Príncipe-obispo

título de nobleza usado por los obispos que gobernaron algún principado del Sacro Imperio Romano Germánico

Un príncipe-obispo es un obispo que, además de ser la máxima autoridad religiosa en una diócesis, es gobernante o jefe de Estado en el territorio de la diócesis o en parte de este. En los casos en que la máxima autoridad civil la ejerzan un arzobispo o un abad los términos equivalentes son príncipe-arzobispo o príncipe-abad.

EjemplosEditar

Sacro Imperio Romano GermánicoEditar

 
Territorio del Sacro Imperio Romano Germánico gobernado por autoridades religiosas en 1648.

Príncipe-obispo fue el título de nobleza usado por los obispos que gobernaron un estado eclesiástico del Sacro Imperio Romano Germánico, o si habían recibido el título de príncipe del Sacro Imperio.

Así, el obispo de Lieja, soberano del Principado de Lieja, fue desde 985 obispo y príncipe del Imperio. Todavía existe en esta ciudad de Bélgica el Palacio de los Príncipes-Obispos de Lieja (actualmente sede del Palacio de Justicia de Lieja).[1]

Hubo otros ejemplos, como el príncipe-obispo de Estrasburgo, Metz, Basilea, Ginebra, Sion, Salzburgo, Osnabrück, Riga (Príncipe de Livonia), Münster, Utrecht, Montenegro y Trento.

El Principado de Stavelot-Malmédy (en Lieja) fue también un estado soberano regido por un príncipe-abad.

La mayoría de estos principados religiosos desaparecieron a principios del siglo XIX, cuando Napoleón disolvió el Sacro Imperio Romano y fundó la Confederación del Rin. Algunos también fueron anexionados por Francia.

AndorraEditar

Un caso aparte es el Principado de Andorra, aún existente en la actualidad, cuya jefatura del Estado es ostentada conjuntamente (como copríncipes de Andorra) por el obispo de Urgell y el presidente de la República Francesa -este último depositario de los derechos históricos de los vizcondes de Castellbò, luego condes de Foix, reyes de Navarra y finalmente de Francia.[2]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar