Prácticas sexuales lésbicas

prácticas sexuales entre mujeres

Las prácticas sexuales lésbicas son actividades sexuales de las mujeres que tienen sexo con mujeres (MSM), independientemente de su orientación sexual. Una mujer que tiene relaciones sexuales con otra mujer puede identificarse como lesbiana si se siente atraída sexualmente por las mujeres, o como bisexual si no se siente atraída exclusivamente por mujeres, o prescindir por completo de la identificación sexual. El término también puede aplicarse a una mujer heterosexual o asexual que no está segura o está explorando su sexualidad con mujeres.

Las prácticas sexuales lésbicas pueden ser muy variadas. En este cuadro de Édouard-Henri Avril se ve un ejemplo de sexo oral entre mujeres.

Las relaciones interpersonales románticas o sexuales a menudo están sujetas al deseo y excitación sexual, lo que luego conduce a la actividad sexual para la liberación sexual. Las prácticas sexuales lésbicas son variadas y, como la mayoría de las conductas interpersonales, cualquier expresión física de la intimidad depende del contexto de la relación, al igual que de otras influencias como las sociales y culturales.[1]

ConductasEditar

 
Una mujer estimulando oralmente los pezones de su compañera sexual

Por lo general, las mujeres se involucran en demostraciones de afecto, como besos en la mejilla o abrazos. Un beso en los labios, un beso o un abrazo prolongado u otras formas de tocarse pueden o no considerarse sexuales. Otras formas notables de expresiones íntimas entre mujeres pueden ser el tribadismo, la utilización de juguetes sexuales y varias formas de sexo oral.[2][3]​ La educadora sexual y feminista Shere Hite observó que una de sus sujetos experimentales había escrito que "el sexo con una mujer incluye: tocarse, besarse, sonreír, mirarse seriamente, abrazarse, hablar, penetración digital, caricias, cunnilingus, desvestirse, mordiscos suaves a veces, llorar a veces y suspirar a la vez".[4]

Desvestirse delante de la pareja, quitarle la ropa a la pareja o realizar actos de intimidad física, como tocar las zonas erógenas de la pareja con las manos, la lengua o el resto de la boca, pueden considerarse indicadores del deseo de la pareja por actividad sexual y un estímulo o excitación erótica (excitación sexual), que puede generar sensaciones eróticas en ambas compañeras. Permitir tales actos de intimidad física, especialmente la estimulación de los senos y los pezones de la pareja, es un indicativo de interés recíproco en la actividad sexual.

La boca, los labios y la lengua de una mujer pueden ser zonas erógenas sensibles; son comúnmente utilizados por las parejas durante las etapas preliminares y durante toda la actividad sexual, ya sea para besar, chupar, lamer o específicamente para el sexo oral. La estimulación de las mamas de la pareja, incluida la estimulación oral o manual de los pezones, es una forma de juego previo. La estimulación de los senos y los pezones de las mujeres es un aspecto común de la actividad sexual.[5]​ La estimulación de los pezones de una mujer promueve la producción y liberación de oxitocina y prolactina.[6]​ Durante la estimulación de los pezones, se liberan grandes cantidades de oxitocina, que normalmente prepararían el pecho para la lactancia. Además de crear sentimientos maternales en una mujer, también disminuye su ansiedad y aumenta el vínculo y la confianza.[7][8]

Un orgasmo incluye acciones involuntarias, que pueden ser espasmos musculares en múltiples áreas del cuerpo, una sensación general deeuforia y, con frecuencia, movimientos corporales y vocalizaciones.[9]​ El período posterior al orgasmo, conocido como período refractario, es a menudo una experiencia relajante, atribuida a la liberación de las neurohormonas oxitocina y prolactina.[9][10]​ Aunque generalmente se informa que las mujeres no experimentan un período refractario y, por lo tanto, pueden experimentar un orgasmo adicional (u orgasmos múltiples) poco después del primero,[9][11]​ algunas fuentes afirman que las mujeres son capaces de experimentar un período refractario porque pueden experimentar un momento después del orgasmo en el que una estimulación sexual adicional no produce excitación.[10][12]

Sexo oral, estimulación manual y tribadismoEditar

 
Pintura de Gerda Wegener de 1925 de dos mujeres realizando masturbación mutua en la cama.

