Abrir menú principal

Primer viaje de James Cook

viaje comandado por James Cook al Pacifico sur a bordo del HMB Endeavour

El primer viaje de James Cook fue una expedición al océano Pacífico sur organizada de forma combinada por la Royal Navy y la Royal Society que tuvo lugar desde agosto de 1768 hasta julio de 1771 y en la cual, a bordo del HMB Endeavour, Cook y sus hombres circunnavegaron el globo. Fue el primero de los tres viajes al Pacífico capitaneados por Cook. Planteada de forma ambiciosa tanto desde el punto de vista científico como geopolítico, la expedición partió de Inglaterra con dos objetivos fundamentales. El objetivo oficial y que inicialmente justificó esta expedición era enviar observadores al Pacífico Sur para presenciar el tránsito de Venus por delante del Sol, que estaba previsto que sucediera el 3 de junio 1769, acontecimiento astronómico poco usual gracias al cual se podía determinar de forma fiable cual era la distancia que separaba la Tierra del Sol. Una vez que se decidió la realización del viaje, el Almirantazgo añadió un segundo objetivo estratégico y confidencial, solo conocido por Cook: buscar evidencia de la existencia de un hipotético y todavía no descubierto continente austral, conocido en la época como la Terra Australis Incognita o "tierra del sur desconocida".

Ruta del primer viaje de James Cook (1768-1771).

El viaje recibió el apoyo explícito del rey Jorge III y fue sufragado en parte por la propia corona y el gobierno británicos. El mando se le encomendó al entonces patrón de navío James Cook, un joven y poco conocido suboficial de la armada con conocimientos en cartografía, matemáticas y astronomía que fue ascendido a teniente para hacerse cargo de esta expedición. Partiendo desde Plymouth el 25 de agosto de 1768, el Endeavour cruzó el Atlántico, doblo el Cabo de Hornos, atravesó el Pacífico sur y llegó a Tahití a tiempo para observar el tránsito de Venus.

Cumplido el primer objetivo, Cook zarpó hacia zonas inexploradas del océano austral, siguiendo las órdenes secretas del Almirantazgo. No se encontró el supuesto continente austral, pero fue la parte más fructífera del viaje. Exploró, reclamándolas para Gran Bretaña, varias islas del Pacífico como Huahine, Raiatea y Bora Bora. A principios de octubre de 1769, la expedición llegó a Nueva Zelanda, siendo los segundos europeos en llegar allí después de Abel Tasman, que la descubrió 127 años antes. Cook y su tripulación pasaron los siguientes seis meses circunnavegando y explorando las dos islas neozelandesas, de las que realizaron una rigurosa y completa cartografía de sus costas. A principios de abril de 1770 dejaron Nueva Zelanda y pusieron de nuevo rumbo al oeste. El 19 de ese mes avistaron Australia, convirtiéndose en los primeros europeos en llegar oficialmente a la costa este australiana, desembarcando en la bahía de Botany, el sur de la actual ciudad de Sídney.

La expedición continuó hacia el norte a lo largo de toda la costa este de Australia, logrando evitar el naufragio en la Gran Barrera de coral. En octubre de 1770, la muy dañada Endeavour entró en el puerto de Batavia, en las Indias Orientales Holandesas, con su tripulación obligada a guardar secreto sobre las tierras que habían descubierto. Su viaje se reanudó el 26 de diciembre, doblando el cabo de Buena Esperanza el 13 de marzo de 1771, y llegó de vuelta a Inglaterra el 12 de julio, casi tres años después de su partida.

El HMB Endeavour. Representación artística moderna, Archives New Zealand.

El primer viaje de Cook es una de las grandes expediciones marítimas de la era moderna. Consiguió una serie de logros muy significativos en diversos campos del conocimiento como la geografía,la astronomia, la botánica o la antropología, por nombrar solo algunos. Gran Bretaña saco mucho partido de lo que Cook y su tripulación lograron. Las mediciones del tránsito de Venus ayudaron a determinar con bastante exactitud la distancia que separa a la Tierra del Sol. Geográficamente, supuso el descubrimiento definitivo de Australia y de Nueva Zelanda, confirmando de que esta última se trataba de dos grandes islas separadas. La rigurosa cartografía de sus costas realizada por Cook tardó mucho tiempo en ser superada. Además, el descubrimiento de la costa este de Australia fue el desencadenante de la colonización australiana por parte de Gran Bretaña, con la llegada de la Primera Flota a Port Jackson en enero de 1788, así como la de Nueva Zelanda a principios del siglo XIX, que ocasionaron a su vez serios perjuicios en las poblaciones nativas. Aunque la expedición sufrió bajas por enfermedad, fue una de las primeras grandes travesías náuticas en las que, gracias a las medidas dietéticas y de higiene que Cook instauró y se esforzó porque se cumplieran, los casos de escorbuto fueron anecdóticos y no hubo ningún fallecido por esta causa entre la tripulación. La participación de la Royal Society en las personas del astrónomo Charles Green, los naturalistas Joseph Banks, Daniel Solander y Herman Spöring y los artistas Sydney Parkinson y Alexander Buchan, que realizaron un inmenso trabajo de recolección, descripción, catalogación y representación gráfica de un enorme número de especímenes botánicos y zoológicos, muchos de ellos inéditos hasta entonces para la ciencia europea, además de las primeras descripciones antropológicas de los pueblos polinesios y aborígenes australianos, la convirtió en una de las primeras expediciones científicas de la era moderna y un modelo a imitar por las que le siguieron, incluidos los dos siguientes viajes de Cook.

Al año siguiente de su regreso, Cook emprendió el segundo viaje al Pacífico, que duró desde 1772 hasta 1775. Su tercer y último viaje duró desde 1776 hasta 1779.

Antecedentes y concepción del viajeEditar

 
Edmund Halley, retrato de Thomas Murray, hacia 1690. The Royal Society.

El astrónomo Edmund Halley, basándose en una idea de 1663 del matemático escocés James Gregory, describió en 1716 un método para calcular con exactitud la distancia que separa la Tierra del Sol.[1]​ Según Halley el tiempo de tránsito de un planeta como Venus delante del Sol podía utilizarse para estimar el paralaje con el Sol. Si esto se hacía desde diferentes lugares de la Tierra suficientemente separados, la combinación de las mediciones obtenidas permitirían medir dicho paralaje y así obtener la distancia entre la Tierra y el Sol con una precisión sin precedentes. Los tránsitos de Venus son uno de los eventos astronómicos predecibles más infrecuentes. Suceden, a grandes rasgos, según un patrón que se repite cada 243 años, con un par de tránsitos separados entre sí por tan solo 8 años pero con un intervalo de más de un siglo hasta el siguiente par.[2]​​ En los tiempos de Halley, las predicciones decían que el próximo par de tránsitos iba a tener lugar en 1761 y en 1769. Las observaciones realizadas en 1761 fracasaron debido principalmente a las malas condiciones atmosféricas.[3]​ Por ello, el tránsito de 1769 iba a ser un nueva y última oportunidad para observarlo antes del siguiente par más de 100 años después. Se preveía que iba a tener lugar el 3 y 4 de junio de aquel año. Todas las potencias europeas hicieron planes para enviar observadores a diferentes lugares del globo para esa fecha.[4]​ En noviembre de 1967 la Royal Society creó una comisión dedicada exclusivamente a este propósito.[5][6]​ Siguiendo las recomendaciones que hizo Halley sobre los lugares en los deberían hacerse las observaciones,la comisión determinó que enviaría parejas de observadores al Cabo Norte en Noruega, a Fort Churchill en la bahía de Hudson y a una isla en el Pacífico Sur aún por decidir.[5]​ En diciembre de 1767, el astrónomo real, el reverendo Nevil Maskelyne, definió en coordenadas los límites geográficos en los que debía de encontrarse la mejor localización austral para la observación del tránsito.[7]​ De acuerdo a lo que se conocía por aquel entonces de aquella zona del mundo, en estos límites se encontraban, en el noroeste, las islas Marquesas, en el sur del océano Índico, las islas de Nueva Ámsterdam (descubierta por Juan Sebastián Elcano en 1522), y, en el suroeste de dicho océano, la isla de Rotterdam, que actualmente se denomina Nomuka, en Tonga (descubierta por Abel Tasman en 1643).

El 16 de febrero de 1768, la sociedad científica pidió al rey Jorge III su beneplácito y que financiara estas expediciones científicas, sobre todo la que iba a ser más costosa por lo lejano de su destino, la del sur del océano Pacífico.[8]​ El 29 de febrero el entonces Secretario de Estado para las Regiones del Sur, Lord Shelburne, comunicó al Almirantazgo, el órgano de gobierno de la Royal Navy, que el rey y el gobierno británico habían dado su aprobación a este proyecto y que otorgaban 4.000 libras para la expedición del Pacífico, instándoles a la Armada debía hacerse cargo de equipar un navío para llevar a los observadores hasta el lugar finalmente escogido.[9][6]

Maskelyne había propuesto que la persona adecuada para dirigir una expedición como esa a dichos destinos tenía que ser alguien que fuese oficial de la armada y que además tuviera conocimientos científicos y de astronomía. Su propuesta era la del capitán John Campbell, oficial de la Armada, miembro de la Royal Society y del comité para el Tránsito y científico que había intervenido en el desarrollo del sextante y del cuadrante, pero al parecer rehusó.[7]​ El célebre geógrafo escocés Alexander Dalrymple, uno de los defensores de la existencia de un continente austral, se propuso a la Royal Society como la persona que reunía los méritos necesarios, siempre y cuando se le concediera el mando absoluto de la misión con una comisión provisional como capitán en la Armada.[10]​ La Royal Society apoyó esta proposición y así se lo trasmitio al Almirantazgo. Sin embargo, el Primer Lord del Almirantazgo Edward Hawke rechazó esta propuesta de forma rotunda, llegando a decir que preferiría cortarse la mano derecha a darle el mando de un buque de su majestad a alguien no instruido en la Armada.[11][12]​ Esta decisión estuvo influenciada por el episodio de insubordinación que tuvo lugar a bordo de la corbeta HMS Paramour en 1698, cuando los oficiales de la Armada Real se habían negado a aceptar órdenes de Edmund Halley, que ejercía en aquella misión como comandante civil.[11]​ También podía haber motivos políticos más sutiles. Dalrymple fue el gobernador británico en Filipinas tras la toma y saqueo de Manila el 6 de octubre de 1762 por los británicos al imperio español, en el curso de la Guerra de los Siete Años.[13]​ Restaurado el control español de Manila tras el Tratado de París de 1763, el Almirantazgo pensó que poner a Dalrymple, uno de los responsables directos del saqueo de Manila, al mando de una expedición naval al Pacífico Sur provocaría problemas con España. El Almirantazgo veía más conveniente la que el mando lo ostentara alguien con un perfil más bajo y anónimo, para no levantar suspicacias antes de tiempo en el resto de potencias europeas con intereses en el Pacífico.[Nota 1]

El 3 de abril se celebrá una reunión del consejo de la Royal Society en la que su presidente, Lord Morton,[Nota 2]​ comunica a los miembros de la sociedad que el Almirantazgo rechazaba la elección de Dalrymple y que la misión tenía que estar dirigida por un oficial de la marina y no por un civil. Sin tener el mando de la expedición, Dalrymple renuncia a ir en ella.[6]

 
James Cook, retrato al óleo de Sir Nathaniel Dance-Holland, hacia 1775, Museo Marítimo Nacional, Grennwich.
 
Hugh Palliser, retrato al óleo de George Dance, hacia 1775, Museo Marítimo Nacional, Greenwich.

James Cook había regresado de su última misión topográfica en Newfounland al mando del HMS Grenville en noviembre de 1767. Había pasado el invierno en casa preparando para su publicación todas las cartas y mapas realizados en Canadá.[16]​ Para las fechas en las que se estaba buscando un candidato para capitanear la expedición del Pacífico, Cook estaba preparándose para otro verano más en Newfounland, como lo atestiguan las cartas que dirige al secretario del Almirantazgo.[17][18]​ Sin embargo, en las oficina de la marina ya se estaba considerando su elección. El secretario de dicho organismo, Philip Stephens, que conocía bien a Cook como master[Nota 3]​ del Grenville y su excepcional trabajo como cartógrafo en Newfoundland, fue quien probablemente lo propuso a los lores del Almirantazgo, rompiéndose así el impasse. Cumplía varios requisitos, ya que además de tener experiencia en el mando, era muy buen navegante y poseía una excelente formación matemática y astronómica,[19]​ como demostró en la observación del eclipse de Sol que pudo observar en Newfounland y cuya descripción publicó en la revista de la Royal Society, lo cual hacía que no fuese un total desconocido a ojos de los miembros de la esta sociedad. Hugh Palliser, el comodoro y gobernador de la provincia británica de Newfloundland, mentor y valedor de los méritos de Cook, escribe el 12 de abril al Almirantazgo para proponer un sustituto para el mando del Grenville previendo que Cook no va seguir. El 5 de mayo la decisión ya estaba tomada porque se celebró una reunión de la Royal Society en la que James Cook es presentado ante los miembros de la sociedad como la persona elegida para mandar la expedición y colaborar en las observaciones astronómicas.[18]​ Una vez aceptado por ambas partes, el Almirantazgo, para afianzar la capacidad de mando de Cook, le hace presentarse al examen de teniente el 13 de mayo, prueba que pasa sobrado de méritos y referencias. El 25 de mayo se aprueba oficialmente su ascenso a teniente de la marina asignándole el mando del HMB Endeavour como primer teniente y comandante del mismo.[20][21]

Considerando que le nombramos a usted Primer Teniente del Bricbarco de Su Majestad el Endeavour, ahora en Deptford, y tenemos la intención de que usted lo mande durante el viaje actualmente previsto; y considerando que hemos ordenado que dicho barco sea habilitado y abastecido en dicho lugar para el servicio exterior, tripulado con 70 hombres (de acuerdo al esquema que se adjuntaba al dorso de la carta de notificación) y con suministros para doce meses con todo tipo de provisiones (la asignación total necesaria para dicho número de hombres), excepto de cerveza de la que solo se le abastecerá para un mes, siendo abastecido de brandy para el resto. Por la presente se le requiere y se le ordena que ponga todo de su parte para que este dispuesto para hacerse a la mar en consecuencia y se dirija a Galleons Reach para cargar con la artillería y los suministros de la misma en ese lugar y esperar nuevas órdenes.
Otorgada por nuestras propias manos el 25 de mayo de 1768
Ed. Hawke, C. Townshend, Py. Brett [Nota 4]
 
Joseph Banks, pintado por Sir Joshua Reynolds en 1773. National Portrait Gallery.

Una de las personas que asistió a esa reunión de la Royal Society en la que fue presentado Cook era Joseph Banks. Entonces era un entusiasta joven de 25 años, heredero de la sustanciosa fortuna de una familia de terratenientes de Lincolnshire, formado como naturalista y botánico autodidacta.[25]​ Por diversos testimonios se sabe que hacia el mes de abril Banks ya tenía decidido que iba a participar en la expedición que se estaba preparando y estaba utilizando sus influencias para que tanto la Royal Society como el Almirantazgo se lo permitieran, como aprovechar su amistad con John Montagu, conde de Sandwich, que había sido Primer Lord del Almirantazgo.[26]​ No dudó en poner dinero de su propio bolsillo para pagarse un sitio en ese viaje: Banks aportó la suma aproximada de 10.000 libras esterlinas para sufragar la expedición y pagar los gastos que su participación pudiera ocasionar.[27]​ Una cifra considerable si tenemos en cuenta que la aportación que la corona y el gobierno británico habían sido de 4.000 libras.[28][29]​ Banks fue muy consciente de la gran oportunidad que como naturalista y botánico le ofrecía un viaje como aquel.

El 9 de junio la Royal Society comunicó al Almirantazgo, entre otros asuntos, que nombraban al astrónomo Charles Green y al propio James Cook los observadores oficiales y responsables de la observación del tránsito de Venus, y de que uno de los miembros de la sociedad, el Sr. Joseph Banks, formaria parte de la expedición en condición de naturalista y acompañado de su propio equipo de ayudantes.[30]​ No sabemos con certeza en que momento Cook supo que Banks y sus acompañantes formarían parte de la expedición. Ambos quizá ya se conocían porque pudieron haber coincidido en un baile que el gobernador de Newfoundland celebró en el puerto de Saint John dos años antes. Y sin duda debieron de tener contacto a raíz de las reuniones preparatorias que la Royal Society mantuvo durante el mes de mayo previo a la partida tras la presentación de Cook a los miembros de la sociedad. Esto no quiere decir que tanto Banks como Cook no tuvieran ya conocimiento de la participación del primero en la expedición mucho antes de que se ésta se hiciera oficial.[31]​ Esto sucedió el 22 de julio, con el Endeavour cargando armamento en Gallions Reach, cuando Cook recibe una notificación del secretario del Almirantazgo advirtiéndole de que deberá incluir en el Endeavour, tripulación supernumeraria formada por un grupo de pasajeros civiles que iban como equipo científico extraordinario.[32]

La Royal Society también comunicaba al Almirantazgo cuál era, finalmente, el destino escogido para la observación del tránsito de Venus: la isla del Rey Jorge, como entonces se llamó a la actual Tahití, que había sido descubierta por la expedición del capitán Samuel Wallis con el HMS Dolphin. Wallis acababa de volver a Inglaterra a mediados de ese mes de mayo después de casi 2 años de viaje. Tahití cumplía los requisitos de localización descritos por Maskelyne. La sociedad recomendaba que los observadores tenían que llegar a dicho lugar con al menos 4 o 6 semanas de antelación a la fecha prevista para el fenómeno.[Nota 5]

El Almirantazgo tenía además su propia perspectiva geopolítica sobre la expedición. El interés de las grandes potencias por el Pacífico era cada vez mayor, así como la búsqueda de nuevos territorios que colonizar. La presencia de un navío de la armada en las aguas del Pacífico sur era una gran oportunidad estratégica que había que aprovechar. Influido precisamente por las ideas y teorías geográficas de personas como Dalrymple, el Almirantazgo estableció un segundo objetivo, confidencial, que consistía en buscar evidencias del postulado continente Terra Australis Incognita todavía no descubierto.[35]​ Hay controversia respecto a la información previa con la que los británicos y el propio Cook contaban respecto a la situación de la hipotética Terra Australis o de otras masas terrestres en el Pacífico. Los viajes de Abel Tasman y otros navegantes holandeses habían dejado claro de la existencia de la costa occidental y norte de Nueva Holanda, de la costa sur de la Tierra de Van Diemen y la costa occidental de Nueva Zelanda así como sus latitudes y longitudes obtenidas con los métodos de medición de la época. Además estaban las escasas referencias dadas por los navegantes españoles, que habían dominado la navegación del Pacífico durante los siglos XVI y XVII.[36]​ De hecho, se da por seguro que Dalrymple aprovechó su mando en Manila durante el poco tiempo que la ciudad estuvo bajo dominación británica precisamente para hacerse con la abundante documentación que sobre los descubrimientos y rutas de navegación españolas había en las bibliotecas de la ciudad.[14]​ Por último, los dos viajes del Dolphin, sobre todo el segundo que daba la posición de la isla de Tahití, perfilaba datos sobre las rutas del Pacífico Sur desde el cabo de Hornos. Había por la tanto mapas y cartas náuticas con referencias más menos confusas sobre varias masas terrestres, islas y atolones a lo largo de toda la franja tropical del Pacífico.

Dalrymple había publicado en 1767 su obra An Account of the Discoveries made in the South Pacific Ocean, Previous to 1764,[37]​ en la que, además de defender la existencia de un continente austral de grandes dimensiones, contenía un mapa con las rutas de las expediciones al Pacífico realizadas hasta entonces, incluidas las rutas españolas que descubrió en los archivos de Manila. Entre ellas la realizada por Luis Váez de Torres a través del estrecho que lleva su nombre y que separa Nueva Guinea de Australia. Sin embargo, Dalrymple no da información que apoye este hecho y realiza un mapa en el que se perfilaba la costa de Nueva Holanda en continuación con la de la isla de Nueva Guinea y la de Tasmania sin separación de agua entre ellas. Y más al este aparecía la pequeña porción de costa oeste de Nueva Zelanda descubierta por Tasman, que comprendía una parte de la isla sur unida a la norte por desconocimiento del estrecho que las separaba.[38]​ Este libro y su mapa fue prestado por Dalrymple a Banks y éste lo puso a disposición de Cook.[39]​ Los otros mapas que Cook también debía tener a bordo eran los realizados por Robert de Vaugondy para la obra de Charles de Brosses en dos volúmenes titulada Historie des navigations aux terres australes, de 1756, libros en los que aparecen por primera vez los términos "Polinesia" y "Australasia" que de Brosses creó para nombrar estas regiones del Pacífico. En las últimas páginas del primer tomo, aparecían una serie de mapas que mostraban la teoría de este escritor francés de que el estrecho navegado por Luis Váez de Torres al sur de Nueva Guinea era la prueba de que esta isla estaba separada de la costa norte de Nueva Holanda.[40]​ De estas dos fuentes, Cook dedujo que españoles y holandeses habían circunnavegado la isla de Nueva Guinea y que está estaba separada de Nueva Holanda.[41]

Preparativos y tripulaciónEditar

EmbarcaciónEditar

Artículo principal: HMB Endeavour

 
El Earl of Pembroke, que luego sería el HMB Endeavour, saliendo del puerto de Whitby en 1768, por Thomas Luny, fechado en 1790.

Cuando el Almirantazgo recibe el encargo de buscar y equipar un barco para la expedición al Pacífico, encomienda la tarea a la Junta Naval. Está empieza a inspeccionar varios navíos a principios de marzo y pronto llega a la conclusión de que dada la duración prevista del viaje y la capacidad de carga que necesitaría, especificando que hacían falta al menos 350 toneladas de desplazamiento, se inclinaba por escoger un barco de carga tipo cat-built o collier antes que uno de los buques de guerra de la armada, más rápidos pero con menor capacidad en bodegas.[42][6]​ En ese momento había en el Támesis tres barcos que cumplían estas características: el Valentine, el Anna Elizabeth y un carguero de carbón tipo collier llamado Earl of Pembroke. El jefe de carpinteros del astillero de Deptford, Adam Hayes, dirige las inspecciones y el 27 de marzo envía un informe a la Junta Naval en el que recomienda que se escoja el Earl of Pembroke.[43]​ Era una barco construido en los astilleros de Fishburn de Whitby, Yorkshire, botado en junio de 1764 y dedicado al transporte de carbón entre las cuencas mineras del río Tyne en el norte de Inglaterra y el Támesis. Era un buque sólidamente construido con un arco amplio, plano, una popa cuadrada y un cuerpo alargado en forma de caja con una bodega profunda.[44]​ Un diseño de fondo plano lo hacía bien adaptado para la navegación en aguas poco profundas y le permitía quedar varado para la carga y descarga de mercancías y para las reparaciones básicas sin necesidad de un dique seco. Su eslora era de 32 m, con una manga de 8,92 m y un desplazamiento de 36871/94 toneladas.[43][45]

 
Paisaje mostrando los astilleros de Deptford, óleo sobre lienzo de Joseph Farrington, hacia 1794.

