Abrir menú principal

El populismo de izquierda es una ideología política que combina política de izquierda con elementos y retórica propios del populismo. De acuerdo con la definición de Cas Mudde, el populismo es una ideología política que divide a la sociedad en dos entes homogéneos y antagonistas: el pueblo y las élites, argumentando que la política debe ser la expresión de la voluntad general del primero.[1]​ La retórica de populismo de izquierda a menudo consta de sentimientos antielitistas, oposición al sistema y hablar para la «gente».[2]

Los temas importantes para la izquierda populista normalmente incluyen anticapitalismo, justicia social, pacifismo y antiglobalización, mientras que la ideología de la clase social o la teoría socialista no es tan importante como para los partidos de la izquierda tradicional.[3]​ La crítica al capitalismo y a la globalización estás ligadas al antiamericanismo a raíz de acciones de guerra de Estados Unidos impopulares, especialmente las de Oriente Próximo.[4]​ Se ha considerado que la izquierda populista no excluye a los demás y confía en los ideales igualitarios. Algunos estudiosos señalan también a movimientos populistas de izquierda nacionalista, una característica exhibida por el kemalismo en Turquía por ejemplo.[5]​ Para el apoyo de los partidos populistas de izquierda a los derechos de las minorías entre otros, se ha usado el término «populismo inclusivo».[6]

Con el ascenso del griego Syriza y el español Podemos durante la crisis de deuda europea, ha habido un creciente debate sobre el nuevo populismo de izquierda en Europa.[7][8]​ Parte importante de este debate se refiere a las bases de apoyo a este populismo de izquierda. Existe cierta evidencia de que, en Europa, estar entre los perdedores de la globalización y tener actitudes críticas hacia la Unión Europea o hacia la inmigración aumenta la probabilidad de votar a partidos populistas de izquierda en lugar de a otros partidos de izquierda.[9]​ Ser joven, urbanita y no estar desempleado también contribuye a votar a los primeros en lugar de a los segundos. [10]​ Y ser un perdedor de la globalización y tener actitudes negativas hacia las elites aumenta la probabilidad de votarles en lugar de a los populistas de derecha, pero las actitudes negativas hacia la UE operan en la dirección contraria. [11][12]

Índice

Por paísEditar

Países europeosEditar

AlemaniaEditar

 
Oskar Lafontaine, miembro de La Izquierda.

El Partido del Socialismo Democrático fue explícitamente estudiado como un populismo de izquierda, especialmente por estudiosos alemanes.[13]​ El partido se formó después de la reunificación de Alemania y era similar a los populistas de derecha en que confiaban en el antielitismo y la atención de los medios de comunicación proporcionada por un liderazgo carismático.[14]​ El partido competía hasta cierto punto por la misma base de votantes que los populistas de derecha, aunque confiaba en una plataforma más estable en Alemania Oriental. Esto se vio limitado por los sentimientos antiinmigración de algunos votantes, aunque fue Oskar Lafontaine el que traspasó los límites al usar un término anteriormente asociado con el Partido Nazi, Fremdarbeiter («trabajadores extranjeros»), en su campaña de elección en 2005. [cita requerida]El PDS se fusionó con La Izquierda en 2007.[15]

GreciaEditar

Syriza, que se convirtió en el mayor partido desde las elecciones de enero 2015, ha sido descrito como el partido populista de izquierda después de que su plataforma incorporó la mayoría de demandas de los movimientos populares en Grecia durante la crisis de deuda pública. Los rasgos populistas en la plataforma de Syriza incluyen la creciente importancia de «la gente» en su retórica y el antagonismo durante la campaña «nosotras/las personas en contra de ellos/el establishment». [cita requerida]Syriza es inclusiva en lo que respecta a los derechos de los inmigrantes y de las personas LGBT. La propia Syriza no acepta la etiqueta «populista».[16][17]

Países BajosEditar

El Partido Socialista ha liderado una plataforma a plataforma populista de izquierda después de caer su vía comunista en 1991.[18]​ A pesar de que algunos han señalado que el partido se ha convertido con los años en menos populista, todavía incluye el anti-elitismo en sus manifiestos de elección reciente.[19]​ Se opone a lo que ve como un super-Estado europeo.