La estimulación oral del clítoris u otras partes de la vulva o la vagina se practica comúnmente entre mujeres y, al igual que la estimulación oral de los pezones, puede incluir el uso de los dientes además del uso de los labios o lengua.[13][14]​ El sexo oral que implica la estimulación del clítoris de la mujer u otras partes de la vulva o la vagina se llama cunnilingus. La estimulación oral del ano, llamada anilingus, se practica con menos frecuencia.[14][15]

El dedeo, o fingering, implica el uso de los dedos para masajear el clítoris de una mujer u otras partes de la vulva, la vagina o el ano. La estimulación oral o manual de la vulva, y en particular del clítoris, es la forma más común en la que una mujer alcanza y logra un orgasmo.[16][17][18][19]​ El dedeo puede ser auto-dedeo, unilateral, mutuo, con penetración o sin penetración. Masajear el interior de la vagina puede estimular un área muy sensible, a veces denominada área del punto G. Para algunas mujeres, estimular el área del punto G crea un orgasmo más intenso que la estimulación directa del clítoris.[20]​ Para una penetración vaginal, anal u oral más profunda, se puede usar un consolador, un consolador con arnés u otros juguetes sexuales.

El tribadismo es un acto sexual sin penetración que es común entre mujeres, y que consiste en frotar la vulva de la una con la vulva de la otra.[13][14][21][22]​ A menudo se le conoce como "hacer la tijera". Esto se puede lograr en varias posiciones sexuales, incluidas la del misionero, la amazona, estilo perrito, tijera u otra posición.[23][24]​ Puede ir acompañado de dedeo o penetración con un consolador.[13][22][25]

 
Mujeres practicando tribadismo en la posición del misionero.

Dominio, sumisión y BDSMEditar

En ocasiones, por variedad, o de forma más regular o rutinaria, una mujer puede asumir un papel pasivo durante la actividad sexual y dejar que su compañera proporcione su satisfacción sexual, lo que también puede ser un aspecto de dominación y sumisión. Por ejemplo, una persona en la posición de perrito puede ser pasiva y abierta a una variedad de actos sexuales, generalmente a elección de la compañera activa, como el dedeo por detrás, masaje o estimulación de zonas erógenas (incluidos los genitales, los pezones, o nalgas) y recibir una palmada juguetona en las nalgas.[26]​ La pareja activa también puede introducir un juguete sexual, como un consolador o un vibrador, en la vagina o el ano.

Para asegurar la pasividad y mejorar el sentimiento o la sumisión real, una pareja también puede participar en la bondage o en otras actividades BDSM.[13][22]​ Durante el bondage, la compañera restringida generalmente está abierta a una variedad de actos sexuales y no puede interferir en la actividad sexual subsiguiente. Ella depende para su satisfacción sexual de las acciones de su compañera, quien puede elegir el tipo y el ritmo de la actividad sexual y puede introducir juguetes sexuales.

Investigaciones y perspectivasEditar

 
Cuadro de finales del siglo XIX de Édouard-Henri Avril que muestra el uso de un consolador con correa

En 1953, Alfred Kinsey documentó en el informe Conducta Sexual en la Hembra Humana que, durante los últimos cinco años de actividad sexual, el 78% de las mujeres tuvieron orgasmos en el 60% al 100% de los encuentros sexuales con otras mujeres, en comparación con el 55% de los encuentros heterosexuales. Kinsey atribuyó esta diferencia a que las parejas femeninas saben más sobre la sexualidad de las mujeres y cómo optimizar la satisfacción sexual de las mujeres que los hombres.[27]​ De manera similar, estudios de varios académicos, incluidos Masters y Johnson, concluyeron que las conductas sexuales de las lesbianas tienen más a menudo cualidades asociadas con la satisfacción sexual que sus contrapartes heterosexuales, o que las parejas femeninas tienen más probabilidades de enfatizar los aspectos emocionales de hacer el amor.[21][27][28]​ El estudio de 1979 de Masters y Johnson sobre las prácticas sexuales lésbicas concluyó que los encuentros sexuales lésbicos incluyen más contacto sexual de cuerpo completo, en lugar de contacto centrado en los genitales, menos preocupación o ansiedad por alcanzar el orgasmo, más asertividad sexual y comunicación sobre las necesidades sexuales, encuentros sexuales más duraderos. y una mayor satisfacción con la calidad general de la vida sexual.[21][28]