El Almirantazgo compró el Earl de Pembroke a finales de marzo de 1768 por la cantidad de £ 2.840 10 s y 11 d.[46][47]​ Entró en el dique seco de los astilleros de la armada en Deptford, en el Támesis para realizar diversas reparaciones y tareas de reacondicionamiento general. Se calafateó y sello el casco para dotarlo de un nuevo recubrimiento que lo hiciera resistente al gusano teredo que perforaba los cascos de los navíos que navegaban por aguas cálidas. Se le dotó de nuevos mástiles y aparejos. Se instaló una tercera cubierta interna para proporcionar nuevos camarotes para los oficiles, un polvorín y pañoles de almacenaje.[48]​ Se proporcionó una lancha, una pinaza y una yola como botes del buque, así como un conjunto de arrastradores de 28 pies (8,5 m) para permitir que el buque fuese remolcado a remo si no hay viento o pierde el mástil.[49]​ Los trabajos en el dique seco se prolongaron hasta mediados del mes de mayo, con un coste de casi 5.400 libras esterlinas.[50]​ El 5 de abril la Junta del Almirantazgo lo registra en la lista de navíos de la Royal Navy como His Majesty Bark Endeavour.[51][6][Nota 6]

Suministros y provisionesEditar

El aprovisionamiento de los barcos de la armada era responsabilidad de la Junta de Aprovisionamiento de la Royal Navy,[52]​ cuyas oficinas y almacenes se encontraban en los astilleros de Deptford. El Endeavour iba a ser aprovisionado para ser autosuficiente durante18 meses, aunque los cálculos de los suministros fueron cambiando continuamente durante el tiempo que el barco estuvo en Inglaterra antes de partir según Cook detectaba deficiencias y se incrementó la tripulación desde que salió de Deptford hasta que partió definitivamente de Plymouth.

Las provisiones cargadas al principio del viaje incluye 6.000 piezas de carne de cerdo y 4.000 de carne de buey, nueve toneladas de pan, cinco toneladas de harina, tres toneladas de chucrut, una tonelada de uvas pasas y cantidades diversas de queso, sal, guisantes, aceite, vinagre, azúcar, semillas de mostaza y harina de avena. El abastecimiento alcohol consistió de 250 barriles de cerveza, 44 barriles de aguardiente y 17 barriles de ron.[53][54]​ También incluyó un pequeño ganado de animales vivos consistente en ovejas, patos, gallinas y una cerda con sus lechones, como fuente de carne fresca y huevos para completar las raciones de a bordo.[55]​ Además, en última instancia también se incluyó la cabra lechera que había ido en la expedición del Dolphin del capitán Wallis cuando esté volvió a Inglaterra de su cirucunnavegación.[39]

Una preocupación específica del Almirantazgo y su departamento sanitario era el escorbuto, el principal problema de salud en los viajes oceánicos de larga duración como el que iba a realizar el Endeavour. Por este motivo, el Almirantazgo envió varias instrucciones a Cook con recomendaciones para la prevención del mismo y, específicamente, que se le va a suministrar con ciertas provisiones que deberán dar regularmente a toda la tripulación con el objeto de probar su eficacia para el caso y que el cirujano del barco deberá anotar al respecto los efectos observados. Así, se enviaron al barco cargamentos de sopa deshidratada[Nota 7]​ preparada específicamente para la armada, malta para hacer wort (mosto de cerveza),[Nota 8]chucrut y concentrado de naranjas y limones junto con las instrucciones de como debían prepararse y tomarse estos productos.[59]

El barco recaló en Gallions Reach, donde estaban los arsenales de armas de la armada, donde cargó piezas de artillería para su defensa: diez cañones de cureña de cuatro libras, de los que seis son montados en la cubierta superior y el resto se guardan en la bodega, y doce cañones giratorios.[60]

Instrumentos de navegación y equipación científicaEditar

Además de los habituales instrumentos de medición de un navío de la armada del siglo XVIII, el Endeavour fue equipado con instrumentos más específicos para poder realizar las observaciones astronómicas y determinar con la mayor exactitud posible la posición y coordenadas del barco. Cook, que ya atesoraba una experiencia previa y muy productiva como topógrafo en Newfounland, pidió que se le equipara con un mesa de trabajo y material de escritorio, una plancheta, un teodolito, reglas de latón, micrómetros, lentes, placas de vidrio para trazar mapas al trasluz, brújulas convencionales y una brújula de azimut.[61]​ La Royal Society además le entregó una brújula de inclinación (dipping needle),[62][63]​ un tipo primario de brújula, con el que la sociedad científica quería que Cook hiciera durante el viaje mediciones de las desviaciones de la misma respecto a las brújulas más modernas.[64]

La expedición llevaba una excepcional dotación de telescopios. Estos instrumentos eran necesarios entonces para poder determinar las coordenadas en tierra utilizando el método de medición de los satélites de Júpiter, uno de los más exactos de la época. Pero en este caso además eran imprescindibles para las observaciones del tránsito de Venus. El Endeavour llevó los mejores instrumentos ópticos que los ingleses disponían en aquella época. No queda claro cuantos telescopios cargaba la expedición pero en base a los tres diferentes puestos de observación que se establecieron en Tahití para el tránsito de Venus debieron de ser al menos siete.[65]​ Todos ellos eran telescopios de reflexión. Cuatro aparecen descritos en la diversa documentación del viaje. Dos de ellos fueron suministrados por la Royal Society destinados específicamente para las observaciones del tránsito. Eran telescopios de reflexión de 60 cm de distancia focal construidos por el matemático y fabricante escocés de telescopios James Short. Uno de ellos además incoorporaba un micrómetro manufacturado por el óptico inglés John Dollond.[66][67]​ El tercero era un telescopio de reflexión más largo, de 1 m de distancia focal, que era propiedad de Daniel Solander y que al parecer era más potente y de mejor calidad que los dos anteriores.[68]​ El cuarto era el telescopio de reflexión que Cook había utilizado en el Grenville y con el que estaba familiarizado al haberlo utilizado en sus misiones en Terranova. Pidió expresamente a la Junta Naval que se lo enviaran al Endeavour.[69]

Para la determinación de la latitud durante la navegación, Cook contaba con sextantes y cuadrantes, mientras que para la longitud el Almirantazgo le proporcionó las últimas ediciónes del Nautical Almanac and Astronomical Ephemeris, el almanaque náutico británico, las correspondientes a 1768 y 1769, editadas por Nevil Maskelyne.[70]​ Este almanaque fue uno de los encargos de la Comisión de la Longitud que Maskelyne impulso y publicó por primera vez en 1766 para facilitar a los marinos los cálculos de la longitud.[71]​ Contenía 30 tablas en las se recogían las distancias angulares de la Luna y el Sol con respecto a 7 de las estrellas más brillantes del cielo nocturno respecto a la hora de Greenwich de cada día del año en intervalos de 3 horas. Las medidas de dichos ángulos a bordo mediante un sextante en un lugar determinado del mar a una hora concreta se comparaban con las de las tablas y la diferencia daba la longitud, teniendo en cuenta que cada hora de diferencia son 15 grados de longitud. Hasta su segundo viaje Cook no utilizó cronómetros para determinar la longitud.[72]

Si que llevó a bordo un reloj de péndulo, construido por John Shelton en 1756, adquirido por la Royal Society con el fin de ser utilizado en las mediciones del tránsito de Venus. Una vez llegados a Tahití y determinada la hora local mediante sextante y las tablas lunares, este reloj serviría para medir con la mayor exactitud posible la duración del tránsito de Venus.[73]

Por su parte, Joseph Banks llevaba consigo todo un variopinto y copioso equipo de artefactos y utensilios para capturar animales y recolectar y almacenar muestras de plantas. Según una carta que el también naturalista John Ellis, amigo de Banks y de Solander, escribió el 19 de agosto de aquel año a Carl Linneo, nadie había ido nunca tan preparado para un viaje científico naturalista como Banks y su grupo:

Nadie fue a la mar mejor preparado para el propósito de la Historia Natural, ni más elegantemente. Llevan consigo una excelente biblioteca de Historia Natural; llevan todo tipo de artefactos para atrapar y preservar insectos; todo tipo de mallas, redes de arrastre, garfios y anzuelos para la pesca de coral; llevan incluso la curiosa invención de un telescopio, por el cual, puesto en el agua allí donde esta sea lo suficientemente clara, se puede ver el fondo a una gran profundidad. Llevan muchos tipo de botellas con sus tapones, de varios tamaños, para preservar animales en alcohol. Tienen los diversos tipos de sales para secar las semillas; y cera, tanto cera de abejas como la de Myrica; respaldándoles van un grupo de personas cuya única ocupación es asistirlos en esos propósitos. Tienen dos pintores y dibujantes, varios voluntarios que tienen nociones de Historia Natural; en resumen, Solander me aseguró que esta expedición costaría a Banks diez mil libras. Todo esto está motivado por ti y tus escritos.
John Ellis, carta a Carlos Linneo del 19 de agosto de 1768[74]

No se conoce la lista de libros que formaban la "execelente" biblioteca de historia natural a la que hece referencia Ellis. En los diarios del viaje se citan obras concretas y por ello se ha deducido que pudo haber entre 50 y 65 títulos en unos 130 volúmenes.[75]​ Entre ellos iba un ejemplar del Systema Naturae de Linneo y del Species Plantarum del mismo autor, obras que iban a ayudar a Banks y Solander a clasificar sus hallazgos y determinar aquellos que no estaban aún catalogados. Por su parte, Cook, como ya hemos mencionado, se suplió de varias obras de navegación además del almanaque náutico de la armada.

TripulaciónEditar

Anexo:Tripulación del HMB Endeavour en el primer viaje de James Cook

En un principio, el Almirantazgo estableció para el Endeavour una tripulación de 70 hombres. Dicha tripulación iba a estar compuesta, además de Cook, por un grupo de oficiales y suboficiales consistente en un teniente segundo, un master, dos ayudantes del master, un cirujano, un ayudante de cirujano y tres guardiamarinas. Además contaría con un contramaestre, dos ayudantes de contramaestre, un artillero, un carpintero con un ayudante, un cocinero, dos pilotos de derrota, un secretario del comandante, un armero, un velero, 40 marineros de primera (able seaman)[Nota 9]​ y 8 criados para oficiales, suboficiales y algunos de los cargos intermedios.[77]​ Era un tripulación más numerosa de lo que hubiera correspondido para un barco como el Endeavour porque el Almirantazgo esperaba un elevado número de bajas por enfermedad o fallecimiento durante el viaje.[78][79]

A finales de mayo, con el Endeavour todavía en astilleros, comenzó el reclutamiento de la tripulación, proceso que duraría algo más de dos meses. Durante todo ese tiempo se fueron incorporando los hombres, a la vez que y se cargaban víveres, suministros, armas y material diverso.[80]​ El rol de tripulación, o libro de registro de la misma, se abre el 27 de mayo de 1768 con catorce incorporaciones. Lo inicia, con el número uno, el propio James Cook seguido de trece hombres más.[81]​ Entre ellos ocho de la goleta HMS Grenville, el barco de Cook en su anterior destino, que habían navegado con él en sus misiones topográficas en Newfounland entre los años 1763 y 1768 y que le siguieron a este nuevo destino.[82][Nota 10]

El segundo oficial al mando de la expedición es el teniente Zachary Hicks, de 29 años. Marinero con una experiencia en el mar de nueve años, cinco en barcos de la Compañía Británica de las Indias Orientales, por lo que conocía el océano Índico, y cuatro en la Royal Navy. Había aprobado el examen de teniente hacía ya ocho años y dos meses antes de ser asignado al Endeavour obtuvo su primer mando efectivo en el sloop de 14 cañones HMS Hornet[83]​. Su destino como segundo teniente del Endeavour fue aprobado el 26 del mayo, inmediatamente después que el nombramiento de Cook[84]​ y se incorpora al barco el 3 de junio junto con su criado, William Harvey.[85]​ Hicks ya padecía tuberculosis cuando llega al Endeavour, aunque según los diarios de la expedición el cumplimiento de sus obligaciones no se vio afectado por ello hasta que el barco llegó a Batavia. Fue la causa de su fallecimiento durante el viaje de regreso, poco más de dos meses antes de que el Endeavour llegará a Inglaterra.[86]

 
John Gore, retrato por John Webber, 1780.

El tercero en la cadena de mando era el teniente John Gore, de 38 años y nacido en la colonia británica norteamericana de Virginia.[87]​ Inicialmente el Endeavour solo iba contar con un teniente por debajo de Cook. Pero el Almirantazgo cambió de planes y decidió su nombramiento pocos días antes de que el barco dejará los astilleros de Deptford.[88]​ Era un experimentado hombre de mar, con una carrera en la Royal Navy iniciada en 1755, que además tenía un gran sentido común, buenas condiciones físicas y era un hábil cazador. Probablemente fuese el marinero más preparado y con mayor experiencia de toda la tripulación. Cuando se le destina al Endeavour tenía ya dos circunnavegaciones en su haber, las dos de los recientes viajes del HMS Dolphin alrededor del mundo. El primero con el comodoro John Byron en 1764-1766 y el segundo con el capitán Samuel Wallis en 1766-1768, en ambas como ayudante del master.[89]​ Este bagaje le convertía en una de las personas con más conocimiento real del Pacífico Sur y sus islas y un candidato ideal para cualquier expedición, lo que sin duda fue determinante para que el Almirantazgo pensara en él.[90]​ El Dolphin llegó de su segundo viaje a finales de mayo de 1768. Tan solo dos meses después, el 21 de julio, Gore se tiene que incorporar al Endeavour.[91]

 
Retrato de Charles Clerke, óleo por Sir Nathaniel Dance-Holland, 1776. Government House, Wellington, Nueva Zelanda.

Los siguientes oficiales en el escalafón son también hombres con experiencia en el Pacífico. El master del Endeavour, otro de los puestos significativos en un navío de la armada británica, es el joven de 22 años Robert Molyneux, que también fue al Pacífico en el Dolphin con el capitán Wallis. Con él se alista como su criado, con 12 años de edad, un jovencísimo Isaac George Manley, comenzando en el Endeavour una carrera en la marina que le llevaría a ser Almirante de la Royal Navy. Los tres ayudantes de Molyneux, aunque jóvenes, también habían circunnavegado el globo. Dos de ellos junto al propio Molyneux en el Dolphin de Wallis y que fueron transferidos con él al Endeavour: Richard Pickersgill, de 19 años, que también navegará en el segundo viaje de Cook como 3er teniente del HMS Resolution,[92]​ y Francis Wilkinson, de 21 años.[93]​ El tercero fue Charles Clerke, de 27 años, enrolado en la Royal Navy desde los 12 años, un suboficial que esperaba ganarse su ascenso a oficial, con suficientes conocimientos técnicos y científicos como para ser un buen navegante.[94]​ También tenía una circunnavegación en su haber con el Dolphin, en su caso en la expedición previa del comodoro Byron, y acompañará a Cook en sus otros dos viajes al Pacífico.[95]

 
William B. Monkhouse, retrato al pastel de autor desconocido, hacia 1768, Biblioteca Nacional de Australia.

Otros miembros relevantes de la tripulación eran el contramaestre John Gathrey,[96]​ el cirujano William B. Monkhouse, el artillero Stephen Forwood[97]​ y el jefe de carpinteros John Satterly.[98]​ Monkhouse, de 36 años en el momento de embarcarse en el Endeavour, había sido cirujano del HMS Niger en la base británica de Newfoundland. Allí coincidió con Joseph Banks a quién trató con éxito de una seria enfermedad en el verano de 1766.[99]​ Por eso se cree que el propio Banks pudo influir en que Monkhouse fuera el cirujano asignado al Endeavour.[100]​ Unos días después se le une su hermano menor, Jonathan Monkhouse, de 18 años, como guardiamarina. No serían los únicos hermanos entre la tripulación pues también lo eran los marineros Michael y Richard Littelboy. Respecto al artillero Forwood, fue una de las personas que Cook reclamó específicamente para su asignación al Endeavour.[Nota 11]​ Por último citar a Isaac Smith, primo de la esposa de James Cook, Elizabeth Cook, que ya había acompañado a Cook en el Grenville y que le sigue al Endeavour con 16 años. Hábil dibujante y responsable de algunos de los perfiles y mapas realizados durante el viaje, también hace el segundo viaje de Cook en el Resolution. Después continuó en la armada donde años después logró el rango de capitán.[102][103]

Al finalizar el reclutamiento se han registrado 96 hombres. Pero hay que descontar dieciocho marineros que se han fugado antes de zarpar y cinco más que han tenido que ser dados de baja por diversos motivos.[75]​ Tampoco cuentan dos “hombres de viudas” incluidos en el listado, terminó con el que se hacía referencia a personas ficticias que todos los comandantes incluían en el registro como una forma de crear un seguro de viudedad para los marineros.[Nota 12]​ Esto significa que el número final oficial de hombres que están registrados en el rol es de 71. Pero hay más anomalías. Dos personas aparecen súbitamente en el listado de la tripulación con el barco ya en el Pacífico y sin duda tenían que estar ya a bordo del Endeavour desde el principio. No están registrados entre los hombres que parten de Plymouth ni consta entre los que se incorporan en los puertos de Madeira y Río de Janeiro donde recalará el Endeavour en el Atlántico. Uno es Nicholas Young, que aparece citado en el diario de Cook el 11 de octubre de 1769 por ser la primera persona en avistar Nueva Zelanda.[104][Nota 13]​ El otro es John Charlton, uno de los hombres que Cook en el Grenville, que no aparece en el listado hasta el 1 mayo de 1770, en Australia, reemplazando a William Howson como criado de Cook cuando éste último pasó a ser marinero.[105][106]​ Es posible que hubiera otras personas no registradas a bordo pero no existe constancia alguna de ello. Si sumamos estos dos marineros habría 73 hombres a bordo.

 
Sydney C. Parkinson, autorretrato de fecha desconocida. Museo de Historia Natural, Londres.
 
Daniel Solander, detalle de la obra de William Parry Omai, Sir Joseph Banks and Daniel Charles Solander, hacia 1775-1776. National Portrait Gallery.

La tripulación del Endeavour aún iba a aumentar más antes de su partida definitiva. Cuando el barco llegó a Plymouth, el Almirantazgo notificó a Cook que había decidido aumentar a 85 el número de hombres con la incorporación de un pequeño contingente de infantes de marina. Eran una medida de protección frente a posibles hostilidades por parte de los habitantes de las islas y tierras que visitaran así como para ayudar a mantener la disciplina dentro del barco.[107]​ Dos días después, suben al Endeavour un pelotón de trece marines. Lo manda el sargento John Edgcumbe, de la 48ª Compañía de la División de Plymouth y esta formado por un corporal, un timbalero y diez soldados, de los que uno de ellos es dado de baja al día siguiente, todos procedentes de diversas compañías de la División de Plymouth.[75]

Quedaba por incorporarse el grupo científico que enviaba la Royal Society. Por un lado el astrónomo Charles Green, que iba acompañado por su propio criado. Por otro, el grupo liderado por Banks, que estaba formado, además de por él mismo, por dos artistas dibujantes, un secretario naturalista y cuatro criados. Las personas que acompañaban a Banks habían sido seleccionadas a conciencia por él mismo, así como todo el material, equipación e instrumentos que pudieran necesitar. Todos los gastos corrían de su cuenta. Los artistas eran Sydney Parkinson, de 23 años, dibujante de gran talento de origen escocés y muy dotado para las reproducciones botánicas, y el también escocés Alexander Buchan, especializado en paisajes. Ambos iban a encargarse de registrar la memoria gráfica del viaje, representando en sus obras los lugares visitados y los especímenes anímales y vegetales que fueran descubriendo. Como secretario o asistente de Banks iba Herman Spöring, de 35 años, sueco de origen, naturalista, botánico, dibujante y con conocimientos de mecánica de relojes y otros instrumentos.[108]​ Los cuatro criados de Banks eran Peter Briscoe, que ya había acompañado a Banks en su viaje a Newfoundland, y John Roberts, ambos de la hacienda familiar en Revesby, Lincolnshire, y dos criados de raza negra, Thomas Richmond y George Dorlton.[109][110]​ Finalmente Banks añadió a este grupo inicialmente anunciado otra persona, de la que también pagó su sueldo: el prestigioso naturalista sueco Daniel Carl Solander, uno de los alumnos favoritos de Linneo, llegado a Londres en 1760, también miembro de la Royal Society , de quien Spöring ya había sido su secretario y que trabajaba como asistente en el Museo Británico.[111]​ El propio Solander solicitó al patronato de dicho Museo permiso para ausentarse de sus obligaciones durante un tiempo, aduciendo que su presencia en esa expedición abría la posibilidad a que el Museo obtuviera interesantes aportaciones para su colección.[112]

Banks también se hizo acompañar por dos de sus perros favoritos, dos galgos,[113]​ que no iban a ser los únicos animales del barco. Además del pequeño ganado y la cabra para obtener leche durante el viaje ya había dado la vuelta al mundo en el Dolphin con el capitán Wallis,[39]​ ya referidos anteriormente, también constan hasta tres gatos,[55]​ uno de ellos propiedad de Cook.[113]

El grupo científico fue llegando a Plymouth con el material y equipaje. Banks y Solander, que esperaban en Londres, fueron los últimos en incorporarse.[114]​ Con el equipo científico y ellos a bordo se completó la tripulación del Endeavour. Entre personal de la Royal Navy, incluidas las dos personas que aparecen más tarde en el registro, el destacamento de marines y el grupo de de civiles suman 96 hombres que serán con los que Cook comience el viaje.[Nota 14]

El viajeEditar

A. Inglaterra: de Deptford Yard a Plymouth (21 de mayo – 25 de agosto, 1768).Editar

Deptford Yard: 27 de mayo - 20 de julio.Editar

El teniente James Cook se hace cargo oficialmente de la embarcación el viernes 27 de mayo de 1768 en los astilleros de Deptford. Ese día hizo sus primeras anotaciones en el diario y en el cuaderno de bitácora del Endeavour y se abre el rol de tripulación:

Tiempo moderado y agradable. A las 11 am izaba el estandarte y tomaba el mando del navío fondeado en la rada de Deptford Yard de acuerdo con las órdenes recibidas el 25 del corriente. Desde este día hasta el 21 de julio nos dedicamos a armar el barco, embarcar suministros y provisiones. Ese mismo día partimos de Deptford y fondeamos en Gallions Reach, donde permanecimos hasta el 30. Lo realizado durante estos días está registrado en el cuaderno de bitácora y como no contienen acontecimientos fuera de lo común no hemos creído necesario referirlos aquí.
James Cook, 27 de mayo al 29 de julio de 1768[119]

Esos días en Deptford son de una gran actividad en el barco y en los almacenes de aprovisionamiento del astillero. Continuaron los trabajos para terminar el reacondicionamiento y equipación del barco. Se lastra el barco con 8 toneladas de hierro, se le dota de un nuevo aparejo de vela cuadrada y se recibieron anclas nuevas. Se estiban cargamentos de carbón, suministros, provisiones y otros útiles, desde una máquina para endulzar el agua a los topográficos y astronómicos referidos.[61]​ El intercambio de correspondencia entre Cook y el Almirantazgo, sobre todo con el secretario del mismo, Philip Stephens, es diario y sobre multitud de temas relacionados con la tripulación, las provisiones y los suministros que necesita y recibe el Endeavour, según Cook iba detectando necesidades, carencias o problemas. Los hombres se van enrolando progresivamente. El 23 de junio Cook leyó en voz alta por primera vez las Ordenanzas Navales ante la tripulación enrolada hasta ese momento, 58 hombres, ceremonia que seguiría celebrándose una vez al mes.[Nota 15]

Descenso del Támesis, Canal de la Mancha y llegada a Plymouth: 21 de julio-14 de agosto.Editar

 
Vista de Londres y el río Támesis desde Greenwich, grabado de Robert Phillips, 1804. British Library.

El 21 de julio, con 70 (+2) hombres a bordo, se soltaron amarras por primera vez. El descenso del río quedó en manos del piloto John Blackburne, que sube expresamente al barco para conducirlo por el Támesis sorteando los bancos de arena hasta su desembocadura. Tras dejar Deptford se detuvieron poco después en Gallions Reach, donde estaban los arsenales de la armada. Allí permanecieron fondeados 9 días mientras se cargaban las armas que iba a llevar el Endeavour: 6 cañones de cureña de 4 libras y 12 cañones giratorios así como barriles pólvora y otros útiles de artillería. También continuó enrolándose tripulación, entre ellos el dibujante Sydney Parkinson que se une a la tripulación allí, en Gallions Reach.[121]​ Cook recibe el telescopio de reflexión que utilizaba en el Grenville y la brújula de azimut. También se les enviaron 20 chalecos salvavidas de corcho para ser utilizados por los marineros cuando estuvieran realizando tareas en los botes o fuera del barco.