EspañaEditar

El partido populista de izquierda Podemos consiguió el 8% del voto nacional en la elección a la Eurocámara en 2014. Para evitar el lenguaje típico de los populistas de derecha Podemos es capaz de atraer a los votantes izquierdistas decepcionados con el establishment político sin tomar partido en la batalla política regional.[20]​ En las elecciones para el parlamento nacional de 2015, Podemos logró el 20,65% del voto y se convirtió en el tercer partido con mayor representación en el parlamento tras el PP con el 28,71% y el PSOE con 22,02%. En el nuevo parlamento, Podemos ocupa 69 de los 350 escaños, acabando así con el tradicional bipartidismo en España.[21][22]

Países de LatinoaméricaEditar

ArgentinaEditar

Cristina Fernández de Kirchner (Presidenta de Argentina de 2007 a 2015) y su marido Néstor Kirchner fueron caracterizados por practicar el kirchnerismo, una variante de peronismo mencionado junto a otros movimientos populistas de izquierda latinoamericanos a principios del siglo XXI en Boliva y Venezuela[cita requerida]. En 2009, instauró una asignación universal de subvención infantil generalmente conocida como AUH en Argentina, Asignación Universal por Hijo), un beneficio aplicado a familias con niños que reunían los requisitos para el programa (a pesar de su nombre, el AUH no es un subsidio universal).

BoliviaEditar

El liderazgo de Siles Zuazo practicó un populismo de izquierda,[23]​ lo mismo que el Presidente titular Evo Morales.[24]

EcuadorEditar

Rafael Correa, el Presidente de Ecuador, ha acentuado la importancia de un «discurso populista» y ha integrado tecnócratas para trabajar dentro de este contexto para el pueblo ecuatoriano. En el conflicto entre pueblos indígenas y el Gobierno, Correa ha culpado a ONGs extranjeras de explotar a personas indígenas.[25][26][27]

VenezuelaEditar

La presidencia de Hugo Chávez se pareció a una combinación de sabiduría popular y liderazgo carismático con doctrina socialista.[24]​ El Gobierno de Chávez fue también descrito a como un retroceso hacia el nacionalismo populista y el «redistributivismo».[28]

Estados UnidosEditar

 
Bernie Sanders, candidato finalista por el PD a la presidencia en 2016.

Candidato finalista a la presidencia por el Partido Demócrata en 2016 y senador, Bernie Sanders ha sido descrito como populista.[29]​ También hay facciones populistas en el Partido Demócrata.[30][31][32]

Véase tambiénEditar

Otras lecturasEditar

  • Albertazzi, Daniele; McDonnell, Duncan (2008). Twenty-First Century Populism. Palgrave MacMillan. ISBN 9780230013490. 
  • Weyland Kurtt (2013). «The Threat from the Populist Left». Journal of Democracy 24 (3): 18-32. 2013. doi:10.1353/jod.2013.0045. 
  • March Luke (2007). «From Vanguard of the Proletariat to Vox Populi: Left-Populism as a 'Shadow' of Contemporary Socialism». SAIS Review of International Affairs 27 (1): 63-77. 2007. doi:10.1353/sais.2007.0013. 