Los estudios de Pepper Schwartz y Philip Blumstein (1983) y Diane Holmberg y Karen L. Blair (2009) contradicen la investigación que indica que las mujeres en relaciones del mismo sexo están más satisfechas sexualmente que sus contrapartes heterosexuales. Schwartz concluyó que las parejas de lesbianas en relaciones comprometidas tienen menos sexo que cualquier otro tipo de pareja, y que generalmente experimentan menos intimidad sexual cuanto más dura la relación, aunque este estudio ha sido objeto de debate.[21][28][29][30]​ El estudio de Holmberg y Blair, por otro lado, publicado en The Journal of Sex Research, encontró que las mujeres en relaciones del mismo sexo disfrutaban de idéntico deseo sexual, comunicación sexual, satisfacción sexual y satisfacción con el orgasmo como sus contrapartes heterosexuales.[31]​ Investigaciones adicionales de Blair y Pukall (2014) informaron hallazgos similares, como que las mujeres en relaciones del mismo sexo informaron niveles similares de satisfacción sexual general y niveles más bajos de frecuencia sexual. Sin embargo, este estudio reciente también informó que las mujeres en relaciones del mismo sexo pasaban cantidades de tiempo significativamente más largas en encuentros sexuales individuales, a menudo pasando más de dos horas en un encuentro individual. En consecuencia, la menor frecuencia en encuentros sexuales entre lesbianas podría ser compensada con períodos más prolongados.[32]

Con respecto a la facilidad o dificultad de alcanzar el orgasmo, la investigación de Hite (aunque sujeta a limitaciones metodológicas) mostró que la mayoría de las mujeres necesitan estimulación del clítoris (exterior) para el orgasmo, que puede ser "fácil e intenso, dada la estimulación adecuada" y que la necesidad de estimulación del clítoris además de conocer el propio cuerpo es la razón por la que la mayoría de las mujeres alcanzan el orgasmo más fácilmente mediante la masturbación.[1][33]​ Replicando los hallazgos de Kinsey, estudios de académicos como Peplau, Fingerhut y Beals (2004) y Diamond (2006) indican que las lesbianas tienen orgasmos con mayor frecuencia y facilidad en las interacciones sexuales que las mujeres heterosexuales.[27]

También se han estudiado las preferencias por prácticas sexuales específicas entre mujeres. Masters y Johnson concluyeron que la penetración vaginal con consoladores es poco común y las lesbianas tienden a practicar más la estimulación genital general que la estimulación directa del clítoris, que también suele ser el caso de las relaciones heterosexuales.[21]​ En cuanto al sexo oral, la creencia común de que todas las mujeres que tienen sexo con mujeres practican el cunnilingus contrasta con las investigaciones sobre el tema. A algunas mujeres lesbianas o bisexuales no les gusta el sexo oral porque no les gusta la experiencia o por factores psicológicos o sociales, como por ejemplo, encontrarlo sucio.[34][35][36][37]​ Otras mujeres lesbianas o bisexuales creen que es una necesidad o define en gran medida la actividad sexual lésbica.[36][37]​ Es más probable que las parejas de lesbianas consideren la aversión de una mujer por el cunnilingus como un problema que las parejas heterosexuales, y es común que busquen terapia para superar las inhibiciones al respecto.[36]

