Abrir menú principal

En Suiza los políticos reciben el nombre de políticos milicianos. Los parlamentarios suizos, a nivel federal, cantonal y municipal ejercen la política a parte de su dedicación profesional normal. La política no es considerada como una profesión y solo reciben dietas por la labor que ejercen en las comisiones y los plenos del parlamento. A nivel cantonal la dedicación a la política oscila entre un 10 y un 25%, mientras a nivel federal en algunos caso se acerca a una tarea semiprofesional ocupando un 50% de la vida laboral de algunos diputados.[1][2][3][4]

El término miliciano tiene su origen en el ejército suizo que está compuesto por ciudadanos que no son profesionales militares y se entrenan durante años en los 'cursos de repetición'.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar