Poro (mitología)

Poro o Poros (en griego Πόρος, ‘senda’, ‘camino’) era, en la mitología griega, uno de los seres primordiales.

EtimologíaEditar

El significado de Poro está relacionado con un camino terrestre, una vía acuática o incluso una vía celeste (por ejemplo, el recorrido de los astros). Sin embargo, también se ha atribuido a Poro un significado relacionado con el recurso, el medio o la artimaña que se emplea para superar una dificultad.[1]

En AlcmánEditar

Según la cosmogonía del poeta Alcmán, Poro, Tecmor y la Oscuridad (Skotos) nacieron de una materia original confusa. En otro fragmento de este autor, se dice que Poro y Esa (Αἶσα) eran los dioses más antiguos.[2]Tetis, a quien se relaciona con las aguas primordiales, también es otra de las divinidades de la cosmogonía de Alcmán.[3]​ Por otra parte, en un escolio se interpreta que Poro es equivalente al Caos de Hesíodo.[4]

En PlatónEditar

Platón recoge una tradición posterior en la que la madre de Poro es Metis, narrando a continuación una romántica versión de cómo nació el amor:

Cuando terminó una fiesta en honor a Afrodita a la que habían sido invitados todos los dioses, Penia, personificación de la pobreza, acudió para pedir las sobras. Mientras, Poro, embriagado por el néctar, se había tumbado en el patio para descansar y se había quedado dormido. Penia lo vio y quiso tener un hijo con él, así que se acostó a su lado. De su unión nació el Amor, que si bien siempre sigue a Afrodita por haber nacido en su casa en un día a ella consagrado, en muchas ocasiones se reviste de pobreza y vaga por las calles. Como su padre, atenta contra la riqueza y el bienestar, haciendo que los hombres se peleen unos contra otros.[5]

ReferenciasEditar

  1. Roxana Beatriz Martínez Nieto (1997), Estudio sobre las cosmogonías prefilosóficas griegas, pp.119-121, tesis doctoral, Madrid: Universidad Complutense.
  2. Francisco Rodríguez Adrados: Lírica griega arcaica: poemas corales y monódicos, 700-300 a. C., pp.142, 146-147, Madrid: Gredos (1980), ISBN 84-249-3546-2.
  3. Roxana Beatriz Martínez Nieto (1997), p.115.
  4. Roxana Beatriz Martínez Nieto (1997), p.126.
  5. Platón, El banquete 203 b-e.