Algunas lesbianas practican sexo anal.[38]​ En 1987, se realizó un estudio no científico (Munson) de más de 100 miembros de una organización social lesbiana en Colorado. Cuando se les preguntó qué técnicas utilizaron en sus últimos 10 encuentros sexuales, el 100% informó de besos, succión de senos y estimulación manual del clítoris; más del 90% informó besos franceses, sexo oral y e inserción de dedos en la vagina; y el 80% informó tribadismo. Las lesbianas de 30 años tenían el doble de probabilidades que otros grupos de edad de participar en la estimulación anal (con un dedo o un consolador).[13]​ Un estudio de 2014 de mujeres lesbianas en pareja en Canadá y EE. UU. encontró que el 7% realizaba estimulación o penetración anal al menos una vez a la semana; alrededor del 10% lo hizo mensualmente y el 70% no lo hizo en absoluto.[39]

En 2003, Julia V Bailey y su equipo de investigación publicaron datos basados en una muestra del Reino Unido de 803 mujeres lesbianas y bisexuales que asistían a dos clínicas de salud sexual para lesbianas en Londres y 415 mujeres que tienen sexo con mujeres (MSM) de una muestra comunitaria; El estudio informó que las prácticas sexuales más comúnmente citadas entre mujeres "eran el sexo oral, la penetración vaginal con los dedos, la masturbación mutua y el tribadismo (frottage con contacto genital a genital o frotamiento de los genitales contra otra parte del cuerpo de la pareja), cada uno de los cuales ocurrió en el 85% de [mujeres que tienen sexo con mujeres] ". Al igual que los estudios anteriores, los datos también mostraron que la penetración vaginal con consoladores o con otros juguetes sexuales entre las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres es poco común.[14][40]​ Una encuesta en línea de 2012 de 3116 mujeres que tienen sexo con mujeres, publicada en The BMJ, encontró que la mayoría de las mujeres informaban antecedentes de frotamiento genital (99,8%), dedeo vaginal (99,2%), tijereteo genital (90,8%), cunnilingus ( 98,8%) y uso de vibrador (74,1%).[41]

Salud y riesgosEditar

Como otras conductas sexuales, estas actividades pueden llevar asociadas un aumento del riesgo de enfermedades de transmisión sexual y otras enfermedades patógenas.[42]​ El Centers for Disease Control de Estados Unidos destacó que existe muy poca información disponible sobre el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual entre mujeres.[43]​ Sin embargo, señalaron que patógenos como la tricomoniasis, el VIH, el virus del papiloma humano (VPH), que se ha relacionado en casi todos los casos de cáncer cervical) y la sífilis pueden contagiarse a través del contacto sexual entre mujeres.[43]​Cuando la actividad sexual lésbica es de naturaleza no penetrante, el riesgo de intercambio de fluidos corporales es generalmente menor y, por lo tanto, la incidencia de transmisión de infecciones de transmisión sexual también es relativamente baja,[44][45]​ especialmente cuando se compara con las actividades sexuales con penetración entre parejas hombre-mujer u hombre-hombre.[46]​ El uso de juguetes sexuales por más de una persona aumenta el riesgo de transmitir tales infecciones.[43][47]​ Aunque el riesgo de transmisión del VIH a partir de la actividad sexual lésbica es significativamente menor que el de la transmisión del VIH a través de la actividad sexual entre hombre-mujer y hombre-hombre, está presente.[43]​ El VIH se puede transmitir a través de los fluidos corporales, como la sangre (incluida la sangre menstrual), el fluido vaginal y la leche materna, o mediante el sexo oral si la persona tiene cortes o llagas en la boca o una mala higiene bucal.[44]

Aunque los índices de estas patologías se desconocen, un estudio mostró que el 30% de las lesbianas y mujeres bisexuales tenían un historial clínico médico en el que constaban enfermedades de transmisión sexual.[48]​ Esto no implica que las lesbianas sexualmente activas estén expuestas a mayores riesgos para la salud que la población general. Health Canada señaló que "la prevalencia de todos los tipos del virus del papiloma humano (los que causan cáncer y los que no) en diferentes grupos de mujeres canadienses se sitúa entre el 20%–33%" y una universidad estadounidense encontró que el 60% de las mujeres sexualmente activas fueron infectadas con el VPH en algún momento de los últimos tres años.[49]

La revista médica American Family Physician (AFP) sugiere que las mujeres lesbianas y bisexuales "cubran los juguetes sexuales que penetren en la vagina o el ano de más de una persona con un condón nuevo para cada persona" y que "consideren usar juguetes diferentes para cada persona", usar una barrera de protección (por ejemplo, una sábana de látex, un protector dental, un condón abierto o una envoltura de plástico) durante el sexo oral y "usar guantes de látex o de vinilo y lubricante para cualquier relación sexual manual que pueda causar sangrado".[47]​ Sin embargo, "no hay pruebas sólidas" de que el uso de un protector dental reduzca los riesgos de transmisión de ITS entre mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres; Los estudios muestran que el uso de un dique dental como barrera de protección rara vez se practica y que, entre las mujeres que tienen sexo con mujeres, esto puede deberse a que las personas tienen "conocimientos limitados sobre las posibilidades de transmisión de ITS o se sienten menos vulnerables a las ITS".[14]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «The Hite Reports: What do they say?». hite-research.com. Archivado desde el original el 1 de junio de 2009. Consultado el 19 de noviembre de 2011. 
  2. About.com, Kathy Belge with Felice Newman, Steps of Tribadism, consultado el 27 noviembre de 2007
  3. Journal of the Gay and Lesbian Medical Association, Allison L. Diamant1, Janet Lever and Mark A. Schuster, Lesbians' Sexual Activities and Efforts to Reduce Risks for Sexually Transmitted Diseases (abstract), consultado el 27 noviembre de 2007
  4. «Lesbianism: Women's Sexual Expression Together». hite-research.com. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2008. Consultado el 27 de noviembre de 2007. 
  5. Levin, Roy J. " The breast/nipple/areola complex and human sexuality". Sexual & Relationship Therapy. Vol.21, Issue 2 (May 2006). p.237–249
  6. «Nipple/Breast stimulation and sexual arousal in young men and women». The Journal of Sexual Medicine 3 (3): 450-4. mayo 2006. PMID 16681470. doi:10.1111/j.1743-6109.2006.00230.x. 
  7. «Physiologic Mechanism of Nipple Stimulation». Medscape Today from WebMD. Consultado el 20 de noviembre de 2010. 
  8. «Oxytocin: the Great Facilitator of Life». Progress in Neurobiology 88 (2): 127-51. junio de 2009. PMC 2689929. PMID 19482229. doi:10.1016/j.pneurobio.2009.04.001. 
  9. a b c Rosenthal, Martha (2012). Human Sexuality: From Cells to Society. Cengage Learning. pp. 133-135. ISBN 978-0618755714. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  10. a b Daniel L. Schacter; Daniel T. Gilbert; Daniel M. Wegner (2010). Psychology. Macmillan. p. 336. ISBN 978-1429237192. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  11. «The Sexual Response Cycle». University of California, Santa Barbara. Archivado desde el original el 25 de julio de 2011. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  12. Irving B. Weiner; W. Edward Craighead (2010). The Corsini Encyclopedia of Psychology, Volume 2. John Wiley & Sons. p. 761. ISBN 978-0470170267. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  13. a b c d e Janell L. Carroll (2009). Sexuality Now: Embracing Diversity. Cengage Learning. p. 272. ISBN 978-0-495-60274-3. Consultado el 19 de diciembre de 2010. 
  14. a b c d e Jonathan Zenilman; Mohsen Shahmanesh (2011). Sexually Transmitted Infections: Diagnosis, Management, and Treatment. Jones & Bartlett Publishers. pp. 329-330. ISBN 978-0495812944. Consultado el 4 de noviembre de 2012. 
  15. «Lesbians' Sexual Activities and Efforts to Reduce Risks for Sexually Transmitted Diseases». J Gay Lesbian Med Assoc 4 (2): 41-8. Jun 2000. doi:10.1023/A:1009513623365. 
  16. «I Want a Better Orgasm!». WebMD. Archivado desde el original el 13 de enero de 2009. Consultado el 18 de agosto de 2011. 
  17. Janell L. Carroll (2009). Sexuality Now: Embracing Diversity. Cengage Learning. pp. 265-267. ISBN 978-0-495-60274-3. Consultado el 12 de mayo de 2014. 
  18. Mah, Kenneth; Binik, Yitzchak M (7 de enero de 2001). «The nature of human orgasm: a critical review of major trends». Clinical Psychology Review 21 (6): 823-856. PMID 11497209. doi:10.1016/S0272-7358(00)00069-6. «Women rated clitoral stimulation as at least somewhat more important than vaginal stimulation in achieving orgasm; only about 20% indicated that they did not require additional clitoral stimulation during intercourse.» 
  19. Kammerer-Doak, Dorothy; Rogers, Rebecca G. (junio de 2008). «Female Sexual Function and Dysfunction». Obstetrics and Gynecology Clinics of North America 35 (2): 169-183. PMID 18486835. doi:10.1016/j.ogc.2008.03.006. «Most women report the inability to achieve orgasm with vaginal intercourse and require direct clitoral stimulation ... About 20% have coital climaxes...» 
  20. Kotecha, Sima (14 de abril de 2008). «BBC - Newsbeat - Health - G Shot 'helps women in search of orgasm'». Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  21. a b c d e Jerrold S. Greenberg; Clint E. Bruess; Sarah C. Conklin (2010). Exploring the dimensions of human sexuality. Jones & Bartlett Learning. pp. 489-490. ISBN 9780763797409. 9780763741488. Consultado el 21 de enero de 2013. 
  22. a b c Douglas C. Kimmel; Tara Rose; Steven David (2006). Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Aging: Research and Clinical Perspectives. Jones & Bartlett Learning. pp. 73-79. ISBN 978-0-231-13618-1. 9780231136181. Consultado el 19 de diciembre de 2010. 
  23. Hite, Shere (2003). The Hite Report: A Nationwide Study of Female Sexuality. New York, NY: Seven Stories Press. p. 322. ISBN 978-1583225691. Consultado el 2 de marzo de 2012. 
  24. Jude Schell (2008). Lesbian Sex: 101 Lovemaking Positions. Ten Speed Press. pp. 224 pages. ISBN 978-0-495-60274-3. Consultado el 4 de noviembre de 2012. 
  25. Judith Halberstam (1998). Female Masculinity. Duke University Press. p. 329. ISBN 978-0-8223-2243-6. 9780822322436. Consultado el 19 de diciembre de 2010. 
  26. Rogiere, Jean, "The Little Book of Sex". Ulysses Press. 2001. ISBN 1-56975-305-9, 96 pages.
  27. a b c Wayne Weiten; Dana S. Dunn; Elizabeth Yost Hammer (2011). Psychology Applied to Modern Life: Adjustment in the 21st Century. Cengage Learning. p. 386. ISBN 978-1-111-18663-0. Consultado el 5 de enero de 2012. 
  28. a b c Iasenza, S. The Big Lie: Lesbian Bed Death, Fridae newsletter (November 9, 2001). Retrieved on June 14 2009.
  29. McCroy, Winnie (22 de junio de 2010). «The Myth of Lesbian Bed Death». The Village Voice. Consultado el 20 de febrero de 2011. 
  30. Dowling, Nikki (25 de febrero de 2010). «Girl On Girl: Lesbian Bed Death Is A Big, Fat Myth». The Frisky. Archivado desde el original el 8 de octubre de 2011. Consultado el 20 de febrero de 2011. 
  31. Holmberg, Diane; Blair, Karen Lyndsay (2009). «Sexual Desire, Communication, Satisfaction, and Preferences of Men and Women in Same-Sex Versus Mixed-Sex Relationships». The Journal of Sex Research 46 (1): 57-66. ISSN 1559-8519. PMID 19116863. doi:10.1080/00224490802645294. Archivado desde el original el 21 de octubre de 2013. 
