Portal:Argentina/Destacado

La dupla remera Guerrero Capozzo ganó el oro pese a varios contratiempos.

La participación de Argentina en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 fue la sexta actuación olímpica oficial organizada por el Comité Olímpico Argentino. La delegación presentó 123 deportistas, de los cuales sólo 8 fueron mujeres. El abanderado fue Delfo Cabrera, ganador de la maratón en los Juegos anteriores.

El equipo olímpico obtuvo cinco medallas (una de oro, dos de plata y dos de bronce) y quince diplomas olímpicos (puestos premiados) -la mayor cantidad de la historia olímpica de Argentina. En el medallero general ocupó la posición Nº 19 sobre 69 países participantes.

La única medalla de oro fue ganada por el remo, con un triunfo en la prueba de doble par de remos sin timonel. El boxeo, como fue habitual en los Juegos hasta México 1968, se destacó aportando dos de las cinco medallas (1 de plata y 1 de bronce) y 1 diploma. La otra medalla de plata fue aportada por el atletismo (maratón), deporte que también aportó dos diplomas, y la restante de bronce por la halterofilia (levantamiento de pesas). Aunque no alcanzaron a obtener medallas, varios equipos se destacaron obteniendo diplomas olímpicos como el de vela (3), lucha grecorromana (2) y el equipo de básquet masculino que salió 4º. En total los atletas argentinos obtuvieron seis cuartos lugares.

Luego de estos juegos Argentina no volvería a ganar una medalla de oro hasta los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, 52 años después, dando inicio desde 1956 a un ciclo de bajo rendimiento de los deportes olímpicos que alcanzaría su punto más bajo entre 1976 y 1984, período en el cual no obtendrían ninguna medalla olímpica.

Tranquilo Capozzo (34 años) y Eduardo Guerrero (24 años) ganaron la medalla de oro en la prueba de doble par de remos sin timonel, la única de oro obtenida por el canotaje argentino y la 13ª medalla de oro del olimpismo argentino. Desde ese día deberían pasar 52 años, para que la Argentina volviera a obtener una nueva medalla de oro olímpica en Atenas 2004.

Capozzo y Guerrero sólo habían corrido seis carreras juntos, antes de los Juegos de Helsinki. Capozzo, campeón argentino y sudamericano, había participado como singlista en los Juegos de Londres de 1948 y por su edad había pensado en no presentarse en Helsinki. Fue entonces que los dirigentes del Club Canottieri Italiani, del Tigre, al que pertenecía Capozzo, le propusieron formar un equipo con Eduardo Guerrero, otro remero del club, diez años menor, que había ganado el campeonato argentino en 1950, con el objetivo de clasificar a las olimpíadas. Capozzo se opuso inicialmente, debido a la diferencia de edad y las dificultades de relacionamiento personal que ello podría involucrar, pero los dirigentes del club lo convencieron con una frase:

Él va ser la fuerza, vos el conductor.


Leer más...

Anteriores:Argentina en los Juegos Olímpicos de Londres 1948, Vidas robadas, Argentina en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936