El 30 de julio Cook recibió en Gallions la carta del Almirantazgo que contenía las órdenes e instrucciones de la expedición.[122]​ Iban firmadas por el primer Lord del Almirantazgo, Lord Edward Hawke, y dos miembros de su junta, Sir Peircy Brett y Lord Charles Spencer.[Nota 16]​ Venían redactadas en dos partes, ambas calificadas como secretas, estando la segunda parte contenida en otro sobre aparte cerrado y lacrado. La primera parte de las instrucciones se refieren a la ruta que ha seguir hasta la isla del Rey Jorge, Tahití. Para ello deberá dirigirse primero a Plymouth, donde se la terminará de aprovisionar y se le pagará a la tripulación por adelantado la paga de dos meses. Una vez ya en el mar, tiene que cruzar el Atlántico rumbo suroeste para llegar a Tahití por la ruta del cabo de Hornos, debiendo detenerse para aprovisionarse en Madeira y luego, según sus necesidades, en la costa de Brasil o en Port Egmont, la base británica en las islas Malvinas. Se le recomienda sortear el cabo de Hornos rodeandolo por el sur, siguiendo las indicaciones del ya difunto almirante Lord George Anson y no ir por el estrecho de Magallanes.[123]​ Se le indica que debe alcanzar el paralelo en el que se sitúa Tahiti unos 600 km al este de la isla para llegar a ella con al menos 4 o 6 semanas de antelación a la fecha prevista para el tránsito de Venus, el 3 de junio de 1768, y poder prepararse para la observación del mismo convenientemente. Además se le dan instrucciones de que deberá intentar la amistad con los nativos de la isla tratándolos con civismo y respeto, intercambiando con ellos regalos por provisiones, aunque por otra parte también se le recomienda no bajar la guardia y estar preparado ante cualquier incidente que con ellos pudiera tener. En caso de no lograr llegar a Tahití o no encontrarla, se le emplaza a buscar otro lugar que se sitúe dentro de los límites de coordenadas dados por la Royal Society en los que era posible realizar la observación del tránsito de Venus. Estas primeras instrucciones van acompañadas de documentación adicional, incluida una copia de los diarios, las cartas de navegación y los mapas de la recién llegada expedición del Dolphin. Cuando este objetivo ya estuviera cumplido, las órdenes eran volver a hacerse a la mar sin más dilación para seguir las instrucciones adicionales contenidas en el sobre cerrado.[124]

 
Carta del Canal de la Mancha, por Samuel Thornton (1710), National Maritime Museum, Greenwich, Londres.

Ese mismo día el Endeavour se puso de nuevo en marcha y durante los días siguientes descendió el resto del Támesis. Al llegar a mar abierto, el 3 de agosto, se detuvo en los Downs, fondeadero habitual de la época en la entrada del Canal de la Mancha, donde permanecieron anclados 4 días.[125]​ Allí suben a bordo Samuel Evans, como piloto de derrota, y Richard Littleboy, hermano menor de Michel, como marinero de primera.[126]​ Son las últimas incorporaciones de la tripulación hasta llegar a Plymouth. El 7 de agosto Cook despide al piloto y se hace cargo del Endeavour de forma definitiva y al día siguiente levan anclas con rumbo a Plymouth. Antes tiene que ser evacuado y llevado a la orilla por problemas de salud el marinero John Swan, que es dado de baja del rol de la tripulación.[127]​ Quedan 73 (+2) hombres a bordo. La travesía del Canal de la Mancha hasta la bahía del puerto de Plymouth les llevó 6 días, donde llegan el 14 de agosto.[128]

Plymouth: 15 – 25 de agosto.Editar

 
Edificios del puerto de Plymouth, del óleo The Victualling Office, Plymouth, de Nicholas Condy, hacia 1835, Centro de Arte Británico de Yale, New Haven, Connecticut.

El Endeavour permanece fondeado en Plymouth los siguientes 15 días.[Nota 17]​ Ese tiempo se aprovecha para seguir recibiendo suministros y material, incluidos más cañones y munición, y para realizar los últimos ajustes del aparejo y de las instalaciones del barco. El 16 de agosto subieron al barco el contingente de 13 infantes de marina que había anunciado el Almirantazgo.[130]​ Cook envía correo urgente a Londres para avisar a Banks y Solander de que el barco ya está en Plymouth, que la partida está ya próxima y que deben incorporase a la tripulación. El resto del personal científico y los criados de Banks, junto con el equipo y equipaje, ya están allí.[131]​ Banks y Solander llegan a Plymouth el día 18 de agosto. Se alojaron en tierra esperando a que el Endeavour estuviera ya listo para partir.[114]​ Para alojar en el barco a Banks y sus acompañantes fue necesario volver a reestructurar los ya escasos espacios destinados a cabinas y camarotes que, en principio eran solo para los oficiales. Esta remodelación no se terminó en Deptford y por ello suben al barco un numeroso grupo de carpinteros del astillero de Plymouth que deberán trabajar con celeridad para acabar las reformas de las cubiertas y las cabinas.[132]​ El 19 de agosto se da de baja de la tripulación al marinero de primera Robert Brown, que es reasignado a otro navío de la armada, porque al añadirse los 13 marines a la tripulación, se supera por uno el número máximo oficial estipulado de 85 hombres, sin contar a los civiles.[120]​ Ese mismo día, con toda la tripulación de la armada y de infantería de marina ya completas, Cook, tras leer una vez más las Ordenanzas de la Royal Navy, anuncia que se pagarán dos meses de sueldo por adelantado antes de partir pero que no deben esperar pagas adicionales al finalizar el viaje.[133]

El 21 de agosto los carpinteros ya han terminado su trabajo.[134]​ En los camarotes de la cubierta bajo el alcázar, donde en principio se hubieran alojado los oficiales y suboficiales, ahora se habían situado, además de la de James Cook, las cabinas de Banks, Solander y Green, mientras que Parkinson y Buchan compartirían una situada junto a la Cook. Estos espacios rodeaban la sala central que era la destinada a comedor y sala común de los oficiales, caballeros y suboficiales. El camarote principal, también en este mismo nivel, bajo el coronamiento, y normalmente reservado para el capitán del barco, estaba presidido por una gran mesa central e iba a convertirse en espacio de trabajo común y compartido para Cook, Banks, Solander, Spöring y sus dibujantes. En la cubierta inferior se habían preparado el resto de camarotes individuales: los del primer y segundo tenientes, el master, el cirujano, el artillero y el secretario del capitán, situados a popa rodeando el comedor de los guardiamarinas y ayudantes de los suboficiales; a proa, los del contramaestre y el carpintero.[135]

El barco está ya preparado para partir. Sin embargo, Plymouth estuvo esos días afectado por una borrasca de fuertes vientos y aguaceros que impidieron la salida de los barcos.[136]​ El viernes 25 de agosto, el tiempo amaina. Banks y Solander, que hasta entonces han permanecido en tierra, suben al barco y el Endeavour leva anclas. Escribe Cook, con fecha náutica del 26 de agosto de 1768:

Inicialmente, brisa fresca y cielo nublado, después viento leve y despejado. A las 2 pm arrié velas y me hice a la mar, teniendo a bordo a 94 personas, entre oficiales, marineros, caballeros y sus sirvientes, cerca de 18 meses de provisiones, 10 cañones de cureña, 12 cañones giratorios, con suficiente cantidad de municiones, y suministros de todo tipo.
James Cook, 26 de agosto de 1768[137]

Por su parte, Banks inicia ese día su diario personal del viaje:

Después de haber esperado diez días en este lugar el barco y todo lo que en él me pertenecía, estando todo ese tiempo en perfecta disposición para navegar a la primera advertencia, finalmente tuvimos viento favorable, y este día a las 3 en punto de la tarde levamos anclas y zarpamos, todos en excelente estado de salud y con el espíritu perfectamente preparado (al menos mentalmente) para afrontar con jovialidad cualquier fatiga o peligro que nos pudiera ocurrir en este viaje que nos proponemos.
Joseph Banks, 25 de agosto de 1768[138]

Ese mismo día, nacía en el hogar de la familia Cook en Mile End, Londres, el tercer hijo de James Cook, Joseph, que moriría pocas semanas después, el 13 de septiembre de ese mismo año, y que por tanto Cook no llego a conocer.[139]

Así comenzaban el Endeavour y su tripulación un viaje que se habría de prolongar 2 años y 11 meses durante los cuales darían la vuelta al globo realizando un total aproximado de casi 68.000 km.

B. Travesía del Atlántico: de Inglaterra a Cabo de Hornos (26 agosto de 1768 – 28 enero de 1769).Editar

De Plymouth a Madeira: 26 de agosto – 12 de septiembre.Editar

  • Días de navegación: 18.
  • Distancia recorrida: 1.229 millas náuticas (2.276 km).[Nota 18]
  • Media de distancia recorrida/día: 68,3 m.n./día (126,4 km/día).

Los primeros días de navegación sirvieron para reorganizar, en el poco espacio disponible en el interior de las cubiertas, los sitios asignados a la marinería para pernoctar y para revisar los cofres con los efectos personales de la tripulación, con el objeto de no llevar a bordo más peso ni objetos de los necesarios.[141][Nota 19]​ El tiempo no fue demasiado apacible atravesando el borde occidental del golfo de Vizcaya, con galernas casi diarias que dificultaron el avance del barco. Una especialmente fuerte, el 1 de septiembre, cerca ya de las costas españolas, daño levemente el aparejo, hizo que se perdiera un bote y provocó que cayeran al mar, ahogándose, de tres a cuatro docenas de las aves de corral que llevaban para obtener huevos y carne.[143]

Desde que salió de Plymouth, Joseph Banks se vio afectado continuamente de cinetosis y no se encontró suficientemente bien para escribir hasta que llevaba cuatro días en el mar.[144]​ Sin embargo, desde el primer momento él y sus ayudantes empezaron su labor naturalista recogiendo con redes medusas y otros animales del mar que luego Solander catalogaba y Parkinson y Buchan, si los bruscos movimientos del barco no lo impedían, dibujaban.[145]

 
Vista del cabo Finisterre de una carta náutica española de 1805.

El 2 de septiembre avistaron la costa gallega, entre el cabo Ortegal y Finisterre.[146]​ Les costó 3 días avanzar más al sur de Finisterre. En esas fechas Cook anota en su diario las primeras determinaciones de la longitud mediante el método de observación de la Luna, probablemente con la ayuda del astrónomo Charles Green.[147]​ El Endeavour siguió rumbo sur paralelo a la costa portuguesa hasta el cabo San Vicente para virar luego rumbo sureste en dirección a Madeira donde llegan el 13 de septiembre.[148]

Madeira: 13 – 18 de septiembre.Editar

 
Vista de la bahía de Funchal, isla de Madeira. The Island of Madeira with the Brig Comet Thomas Ormston Master entering the Bay of Funchal, aguatinta de William John Huggins, 1831. Museo Marítimo Nacional, Greenwich.

El Endeavour fondeó en el puerto de su capital, Funchal, donde permanecieron 5 días. Madeira era una parada habitual para los navíos que iban a realizar travesías por mares cálidos puesto que allí se proveían del vino fortificado de dichas islas.[Nota 20]

 
Fuerte Loo hacia 1821, bahía de Funchal, Madeira. Grabado 117 de autor desconocido de la obra A history of Madeira, publicada por R. Ackermann en Londres en 1821.

A su llegada a Madeira, el Endeavour tuvo un pequeño incidente. Cook ni ningún otro oficial hacen referencia al mismo ni en sus diarios ni el cuaderno de bitácora. Lo que pudo pasar lo sabemos por el marinero James Mario Magra que anota en su diario que fueron cañoneados desde el fuerte Loo, a la entrada de la bahía de Funchal. Según Magra, al llegar a Madeira, el viento y la corriente les desvió de la ruta normal alejándolos de la costa, lo que pudo ser interpretado como que el barco inglés quería evitar el control de las autoridades. Cuando por fin pudieron recuperar el rumbo y anclar en Funchal el cónsul británico ya se había quejado al gobernador de lo que había sucedido pidiendo que el oficial al mando del fuerte pidiera perdón al teniente Cook si éste así lo requería, cosa que al final no hizo.[150]​ Años más tarde, George Forster, naturalista que viajó con Cook en el Resolution en el segundo viaje, también menciona este incidente de Madeira pero refiere que el Endeavour y una fragata inglesa respondieron también con disparos de sus cañones por lo que él explica fue una supuesta afrenta a la bandera británica.[151]

Banks y Solander bajaron en seguida a tierra, y fueron hospedados por el cónsul británico en Madeira, William Cheap,[152]​ quién pone a su disposición su casa, permisos, monturas para recorrer la isla y ayudantes para recolectar plantas y animales. Además, recibieron la inestimable ayuda del Dr. Thomas Heberden,[Nota 21]​ médico que ejercía en Madeira y que además era un gran aficionado a la botánica, quién comparte información y consejos sobre la isla con los dos naturalistas.[154]​ Banks y Solander se dedicaron esos días a recorrer los alrededores de Funchal y, a pesar de que no es la época del año más propicia, recolectaron 246 muestras de plantas. De ellas Parkinson dibujó 21 e hizo 16 acuarelas. Entre las plantas recogidas algunas que eran descritas y catalogadas por primera vez como la Heberdenia bahamensis, de la familia de las prímulas, nombrada precisamente en honor de Heberden, o la Sibthorpia peregrina, de la familia de las escrofulariáceas, que Banks nombra en honor de uno de sus profesores de botánica en Oxford, Humphrey Sibthorp.[155]​ Banks hace interesantes y detalladas anotaciones en su diario sobre el paisaje, la flora y las gentes de la isla.[156]

En Funchal tuvo lugar la primera pérdida fatal del viaje. El 14 de septiembre, el piloto de derrota Alexander Weir, uno de los compañeros de Cook en el Grenville, trabajando en cubierta es atrapado por la soga del ancla que lo arrastra al mar donde falleció ahogado.[157]​ Cook repuso el tripulante perdido mediante leva forzosa de John Thurman, marinero de una balandra de Nueva York atracada en Funchal, que es enrolado como marinero de primera.[158][159]​ También tiene lugar la primera indisciplina entre la tripulación que merece ser sancionada con castigo corporal: el marinero Henry Stephens y el infante de marina Thomas Dunster son castigados con 12 latigazos cada uno por rechazar y no comer la ración de carne fresca de buey que se les había asignado.[160]​ Esto nos da un indicio de la importancia que tenía para Cook la correcta alimentación de sus hombres, no solo por ser parte de las normas que se había establecido para la tripulación si no por la repercusión que ésta tenía en la salud de todos ellos.[159]

La escala de Madeira tenía el abastecimiento de víveres como principal motivo. Se cargaron en el barco 13650 litros (300 galones) de vino fortificado de Madeira, unos 18.000 litros de agua, 600 kilos de carne fresca de buey, además de un buey vivo, y una buena cantidad de diversas frutas y verduras, especialmente cebollas, más de mil kilos, de las que se repartió una porción de unos cuatro kilos a cada hombre. Cook escribe cartas al Almirantazgo para hacer saber de que han llegado a Madeira y de los pagos que quedan pendientes de abonar por esos abastecimientos en Funchal, cartas que no llegarán a Inglaterra hasta finales de octubre.[161]​ Banks también aprovecha para escribir a su amigo William Phelp Perrin,[Nota 22]​ y Solander al naturalista John Ellis, al que además manda algunas muestras de moluscos y de los dibujos y descripciones hechos esa primera parte del viaje en un barco que parte hacia Inglaterra vía Lisboa.[162]

En la media noche del 18 al 19 de septiembre el Endeavour se hace de nuevo a la mar.[163]

De Madeira a Río de Janeiro: 19 de septiembre – 12 de noviembre.Editar

  • Días de navegación: 56.
  • Distancia recorrida: 3.842 millas náuticas (7.115 km).
  • Media de distancia recorrida/día: 68,6 m.n./día (127 km/día).
 
Mapa de Rigobert Bonne de 1783 que muestra el extremo sur de la Península Ibérica, la costa occidental de África septentrional y la situación de las islas de Madeira, las Canarias y Cabo Verde, región del Atlántico recorrida por el HMB Endeavour.

Durante las siguientes semanas, exactamente 56 días, el Endeavour navegó sin interrupción atravesando el Atlántico rumbo sur-suroeste sin detenerse hasta alcanzar la costa de Brasil. En general serán días de navegación relativamente tranquila alternando jornadas de calma con otras de vientos favorables, aprovechando las corrientes ecuatoriales del Atlántico.

 
Vista del Teide desde el mar, en la acuarela sin título de Jules Marie Vincent de Sinety, de 1837. Pinacoteca do Estado de São Paulo, Brasil.

Al día siguiente de salir de Madeira, Cook puso a la tripulación en turnos de tres guardias[164]​ en lugar de las dos habituales en los navíos de la armada, lo que permitía a los hombres periodos de descanso de ocho horas seguidas en lugar de solo cuatro.[165]​ Tras pasar junto a las islas Salvajes,[166]​ la madrugada del viernes 23 de septiembre se avistó el pico del Teide[Nota 23]​ de la isla canaria de Tenerife,[169]​ una referencia importante para la navegación, que dada su elevación despierta el interés de toda la tripulación. Aunque las referencias de la época dan una altitud errónea para el Teide, Cook calculó sus coordenadas geográficas con gran exactitud[Nota 24]​ y Banks encarga dibujar una vista del mismo.[170]​ Tras dejar atrás las islas Canarias, el Endeavour logró entrar en los vientos favorables de las corrientes ecuatorianas y durante los siguientes 7 días hicieron unos 1.500 km de navegación, avanzando a una media de 115 millas náuticas al día, unos 212 km diarios, las medias más altas desde que salieron de Plymouth, alcanzando en ocasiones velocidades de hasta 7 nudos, casi 13 km/h,[Nota 25]​ una velocidad relativamente elevada para una embarcación lenta como el Endeavour. Así el 26 de septiembre cruzan el trópico de Cáncer[172]​ y 4 días después llegan a las proximidades del archipiélago de Cabo Verde.[173]​ El Endeavour entró en la zona de calmas ecuatoriales a principios de octubre. El tiempo es caluroso aunque en ocasiones con cielos cubiertos y lluvia, y no se avanzan más de 10 o 12 millas náuticas al día. Se nota la progresión que adquiere Cook en el dominio de la medición de longitud con el método lunar pues hace múltiples observaciones que luego compara con las coordenadas obtenidas mediante estimación de derrota y otros métodos. También anota las distintas variaciones de azimuth así como las de la distancia recorrida y de cómo las corrientes marinas afectan la marcha del barco.[174]​ El día 4 de octubre, Cook comenzó las medidas antiescorbúticas incluyendo en la dieta de la tripulación raciones de sopa deshidratada para los días que no se servía carne y de chucrut para el resto de los días.[175]​ Un cuadro de síntomas biliares, de carácter leve pero que padeció casi toda la tripulación, a finales de octubre, indujo a Monkhouse, el cirujano, a comenzar a utilizar el wort como una medida antiescorbútica más. Se administró un cuarto de galón a todos los que estaban convalencietes del cuadro biliar así como a los tripulantes de salud más débil. Las medidas antiescorbuticas se mantuvieron hasta la llegada a Río de Janeiro.[176]

 
Gempylus serpens, o escolar de canal, que aparece como Serpens Marinus en la figura 2, tabla 1, del volumen 1 de la obra A voyage to the islands Madera, Barbados, Nieves, S. Christophers and Jamaica (1707) de Sir Hans Sloane que Banks llevaba en el Endeavour y a la que hace referencia en la entrada del día 23 de septiembre de 1768 de su diario.

Banks y su equipo continuaron aprovechado todas las oportunidades que desde el barco tuvieron para observar, capturar, estudiar, catalogar y dibujar los diversos especímenes marinos y de aves que su avance por el Atlántico ponía a su alcance. Banks aprovechaba los días de calma en los que el barco avanzaba más lentamente para bajar en su bote y capturar animales marinos diversos.[177]​ Pudieron ver y en ocasiones capturar y diseccionar ejemplares de medusas, copépodos, cangrejos, peces voladores, escolares de canal,[Nota 26]bonitos, marsopas, delfines y tiburones con sus rémoras adheridas, y aves como lavanderas e incluso golondrinas que se adentraban en el mar cuando se encontraban relativamente próximos a las costas de África o de las islas Canarias y de Cabo Verde.[178]​ Incluso no pasan por alto la presencia de parásitos en esos animales, como gusanos intestinales en el interior de los peces o ácaros entre las plumas de las aves, que también describen y catalogan.[179]​ En ocasiones las capturas, una vez clasificadas y estudiadas formaban parte de la comida de ese día.[180]​ Banks también describe en sus notas los efectos del calor y la elevada humedad relativa del aire de las latitudes tropicales: los elementos metálicos del barco se oxidan y se cubren de herrumbre y las cubiertas de piel de los libros de su biblioteca aparecen cubiertas de moho.[181]

El 25 de octubre, hacia las 8 de la mañana, varias mediciones de coordenadas consecutivas certifican que se ha cruzado la línea del ecuador o latitud 0°.[182]​ Banks anota en su diario como ese día se celebra la ceremonia del paso del ecuador de todo aquel en el Endeavour que no pudieran certificar haberlo hecho en el pasado, que eran la mayoría de ellos, incluidos el propio Cook, Banks y Solander. Parte de la oficialidad como Hicks, Gore, Molineux, Pickersgill o Clerke ya habían cruzado la línea en el pasado. El ritual solía consistir en una serie de zambullidas en el mar. Aquellos que quisieran librarse de ese bautizo tenía que pagar una multa, dinero con el que se pagaba bebida o comida a repartir entre la tripulación cuando se llegaba a tierra, o dar algo a cambio al resto de los hombres.[183]​ En total son 21 personas las quedaron en la lista. Escribe Banks:

Hacia la hora de la cena fue llevada a la gran cabina la lista de nombres de todo el personal que estaba a bordo, en la que no faltaban ni perros ni gatos, [...]. Todos fueron llamados al puente y un teniente que ya había cruzado la línea, marcaba en la lista quién tenía que ser bautizado y quién no. El capitán Cook y el doctor Solander estaban en la lista negra, al igual que yo mismo, mis criados y mis perros, por lo que me vi obligado a dar a los que iban a ser bautizados una cantidad de brandy que nos permitiera ser excusados de la ceremonia.

La mayoría de los hombres escogieron ser zambullidos antes que renunciar a cuatro días de su ración de vino, que era el precio que se había acordado, mientras que los grumetes nunca se libraban, naturalmente; así, fueron 21 los que se sometieron a la ceremonia que se realizó de la siguiente manera:

Se amarró fuertemente a cada hombre a una cruz de madera atada a sus piernas, manos y cabeza […], así atados, el contramaestre daba la orden a toque de silbato y el marinero era izado todo lo que permitía la cruz y al sonar la segunda señal se soltaba la cuerda, su propio peso le hacía caer al agua y era inmediatamente izado de nuevo. Este procedimiento se repetía tres veces, que era lo que se había acordado para cada bautizado. Así terminó el día, ya que la ceremonia se prolongo hasta la noche.
Joseph Banks, 25 de octubre de 1768[184]

Cook hace una descripción más breve del evento pero admite, lacónicamente, que la diversión de la tripulación “no fue pequeña”.[185]

 
Mapa de 1730 de la costa oriental de Brasil, por Matthäus Seutter. En la esquina superior derecha aparece la isla Fernando de Noronha, más al sur el estado de Espirito Santo, los Abrolhos y en el borde inferior, Río de Janeiro. Norman B. Leventhal Map & Education Center, Biblioteca Pública de Boston.

La navegación al sur del ecuador continuo siendo tranquila, con los vientos favorables de las corrientes ecuatoriales del sur-este. Se avanzaba una media de más de 80 millas náuticas al día (unos 150 km/día). El 28 de octubre, en las proximidades del continente sudamericano, la estimación y las cartas les situaban en las coordenadas de las islas de Fernando de Noronha, en las que Banks hubiera querido detenerse brevemente. Sin embargo, el pronóstico no se cumple, probablemente porque las cartas daban coordenadas incorrectas, y sobrepasan su posición teórica sin ni siquiera avistarlas.[186]​ El 2 de noviembre las mediciones de Green y Cook determinaron que se había cruzado la línea de no variación magnética o línea agónica.[187]

A principios de noviembre Cook decidió que el lugar de la próxima parada de aprovisionamiento sería Río de Janeiro y no las Malvinas. Argumenta que la ciudad portuguesa le ofrecía mejores oportunidades para aprovisionarse y hacer pequeñas reparaciones y porque, con anterioridad, otros barcos británicos habían sido bien recibidos por sus autoridades.[188]​ El 7 de noviembre atraviesan sin incidentes los arrecifes y bancos de arena del archipiélago de los Abrolhos[189]​ y al amanecer del 8 de noviembre se avista por primera vez la costa de Brasil a un distancia de unas 10 leguas (55,6 km). Ese mismo día se cruzan con un barco de pesca brasileño deteniéndose y subiendo a bordo para comprarle la pesca, la mayor parte de ella consistente en túnidos, pargos y corvinas. Pagan con moneda española. Los pescadores les informan que la tierra que tienen a la vista es la capitanía brasileña de Espirito Santo.[190]​ Tras rodear la península de Cabo Frío, el medio día del sábado 12 de noviembre avistan la entrada de la bahía de Guanabara en la que se encuentra la que entonces era la capital los territorios portugueses en Sudamérica, Río de Janeiro.[191]

Río de Janeiro: 13 de noviembre – 7 de diciembre.Editar

La escala en Río de Janeiro era la última oportunidad del Endeavour para aprovisionarse y hacer reparaciones en un puerto importante antes de continuar viaje y adentrarse en el Pacífico. Pero la recepción no iba a ser todo lo hospitalaria que Cook había supuesto y se iban a ver obligados a quedarse allí más tiempo del previsto, un total de 25 días.

 
Bahía de Guanabara, aquí "Puerto del Janeiro". Detalle de la Carta esférica de la costa del Janeiro, del año 1780, Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

La mañana del domingo 13 de noviembre, mientras encaran la entrada a la bahía de Guanabara, Cook envía en la pinaza a su segundo, el teniente Hicks, acompañado por uno de los ayudantes del master, Charles Clerke, con el piloto de derrota Samuel Evans al timón.[Nota 27]​ Las instrucciones eran que debían presentarse ante el virrey de Brasil, el portugués don Antônio Rolim de Moura Tavares, conde de Azambuja, la máxima autoridad de la colonia portuguesa,[Nota 28]​ para informarle de los motivos de la expedición y de por qué se detenían en Río. Además necesitaban la asistencia de un piloto que les dirigiera a un fondeadero seguro en la bahía. Hicks había sido aleccionado, sin embargo, de que debía eludir cualquier pregunta respecto al destino final de la expedición o que en caso de insistencia contestará con reserva.[194]

El suave viento favorable hizo que el Endeavour continuara entrando lentamente en la bahía, sin esperar la vuelta de Hicks con el piloto. Estando ya próximos al puerto de la ciudad de Río retornó la pinaza. Ni el teniente ni el ayudante del master iban en ella. El timonel de la pinaza, Samuel Evans, informó a Cook de que después de que dieran las explicaciones del motivo de la visita, el virrey había ordenado detener a los dos oficiales. El Endeavour se detuvo y echó el ancla junto a la isla de las Cobras, próxima al puerto de Río.[195]​ Poco después llegaron procedentes del puerto dos botes, uno con una docena de soldados y otro con tres oficiales portugueses, uno de ellos un coronel. El coronel explicó que Hicks y Clerke habían sido retenidos en el puerto ya que no tenían permiso para desembarcar y allí permanecerían hasta que el propio Cook se personara ante el virrey. También informó de que el virrey no iba a impedir que se aprovisionaran de todo aquello que necesitaran pero que nadie más, excepto el capitán y los marineros necesarios para cargar y transportar las provisiones, tenían permiso para abandonar el barco, y esta prohibición iba especialmente dirigida a los civiles. El coronel además realizó preguntas sobre el barco, su procedencia, la carga que transportaba, el número de hombres armados y el de tripulantes.[196]

 
Mapa de la ciudad de Río de Janeiro de 1769, de Francisco Joao Roscio.

A la mañana siguiente, la tripulación comenzó a trabajar en las tareas de mantenimiento del barco y procedieron a descolgar las velas para secarlas y repararlas y comenzaron los transportes al puerto con los toneles de agua vacíos y desmontados para iniciar el aprovisionamiento. Cook personalmente desembarcó en el puerto de Río y compareció ante el virrey. La prioridad de Cook era cumplir con los motivos principales de aquella escala en el menor tiempo posible y evitar que los conflictos con la autoridad entorpecieran estos propósitos. La conversación entre ambos, sin embargo, no hizo cambiar de opinión al virrey, escudándose en que cumplía instrucciones recibidas de la corte de Portugal. Les permitía aprovisionarse pero las compras se realizarían a través de un oficial portugués que haría de intermediario. Nadie de la tripulación que no estuviera implicado en las labores de aprovisionamiento podía desembarcar y en ningún caso podían pernoctar o alojarse en tierra. Se insiste especialmente en que estar órdenes atañen también a los caballeros civiles. Además, siempre que estuviera en tierra, Cook sería escoltado en todo momento por un soldado portugués y una barca con patrulla de soldados vigilaría junto al Endeavour permanentemente para asegurarse que se cumplían las órdenes dadas. Hacía el medio día, Cook vuelve al Endeavour con Hicks y Clercke, acompañados efectivamente por una barca con soldados y por un oficial del ejército portugués de origen inglés llamado Thomas Forster que explica a la tripulación las instrucciones del virrey. Banks y Solander, confiando en que tras la reunión con Cook el virrey, éste se atendría a razones, se habían preparado y vestido de etiqueta para desembarcar pero los soldados portugueses se lo impidieron a pesar de su insistencia y para su contrariedad.[197]​ Los malentendidos se suceden y en los días siguientes entre el navío inglés y el palacio del Virrey se estableció un intercambio de cartas y memorandos escritos por Cook, y en ocasiones también por Banks, en las que ambos intentaban convencer al virrey de que no había motivos para la desconfianza. Cook se quejaba de lo haber recibido un trato inadecuado para un navío y una tripulación de la corona británica. El virrey contestó todas las cartas que recibió, negándose en todo momento a ceder en su postura. En una de ellas ponía en duda las explicaciones de Cook ya que ni el Endeavour (probablemente era la primera vez que un barco de estas características, un collier, era visto en Río de Janeiro) tenían el aspecto que él esperaba de un navío de guerra de la Royal Navy, lo cual, a ojos del virrey, lo convertía en un barco mercante o, aún peor, en uno dedicado al contrabando.[198]​ Así mismo ponía en duda que Banks y el resto de civiles fuesen botánicos y naturalista, cuando lo propio, si realmente se trataba de un barco de la armada, era que fuesen ingenieros u otro tipo de técnicos, que podían estar allí realizando labores de inteligencia para el gobierno británico. Aunque la expedición del comodoro Byron fue bien recibida por las autoridades portuguesas en su visita a Río de 1765, tres años después la llegada del Endeavour fue vista con gran recelo. A lo largo del siglo XVIII la ciudad había sido atacada en dos ocasiones y saqueada en 1711. Y aunque tradicionalmente Inglaterra y Portugal eran aliados, las relaciones se habían enfriado en los últimos años. La piratería y el contrabando que predominaba en esa zona del Atlántico eran sobre todo británicos, la corte portuguesa estaba convencida de que su prosperidad económica se veía afectada por los privilegios comerciales de Inglaterra y algunos acontecimientos políticos recientes habían dañado aún más la confianza entre las dos naciones.[199]​ Unos días después Cook pudo comprobar el trato bien diferente que recibía un bergantín español, un barco correo, procedente de Buenos Aires que en su ruta de vuelta a España hacía escala en Río de Janeiro y que fondeo en el puerto sin estar sometido a vigilancia y del que su tripulación pudo bajar y alojarse en tierra sin impedimento alguno.[200]​ Escribe John Gore, el segundo teniente del Endeavour, en una entrada de su diario de esos días:

[…] se sospechaba de nosotros, entre otras cosas, que nuestro barco se dedicaba a trabajos de espionaje y que tanto el señor Banks como el doctor Solander eran sobrecargos e ingenieros y no naturalistas, ocupación ésta tan oscura e improductiva que no hacía creíble que dos caballeros vinieran hasta un lugar tan alejado como Brasil solo por ese motivo. No podían entender de ninguna de la maneras que nuestra intención de adentrarnos en los mares del sur fuera para observar el tránsito de Venus. Dicen que este barco no parece un navío de guerra inglés ni sus oficiales van vestidos como tales.
John Gore. Diario de abordo, P.R.O. Adm. 51/4548/145-6.[201]

En uno de los viajes de la pinaza al puerto para llevar las cartas de Cook y Banks al virrey, Hicks se niega tajántemente a volver al Endeavour bajo la vigilancia de un soldado portugués lo que provocó que el virrey retuviera la pinaza, arrestara a los marineros que iban en ella y obligara a Hicks a volver al barco custodiado en un bote portugués. Esa misma noche se desató una fuerte tormenta al mismo tiempo que llegaba la barca larga de uno de sus viajes con provisiones desde el puerto, en este caso un cargamento de cuatro barriles de ron.[Nota 29]​ La barca pierde el amarre con el barco y quedó a la deriva, aunque los hombres se habían puesto a salvo. Inmediatamente Cook envío la yola, que tras la retención de la pinaza en el puerto en ese momento era el único bote que quedaba disponible, para intentar recuperar la barca. En un primer momento consiguieron llegar hasta ella y empezaron a remolcarla. Pero la yola era, de los tres botes auxiliares del Endeavour, el menor, con tan solo 4 remos, siendo la barca larga el más grande de los tres, además de estar cargada, por lo que la tarea de remolcarla se hace imposible y tienen que dejarla ir. A la mañana siguiente, Cook envío en la yola a un suboficial para informar al virrey de los sucedido y de que dado que solo tenía ese pequeño bote, necesitaba que se le devolviera la pinaza retenida, que liberara a sus marineros arrestados y, además, le solicitaba que le enviara una barca más para auxiliarle en las tareas de búsqueda y remolcado de la barca perdida. El virrey accedió a todo ello. Al acabar del día, cuando ya la daban por perdida, la pinaza y la yola volvieron al Endeavour con la barca larga intacta aunque sin su carga.[202]

Retornados al Endeavour, los marineros que habían sido detenidos explicaron que a pesar de no haber opuesto resistencia fueron tratados a golpes y sacados de la pinaza y llevados a una celda de malos modos. La mazmorra en la que les encerraron estaba en muy malas condiciones, atestada de prisioneros, pero el timonel de la pinaza, Samuel Evans, consiguió una celda mejor pagando a los guardias siete petacks portugueses, equivalente a 7 chelines ingleses.[203]

A pesar de todos estos inconvenientes, las labores de mantenimiento del barco continuaban. Ciertos trabajos no podían realizarse en mar abierto y precisaban un puerto seguro donde realizarlas. Entre ellas estaban las de limpieza del exterior del casco, para lo cual había que movilizar el lastre de las bodegas para escorar el barco a babor y a estribor y así poder limpiar la mayor parte posible de la superficie del casco. Cook esgrimió el escorado del barco como motivo para pedir una vez más al virrey que dejara alojarse en tierra a los civiles por lo incomodo de permanecer a bordo en esas condiciones, a lo que el Virrey también se negó. Después de limpiar el casco se procedió a un calafateado completo. También se repasó todo el aparejo, se embreó toda las sogas y cables del barco y, para reparar sus componentes metálicos, se montó la forja en cubierta.[204][Nota 30]​ Las tareas que más tiempo ocuparon fueron la de calafateado y la reparación de las velas. Esta última labor fue la causa de que el marinero John Thurman fuera castigado por negarse a participar en ella. Cook lo sentenció a 12 latigazos.[205]

Las tareas de aprovisionamiento también se iniciaron desde el primer día. En el puerto el cirujano Munkhouse era el oficial encargado de supervisar las compras, a través del intermediario impuesto por el Virrey,[206]​ y los viajes de los botes cargados de provisiones para el Endeavour eran diarios y continuos. Se cargó carne fresca de buey, abundante pescado, gran número de hortalizas, verduras y frutas también frescas, y sobre todo se rellenaron todos los toneles de agua vacíos. En esta última tarea, de gran importancia en los suministros del barco, se empleaban a fondo los marineros dedicados específicamente a montar y preparar los toneles vacíos, que eran el tonelero Isaac Johnson ayudado por los marineros William Dawson y John Goodjohn. Una vez rellenados de agua fresca o de otras provisiones eran cargados en el barca larga, que era la de mayor capacidad, para ser llevarlos al barco.[207]

 
Perfil de la costa frente a la entrada de la bahía de Guanabara. En primer plano se ven la isla Rasa, donde se detendrá el HMB Endeavour al salir de la bahía; a la izquierda aparece el Pan de Azúcar. Detalle de la Carta esférica del Janeiro, de 1780. Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Cook no olvidó sus deberes como oficial de la armada británica ni sus habilidades como topógrafo. Aprovechó los diferentes lugares de la bahía en los que estuvo fondeado el Endeavour para recoger información topográfica del lugar, sus recursos, las fortificaciones y las vías de navegación para entrar y salir de la bahía. Se realizaron varios perfiles y mapas de la bahía y del puerto de Río de Janeiro. Parkinson y Buchan dibujaron los perfiles y vistas de la costa y Pickersgill, Molyneux y Cook los mapas y cartas de navegación.[208][192][Nota 31]

La prohibición a los civiles de desembarcar frustró los planes de Banks y Solander de aprovechar la escala en la costa sudamericana para continuar con su recolección de muestras de plantas y animales. Más aún si tenemos en cuenta que era la primera oportunidad que tenían desde que salieron de Inglaterra de visitar un territorio continental desconocido para ellos, que además casi no había sido explorado previamente por otros naturalistas.[210]​ Sin embargo, con el paso de los días, se las ingeniaron para sortear las órdenes del virrey. Solander explica como al principio los pocos especímenes botánicos que pudieron estudiar los obtenían mediante encargos a terceras personas que camuflaban dichas muestras en los cargamentos de provisiones que llegaban al barco bajo la etiqueta de “verduras para la mesa”.[211]​ Incluso buscando entre el forraje que traían para las ovejas y la cabra que llevaban a bordo. Por otra parte, los marineros y otros tripulantes no pudieron resistir la tentación de ir a la orilla y “dar satisfacción a su curiosidad”. Sydney Parkinson explica como él y otros se escabullían de los guardias portugueses en la oscuridad saliendo antes del amanecer a través de las ventanas de las cabinas desde la que se descolgaban con una soga hasta uno de los botes; una vez en el bote, se dejaban llevar por las olas hasta que se alejaban lo suficiente del barco para que el chapoteo de los remos no alertara a los centinelas y remaban hasta alguno de los lugares de la costa que desde el barco habían comprobado previamente que solían estar poco frecuentados. Ya de noche volvían al Endeavour sin ser vistos.[212]​ Parkinson describe vívidamente la impresión que estas visitas dejaban en su mente:

A la mañana siguiente de haber estado en tierra, mis ojos eran agasajados con las placenteras vistas que se me mostraron por doquier.
Sydney Parkinson, ibidem[194]
 
Pereskia grandifolia, una de las plantas obtenidas por Banks y Solander en Río de Janeiro. La ilustración que dibujó Parkinson de ella fue hecha grabado más tarde para el Florilegium de Banks. Ésta es una ilustración de Mary Emily Eaton para la obra de N.L. Britton y J.N. Rose The Cactaceae, Vol. 1, plancha III (1919).

El sábado 25 de noviembre, es Daniel Solander el que consiguió llegar a tierra sin ser detenido por los guardias portugueses haciéndose pasar por el ayudante del cirujano que había sido requerido por los frailes de un convento de la ciudad. Solander aprovechó su visita para buscar en las boticas de la ciudad medicinas y hierbas para completar el botiquín del barco, consiguiendo por ejemplo pareira brava y bálsamo de copaiba.[213][Nota 32]​ Banks tardó un poco más en decidirse en ir a tierra. Primero envió a sus criados, acompañando a los marineros que iban al puerto en las labores de aprovisionamiento, con instrucciones de recolectar muestras de plantas e insectos. Al día siguiente de bajar Solander lo hizo él. Salió, como Parkinson, antes del amanecer y no volvió hasta ya entrada la noche. Pero fue menos discreto que sus compañeros y no tuvo reparos en mantener múltiples encuentros con los habitantes de Río, que lo tratan amigáblemente, e incluso aceptó invitaciones a sus casas y a visitar sus huertos y campos de cultivo. Compró a buen precio un cerdo y un pato criollo vivos para complementar sus comidas a bordo. Y, por supuesto, exploró la flora y fauna del lugar y recogió todas las muestras que pudo.[214]​ Todos estos movimientos y visitas a tierra terminaron por llamar demasiado la atención. A la mañana siguiente de la visita de Banks, cuando llega al Endeavour el primer viaje de la barca larga con los toneles de agua fresca, los marineros explicaron que en el puerto se decía que los soldados buscaban a los ingleses que estaban en tierra sin permiso. El virrey escribió a Cook haciéndole saber que estaba enterado de todo ello y de que, además, tenía motivos para pensar que sus marineros se dedican al contrabando. Estas noticias hicieron recapacitar a Banks y Solander y decidir que lo más prudente era no volver a bajar a tierra. Cook por su parte se vio obligado a negar al virrey las acusaciones de contrabando en una nueva serie de cartas.[215]​ Unos días después se enteraron de que Thomas Forster, el inglés que era oficial de las fuerzas portuguesas, junto con otros británicos residentes en Río y el portugués que había hecho de intermediario en las compras de las provisiones, habían sido detenidos por orden del virrey acusados de contrabando con la tripulación del Endeavour.[216]

La escala en Río de Janeiro se estaba prolongado más de la cuenta y, sin el desahogo de las salidas clandestinas a tierra, empezaba a hacer mella en la actitud de la tripulación. Cook ordena acelerar todo lo posible el llenado y carga de las provisiones de agua y terminar el calafateado y las reparaciones.[217]​ Banks, hastiado, deja de hacer anotaciones en el diario.[218]​ El marinero Robert Anderson intentó desertar cuando estaba en tierra cargando suministros. Y el soldado de los marines William Judge le faltó al respeto al oficial de guardia. Cook los sentenció a ambos a 12 latigazos, castigo que tenía que ejecutar el ayudante del contramaestre John Reading. Éste se negó a cumplir la orden, por lo que también fue castigado con otros 12 azotes.[219]​ El martes 28 de noviembre, Cook pudo dar por finalizadas las reparaciones y las labores de aprovisionamiento, ordenó asegurar la carga de las bodegas y lo deja todo dispuesto para zarpar. Mandó recado al virrey para que le enviara un piloto que les guiara en la salida de la bahía hacia mar abierto. Sin embargo, se suceden varios días de calma o de predominio de los vientos desfavorables y otros percances que les impidieron partir.[220]

El viernes 2 de diciembre por la mañana levan anclas por primera vez y abandonan el fondeadero junto a la isla de las Cobras. Lamentablemente, durante las maniobras, el marinero Peter Flower cae por la borda y muere ahogado antes de que pudieran auxiliarle. Tenía 18 años y llevaba navegando con Cook desde 1763 en Terranova. Cook lo tenía en muy buena consideración. Su baja la reemplazaron con un portugués, Manuel Pereira (o Parreyra) que se registra en el rol de tripulación con el número 98 el 3 de noviembre.[221][192][104]

Aprovecharon que el bergantín español, que había llegado a Río ocho días atrás, partía rumbo a España, para entregarle a su capitán, don Antonio Negro Velasco, correo para Londres. Podía ser la última oportunidad de enviar noticias a Inglaterra en mucho tiempo. Cook entregó cartas para el secretario de la Royal Society y para el secretario del Almirantazgo; para este último además, iba un paquete que incluía un informe del conflicto mantenido con el virrey del Brasil con copias de todas las cartas y memorandos intercambiados con él. Además había enviado al propio virrey duplicados de todo ello con la pretensión de que lo enviara todo a Lisboa. Banks, por su parte, entregó cartas dirigidas al presidente de la Royal Society, Lord Morton, y a su amigo William P. Perrin.[Nota 33]​ Y Solander una carta también para Lord Morton y otras para John Ellis y Carlos Linneo.[225][Nota 34]

 
Barcos en la bahía de Guanabara junto a Río de Janeiro. Acuarela sobre papel titulada Baía do Rio de Janeiro de Jules Marie Vincent de Sinety, hacia 1837 - 1841. Pinacoteca do Estado de São Paulo, Brasil.

No consiguen avanzar mucho y fondean en la zona de la bahía de Guanabara conocida en la época por los ingleses como “the Great Road”, a unos 2,5 km al sudeste de la isla de las Cobras, donde los grandes barcos esperaban a que las mareas y los vientos fuesen favorables para salir de la bahía.[226]​ Tarda dos días, el lunes 5 de diciembre, en volver a levar anclas pero con los botes remolcando el Endeavour ayudados por un leve viento favorable. Tienen que volver a detenerse porque, sorprendentemente, reciben dos cañonazos de aviso desde el fuerte de Santa Cruz, uno de los tres fuertes que guardaban la entrada de la bahía de Guanabara y situado en un promontorio del lado oriental de la misma.[227]​ Por una negligencia del ordenanza del virrey, la orden de que el barco británico tenía permiso para partir no había sido enviada al oficial al mando del fuerte. Una vez solventado el malentendido, no pudieron seguir avanzando en esta ocasión porque el ancla se quedó enganchada en el fondo y cuando consiguieron liberarse el viento había cambiado, quedando fondeados frente a la Isla del Buen Viaje (Ilha da Boa Viagem).[228]

El miércoles 7 de diciembre de madrugada, tienen viento favorable y el Endeavour se pone en marcha. Con la ayuda de los botes que lo remolcan, pronto consigue salir de la bahía a mar abierto. Cumplida su labor, el piloto dejó el barco para volver a puerto y lo mismo hicieron el bote de soldados portugueses que no habían dejado de vigilar el barco inglés en todo momento. Tan pronto como quedaron libres de la vigilancia portuguesa, Cook, con el pretexto de recolectar ramas para hacer escobas, que por las prohibiciones del virrey no habían podido hacer en todos esos días,[Nota 35]​ detuvo el barco junto a la isla Rasa, un pequeño islote situado a poco más de 12 km al sur de la boca de la bahía de Guanabara. Banks, Solander y los demás aprovechan también la libertad obtenida y bajaron eufóricos a la isla. Durante las pocas horas que permanecen allí antes de partir, la actividad de los naturalistas fue frenética, recolectando toda planta que ven interesante.[229]

A pesar de las pocas oportunidades que tuvieron para explorar la costa brasileña, entre lo recolectado los días fondeados en la bahía y la parada en la isla Rasa, fueron 320 muestras de plantas, de las cuales 112 no habían sido nunca descritas. Parkinson realizó 37 ilustraciones en acuarela de ellas, que esos días también dibujó y pintó 22 ilustraciones de peces.[192]​ Además de ejemplares botánicos también se recogieron muestras de conchas y de nidos de aves.[230]

De Río de Janeiro a Tierra del Fuego: 8 de diciembre de 1768 - 15 de enero de 1769Editar

  • Días de navegación: 31.
  • Distancia recorrida: 2.482 millas náuticas (4.597 km).
  • Media de distancia recorrida/día: 80 m.n./día (148 km/día).
 