  32. Blair, Karen; Pukall, Caroline (2014). «Can Less Be More? Comparing Duration vs. Frequency of Sexual Encounters in Same-Sex and Mixed-Sex Relationships» (PDF). Canadian Journal of Human Sexuality 23 (2): 123-136. doi:10.3138/cjhs.2393. 
  33. Hite, Shere (2004). The Hite Report: A Nationwide Study of Female Sexuality. New York, NY: Seven Stories Press. pp. 512 pages. ISBN 978-1-58322-569-1. Consultado el 2 de marzo de 2012. 
  34. Belge, Kathy. «Do All Lesbians Like Oral Sex?». About.com. Consultado el 3 de junio de 2012. 
  35. Naomi B. McCormick (1994). Sexual Salvation: Affirming Women's Sexual Rights and Pleasures. Greenwood Publishing Group. p. 207. ISBN 978-0275943592. Consultado el 18 de abril de 2012. 
  36. a b c Ginny Vida; Karol D. Lightner; Tanya Viger (2010). The New Our Right to Love: A Lesbian Resource Book. Simon and Schuster. p. 74. ISBN 978-0684806822. Consultado el 18 de abril de 2012. 
  37. a b Jerry J. J. Bigner; Joseph L. L. Wetchler (2012). Handbook of LGBT-Affirmative Couple and Family Therapy. Routledge. p. 102. ISBN 978-1136340321. Consultado el 18 de abril de 2012. 
  38. Kat Harding (2006). The Lesbian Kama Sutra. Macmillan. p. 31. ISBN 978-0-312-33585-4. Consultado el 3 de febrero de 2011. 
  39. Cohen, Jacqueline N.; Byers, E. Sandra (2014). «Beyond Lesbian Bed Death: Enhancing Our Understanding of the Sexuality of Sexual-Minority Women in Relationships». Journal of Sex Research 51 (8): 893-903. ISSN 0022-4499. PMID 23924274. doi:10.1080/00224499.2013.795924. 
  40. J V Bailey; C Farquhar; C Owen; D Whittaker (abril 2003). «Sexual behaviour of lesbians and bisexual women». Sexually Transmitted Infections 79 (2): 147-150. PMC 1744617. PMID 12690139. doi:10.1136/sti.79.2.147. 
  41. Schick, V; Rosenberger, JG; Herbenick, D; Reece, M (2012). «Sexual behaviour and risk reduction strategies among a multinational sample of women who have sex with women». Sex Transm Infect 88 (6): 407-12. PMID 22563015. doi:10.1136/sextrans-2011-050404. 
  42. LesbianSTD.com Archivado el 14 de diciembre de 2007 en Wayback Machine., consultado el 27 noviembre de 2007
  43. a b c d Centers for Disease Control, «Women Who Have Sex with Women (WSW)». Archivado desde el original el 21 de febrero de 2009. , consultado el 27 noviembre de 2007
  44. a b Dianne Hales (2008). An Invitation to Health Brief 2010-2011. Cengage Learning. pp. 269-271. ISBN 978-0495391920. Consultado el 29 de agosto de 2013. 
  45. William Alexander; Helaine Bader; Judith H. LaRosa (2011). New Dimensions in Women's Health. Jones & Bartlett Publishers. p. 211. ISBN 978-1449683757. Consultado el 29 de agosto de 2013. 
  46. «Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2006». Centers for Disease Control and Prevention (CDC). 2006. Consultado el 14 de mayo de 2014. 
  47. a b Chivers, Meredith L.; Wiedermana, Michael W. (2006). «Primary Care for Lesbians and Bisexual Women». American Family Physician 74 (2): 279-286. PMID 16883925. doi:10.1080/00224490709336797. 
  48. Western Journal of Medicine, Rita Lee, Health care problems of lesbian, gay, bisexual, and transgender patients, junio 2000, consultado en noviembre de 2007.
  49. Teach2Wait, Stephen J. Genuis, Managing the sexually transmitted disease pandemic: A time for reevaluation Archivado el 16 de julio de 2011 en Wayback Machine., consultado el 27 noviembre de 2007

Enlaces externosEditar