran piratería (1713-1722). Un nuevo y más firme gobernador de las Bahamas, Woodes Rogers, erradica la piratería en el Caribe mediante el uso combinado de indultos reales y fuerzas militares, lo que ocasionó en el desplazamiento de la piratería hacia el Océano Índico.[3]

La eliminación de la piratería en aguas europeas se extendió a África occidental y América del Norte antes de 1710, y en 1720, incluso el Océano Índico se había convertido en un lugar inhóspito para los piratas.

Sin embargo, la piratería sufrió un gran golpe final en las Antillas entre 1793 y 1830, especialmente con grandes figuras como Jean Laffite, considerado el último bucanero,[8]Dominique You o Roberto Cofresi después de la Revolución Francesa de 1789 y las Guerras napoleónicas. Se estima que la piratería en el siglo XIX en el Caribe movilizó una fuerza de entre 3000 y 5000 combatientes clandestinos en las islas del Caribe.

ReferenciasEditar

  1. Campo-Flores/ Arian, “Yar, Mate! Swashbuckler Tours!,” Newsweek 180, no. 6 (2002): 58.
  2. Smith, Simon (5 de mayo de 996). «Piracy in early British America». History Today (en inglés) 46: 29. Consultado el 2 de agosto de 2018. 
  3. a b Moreau, Jean-Pierre (2009). Pirates au jour le jour (en francés). Édition Tallandier. ISBN 2847345035. 
  4. Una traducción de Alfred Guichon de Grandpont de 1845 está disponible en «Dissertation de Grotius sur la liberté des mers». Gallica (en francés). 1845. Consultado el 2 de agosto de 2018. 
  5. «Sir Henry Morgan (c1635-1688) Buccaneer». Government Art Collection (en inglés). Consultado el 2 de agsote de 2018. 
  6. Véase, Hazard, Paul (1968). La crise de la conscience européenne 1680-1715. París: Fayard. pp. 339-340. 
  7. Les manuscrits retrouvés dans de vieilles malles peuvent-ils encore être authentiques ? Le cas des Cahiers de Le Golif, dit Borgnefesse, capitaine de la flibuste (en francés). Consultado el 2 de agosto de 2018. 
  8. Ramseier, Mikhaïl W. (2006). La Voile noire : aventuriers des Caraïbes et de l’océan Indien (en francés). Lausanne: Favre. ISBN 2828909328. 

Enlaces externosEditar