Ruta del HMB Endeavour desde Río de Janeiro hasta Tierra del Fuego, cabo de Hornos y el Pacífico Sur (10 de diciembre de 1768 - 6 de febrero de 1769). Fragmento de un grabado de I. Bayly para la edición de W.J.Ll. Wharton de los diarios del primer viaje de James Cook, ed. Elliot Stock, 1893, Londres.

Tras dejar atrás Río de Janeiro siguieron 39 días de travesía por el Atlántico Sur hasta alcanzar, ya en los primeros días del año 1769, las proximidades de Tierra de Fuego en el extremo meridional de América del Sur. Una travesía marítima de 2.482 millas náuticas, 4.597 km, a una media de 148 km diarios, una muestra más de las habilidades de Cook y sus hombres como navegantes, teniendo en cuenta que no fue una travesía libre de dificultades.[208]​ Tuvieron averías como la que sufrieron a los dos días de salir de Brasil, cuando las fuertes corrientes hacen romper el mastelero del juanete de proa y los carpinteros tienen que hacer uno nuevo.[231]​ Alternaban jornadas de calma en las que no se avanzaba con otras de fuertes vendavales.[232]​ Hubo tormentas con fuerte aparato eléctrico que les obligaron a utilizar la cadena pararrayos que llevaban para estos casos.[233]​ Y violentos temporales que impedían descansar a los marineros, por los vaivenes de las hamacas tanto en cabinas como en cubiertas, y que tiraban los muebles y objetos en el interior del barco.[234]​ En todos los casos, el Endeavour demostró sus excelentes prestaciones de navegación como los marineros más expertos de la tripulación reconocían:

El barco ha demostrado durante este temporal su excelencia manteniéndose remarcádamente bien sobre el agua, a pesar de las fuertes olas que caían sobre él; todos los marineros han dicho que no habían visto un barco que aguantara tan bien como lo ha hecho el nuestro, navegando tan vivaz y al mismo tiempo tan suave.
Joseph Banks, Diarios, 7 de enero de 1769.[235]

Aunque en general, la salud de la tripulación es buena, después de salir de Río Monkhouse y su ayudante Perry tratan a tres marineros por lesiones varias y a dos por afecciones venéreas. A ellos, además de a los marineros de más edad y a los cocineros, se les prescribe todos los días una dosis de wort que no dejarían de tomar hasta llegar a Tierra del Fuego. Para el resto de la tripulación se continuaron con las medidas antiescorbúticas habituales.[176]

Cook y el astrónomo Charles Green seguían estudiando y comparando los diferentes métodos de medición de la longitud y realizaban series de medidas con el de observación astronómica lunar y con el de estimación, encontrando muy pocas diferencias y errores, salvo los debidos a las corrientes, la velocidad, movimientos del barco y otras interferencias técnicas en las mediciones.[236]​ Además, el 23 de diciembre pudieron observar otro fenómeno astronómico, en este caso un eclipse de Luna.[232]

No tuvieron encuentros con otros barcos, tan solo observaron unas velas a lo lejos el 14 de diciembre.[237]​ A medida que avanzaban hacia el sur, se preparó al barco y a la tripulación para un previsible empeoramiento del tiempo y descenso de la temperatura. El 18 de diciembre Banks, a 32° de latitud sur, anota que el frío le hace cerrar las ventanas de la cabina, que habían estado abiertas desde que dejaron Madeira, y el termómetro desciende cada día que pasa.[238]​ El 22 de diciembre, aprovechando un día de calma, se montó una equipación completa de velas nuevas para el paso del cabo de Hornos.[239]​ Ese mismo día, mientras los marineros cuelgan las velas nuevas, Banks y Solander salen en el pequeño bote y cazan ejemplares de pardelas rodeados de un grupo de marsopas. Conforme navegan hacía el sur, el avistamiento de cetáceos es más frecuente y prácticamente diario así como el de aves como pardelas, petreles y albatros, ave que avistan por primera vez el 23 de diciembre.[240]

Fueron las primeras Navidades fuera de Inglaterra. Tanto Cook como Banks hacen referencia a que se fue celebrada por toda la tripulación.

Día de Navidad; todos los buenos cristianos, es decir, toda la tripulación, se emborrachó de manera tan abominable que al llegar la noche apenas quedaba un hombre sobrio en el barco. Gracias a Dios que el viento fue muy moderado, solo el Señor sabe lo que habría sido de nosotros.
Joseph Banks, Diarios, entrada del 25 de diciembre de 1768.[241]

Y Cook, como siempre más breve, escribió al día siguiente:

Ayer, día de Navidad, ninguna de las personas a bordo estaba entre los más sobrios.
James Cook, Diarios, entrada del 26 de diciembre de 1768.[242]

Durante las jornadas del 29 y 30 de diciembre, a una latitud entre los 41 y 42 grados sur, longitud 60 grados oeste, aparecen en el agua plumas, restos de plantas terrestres y sobre todo un gran número de insectos flotando o volando entre el aparejo del barco, casi todos ellos escarabajos y polillas, signos inequívocos de que estaban próximos a la costa. De hecho, el Endeavour esos días navegó a solo unos 160 km de distancia paralelo a la costa de Argentina situada entre Bahía Blanca, el golfo de San Martín y la península Valdés.[243]​ Banks y Solander piden ayuda a los marineros para recoger ejemplares de ellos para estudiarlos y clasificarlos a cambio de una botella de ron.[232]

El cambio de año no mereció la misma celebración que la Navidad, aunque si anota Banks:

Hoy, día de año nuevo, nos hizo repasar cuentas y hablamos de nuestras esperanzas de éxito para el año 69.
Joseph Banks, Diarios, entrada del 25 de diciembre de 1768.[244]
 
Mapa de 1744 del extremo sur de America del Sur en el que aparecen la isla Pepys, las Malvinas, Tierra del Fuego, el estrecho de Le Maire y el cabo de Hornos tal y como entonces eran conocidos. Richard William Seale (1744).

El avistamiento de ballenas y focas es a partir de esta fechas cada vez más frecuente y en ocasiones de gran número de ejemplares.[245]​ El 3 y 4 de enero, en latitud 47° sur, la estimación les situaba en las coordenadas de las hipotéticas, e inexistentes, isla Pepys que aparecían en algunos mapas de la época. Sin embargo, no vieron tierra en ningún momento.[Nota 36]​ Las noches del 4 y 5 de enero pudieron observar el fenómeno luminoso del mar motivado por el fitoplacton bioluminiscente, organismos que Banks intenta estudiar.[246][Nota 37]

 
Mapa del libro A voyage to the south-sea and along the coasts of Chili and Peru in the years 1712, 1713 and 1714 ... by Monsieur Frezier. Por Amédée-F. Frézier, 1717. En él se representa (con el sur en la parte superior) el estrecho de Le Maire, con los perfiles de la costa de Tierra del Fuego. Se marcan la posición de los cabos de San Vicente, San Diego y San Bartolome y de las bahías Puerto Mauricio y Buen Suceso.

El 6 de enero, a una latitud de 51° sur, Banks anota que el termómetro marca menos de 9° Celsius.[234]​ Ese mismo día se reparte entre la tripulación chaquetas y pantalones de lana gruesa confeccionadas para el frío y proporcionadas por la armada que se habían guardado hasta entonces.[247][Nota 38]​ Ante el empeoramiento de la climatología y unas condiciones del mar cada vez más duras Cook tuvo que poner a la tripulación a trabajar de nuevo en el sistema de dos guardias, porque la guardia dividida en 3 grupos no era adecuada.[248][192]

Pasaron de largo las islas Malvinas, que ni siquiera llegaron a avistar, a pesar de que Banks había albergado el deseo de haberse detenido en ellas para explorarlas. De esos días son también los primeros avistamientos de pingüinos que nadaban junto al barco, y también de manadas de focas de muchos ejemplares.[249]​ Cook dirigía el Endeavour hacia el estrecho de Le Maire. Las órdenes del Almirantazgo decían que el paso al océano Pacífico se haría rodeando el cabo de Hornos y no por el estrecho de Magallanes.

A las 8 de la mañana del 11 de enero avistaron la costa noreste de la isla Grande de Tierra del Fuego, quedando tan solo a 5 o 10 km de ella. Desde esa distancia podían distinguir detalles del paisaje y vieron por primera vez nativos fueguinos. Estos habían encendido hogueras con las que parecían querer hacerles señales de humo.[250]​ Cook tuvo bastantes dificultades para pasar el estrecho de Le Maire, que separa la isla Grande de Tierra del fuego de la isla de los Estados, siendo repelido en tres ocasiones por vientos y corrientes en contra, quedando siempre al norte del cabo San Diego de la actual península Mitre de la Isla Grande de Tierra del Fuego. El 14 de enero Cook envío a Molyneux a buscar un fondeadero entre el cabo San Vicente y el San Diego y lo encuentran en la bahía Thetis, que ellos llamaron bahía San Vicente. Cook quería aprovisionarse de agua y de madera antes de encarar el paso del cabo de Hornos pero las rocas y poca profundidad de la bahía Thetis no la hacen conveniente para ello. Sin embargo, sin llegar a echar el ancla, decidió dejar ir a tierra frirme a Banks y Solander acompañados por uno de los oficiales en uno de los botes. A las 9 de la noche retornaron al barco con más de 100 muestras de plantas y flores, entre ellas hierbas antiescorbúticas,[Nota 39]​ y aunque no vieron a ningún nativo si que encontraron algunas de sus cabañas y restos de hogueras junto a ellas.[252]​ Tan pronto regresó la partida de Banks, Cook se adentra en el estrecho. La madrugada del domingo 15 de enero, esperando marea favorable, se detuvieron en la que denominaron bahía del Príncipe Mauricio y vislumbraron el extremo suroeste de la isla de Los Estados, el cabo San Bartolome. En la orilla de dicha bahía vuelven a aparecer nativos que les observaron antes de desaparecer en el bosque. Tampoco esta bahía ofrecía buenas condiciones y Cook aprovecha viento favorable para adentrarse más en el estrecho. Pasado el medio día avistan la bahía Buen Suceso donde el Endeavour echó el ancla.[253]

Bahía Buen Suceso: 16 – 20 de enero.Editar

 
Pintura de Alexander Buchan, con título de Herman Spöring, que representa el lugar de aprovisionamiento de la expedición en la bahía Buen Suceso en Tierra del Fuego. En ella además de a miembros de la expedición pueden verse representados a nativos Haush. "A View of the Endeavour's Watering place in the Bay of Good Sucess", por Alexander Buchan, (1769). The British Library, Londres.

El Endeavour estuvo fondeado en la bahía del Buen Suceso 5 días. La misma tarde de la llegada, Cook, Banks y Solander bajaron a tierra para inspeccionarla buscando un lugar de aguada y posibles fuentes de leña. Allí la expedición tuvo el primer contacto con pueblos no europeos. Un grupo de 30 a 40 nativos fueguinos, aparecieron en un extremo de la bahía. Eran miembros del pueblo haush, un subgrupo étnico del pueblo selk'nam u onas, tribus patagónicas de cazadores-recolectores descendientes de los primeros habitantes que ocuparon las islas del archipiélago de Tierra del Fuego hace unos 10.000 años. Los haush ocupaban el extremo sureste de Tierra del Fuego. Ninguno de estos pueblos fueguinos sobreviven hoy día.[254]​ El encuentro fue pacífico, aunque el comportamiento de los nativos fue tímido y precavido. Se les regalaron cuentas y cintas de tela y tres de ellos quisieron subir al barco cuando se les invitó a ello. La discreta confianza que los haush tenían ante los extraños, el hecho de que llevaran entre sus adornos objetos de inequívoco origen europeo y el no sorprenderse ante las armas de fuego que llevaban los británicos, hicieron comprender a Cook que de alguna forma estaban familiarizados con los europeos a pesar de los pocos barcos que llegaban hasta allí. Por otro lado, la impresión que estas gentes dejaron en el teniente fue de que se trataban de un pueblo con una forma de vida muy pobre y rudimentaria.[255]​ En los días siguientes Banks y sus acompañantes visitaron un poblado cercano a la bahía y pudieron observar de primera mano su forma de vida y el aspecto de sus construcciones. En los diarios de Cook y de Banks aparecen descripciones bastante objetivas de todo ello.[256]​ Constataron, por ejemplo, que la talla de los fueguinos era similar a la cualquier otro grupo humano, observación que desacreditó la calificación de "raza de gigantes" que Magallanes dio de los nativos de Patagonia en sus diarios tras su paso por esta región en su viaje de circunnavegación, descripción que hasta entonces se había considerado como cierta.[257]​ Parkinson y Buchan realizaron varios dibujos y bocetos tanto de los nativos como de sus vestimentas y de las chozas donde vivían, ilustraciones que eran las primeras imágenes recogidas con cierto rigor objetivo de aquellos pueblos.[258]

A la mañana siguiente, la tripulación, dirigidos por el segundo teniente John Gore y protegidos por los marines, empezó las labores de rellenar los toneles con agua fresca y hacer acopio de leña mientras Cook se dedicaba a topografiar la bahía. En pleno verano austral y con un día que en principio salió soleado y sin viento, Banks y Solander habían decidido hacer una pequeña expedición hacia el interior con la intención de superar el bosque que rodeaba la bahía y alcanzar una zona elevada de colinas en la que el bosque desaparecía y la vegetación parecía diferente y atractiva desde el punto de vista botánico. Se formó una pequeña partida de 12 hombres en la que además de ellos dos iban el cirujano Monkhouse, el astrónomo Green, el dibujante Buchan, el asistente de Banks Herman Spöring, los cuatro sirvientes de Banks y dos marineros para ayudar a acarrear el equipo y las muestras que se recogieran. Banks además se llevó a sus dos perros con él.[Nota 40]​ Las prohibiciones impuestas por el virrey de Brasil en Río de Janeiro había incrementado el entusiasmo de los naturalistas por poder explorar territorios nuevos. Pero una serie de circunstancias convirtieron la pequeña expedición en una tragedia.[259]

 
Ilustración al guache de Alexander Buchan, enero o febrero de 1769. En ella se representa a un grupo de nativos haush con sus vestimentas y utensilios dentro de una de sus cabañas. El título es de Herman Spöring. The British Library, Londres.
 
Familia nativa de Tierra del Fuego. Ilustración de Sydney Parkinson, enero 1769. Grabado que aparece en "A Journal of a Voyage to the South Seas, in His Majesty's Ship, the Endeavour", publicación de 1773 de los diarios de Parkinson. Biblioteca Nacional de Australia.

El grupo partió temprano por la mañana y tras superar el bosque llegaron a terreno de tundra semipantanosa con vegetación baja de arbusto y abedul que les dificultó mucho el avance. Cuando estaban a punto de alcanzar la zona que querían explorar, Buchan sufrió una crisis epiléptica. El grupo tuvo que detenerse para atenderlo. Cuando se recuperó, Banks, Solander, Monkhouse y Green siguieron hacia la zona más alta del terreno donde encontraron vegetación de tipo alpino con variedades desconocidas en Europa. Repentinamente el tiempo cambio, la temperatura bajó drásticamente y empezó a nevar de forma copiosa con ventisca. Cuando volvieron a unirse al grupo, hacia las ocho de la tarde, consideraron que la fuerte tormenta y la distancia que creían que les separaba de la bahía hacían poco viable volver al barco esa noche. A pesar de que no iban preparados para pernoctar a la intemperie, la intención era llegar a la zona de bosque más espesa encender un fuego y vivaquear hasta la mañana siguiente.[Nota 41]

 
Vista de una aldea de nativos fueguinos en bahía Buen Suceso. Ilustración de Sydney Parkinson, enero 1769. Grabado que aparece en "A Journal of a Voyage to the South Seas, in His Majesty's Ship, the Endeavour", publicación de 1773 de los diarios de Parkinson. Biblioteca Nacional de Australia.

Pero el descenso de la temperatura fue aún mayor y la fuerte nevada continuaba, comenzando a hacer mella en los hombres. Solander y uno de los criados de Banks, Richmond, empezaron a presentar síntomas de hipotermia y en un momento dado fueron incapaces de seguir caminando, a pesar de la insistencia de Banks y del resto de que no podían detenerse. Banks decidió dividir el grupo, enviando a Buchan y cuatro hombres más para que se adelantaran en busca de un lugar donde poder encender un fuego y refugiarse. A duras penas Banks junto con dos de sus criados acarrearon a Solander junto al lugar donde el grupo había conseguido hacer un pequeño refugio mientras que junto al más afectado Richmond se quedaron el otro criado negro de Banks, Dorlton, y uno de los marineros. Para mitigar la sensación de frío se bebieron una botella de ron, lo que les dejó dormidos en estado de ebriedad. Cuando parte del grupo, rodeados por una fuerte ventisca, volvió a buscarlos, Dorlton y el marinero no contestaron a sus llamadas y no pudieron dar con ellos. Más tarde, el marinero consiguió recuperarse y pudo alertar a los demás de donde se encontraban. Cuando Banks y los pocos hombres que aun estaban en condiciones de caminar consiguieron encontrar a los dos criados, estos estaban letárgicos e inmóviles. Las malas condiciones físicas en las que estaban todos, la noche cerrada, la gran cantidad de nieve caída y la fuerte tormenta que no cesaba hicieron imposible la tarea de acarrear a los dos hombres hacía el pequeño refugio o encender un segundo fuego, y todo lo que pudieron hacer fue cubrirlos con ramas esperando que pudieran aguantar la noche. Banks dejó con ellos a sus dos perros para que les dieran calor.[260]​ De vuelta hacia el vivac, uno de los lacayos de Banks, Peter Briscoe, empezó a sentirse muy enfermo y se temió también por su vida.

 
Nothofagus betuloides. Grabado de Gerard Sibelius para el Florilegium de Joseph Banks basado en una acuarela de Sydney Parkinson de 1769. Museo de Historia Natural, Londres.

Cuando a la mañana siguiente volvieron a buscarlos, Richmond y Dorlton habían fallecido. Los perros, sin embargo, habían sobrevivido y se mostraban reacios a abandonar a las dos víctimas. Hacia las ocho de la mañana dejó de nevar y el sol empezó a ablandar la nieve. Un buitre que habían cazado el día anterior antes de que todo empeorara, les sirvió de desayuno, desplumándolo y dividiéndo su carne en diez partes que cada uno se rustió al fuego. Fue el único bocado que comieron desde la partida. Tras una marcha de tres horas, ya alcanzado el medio día, el grupo llegó, en condiciones pésimas, a la playa de la bahía del Buen Suceso. Estaban más cerca de lo que pensaban: al analizar la ruta realizada descubrieron que en vez de ascender en línea recta hacia el interior habían realizado un semicírculo por las colinas cercanas a la bahía. Lo que había empezado como una simple incursión botánica en el interior de la isla de Tierra del Fuego había terminado dramáticamente con la muerte de dos personas. Las causas fueron varias y entre ellas la conjunción de la imprevisible climatología del verano subantártico, el suelo fundido de la tundra y sus ásperos arbustos que dificultan mucho la progresión a pie, unido al percance de salud de Buchan, la falta de comida y equipación para pasar la noche a la intemperie y el esfuerzo físico que realizaron unas personas desacostumbradas a largas caminatas después de estar sometidos durante varias semanas a la inactividad propia de la vida a bordo.[261][260]

Entre lo recolectado en la bahía Tethis y en la accidentada excursión, se obtuvieron un gran número de especímenes botánicos. Es de reseñar las muestras y dibujos que realizaron del guindo o coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides, Mirb. 1871), especie de haya austral propia del bosque patagónico del sur de Chile y Argentina. Solander la clasificó como "Betula antarctica" al considerarla por su similitud un tipo de abedul (Betulaceae);[262]​ también de Ribes magellanicum (Poir. 1812), de la familia de la grosella; de Osmorhiza berteroi (DC. 1830), de la familia de las zanahorias y que es utilizada tanto como alimento como para usos medicinales contra la tos y los resfriados;[263]​ de la orquídea palomita o Codonorchis lessonii (d'Urv. Lindl. 1840); de Caltha appendiculata (Pers. 1806), una ranunculácea; de Gunnera magellanica (Lam. 1789); de Berberis ilicifolia (L.f. 1782); y de Marsippospermum gandiflorum (L.f. 1843), una herbácea.[264]​ Además el cirujano Monkhouse ordenó esos días recoger abundante apio silvestre y hierba escorbútica, en este caso con intención medicinal. Añadidas a la harina molida y la sopa deshidratada formaron parte del desayuno de la tripulación durante los días fondeados en la bahía como medida antiescorbútica.[176]​ John Bootie, uno de los guardiamarinas, anotó en su diario que además del apio y de la hierba antiescorbútica se recolectaban y se consumían una especie de bayas de gran tamaño pertenecientes al arbusto Gaultheria mucronata, o chaura, [265]​ al que Banks se refiere como Arbutus rigida en su diario.[266]

Cook registró en su diario el empeoramiento del tiempo y la nevada, lo que no impidió que continuaran con las tareas de aprovisionamiento y de que él termine de topografíar la bahía. Al anochecer del martes 17 de enero Cook mostró preocupación cuando Banks y los demás no habían vuelto aún de su salida, sabiendo que no iban preparados para pasar la noche a la intemperie.[267]​ Al día siguiente, el mal tiempo continuó, esta vez impidiendo que los botes pudieran alcanzar la orilla con seguridad por lo que se interrumpió la recogida de leña y agua. A pesar de los violentos movimientos del barco, se ejecutaron, bajo la supervisión del master Molyneaux, las tareas de bajar y guardar los 6 cañones de la cubierta para dejarlas despejadas antes de dirigirse al cabo de Hornos.[268]​ Las malas condiciones del tiempo confinó a los naturalistas en el barco durante dos días más. Banks anota que Briscoe y Buchan aún están enfermos pero que los demás, aunque fatigados, tienen buena salud.[269]​ El aprovisionamiento se reanuda el jueves 19 a pesar de las malas condiciones del oleaje en la bahía, finalizándolo al día siguiente de madrugada, pero pierden el anclote que habían estando utilizando para asegurar la barca larga en al orilla mientras la cargaban de toneles de agua. El sábado 21 de enero levaron anclas y pusieron rumbo a la salida del estrecho de Le Maire.[270]

Cabo de Hornos y entrada en el Pacífico Sur: 21 de enero – 28 de enero.Editar

  • Días de navegación: 8.
  • Distancia recorrida: 370 millas náuticas (685 km).
  • Media de distancia recorrida/día: 46,3 m.n./día (85,6 km/día).
 
Mapa que muestra las rutas de paso al Pacífico de las expediciones del Dolphin de Byron y Wallis, de Cook y de Bougainville. Chart of the track of the Dolphin, Tamar, Swallow & Endeavour through the South Seas ; & of the track of M. Bougainville round the World, de Thomas Bowen, ca. 1776. Biblioteca Pública de Boston.

El Endeavour y su tripulación tenían por delante el difícil paso del cabo de Hornos. Una travesía por el pasaje de Drake que podía suponer tener que hacer 1.500 millas náuticas por la región de los furiosos cincuentas en dirección este-oeste, en contra de los vientos y corrientes predominantes.[261]​ La decisión de llegar al Pacífico Sur rodeando el cabo de Hornos y no utilizando el paso del estrecho de Magallanes se debe a que los precedentes británicos más recientes, en los que el Almirantazgo baso sus decisiones, parecían hacer más recomendable la primera opción frente a la segunda.[123]​ El primer británico en atravesar el estrecho de Magallanes fue el marino inglés Francis Drake, con patente de corso otorgada por la reina de Inglaterra, que lo hizo en tan solo 18 días de agosto y septiembre de 1578.[271]​ Pero los viajes posteriores de otros corsarios ingleses y las noticias que se tenían de las dificultades de su navegación hicieron que se perdiera el interés por esta ruta.[Nota 42]​ Para el viaje del Endeavour, el Almirantazgo siguió las recomendaciones que Lord Anson hizo tras finalizar su viaje de expedición de 1740-1744, cuya escuadra de barcos, que salió de Inglaterra en septiembre de 1740, utilizó la ruta del cabo de Hornos para llegar al Pacífico. Anson llegó a Tierra del Fuego a principios de marzo de 1741, y aunque inicialmente dobló el cabo, la mala meteorología del otoño austral y una serie de errores de cálculo de la longitud le obligaron a rehacer parte de la ruta para encontrar vientos favorables que le permitieran subir más al norte del paralelo 55 sur, por lo que necesitó más de 2 meses para dar por superado el cabo.[275][276]​ Las siguientes expediciones británicas al Pacífico Sur, más de veinte años después, escogieron el paso por el estrecho de Magallanes. La del comodoro Byron de 1764-1766 tardó casi 2 meses en hacer las 305 millas náuticas (648 km) de todo el estrecho. Y la del capitán Wallis, de 1766-1768, fue una travesía más accidenta aún, necesitando 4 meses para recorrerlo, y cuando volvió a Inglaterra transmitió una muy mala impresión de la región. En todos los casos el escorbuto hacia estragos entre al salud de las tripulaciones.[123][277]Louis Antoine de Bougainville, en su expedición de circunnavegación de 1766-1769, también utilizó el estrecho necesitando, en su caso, 52 días, incluidas varias paradas. Sin embargo, el no tuvo ninguna víctima por escorbuto al salir del estrecho, a mediados de enero de 1768, lo que parcialmente lo atribuye a que navegar por él, a pesar de sus dificultades, da acceso a poder avituallarse cosa que no hubiera podido hacer de haber ido por el cabo de Hornos.[278]

Doblar el cabo suponía no solo dejarlo atrás si no alcanzar los 50° de latitud sur en su lado occidental y una longitud lo más al oeste posible, lo que aseguraba al navegante situarse en una posición en la que se podian superar los vientos y corrientes dominantes del oeste que podían devolverle de nuevo hacia Hornos o ser empujado hacia el norte en paralelo a la costa occidental de Sudamérica por la corriente de Humboldt, lo que le impediría singlar hacia el Pacífico Sur.[261][279]​ Para ello el Endeavour tenía que adentrarse en el paso de Drake y llegar al menos hasta los 60° de latitud sur. Anson recomendaba no tomar rumbo norte hasta no haber alcanzado los 61° ó 62° sur, unos 600 km al sur del cabo de Hornos, zona en la que el pensaba que era más fácil encontrar corrientes y vientos menos desfavorables.[280]​ Pero Cook no necesito llegar tan lejos y pudo virar a rumbo norte mucho antes. Doblar el cabo le costo 24 días, si contamos desde su salida de la bahía de buen Suceso el sábado 21 de enero hasta el lunes 13 de febrero de 1769, ya en el Pacífico Sur, día en el que Cook confirmada una latitud de 49º 52' sur, longitud 90º 57' oeste, da el paso por superado con el rumbo adecuado hacia Tahití.[281]​ El Endeavour hizo en esos 24 días aproximadamente 1.490 millas náuticas, 2.715 km, a una media de 62 millas náuticas al día, 113 km/día. Fue otro ejemplo más de sus destrezas como navegante, pero sin duda se vio favorecido por la buena fortuna. A finales de enero se está en pleno verano austral, lo que no garantiza tiempo apacible, como de hecho refleja Cook en las entradas del diario de a bordo de esos días, pero a pesar de ello no sufrió las fuertes tormentas que retrasaron a Anson y Cook pudo largar todas sus velas disponibles, incluso las alas y las rastreras, y no tuvo que rizar las gavias desde que pasó el estrecho de Le Maire, lo que le permitió ir rápido, algo poco habitual en la difícil navegación de esas aguas. Y no dejó de estudiar la costa sur de Tierra del Fuego, dibujar sus perfiles y determinar las coordenadas de sus puntos de referencia.[282]​ De echo, el lunes 23 de enero descubre una nueva isla que no aparecía en las cartas existentes.[283]​ El martes 24 de enero, solo 3 días después de salir de Buen Suceso llegan a las islas Hermite y a las proximidades del cabo de Hornos, que está situado en la isla más meridional de este archipiélago. El mal tiempo y la niebla le impide realizar las observaciones con el rigor que él hubiera deseado:

[…], yo solo deseaba tener la certeza de si era o no el punto más meridional de Tierra del Fuego, pero la espesa niebla y los vientos del oeste que nos alejaban de la costa nos impidieron satisfacer mi curiosidad en este punto; pero desde su latitud y por las razones antes dadas, pienso que debe, y así debe ser, el cabo de Hornos y que se encuentra en la latitud 55° 59' Sur y longitud 68° 13' al oeste del meridiano de Greenwich, mediciones que son el resultado promedio de varias observaciones del sol y de al luna realizadas al día siguiente de dejar tierra y que coinciden con las realizadas el estrecho de Le Maire, […].
James Cook, Diarios, entrada del 25 de enero de 1769[284]

Estas mediciones, considerando las condiciones en las que Cook y Green hicieron sus observaciones, son más que notables. La latitud es exactamente la correcta y la longitud yerra por poco más de un grado al oeste de su longitud real.[282][Nota 43]​ En esos días Cook y Green realizaron 24 mediciones de las coordenadas del cabo, tanto a un lado como al otro y en diferentes horas del día, para obtener la cifra más correcta posible y minimizar los errores debidos al avance del barco o a las corrientes.[286]​ Banks anota el gran tamaño de los albatros y petreles que rodean el barco en gran número esos días.[287]​ El sábado 27 de enero ya están en el extremo occidental del paso de Drake y pasan al sur de las islas Diego Ramirez, 100 km al suroeste del cabo de Hornos.[286]

C. El Pacífico Sur: desde cabo de Hornos a las islas de la Sociedad (29 de enero – 8 de agosto, 1769)Editar

 
Ruta del HMB Endeavour desde Río de Janeiro a la costa este de Australia. Grabado de I. Bayly para la edición de W.J.Ll. Wharton de los diarios del primer viaje de James Cook, ed. Elliot Stock, 1893, Londres.

Travesía del Pacífico Sur hasta el archipiélago de Tuamotu: 29 de enero - 3 de abril.Editar

  • Días de navegación: 65.
  • Distancia recorrida: 4.732 millas náuticas (8.764 km).
  • Media de distancia recorrida/día: 72,8 m.n./día (135 km/día).
 
Vista aérea del océano Pacífico.

El Endeavour siguió su avance hacia el suroeste por el pasaje de Drake. A las 8 de la tarde del lunes 30 de enero Cook mide una latitud de 60° 10' sur, longitud 74° 30' oeste. Iba a ser el punto más meridional que se alcanzaría en todo el viaje. En la madrugada del 31 el viento cambia a este-sureste y Cook considera que ya esta suficientemente al oeste como para aprovecharlo y poner rumbo noroeste, rumbo que prácticamente ya no abandonará hasta llegar a latitudes tropicales.[288]​ Había logrado evitar la corriente de Humbolt que le hubiera llevado hacia la costa oeste de Chile e impedido poner rumbo oeste como pedían las órdenes del Almirantazgo. Cook y su tripulación se adentraban así en el Pacífico Sur.

Con una superficie aproximada de 77 millones de km2,[Nota 44]​ la mitad sur del océano Pacífico era por aquel entonces una de las regiones más inexploradas del planeta. Si exceptuamos a los navegantes polinesios, era un océano prácticamente desconocido. Se ignoraba su tamaño real, los límites de su inmensidad. Las rutas recorridas en los siglos previos por españoles, holandeses, franceses y británicos eran difíciles de situar con el suficiente rigor sobre las cartas y los mapas. Era muy fácil perder el rumbo si se intentaba reproducirlas. Los escasos conocimientos que se tenían sobre los vientos y corrientes de las diferentes regiones del Pacífico eran insuficientes para obtener unas reglas generales para su navegación. Y las coordenadas de las pocas islas o atolones con los que los primeros navegantes se habían encontrado habían sido obtenidas por métodos de medición que no tenían la suficiente fiabilidad y precisión, sobre todo en lo que respecta a la longitud. Esta dificultad para fijar la posición de las islas que habían descubierto significaba que no se sabía con exactitud donde se encontraban, por lo que volverlas a encontrar dependía más de la fortuna que de la pericia.[289]​ Cook contaba con las referencias de los holandeses Le Maire y Tasman y se sus compatriotas Anson, Byron y Wallis (Bougainville todavía no había llegado de su viaje cuando el Endeavour partió de Inglaterra) y los mapas de Dalrymple y De Brosses, pero las órdenes dirigían su ruta más al oeste de lo que ningún navegante europeo se había adentrado con anterioridad. Sabía donde tenía que llegar, pero las posibilidades de desviarse y no encontrar Tahití eran muy altas. Obviamente, no había puertos en los que poder recalar en caso de tener que hacer reparaciones o lugares en los que poder reabastecerse de agua y de alimentos frescos. Atravesar el Pacífico podía llevar meses y el escorbuto, del que hasta ese momento no se había registrado ningún caso entre la tripulación del Endeavour,[176]​ afectaba fatal e invariablemente a todas la expediciones que atravesaban sus aguas.[290]

 
Albatros errante (Diomedea exulans). Ilustración de J. G. Keulemans, A History of the Birds of New Zealand, segunda edición de 1888, de Walter Buller.

Los primeros días de febrero, el mal tiempo, con fuertes lluvias, granizo y tormentas, alternaba con días de calma. Banks aprovechaba estos últimos para continuar disparando y capturando desde su esquife a los albatros y petreles que en gran número volaban alrededor del Endeavour.[Nota 45]​ Después de ser estudiados y clasificados, algunos de esos grandes pájaros acababan formando parte de la comida.[291]​ El 12 de febrero Cook advierte errores en las distancias que daba el cálculo por estima y averiguan que se debían a un fallo en las divisiones de los nudos de la corredera utilizada esos días y tienen que rectificarla. Al día siguiente, lunes 13 de febrero, tras varias mediciones y correcciones de las coordenadas, convencido de que se encuentra suficientemente al norte y al oeste de la salida occidental del estrecho de Magallanes, Cook da por solventado el paso de Hornos y de haber dejado atrás el cono sur sudamericano.[292]

A mediados de febrero, ya en la latitud 48° sur, el mal tiempo continuaba. El violento oleaje que rompía sobre el alcázar les hizo perder la botavara del palo de mesana y en otra ocasión el viento rasgó completamente la gavia del palo mayor, que tuvo que ser sustituida.[293]​ Alternaban días en los que solo avanzaban 13 millas náuticas con otros en los que recorrían 140.[294]​ Los albatros, petreles y pardelas continuaban siendo muy abundantes y Banks y Solander no dejaban de incrementar su colección de aves.[Nota 46]​ También pudieron verse marsopas y orcas junto al barco.[Nota 47]​ El 20 de febrero el viento sopló de noroeste y durante tres días el Endeavour vio desviado su rumbo hacia oeste-suroeste. Recuperado el rumbo noroeste con viento favorable, avanzaron a velocidades de 7 nudos (casi 13 km/h), la máxima velocidad que el Endeavour era capaz de desarrollar.[295]​ En los 28 días del mes de febrero, desde que salieron del pasaje de Drake con rumbo noroeste, habían recorrido 2.339 millas náuticas (4.332 km) alcanzado los 39° de latitud sur y los 110° de longitud al oeste de Greenwich. Situados más de 3.000 km mar adentro al oeste de la costa de Chile, en medio del Pacífico Sur, Cook hace consideraciones sobre las posibilidades de la existencia de un continente austral:

[…]; el mar de fondo de suroeste se ha mantenido treinta horas después de la tormenta, una prueba de que no hay tierra en las proximidades de esta región – […].
James Cook, Diarios, entrada del 28 de febrero de 1769[296]
La longitud desde Greenwich obtenida por observación esta exactamente de acuerdo con la que da la hoja de estima tomada desde cabo de Hornos: este acuerdo de las dos longitudes después de recorrer 660 leguas es sorprendente y mucho más de lo que cabría esperarse; pero como es así, sirve para demostrar, tanto como las repetidas mediciones que hemos realizado cuando el tiempo nos lo permitía, que no hemos tenido ninguna corriente que haya afectado al barco desde que llegamos a estos mares. Esto es un signo evidente de que no hemos estado cerca de extensión alguna de tierra, porque uno encuentra corrientes cuando está cerca de la costa; […].
James Cook, Diarios, entrada del 1 de marzo de 1769[297]

A primeros de marzo el tiempo era cada vez más benigno y cálido y ya no se necesitaba la ropa de abrigo.[298]​ Pero el mes comenzó también con el primer caso de escorbuto registrado por los médicos del Endeavour. Richard Hutchins, marinero de primera que entonces tenía 28 años y que hasta el momento había gozado de buena salud, se quejó de dolor en las encías, de edema en las piernas y de la aparición de unas pequeñas úlceras en la piel de uno de sus tobillos. Un día después era el infante de marina William Wilshire el que presentaba gingivorragia, y debilidad de los dientes. Diagnosticados de escorbuto en sus primeras fases, se les prescribió cambios en su dieta, como sustituir la carne en salazón por harina, tomar raciones de sopa deshidratada y, específicamente, beber una pinta de wort al día. Tras diez días con este tratamiento parece ser que Hutchins mejoró significativamente y sus úlceras habían mejorado. Lo mismo sucedió con Wiltshire a los doce días de tratarse. Aunque se les consideró curados, ambos siguieron tomando wort hasta principios de abril. Ante la aparición de estos dos casos de escorbuto, los médicos de la expedición, convencidos de sus propiedades antiescorbúticas, decidieron administrar wort de forma preventiva a aquellos marineros que estuvieran enfermos o de baja del servicio por alguna dolencia, a los de más edad y a los que trabajaban en la cocina.[Nota 48]

 
Petrel de las Juan Fernández (Pterodroma externa). Ilustración de J. G. Keulemans para Monograph of the Petrels (1907-1910) de Frederick DuCane Godman.

Banks continuaba capturando aves desde su esquife los días de calma. El viernes 3 de marzo, por ejemplo, abate con su escopeta nada menos que 69 ejemplares de diferentes especies.[Nota 49]​ Teniendo en cuenta que Banks cazaba con armas que había que cargar, cebar y amartillar en cada disparo, podemos hacernos una idea del gran número de aves que debían sobrevolar el Endeavour para permitirle abatir ese número de piezas.[301]​ Observó que la fauna marina que podía ver era similar a la que había en las mismas latitudes del océano Atlántico. El 5 de marzo la temperatura ya es de 21 grados centígrados y la humedad hace que, como ya pasó en el Atlántico meses atrás, ciertos materiales se cubrieran de moho y el barco apareciera lleno de rocío por las mañanas.[Nota 50]​ Superada la latitud 37°, los albatros dejaron de verse de forma definitiva.[303]​ El Endeavour volvió a perder el rumbo norte durante cuatro días por vientos del noroeste que les obligaron a llevar rumbo oeste-suroeste, lo que les llevó hasta los 120° de longitud oeste. Cuando volvieron a recuperar viento favorable del sureste avanzaron de nuevo a buen ritmo, superando las 100 millas náuticas diarias.[304]​ El persistente buen tiempo convenció a Cook de volver a poner a la tripulación en el sistema de tres guardias y a sacar los cañones de las bodegas para colocarlos de nuevo en su lugar en cubierta. Por esas fechas la tripulación reinicia sus entrenamientos con las armas ligeras. Cook empieza a anticiparse al momento en el que tenga los primeros encuentros con los habitantes de las islas.[305]​ Los monótonos días de navegación son aprovechados por los científicos de la expedición para ponerse al día en la descripción, catalogación y representación gráfica de los especímenes botánicos y animales recogidos desde que comenzó la expedición que estaban todavía pendientes de estudiar y clasificar. Esta labor se realizaba en la gran cabina de popa, espacio común de trabajo que todos los civiles además de Cook compartían.[306]

Hacia la latitud 30° sur comenzaron a avistarse aves tropicales.[307]​ El jueves 15 de marzo las efemérides preveían que tuviera lugar el ocultamiento de Saturno por la Luna. El astrónomo Green se preparó para ello pero las nubes entorpecieron las observaciones, y en el diario de Cook los espacios en los que anotar la hora de la inmersión y la emersión de la Luna sobre Saturno están en blanco.[308]​ Richard Pickersgill, uno de los ayudantes del master, participa en las observaciones astronómicas, como reflejan su diario, siendo uno de los miembros de la tripulación que para esas fechas más había progresado en su formación astronómica.[309]​ Banks escribió por esos días en su diario sobre la buena calidad del agua recogida en bahía Buen Suceso, en Tierra del Fuego. A pesar del aumento de las temperaturas y de que hacía ya casi dos meses de su recogida, ésta se mantenía transparente, limpia y con buen sabor. A medida que se consumían estas reservas de agua, los toneles vacíos y situados en los pañoles de proa se rellenaban con agua de mar para equilibrar el barco. El 18 de marzo volvieron las lluvias, en ocasiones torrenciales hasta el punto de llegar a inundar las cabinas.[310]

Las teorías que defendían la existencia de un gran continente o masa de tierra austral estaban siendo puestas a prueba tras ocho semanas de navegación ininterrumpida por el Pacífico y más de 3.700 millas náuticas (6.852 km) recorridas sin haber visto tierra, al menos en las latitudes recorridas por el Endeavour. Escribe Banks al respecto:

El número de grados cuadrados de su tierra que nosotros ya hemos comprobado que no son otra cosa que agua, refuta su teoría, y al menos me enseña que hasta que sepamos como se compone este globo y el lugar que la creación le ha asignado dentro del sistema general, no debemos mostrarnos ansiosos por buscar motivos para explicar porque una parte contrabalancea el resto.[Nota 51]
Joseph Banks, Diarios, entrada del 20 de marzo de 1769[311]
 
Faetón colirrojo (Phaethon rubricauda). Ilustración de Paul Louis Oudart para La galerie des oiseaux du cabinet d'histoire naturelle du jardin du roi, (París, 1822-1825) de L.J.P. Vieillot.

El avistamiento de aves tropicales iba en aumento. Se observaban, entre otros, petreles heraldo, fragatas, charranes sombrios[Nota 52]​ y faetones colirrojos. El mar, además, traía abundantes algas y se vieron troncos de árboles flotando en el agua. Todo ello inducía a pensar en que había islas en las proximidades. De hecho, la posición del Endeavour el 21 de marzo (latitud 25°21' sur, longitud 129°52' oeste)[312]​ les situaba teóricamente en las cercanías de las islas Pitcairn (latitud 25° sur, longitud 130° oeste).[313]​ Las Pitcairn habían sido descubiertas por el navegante español Pedro Fernández de Quirós en enero de 1606, concretamente las islas de Encarnación (actualmente llamada Ducie) y de San Juan Bautista (actualmente isla Henderson).[Nota 53]​ Aparte de las referencias dadas por Quirós, Cook tenía las coordenadas medidas por Philip Carteret, mucho más concretas, que avistó las Pitcairn el 3 de julio de 1767 al mando de la corbeta HMS Swallow, el barco escolta del HMS Dolphin en la expedición del capitán Wallis, que se habían separado después del estrecho de Magallanes.[316]​ Sin embargo, a pesar de su teórica proximidad, Cook no consideró conveniente demorarse en intentar encontrarlas puesto que no necesitaba recalar en tierra ni ese objetivo estaba entre las órdenes del Almirantazgo. El viernes 24 de marzo cruzaban el trópico de Capricornio.[317]​ Por esas fechas las reservas de vino se han agotado y la cantidad que del mismo recibía la tripulación fue sustituida por grog.[318]

Un hecho trágico rompió la rutina de la travesía oceánica. El domingo 26 de marzo, Cook escribió:

El infante de marina Greenslade, por accidente o por voluntad propia, ha caido por la borda y se ha ahogado; las siguientes circunstancias dan a entender que lo hizo intencionadamente, […].
James Cook, Diarios, entrada del 26 de marzo de 1769[319]

William Greenslade, de 21 años, era uno de los infantes de marina de los doce que formaban el destacamento del Endeavour. Hacía el turno de guardia de tarde, el que va de las doce del medio día hasta las cuatro de la tarde, en la puerta de acceso a la zona de cabinas de Cook, Banks y el resto de civiles. Según el relato que hace Banks de los sucedido,[320]​ el joven William Howson, uno de los criados de Cook, le pidió a Greenslade que le guardara una pieza de piel de foca con la que pretendía hacer bolsas de tabaco para varios marineros. Greenslade le había pedido a Howson que le hiciera una pero al parecer este se había negado. Al tener la piel en su poder, Greenslade aprovechó para quedarse con un pedazo. Cuando Howson volvió y advirtió lo sucedido, discutió con Greenslade pero como consiguió que le devolviera el fragmento cortado le dijo que no lo denunciaría. Sin embargo, el hecho llegó a oídos de los compañeros de destacamento de Greenslade. Consideraron que el honor del grupo había sido mancillado y suponía una ruptura de la confianza que la tripulación depositaba en ellos: un robo cometido por el propio centinela durante su guardia, era una falta inexcusable, agravada por el hecho de que el objeto robado estaba bajo su custodia. Sus compañeros se sintieron obligados a comunicárselo a su superior, el sargento John Edgcumbe, que a su vez consideró que, a pesar de que el agraviado no iba a denunciar, él, como su superior, no podía ocultar el hecho una vez conocido y debía hacérselo saber al capitán. Esa misma noche, probablemente abrumado por la respuesta de sus compañeros de destacamento y la perspectiva de verse humillado ante el capitán y el resto de la tripulación, antes de que el sargento lo llamara para llevarlo ante Cook, Greenslade subió a cubierta. Se dirigió a proa, hacia el lugar en el que los marineros hacían sus necesidades, por lo que no llamó la atención de los que en ese momento estaban allí, y amparado por la oscuridad se arrojo por la borda. Cuando los hombres lo echaron a faltar, ya era demasiado tarde.[268]

Esta es una de las escasas ocasiones en las que Banks hace referencia en su diario a un asunto personal sobre alguno de los miembro de la tripulación del Endeavour, relatando con detalle todo lo sucedido.[321]​ Cook, en su anotación en el diario de ese día, parece lamentarse de no haber podido hacer nada por evitarlo:

No supe ni del robo ni sobre las circunstancias del mismo hasta que el joven ya no estaba entre nosotros.
James Cook, Diarios, entrada del 26 de marzo de 1769[322]

Los últimos día de marzo predominaban las calmas y la progresión del Endeavour se ralentiza. Cook aprovechó para realizar tareas de mantenimiento del barco como reforzar el cable del ancla principal y hacer reparaciones en los tres botes del barco además de recubrir con brea y carbonato de plomo las superficies de sus cascos para protegerlos del gusano teredo.[323]​ El escorbuto volvió a aparecer, aunque de forma leve y con solo tres personas afectadas. Uno de ellos fue el propio Banks. Explica en su diario que a pesar de que, como el resto de la tripulación, comía chucrut constantemente y bebía una pinta de wort al día, sus encías se hincharon y aparecieron aftas en su boca.[324]​ Temiendo que fuese una manifestación del escorbuto empezó a utilizar las preparaciones a base de zumo de cítricos que le habían proporcionado antes de salir de Londres.[Nota 54]​ Todos los días añadía una pequeña cantidad de alguno de esos preparados a base de limón o de naranja a un vaso de licor. Según sus notas, en menos de una semana se había recuperado.[326]​ En los días siguientes se registraron nuevos casos de escorbuto: el 2 de abril el marinero Samuel Jones y al día siguiente el ayudante del cirujano, William Perry. Ambos se trataron tomando un cuarto de galón de wort al día, junto con otras medidas, y parece que ya estuvieron recuperados diez días después.[299]

Situados entre los paralelos 20 y 19 de latitud sur, el Endeavour estaba cerca de la longitud 137° oeste a la que el capitán Wallis con el Dolphin se encontró con los primeros atolones del archipiélago de Tuamotu. En este punto de la expedición, las órdenes del Almirantazgo eran muy claras:

[...]; sin embargo, tenga la precaución de alcanzar el paralelo de la isla del Rey Jorge al menos 120 leguas al este de la misma y ponga sus mejores esfuerzos para llegar allí entre un mes y seis semanas antes del tercer día del mes de junio del próximo año, para que el Sr. Green y usted dispongan de tiempo suficiente para ajustar y probar los instrumentos. [...]
Instrucciones del Almirantazgo para el teniente James Cook[122]

A fecha del 30 de marzo, el Endeavour estaba unos minutos al norte del paralelo 19° sur y a una longitud de 131° 21' oeste,[327]​ es decir, 2° al sur y 18° al este de las coordenadas de Tahití (17° 40' S, 149° 25' O),[328]​ lo que supone encontrarse a una distancia de aproximadamente 1.800 km de dicha isla. En los días siguientes, con vientos del sur y del este que le permitieron avanzar más de 100 millas náuticas al día, Cook puso rumbo oeste, con más de 1.000 km de margen de lo que decían las órdenes (120 leguas son algo más de 666 km) y más de dos meses antes de la fecha prevista del tránsito de Venus.[329]​ Navegando hacia Tahití sin ninguna referencia salvo las astronómicas y los datos de la ruta llevada por Wallis, Cook y Charles Green realizaron esos días numerosas observaciones y cálculos de su posición para no cometer errores y determinar lo más exactamente posible la longitud en la que se encuentran en cada momento.[330]

Ruta por el archipiélago de Tuamotu hasta Tahití: 4 - 13 de abril.Editar

  • Días de navegación: 10.
  • Distancia recorrida: 637 millas náuticas (1.246 km).
  • Media de distancia recorrida/día: 67,3 m.n./día (124,6 km/día).
 