ReferenciasEditar

  1. Mudde, Cas; Rovira Kaltwasser, Cristóbal (2013). «Exclusionary vs. Inclusionary Populism: Comparing Contemporary Europe and Latin America». Government and Opposition 48 (2): 149-150. doi:10.1017/gov.2012.11. 
  2. Albertazzi and McDonnell, p. 123.
  3. Zaslove, Andrej (junio de 2008). «Here to Stay? Populism as a New Party Type». European Review 16 (03): 319-336. doi:10.1017/S1062798708000288. 
  4. Hartleb, Florian (2004). Rechts- und Linkspopulismus. Eine Fallstudie anhand von Schill-Partei und PDS [Right and left populism. A case study based on Schill Party and PDS] (en alemán). Wiesbaden. p. 162. 
  5. Ozel, Soli (abril de 2003). «After the tsunami». Journal of Democracy 14 (2): 80-94. doi:10.1353/jod.2003.0043. 
  6. Mudde, C. Antonio; Rovira Kaltwasser, C. (2013). «Exclusionary vs. inclusionary populism: comparing contemporary Europe and Latin America». Government and Opposition 48 (2): 147-174. 
  7. Mudde, Cas (17 de febrero de 2015). «The problem with populism». The Guardian. Consultado el 22 de junio de 2015. 
  8. Zabala, Santiago (2 de diciembre de 2014). «In Europe, not all populist parties are the same». AlJazeera. Consultado el 22 de junio de 2015. 
  9. Santana, Andrés; Rama, José (5 de junio de 2018). «Electoral support for left wing populist parties in Europe: addressing the globalization cleavage». European Politics and Society. doi:10.1080/23745118.2018.1482848. 
  10. Santana, Andrés; Rama, José (22 de junio de 2018). «Populistas de izquierda contra socialistas». Consultado el 8 de abril de 2019. 
  11. Rama, José; Santana, Andrés (22 de marzo de 2019). «In the name of the people: left populists versus right populists». European Politics and Society. doi:10.1080/23745118.2019.1596583. 
  12. Santana, Andrés; Rama, José. «La batalla por el voto populista». Consultado el 8 de abril de 2019. 
  13. De Lange, Sarah (diciembre de 2005). «Political extremism in Europe». European Political Science 4: 476-488. doi:10.1057/palgrave.eps.2210056. 
  14. Albertazzi and McDonnell, p. 132.
  15. Albertazzi and McDonnell, p. 133.
  16. Stavrakaki, Yannis; Katsambekis, Giorgos (junio de 2014). «Left-wing populism in the European periphery: the case of SYRIZA». Journal of Political Ideologies 19 (2): 119-142. doi:10.1080/13569317.2014.909266. Consultado el 22 de junio de 2015. 
  17. Katsourides, Yiannos (2016). Radical Left Parties in Government: The Cases of SYRIZA and AKEL. Palgrave Macmillan. pp. 103ff. 
  18. Andeweg, R. B.; Galen A. Irwin (2002). Governance and politics of the Netherlands. Basingstoke: Palgrave Macmillan. p. 51. ISBN 0333961579. 
  19. Otjes, Simon; Louwerse, Tom (2013). «Populists in Parliament: Comparing Left-Wing and Right-Wing Populism in the Netherlands». Political Studies. doi:10.1111/1467-9248.12089. 
  20. Carlos de la Torre (11 de diciembre de 2014). The Promise and Perils of Populism: Global Perspectives. University Press of Kentucky. p. 211. ISBN 978-0-8131-4687-4. 
  21. Entscheidung in Spanien: Konservative sind Wahlsieger, verlieren aber Mehrheit. Spiegel Online, 20 Demcember 2015 (German)
  22. Eugeniusz Górski (1994). «Dependencia y originalidad de la filosofía en Latinoamérica y en la Europa del Este». UNAM. Consultado el 24 de marzo de 2014. 
  23. Mayorga, Rene Antonio (enero de 1997). «Bolivia's Silent Revolution». Journal of Democracy 8 (1): 142-156. doi:10.1353/jod.1997.0006. 
  24. a b Kirk Andrew Hawkins, Venezuela's Chavismo and Populism in Comparative Perspective. New York: Cambridge University Press, 2010, ISBN 978-0-521-76503-9, page 84
  25. de la Torre, Carlos (2013). Populismus in Lateinamerika. Zwischen Demokratisierung und Autoritarismus (en alemán). Friedrich Ebert Stiftung. 
  26. Carlos de la Torre (2010). Populist Seduction in Latin America. Ohio University Press. p. 173. 
  27. Raúl L. Madrid (2012). The Rise of Ethnic Politics in Latin America. Cambridge University Press. p. 75. 
  28. Steve Ellner & Daniel Hellinger, eds., Venezuelan politics in the Chávez era: class, polarization, and conflict. Boulder: Lyne Rienner, 2003, ISBN 1-58826-297-9, page 67
  29. Cassidy, John (3 de febrero de 2016). «Bernie Sanders and the New Populism». The New Yorker. Consultado el 24 de agosto de 2017. 
  30. "More liberal, populist movement emerging in Democratic Party ahead of 2016 elections", By Zachary A. Goldfarb. The Washington Post. November 30, 2013. Retrieved April 15, 2017.
  31. "The Left's Unpopular Populism", By Amitai Etzioni. The Atlantic. January 8, 2015. Retrieved April 15, 2017.
  32. "America in Populist Times: An Interview With Chantal Mouffe", By Waleed Shahid. The Nation. December 15, 2016. Retrieved April 15, 2017.