Mapa con las rutas a través del archipiélago de Tuamotu e islas de la Sociedad de Byron, Wallis, Cartert y Cook. Grabado por Robert Bénard. En: Relation des voyages entrepris par ordre de sa Majesté Britannique actuellement régnante pour faire des découvertes dans l'hémisphère méridional, et successivement exécutés par le commodore Byron, le capitaine Carteret, le capitaine Wallis et le capitaine Cook dans les vaisseaux "le Dauphin ", "le Swallow" and "l'Endeavour". (1774, Paris: edición de Saillant y Nyon).[331]Biblioteca Nacional de Australia.
 
Atolón Vahitahi. Imagen obtenida en 2003 desde la Estación Espacial Internacional, NASA.

La mañana del 4 de abril, un día de viento fuerte pero cielos despejados, Peter Briscoe, uno de los sirvientes de Banks que estaba en cubierta porque formaba parte de la segunda guardia, avisto tierra hacia el sur.[Nota 55]​ Habían pasado 72 días desde que se levó el ancla de bahía Buen Suceso en Tierra del Fuego y más de 4.700 millas náuticas (más de 8.700 km) de travesía por el Pacífico Sur. Se trataba del atolón de Vahitahi, en la región oriental del archipiélago de Tuamotu, archipiélago que actualmente forma parte de la Polinesia Francesa.[334]​ La expedición francesa de Bouganville, en marzo de 1768, fue la primera expedición europea en avistar este atolón.[Nota 56]​ Cook cambió el rumbo para acercarse a él, con los marineros subidos a las cofas observando su forma elíptica, su laguna salada interior, los bosques de palmeras. El humo de hogueras indicaba que estaba habitada. Al medio día estaban a una milla náutica de distancia y pudieron ver a sus habitantes. Banks utilizaba un catalejo para observarlos con más detalle, distinguiendo al menos a 24 individuos de piel cobriza y pelo oscuro, prácticamente desnudos, que seguían por la orilla el discurrir del barco llevando bastones y lanzas en sus manos sin que quedara claro si sus gestos eran amistosos o no. En zonas aclaradas de vegetación, bajo la sombra de las palmeras, se veían las cabañas de sus habitantes. A ojos de Banks la estampa no podía ser más atractiva:

[…] no puedo imaginar lugares más placenteros, al menos así nos parecen a nuestros ojos, que durante tan largo tiempo no han visto otra cosa que agua y cielo.”
Joseph Banks, Diarios, entrada del 4 de abril de 1769[335]
 
Carta de navegación con parte de la ruta de Bougainville por Tuamotu, (1768), similar en este tramo a la que hizo James Cook. Aparecen los atolones de Vahitahi (Les 4 Facardins), Akiaki (l'île des Lanciers) y Hao (l'île de la Harpe). Biblioteca Nacional de Francia.

A partir de entonces, fueron sucediéndose los avistamientos de islas, aunque no se detuvieron en ninguna de ellas. Antes de acabar el día, pasaron junto al atolón de Akiaki, 45 km al oeste-noroeste de Vahitahi, que por su aspecto áspero Cook llama Thrump Cap[Nota 57]​ y que aparentemente estaba deshabitada.[337]​ Las aves eran abundantes en los alrededores de la islas identificándose fragatas y tiñosas menudas (Anous minutus). Pescaron un guaju (Acanthocybium solandri). Al día siguiente, hacia las 3 de la tarde, avistaron al suroeste el atolón Hao, que rodearon por el sur. Por su forma Cook lo llama Bow Island.[338]​ Banks pasó varias horas subido a la cofa del mástil deleitándose con las vistas del atolón y del mar al atardecer, haciendo luego una detallada descripción en su diario. El segundo teniente, John Gore distinguió nativos en sus orillas y canoas varadas bajo las palmeras, aunque aparentemente nadie se apercibió de la presencia del Endeavour.[339]​ Hao fue descubierta por Pedro Fernández de Quirós en febrero de 1606, uno de los primeros encuentros entre europeos y polinesios. También Bougainville la avisto en su expedición, llamándola La Harpe.[Nota 58]​ Pasado el medio día navegaron al sur de los grupos de atolones de Marokau, al norte, y Ravahere, al sur, que Cook llamó Two Groups, a 104 km de Hao. Desde Marokau salieron varias canoas a su encuentro, por lo que Cook decidió detenerse para esperarlos. Pero los nativos también se detuvieron y no se acercaron más por lo que el Endeavour volvió a ponerse en marcha. Banks describe canoas ocupadas por 3 personas y otras por 6 o 7, algunas de ellas con mástil y vela. Desde las canoas y la orilla les hacían señales con las manos a las que los marineros del Endeavour contestaban agitando las suyas y sus sombreros. Escribe Banks de lo innecesario que era desembarcar en estas pequeñas islas y exponerse a un enfrentamiento con los nativos solo por satisfacer su curiosidad, cuando Tahití está ya tan próximo:

 
Atolón Anaa. Imagen obtenida en 2003 desde la Estación Espacial Internacional. NASA.
“Nuestra situación hacía inapropiado acercarnos más, no queríamos nada en especial y la isla era demasiado insignificante como para ser objeto del que valiera la pena tomar posesión; por lo tanto, si por nuestra curiosidad nos hubiéramos acercado en bote y nos hubiéramos visto obligados a hacer daño a alguno de los nativos si hubiésemos atacados y nos hubiéramos tenido que defender, la única razón que entonces podríamos alegar sería el deseo de satisfacer una curiosidad inútil.”
Joseph Banks, Diarios, entrada del 6 de abril de 1769[340]

A la mañana siguiente, 120 km al oeste de Hao, avistaron hacia el norte el atolón Reitoru, también descubierto por Bouganville, y pusieron rumbo hacia él. Cook dice que estaba deshabitado pero que era abundante en aves, sobre todo fragatas, por lo que lo denomina Bird Island.[341]​ Tras 24 horas sin nuevos avistamientos, el 9 de abril (fecha náutica), avistaron al norte el atolón Anaa. Está 350 km al este de Tahití. Cook lo denomina Chain Island, que con 30 km de largo y 6,5 de ancho era la mayor de todas las islas que avistarían hasta llegar a Tahití.[342]​ Vieron signos de que estaba habitada. Existe un mapa hecho por Cook y un perfil dibujado por Buchan.[343]​ La noche fue lluviosa y con tormentas con abundante aparato eléctrico, mejorando por la mañana, cuando avistaron la isla de Mehetia, isla volcánica descubierta por Wallis en junio de 1767, que llamó Osnaburg Island, y a la que también llegó Bouganville el 2 de abril de 1768, llamándola Le Boudoir. Cook la rodeó por el sur. Hay ilustraciones realizadas por Parkinson y Buchan.[344]

 
Perfil de Mehetia (Osnaburg Island), por James Cook. Impreso por W. Strahan y T. Cadell, Strand, Londres, 1773. Biblioteca Nacional de Australia.

Se encontraban a poco más de 100 km al este de Tahití, la tripulación estaba expectante y al atardecer, nuboso y borrascoso, a algunos marineros les pareció ver tierra al oeste. El propio Banks subió a la cofa pero las nubes ocultaban la vista.[345]​ El martes 11 de abril, a las 6 de la mañana, se anotó oficialmente en la bitácora que se avistan al oeste las elevadas montañas de Tahití.[346]​ Al día siguiente el mar estaba en calma y el viento era flojo, el Endeavour apenas avanzó 18 millas. Cuando estaban a unos 30 km de la costa, varias canoas de tahitianos se acercaron al barco desde la isla llevando cocos, frutas frescas y pescado. No paraban de decir “taio, taio”, que en lengua tahitiana significa "amistad". Sin subir a bordo, intercambiaron las frutas por clavos, cuentas y botones con los hombres del Endeavour, que así pudieron comer su primera fruta fresca en meses. La tripulación estaba probablemente inquieta e impaciente por la proximidad de la isla y por pisar tierra. El marinero Samuel Jones recibió 12 latigazos por desobediencia.[347]​ La noche fue inestable, con chubascos y viento variable, pero mejoró al amanecer, y con tiempo despejado, aunque muy húmedo y caluroso, se aproximaban tranquilamente a la bahía de Matavai, en el norte de la isla. Hay que recordar que en el Endeavour había varios veteranos de la expedición de Wallis que, por lo tanto, ya habían recorrido esas agudas y habían estado en Tahití hacía escasamente 2 años. Entre ellos estaban el segundo teniente John Gore, el master Robert Molyneux y sus tres ayudantes Clerke, Pickersgill y Wilkinson, por lo que para la aproximación a la isla se contaba con su experiencia.[348]​ Por ejempló, se mandó la pinaza por delante para explorar y marcar los bajíos y arrecifes con los que el Dolphin de Wallis se encontró en el lado noreste de la entrada de la había.[349]​ Rodeados por las canoas de los nativos que observaban atentamente las maniobras, a las 7 de la mañana del 13 de abril de 1769, a una profundidad de 13 brazas, el Endeavour echó anclas quedando fondeado en la bahía de Matavai.[350]

 
El HMS Dolphin de Samuel Wallis en bahía Matavai, Tahití. Ilustración de Samuel Wallis, hacia 1767. Biblioteca Nacional de Australia.

Habían pasado más de 7 meses y se habían recorrido más de 13.300 millas náuticas (24.632 km) desde que el Endeavour partió de Plymouth hasta su llegada a su primer objetivo, Tahití. Hasta entonces, el viaje había sido un éxito y fue un gran mérito de Cook y toda su tripulación como lo llevaron a cabo. Como explica Beaglehole,[351]​ después de doblar cabo de Hornos y sortear la corriente de Humboldt alcanzando la máxima latitud sur posible lo más al oeste posible, Cook puso rumbo noroeste sin perderlo prácticamente durante 60 días, navegando más al oeste en el Pacífico Sur de lo que lo habían hecho sus predecesores. Aunque pasó cerca de las Pitcairn no desperdició tiempo en buscar algo que ni necesitaba ni estaba en las órdenes. Favorecido por una climatología que en general no fue demasiado adversa (Beaglehole pone el ejemplo del martirio de tormentas y temporales que sufrió Philip Carteret entre abril y julio dos años antes) llegó a la latitud de Tuamotu y Tahití con tiempo de sobra por delante, poniendo rumbo oeste entre las islas de Tuamotu. Su ruta por este archipiélago se acercaba más a la que siguió Bouganville (que Cook desconocía) que a la de Wallis, que quedaba un poco más al sur que la que llevó Cook, lo que se refleja en las islas que cada unos de ellos avistó en su ruta hacia Tahití hasta Mehetia, en la que ya coincidieron los tres. En palabras del propio Beaglehole:

“Esta travesía desde Plymouth hasta Tahití debe considerarse un ejemplo notable de marinería, y hay que recordar que fue la primera travesía oceánica de larga distancia que realizó Cook. Aunque se pueda considerar que la suerte estuvo de su lado, es también evidente que obtuvo el máximo partido de esa ventaja. […]. Aunque su mente había tenido que jugar libremente con algunos de los problemas de la navegación y la geografía, había demostrado que era posible cumplir literalmente con las instrucciones recibidas. Se le había aconsejado entrar en el paralelo de la isla del Rey Jorge al menos 120 leguas al este de la misma y al adentrarse en el archipiélago de Tuamotu desde el sureste exactamente en el momento preciso, eso era lo que había hecho: permitiéndose algunas millas de margen al norte y al sur, ya llevaba casi una semana navegando esa latitud. Se le había ordenado que hiciera todos los esfuerzos posibles por llegar a Tahití un mes o seis semanas antes de la fecha del tránsito. Él lo había hecho mejor. Tenía por delante siete semanas y un día antes del momento designado. Y sus hombres y pasajeros gozaban de buena salud.”
J.C. Beaglehole[352]

Ese era el otro mérito de la expedición, el buen estado de salud que tenía toda la tripulación. Después de siete meses de viaje se habían contabilizado tan solo cinco bajas, cuatro por accidente y una por suicidio.[Nota 59]​ Ninguna por enfermedad. Ninguna por escorbuto. Solo había unos pocos marineros en la lista de enfermos y ninguno por dolencias serias. Era un logro más que notable para la época. Y haber mantenido el escorbuto controlado fue uno de los méritos que se pueden poner en el haber de Cook y de los médicos del Endeavour. Esto Cook lo sabía y así se refleja en su diario, dedicando la mayor parte de su entrada del día que llegaron a Tahití a reflejar el buen estado de salud de sus hombres, el trabajo realizado por el cirujano del barco, William Monkhouse, y a explicar las medidas antiescorbúticas utilizadas, entre ellas la estrategia para que el chucrut, que al inicio no era del gusto de los marineros, fuera tomado de buena gana por toda la tripulación sin tener que recurrir a medidas disciplinarias.

“Al principio, la tripulación no comía el sour krout hasta que puse en práctica un método que, hasta donde yo se, nunca falla entre los marineros. Este consistió en servirlo en las mesas todos los días y permitir a todos los oficiales sin excepción que hicieran uso de él y dejar la opción al resto de los hombres de que comieran todo lo que quisieran de él; no pasó ni una semana y ya pude asignarlo en las raciones de todos […]; desde el momento en el que ven que sus superiores aprecian algo, ese algo se convierte en la sustancia más deliciosa del mundo y su inventor en el camarada más honorable.”
James Cook, Diarios del HMB Endeavour, entrada del 13 de abril de 1769

Una muestra de como Cook comprendía la psicología de los hombres de mar, como era capaz de persuadirles a cumplir sus órdenes sin recurrir a medidas de fuerza y de como, en definitiva, se preocupaba por su bienestar.[353]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Durante la ocupación británica de Manila, Dalrymple se apropió de gran cantidad de documentación española entre la que se encontraban gran número de mapas y cartas de navegación,​ documentos que hablaban de tierras e islas australes en el Pacífico y que durante 200 años los españoles habían utilizado y mantenido en secreto. Manila era entonces el centro documental y cartográfico más importante del Pacífico. La importantísima biblioteca del gran convento agustino de San Pablo contenía un tesoro bibliográfico, como por ejemplo toda la labor cartográfica de Andrés de Urdaneta, documentación que perfeccionada seguía en uso por los marinos españoles. Es más que probable que el Almirantazgo británico poseyera estas cartas y mapas y que James Cook las utilizara a bordo del Endeavour, contribuyendo al éxito de su expedición.[14]
  2. James Douglas, 14º conde de Morton (1702 - 12 de octubre de 1768), fue un aristócrata y astrónomo escocés que llegó a ser presidente de la Royal Society desde 1764 hasta su muerte.[15]
  3. "Master", término inglés de la época, de difícil equiparación o traducción a un equivalente similar en español, para el máximo rango de los suboficiales de carrera ("warrant officers") de la Royal Navy de aquel entonces. Su nombramiento correspondía a la Junta Naval de la Armada, a diferencia de los oficiales por orden o comisión ("commissioned officers") que eran nombrados por el Almirantazgo. Para una descripción y conciso análisis de lo que suponía el rango de "master" en la armada británica del siglo XVIII ver Beaglehole, 1974 pp. 26 y 27. Ver tabmién el artículo Master (naval) en la Wikipedia en inglés.
  4. Lord Edward Hawke, primer Barón Hawke (1705-1781), oficial de la Royal Navy, responsable de la victoria británica en la batalla de la bahía de Quiberon (noviembre de 1759), Primer Lord del Almirantazgo entre 1766 y 1771, los años del primer viaje de Cook, además de miembro de la Cámara de los Comunes entre 1747 y 1776.[22]​ C. Townshend puede tratarse del Honorable George Townshed (1716-1769), almirante de la Royal Navy en las fechas en las que se exámino a Cook, pero no coincide con la inicial “C.”[23]Sir Peircy Brett (1709-1781), oficial de la Royal Navy, oficial junior en el viaje de circunnavegación de George Anson (1740-1744), Lord Comisionado del Almirantazgo cuando examinó a Cook, y más tarde almirante.[24]
  5. Cuando la Royal Society y el Almirantazgo estaban comenzando los preparativos del viaje de Cook, el Dolphin todavía no había llegado a Inglaterra. Esto sucedió el 18 de mayo de ese año. Fue entonces cuando se supo del descubrimiento y coordenadas de la, hasta entonces al menos oficialmente, desconocida isla de Tahití, así como de la buena acogida de sus habitantes y las descripciones paradisíacas del lugar. A finales de ese mismo mes el Almirantazgo estudia los cuadernos de bitácora y diarios del capitán Wallis y de los demás oficiales del Dolphin. El estudio de estos datos y las bondades de la isla hacen que finalmente sea el lugar seleccionado.[33][34]
  6. El Earl of Pembroke era un barco de tres palos y se le consideraba un bricbarca (bark o barque en inglés), lo que justificaba la "B" de sus iniciales en lugar de la habitual "S" de ship. En ese momento ya existía otro navío en la armada británica, un cúter de 4 cañones, llamado HMS Endeavour y de esa forma se les podía distinguir en el registro.[6]
  7. Portable Soup, en inglés, un procesado de sopa deshidratada desarrollado por la la Junta de Aprovisionamiento de la Royal Navy cuyas autoridades pensaban que era parte obligada de la dieta de los marineros para prevenir el escorbuto y otras carencias nutricionales durante las prolongadas singladuras oceánicas sin escalas. Era un concentrado de carne, vísceras y vegetales hervidos con una pasta espesa que luego se deshidrataba y se cortaba en porciones. Las embarcaciones que realizaban viajes de larga duración recibían unos 22 kilos de este preparado por cada 100 tripulantes.[56]
  8. El wort es el nombre inglés que en la armada se le daba al mosto de cerveza obtenido de infusionar la malta, rico en maltosa, dulce y sin fermentar. El wort era una bebida habitual a bordo de los bracos británicos en alta mar porque se le atribuían propiedades antiescorbúticas. Las instrucciones para la preparación del wort eran las siguientes:[57]​ cada día se tenía que moler la malta a utilizar, se mezclaba con agua hirviendo en una proporción de uno a tres, se dejaba reposar de 3 a 4 horas. El preparado resultante era el wort. Se debía administrar a cada hombre de la tripulación al menos un mínimo de un cuarto de galón, algo más de un litro, al día. (Un Old English ale gallon (isabelino) son 282 pulgadas cúbicas o 4,62115 litros; un cuarto de galón serían 1,155 litros). The Lords of the Admiralty to Lieutenant Cook, 30 July 1768. Hist. Records New South Wales I: i: 314-315.James Cook estaba convencido de que el consumo de la sopa deshidratada de la armada así como el wort estaban entre las medidas esenciales para prevenir el escorbuto.[58]
  9. Ante la dificultad de adecuar la terminología de los rangos de la Royal Navy del s. XVIII a términos equivalentes en español, ya sea de la misma época o de la actual, se ha optado por dejar los términos ingleses originales y dar la traducción más adecuada para otros. Así, no traducimos el término "master", que quizás podría equipararse al de patrón de navío, pero no se ajusta con suficiente idoneidad, por lo que se usa el término inglés en el artículo. Otros términos también problemáticos que hemos optado por traducir son los de "quartermaster" y el de "able seaman". Para este último damos la traducción "marinero de primera" se correspondería con el rango de "able seaman" de la Royal Navy durante los siglos XVIII y XIX (cuya abreviatura en los registros de tripulación es AB para diferenciarlos de los OS, u ordinary seaman), marineros que tenían entre 1 y 2 años de experiencia previa en el mar. Esta misma traducción es la que se da para este término en las ediciones españolas de las novelas de la serie Aubrey-Maturin de Patrick O'Brian, por ejemplo en el capítulo 1 de Capitán de Mar y Guerra (Master and Commander).[76]​ (Ver también el artículo Able seaman en la Wikipedia en inglés). El término de "piloto de derrota" también es utilizado en las trducciones de las novelas de O'Brian. Para una descripción más completa de estos términos ver el artículo en la Wikipedia en inglés Royal Navy ranks, rates, and uniforms of the 18th and 19th centuries, que a fecha de hoy no tiene equivalente en la Wikipedia en español.
  10. Estos hombres era: el criado de Cook William Howson, su secretario James Griffiths (que es dado de baja el 29 de junio por “inservible” y Cook buscará un nuevo secretario en la persona de Richard Orton) uno de los quartermaster, Alexander Weir (que aunque es asignado a la tripulación del Grenville en 1768 nunca llegaría a navegar en él, pues es transferido al Endeavour), el ayudante del contramaestre Thomas Hardman y los marineros, Peter Flower, Timothy Rearden (baja por enfermedad el 29 de abril), Isaac Smith (el yerno de la esposa de Cook) y William Grinshaw (que abandona el 14 de junio, antes de que el barco parta de Deptford). Otra persona proveniente del Grennville era John Charlton que no está en listado inicial del Endeavour apareciendo súbitamente en el rol en una anotación fechada el 1 de mayo de 1770, estando el Endeavour fondeado en la bahía de Botany, en la costa este de Australia. Es muy probable que aunque no se registrara llegara al Endeavour el mismo día que el resto de sus compañeros del Grenville (ver más adelante y referencia 29). Ver Robson, J, The Captain Cook Society: Quarterly Summaries 1768-1771: April-June y páginas 4 y 5 del pdf del muster roll del Endeavour.
  11. Carta del 3 de junio de 1768 de Cook a Philip Stephens, secretario del Almirantazgo (Adm 1/1609, TNA). El hermano mayor de Stephen Forwood, Thomas, era infante de marina y había coincidido con Cook en el HMS Eagle en 1756. Thomas llegó a teniente de los marines.[101]
  12. Del inglés “widow's man”. El número de “widow's man” era proporcional al número de tripulantes, generalmente uno por cada cien marineros. Sobre este concepto y otras generalidades de los muster rolls de la armada británica ver Robson, J. John Robson's Captain Cook pages: Muster rolls of the ships used by Captain James Cook on his voyages to the Pacific y Robson, J: The Captain Cook Society: Musters.
  13. Ver páginas 11 y 16 del pdf del muster roll del Endeavour. Cook se refiere a él como la persona que primero avistó Nueva Zelanda por lo que nombra en su honor un promontorio de en la bahía Poverty de la isla norte neozelandesa como saliente de Young Nick, o Young Nick's head. El master del Endeavour, Molyneux, lo nombra en su diario como Nicholas Young (nota del día miércoles 11 de octubre de la edición de WJL Wharton de 1893 de los diarios de Cook). Sin embargo no aparece en el registro de la tripulación del barco hasta el 6 de noviembre con el número 106, como una re-entrada en el registro para nombrar como criado del cirujano a un supernumerario del mismo nombre, con el número S61 pero sin fecha de entrada.
  14. Aquí se da la cifra de hombres físicamente reales, que no oficiales según el registro de tripulación, a bordo del barco al salir de Plymouth: 96, icluyendo a Young y Charlton que no aparecen el registro al partir de Plymouth, pero sin contar a los dos "hombres de víudas", números 16 y 96 en el rol de la tripulación. Por eso Cook habla de 94 en su diario, que tampoco cuenta a estos últimos, pero no a Young ni a Charlton. Y es la misma cifra que se da en la mayoría de las fuentes, como por ejemplo hace Beaglehole[115]​ y O'Brain[116]​. Parkin[117]​ da también la cifra de 96, aunque él cuenta a los dos "hombres de viudas", y no a Young ni a Charlton, aunque si habla después de ellos. 96 es la cifra que también da Sydney Parkinson en su diario, en la edición de los mismos editada por su hermano Stanfield. Ver el primer párrafo del inicio del diario.[118]
  15. Los capitanes tenían la obligación de leer las Ordenanzas Navales de la Royal Navy a la tripulación una vez al mes con la intención de que ningún marinero pudiera aducir que no conocía las normas o reglas que regían en los barcos de la armada.[120]
  16. Lord Charles Spencer (31 de marzo de 1740 - 16 de junio de 1820) fue un noble y político británico perteneciente a la familia Spencer miembro de la Cámara de los Comunes entre 1761 y 1801 y del Consejo Privado de su Majestad desde 1763. En las fechas en las que firmaba las órdenes dirigidas a James Cook era Lord Comisionado del Almirantazgo, cargo que ejerció entre 1768 y 1779.
  17. La bahía (sound en inglés) de Plymouth fue durante el siglo XVIII el fondeadero de base de la Royal Navy. Allí había también unos astilleros de la armada. Pero a finales de dicho siglo Portsmouth empezó a ganar relevancia hasta eclipsar a Plymouth, entre otras cosas porque esta última estaba más expuesta a las galernas del Atlántico dificultando la salida y entrada de los barcos (como de hecho le pasa a Cook que tiene que retrasar su salida un par de días porque el viento imposibilita el Endeavour salir de la bahía) y por la mayor cercanía de Portsmouth a Londres y a los bosques que surtían de madera los astilleros navales[129]
  18. Para las distancias navegadas se han seguido las anotaciones de distancia y posición del Endeavour registradas por el propio James Cook en los diarios del viaje, en la versión on line de la Biblioteca Nacional de Australia.[140]​ Cook da las distancias en millas náuticas británicas (nosotros abreviaremos m.n.) y leguas náuticas británicas. La conversión a kilómetros utilizada es: 1 milla náutica son 1,852 km y 1 legua son 5.556 km.
  19. En muchas ocasiones, no había espacio suficiente para que toda la tripulación pudiera dormir al mismo tiempo. La armada estipulaba un espacio mínimo disponible en las cubiertas para cada marinero en el que colgar el coy o hamaca para su descanso. El sistema de 2 o 3 guardias por el que se regían los turnos de trabajo en los navíos de la armada permitía que mientras una parte de la tripulación trabajaba la otra tenía espacio suficiente para dormir y descansar. Los oficiales tenían sus propios espacios determinados según su grado y jerarquía. En el siglo XVIII las posesiones personales que los marineros y oficiales podían llevar a bordo se limitaban a todo aquello que cupiera en unos pequeños cofres de efectos personales.[142]
  20. El vino de Madeira es un vino fortificado, que se obtenía de uvas neutras para prevenir que se avinagrara en los transportes por mar. El vino mejoraba durante las travesías atlánticas, sobre todo cuando se transportaba hacía América y se veía sometido a las temperaturas cálidas de la zona tropical. Además, cuando la botella o el tonel se abría, tardaba mucho en deteriorarse. Estas características los hacía unos vinos ideales para formar parte de las provisiones de los barcos que hacían largas travesías. La parada en Madeira, islas, por otra parte, muy bien situadas en la ruta del Atlántico, era popular en las flotas de los siglos XVII y XVIII.[149]
  21. Thomas Heberden (1703-1769), hermano mayor del más célebre médico inglés William Heberden.[153]
  22. William Phelp (o Philip) Perrin, amigo y compañero de Banks con coincidió en Eton y el Christ Church de Oxford.
  23. El término con el que en el siglo XVIII se denominaba a El Teide era Pico de Tenerife. Con (3.718 m), y aún activo, es el tercer volcán más elevado de la Tierra medido desde su base en el lecho oceánico (un total de 7.500 m, tercero tras los hawaianos Mauna Kea y Mauna Loa,[167]​ y el más elevado del océano Atlántico[168]
  24. Cook y Banks, citando al Dr. Heberden de Madeira, le dan al Teide una elevación de 15.396 pies, es decir, 4.696 m (el pie británico antes de 1959 equivalía a 0,305 metros), errónea por exceso, ya que su altura es de 3.718 m. Las coordenadas que calculó Cook son 28º 13’ Norte, 16º 32’ Oeste, muy próximas a las reales: 28º 16’ Norte, 16º 38’ Oeste.
  25. Por definición, 1 nudo es 1 milla náutica por hora, es decir 1,852 km/h.[171]​ 7 nudos son 12,9 km/h.
  26. En su entrada del 23 de septiembre Banks anota que capturan un Scomber serpens, especie que actualmente no existe registrada con este nombre. Al describirlo hace referencia a que se trata del mismo pez que aparece en un grabado de la obra de Sir Hans Sloane A voyage to the Islands Madeira, Barbados, Nieves, S. Crhistophers and Jamaica, with a natural history of those islands, libro que sin duda debía de llevar a bordo, de manera que sabemos que lo que se capturó fue un escolar de canal o Gempylus serpens, de la familia Gempylidae, orden Perciformes.
  27. Banks escribe en su diario que el otro oficial que acompañaba a Hicks era un guardiamarina; Parkinson dice que era el chief mate (quizás usa chief por master, master's mate), siendo Molyneux, el master, el que especifica que se trata de Mr. Clerke, efectivamente uno de sus ayudantes, Charles Clerke.[192]​ El timonel de la pinaza es uno de los pilotos de derrota, Samuel Evans, según Parkin[193]
  28. La colonia portuguesa del Brasil se convirtió oficialmente en virreinato en torno a 1763 con el traslado de la capital de Salvador de Bahía a Río de Janeiro. En 1775 todos los demás estados brasileños, colonias portuguesas, se unificaron en el Virreinato del Brasil, con Río de Janeiro como capital. El virrey era el más alto representante de la corona portuguesa en la colonia. Aunque hubo gobernadores con el título de virrey antes de 1763 fue de forma ocasional. A partir de esa fecha el título de virrey ya fue continuo para todos los gobernadores. El primer virrey tras la transferencia de la capital fue Antônio Alvares da Cunha, conde de Cunha, que fue sucedido por Antônio Rolim de Moura Tavares que fue virrey desde el 17 de noviembre de 1767 hasta el 4 de noviembre de 1769 (ver: Gobernadores del Brasil colonial).
  29. “4 Pipes of Rum” en el original en inglés de Cook. Pipe es un tamaño británico de barril destinado para transportar vino o licores equivalente a 1.800 pintas, que son de 90 a 120 galones, o de 341 a 454 litros (Pipe en South Seas Companion – Cultural Artefact [1] y ver English wine cask units en la Wikipedia inglesa).
  30. Heel y boot topping en el original en inglés. Boot topping es el término en inglés para referirse a la franja del casco que queda entre la línea de carga y la de flotación del barco cuando éste no esta cargado. Por extensión, boot topping era el nombre que los marineros le daban a la tarea de limpiar la parte superior del fondo del casco de una embarcación. El boot topping se realizaba cuando el barco llegaba a un puerto donde pudiera escorarse lo máximo posible hacia ambos lados con seguridad. Esto se hacía trasladando cuidadosamente lastre al lado opuesto del casco que se iba a limpiar. Una vez que el barco se había escorado, la tripulación raspaba el limo, las conchas, las algas marinas u otros materiales que se hubieran adherido a las partes superiores expuestas del fondo del casco. Luego cubrían la superficie limpia con una capa de sebo y azufre. Esto protegía la superficie del casco de la infestación por los gusanos marinos, al tiempo que garantizaba que el barco tuviera menos resistencia cuando se deslizaba en el agua. (Ver en la web de South Seas Companión. Concept: Boot topping). Blacking the Yards en el original en inglés, término con el que los marineros de la época se referían a la tarea de pintar con una sustancia protectora las vergas y otras partes de madera del barco para protegerlos de la humedad y el salitre del agua del mar que les salpicaba; por el mismo motivo se embreaban las cuerdas y sogas de los aparejos con brea o alquitrán (ver en la web de South Seas Companión. Concept: Blacking the Yards).
  31. Cook, Robert Molyneaux y Richard Pickersgill hicieron anotaciones, mapas y cartas de navegación de las características de la bahía de Guanabara. También hay información topográfica en los apuntes que nos han quedado de Cook. Estos documentos están ahora en la British Library. La Public Records Office (UK) conserva los de Molyneaux, y el Hydrography Department of the Ministry of Defence (UK) tiene los de Pickersgill. Todos las ilustraciones esta reproducidas y descritas completamente en la obra de A. David, pp. 16-19 (ver: South Seas Companión. Place: The Great Road). Por ejemplo, uno de los dibujos al pincel de Alexande Buchan, que se conserva en la British Library, representa un panorama continuo en tres folios de 26,7 x 50,8 cm (archivo de la British Library BL Add. MS 23920, ff. 7-9) con el perfil de la ciudad y el puerto de Río de Janeiro vistos desde el fondeadero junto a la isla de las Cobras en el que estuvo el Endeavour la mayor parte del tiempo. En dos de ellos aparece la firma de Buchan, y en uno junto a su nombre la fecha “Nov. 1768”. El de en medio tiene como título “A VIEW of the Town of RIO JANEIRO from the Anchoring-Place”. Herman Spöring añadió unas letras para señalar diferentes elementos del dibujo con su clave al pie del primer y del último folios. En el primero: “A. Ilha dos Cobros with the Sugar-loaf B appearing behind it. CC. Fort St. Sebastian. D. Careening-place. E. Way the Boats went to the town”. En el último folio: “F. The Guard-Boat (el bote con los soldados portugueses que vigilaban el Endeavour). G. The Old Ambuscade. H. Convent of Benedictines. I. The Bishops Palace. K. A decay'd Fort. L. Fishermens Houses”.[209]
  32. Pareira brava es el preparado medicinal obtenido del secado de las raíces y tallos de la la planta trepadora sudamericana Chondrodendron tomentosum, de la familia de las Menispermaceae, planta de la que los nativos sudamericanos obtenían el alcaloide d-tubocurarina, o curare. A dosis adecuadas se utilizaba como antiespasmódico y diurético para tratar el dolor de los cólicos renales, la cistitis y otros problemas urinarios. (Pareira o pareira brava; en: Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas Salvat, 10ª edición. Editorial Salvat, Barcelona, 1968, p. 819). El bálsamo de copaiba o copaiba (“balsam copivi” en el original de Banks) es un aceite para usos medicinales obtenido de árboles de aceite, de la familia de las fabáceas, especialmente de la Copaifera officinalis y la Copaifera langsdorfii, que tiene efectos diuréticos, laxantes y antisépticos y que se utilizaba por ejemplo para tratar los síntomas de la gonorrea (Copaiba, en: Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas Salvat, 10ª edición. Editorial Salvat, Barcelona, 1968, p. 262). Actualmente la C. langsdorfii es uno de los árboles tropicales de los que se obtiene biodiésel.
  33. William Phelp (o Philp o Phillip) Perrin, (Westminster 9-05-1742 - West Farleigh, Kent, 29-04-1820). hijo de William Perrin y Frances. Se educó en Eton y en el Christ Church de Oxford, como Joseph Banks, de donde se graduó en 1772. De sus años escolares data la estrecha amistad que mantuvo con Banks. Y como él, era un hábil botánico aficionado. Probablemente fue con Perrin con el que Banks fue a la colección botánica de Weald of Kent en el verano de 1765. Perrin fue sheriff de Kent en 1776, condado en el que residía desde 1774, en Smith's Hall, West Farleigh y donde residió la mayor parte de su vida hasta su muerte. Era un rico hombre de negocios que basaba su fortuna en el comercio del azúcar de caña. Heredó de su padre, que falleció en 1759, cinco propiedades agrícolas en Jamaica dedicadas a la producción de la caña de azúcar y que empleaba esclavos como mano de obra. Nunca visitó Jamaica. Fue miembro de la Royal Society (desde 1772) y de la Sociedad de Anticuarios. No dejó descendencia.[222][223][224]
  34. Ninguno de ellos podían saber que Lord Morton nunca leería esas cartas puesto que para entonces ya había fallecido el 12 de octubre de ese año.[15]
  35. “Cut Brooms” en el inglés original de Cook. Cutting brooms o cortar escobas, consistía en cortar rallos y ramas de determinado tipo de arbustos y árboles adecuados para hacer escobas y cepillos con los que realizar las tareas de limpieza del barco. Era un material que se deterioraba con el uso y los barcos que realizaban travesías de larga duración aprovechaban las escalas en tierra para recolectar este material y reponer los utensilios de limpieza. Como había vegetación más útil que otras para hacer estos utensilios, las partidas de marineros iban dirigidas por el carpintero del barco o alguien que supiera que especies eran más apropiada para obtener los mangos y cepillos para las escobas. Ver: Cutting brooms en VV.AA. «Cutting brooms» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. .
  36. Banks, Diarios, entrada del 3 de enero de 1769 y Cook, Diarios, entrada del 4 de enero de 1769. La isla Pepys fue una isla avistada por el bucanero Ambrose Cowley en 1684, que la llamó así en honor de Samuel Pepys, que por entonces era el Secretario del Almirantazgo. Sin embargo, la isla Pepys nunca fue vuelta a encontrar por navegantes posteriores en la latitud dada por Cowley. Byron, que en 1765 tomó posesión de las Malvinas en nombre de la corona británica, era de la opinión de que las Malvinas eran la isla que vio Cowley ya que están situadas solo tres grados más al sur de la latitud dada por Cowlye para la isla Pepys (ver South Seas Companion "Pepys Island"). Cook probablemente era de la misma opinión que Byron y su travesía por esas aguas se lo confirmó.
  37. La bioluminiscencia se observa en una amplia variedad de organismos marinos que incluyen bacterias, dinoflagelados, radiolarios, hongos, ctenóforos, cnidarios, anélidos, moluscos, artrópodos, equinodermos, tunicados y peces. Implica una reacción quimioluminiscente en donde el sustrato emisor de luz, la luciferina, es oxidada por una enzima específica. Tiene funciones tanto defensivas como reproductivas. Los parpadeos azulados visibles en el agua del océano por la noche son producidos a menudo por las floraciones de dinoflagelados bioluminescentes, que emiten ráfagas cortas de luz como mecanismo de defensa. Son un extenso grupo de protistas, eucariotas unicelulares, con unas 2.400 especies conocidas que forman parte del fitoplacton marino, la mitad de ellos fotosintéticos. Probablemente fueron estos los organismos que ocasionaron el efecto lumínico en superficie al que se refiere Banks. Para algunas imágenes del efecto luminoso en el agua de los dinoflagelados ver National Geographic: La bioluminiscencia de los dinoflagelados ilumina de azul el mar nocturno.
  38. Banks escribe Magellan Jackets en el inglés original y Cook Fearnought. Fearnaught o fearnought o dreadnought son términos en inglés para referirse a unas prendas de abrigo pensadas para el frío y la lluvia con un revestimiento hecho de un grueso paño de lana, a menudo mezclada con lana reciclada, y que ofrece un aspecto externo áspero y lanudo (ver South Seas Companion Fearnought Jackets and Trousers).
  39. Banks escribe que hay apio silvestre que denomina Apium antescorbuticum y hierba del escorbuto o Cardamine antescorbutica. Beaglehole (Beaglehole, 1968, p. 217) dice que el primero se corresponde con Apium prostratum (o A. australe) y el segundo con el Cardamine glacialis.[251]​ También describe la presencia de Betula antarctica y de Arbustus rigida.
  40. Banks específica que además de él mismo y Solander el grupo lo forman “nuestros sirvientes”, dos marineros para llevar los bultos, y los señores Monkhouse y Green. En el término de “nuestros sirvientes”, teniendo en cuenta que Solander no llevó al Endeavour ningún criado, deben incluirse los dos lacayos de Banks, Peter Briscoe y James Roberts, sus dos criados negros, George Dorlton y Thomas Richmond, y probablemente Herman Spöring, que iba en el Endeavour en calidad de asistente y secretario de Banks. Banks no lo nombra expresamente, ni tampoco Beaglehole, pero si no lo incluimos serían 11 personas y no 12, número este último que expresamente da Banks en el recuento que hace del grupo en su crónica del día 17 de enero. A priori, no irían en el grupo los criados ni ayudantes de Monkhouse ni de Green y Herman Spöring podría ser esa persona que falta. Desconocemos quienes eran los dos marineros del grupo (ver: PlantExplorers.com. Joseph Banks 1743-1820: 'The Explorer' part I).
  41. Banks utiliza la palabra wigwam, terminó con el que se denomina en Norteamérica a un tipo de choza cupulada de una sola estancia usada por ciertas culturas nativas norteamericanas y que Banks, sin duda, debió aprender de su estancia en Terranova y Labrador.
  42. La primera expedición que descubrió y recorrió el estrecho, la célebre circunnavegación de Magallanes y Elcano, hizo una travesía del estrecho muy rápida de tan solo 27 días teniendo en cuenta que por entonces su ruta era totalmente desconocida, no había referencias y tuvieron problemas con los víveres y la climatología. La siguiente expedición, también financiada por la corona española, la de García Jofre de Loaísa de 1525, tardó casi tres meses en pasar, aunque era una expedición de reconocimiento y estudio del estrecho. Uno de sus barcos, el que mandaba Francisco de Hoces, fue desviado por una tormenta hacía el estrecho de Le Maire, que pudo ver y entender que era un paso al sur de Tierra del Fuego. Cuando pudo volver a unirse con el resto de la expedición, de Hoces cruzó el estrecho en unos 50 días.[272]​ El estrecho de Magallanes permanecía bajo dominio de la corona española y los detalles de su navegación solo eran del conocimiento de los navegantes españoles. Su singladura era además incomoda dada la estrechez de gran parte de su recorrido, abundante en escollos y bajíos y con numerosas entradas y canales secundarios que podían hacer equivocar la ruta. Durante mucho tiempo el uso del estrecho dejó de considerarse como ruta marítima útil. El paso por Hornos era la otra ruta posible. A pesar de sus difíciles aguas y fuertes vientos se navegaba en mar abierto y en una zona menos controlada por la corona española. La expedición de los holandeses Willem Schouten y Jacob Le Maire con el Eendracht, buscando en su caso una ruta alternativa para llegar al Pacífico sin utilizar las rutas holandesas controladas por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, fueron los primeros en superar oficialmente el cabo de Hornos en enero de 1616. Su paso lo hicieron en 20 días, uno de los más rápidos de la época.[273]​ Cuando en Europa se supo de la ruta encontrada por los holandeses, el rey Felipe III de España patrocinó una expedición para reconocer el paso de Hornos. Los hermanos Bartolomé y Gonzalo García de Nodal estuvieron al mando de dicha expedición a Tierra del Fuego entre 1618-1619. Doblaron el cabo en 33 días, también en sentido este-oeste; el retorno al Atlántico lo hicieron por el estrecho de Magallanes en una travesía que también fue muy rápida, en este caso de tan solo 17 días.[274]
  43. Las coordenadas del cabo de Hornos son 55º 58' 48 S, 67º 17' 21 O[285]
  44. Es la mitad aproximadamente de la superficie total estimada del océano Pacífico que es de 155.557.000 km². (Océano Pacífico, geografía. Libro mundial de hechos de la CIA).
  45. Banks y Solander cazan y catalogan albatros tiznados (Phoebetria palpebrata), petreles moteados (Pterodroma inexpectata), petreles picofinos (Pachyptila belcheri), pardelas gorgiblancas (Procellaria aequinoctialis), petreles gigantes antárticos (Macronectes giganteus) y golondrinas de mar (Fregetta grallaria) entre otros. Ellos les dan otros nombres taxonómicos (Diomeda antarctica, Procellaria antarctica o lugens, Procellaria turtur, Procellaria fuliginosa, Procellaria gigantea respectivamente), según los había nombrado Linneo, pero el estudio de las ilustraciones realizadas por Parkinson de esos ejemplares ha permitido clasificarlos correctamente. Ver las notas de Beaglehole, 1962, pp. 231 y 232.
  46. Petrel chileno (Pterodroma defilippiana), petrel de Más Afuera (Pterodroma longirostris), pardela chica (Puffinus assimilis), pardelas sombrias (Ardenna grisea). Ver las notas de Beaglehole, 1962, pp. 233 y 234.
  47. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 17 de febrero de 1769, donde describe claramente que ve una especie de marsopa sin aleta dorsal, que Beaglehole identifica como el delfín liso del sur (Lissodelphis peronii, Beaglehole, 1962, p. 234, nota 3). El 28 de febrero Banks describe unos cetáceos parecidos a las marsopas pero de mayor tamaño y con manchas blancas en los laterales de la cara que con toda probabilidad son orcas, Orcinus orca, (entrada del 28 de febrero de 1769 y Beaglehole, 1962, p. 235, nota 3).
  48. Los pocos casos de escorbuto que padeció la tripulación del Endeavour los conocemos gracias a William Perry, el ayudante del cirujano William Monkhouse, que tras el fallecimiento de éste paso a ser el cirujano titular del barco[299]​. Al finalizar la expedición, Perry redactó un informe (sin fecha pero que con toda seguridad es de junio o julio de 1771) que envió a Cook para que lo dirigiera al Almirantazgo en el que especificaba los casos de escorbuto, el tratamiento que recibieron y su respuesta al mismo[176]​. Aunque en el informe se hace especial énfasis en la eficacia del wort como antiescorbútico, Perry también afirma que dado que se utilizaron varios supuestos antiescorbúticos al mismo tiempo era imposible determinar con certeza la eficacia de cada uno de ellos, y menciona el zumo de limón como uno de los que habría probado también su utilidad. Hoy sabemos que el wort no tiene suficiente cantidad de vitamina C, cuyo déficit es el que ocasiona el escorbuto, como para justificar la recuperación de los enfermos y que debieron ser otras medidas dietéticas, como la ingesta de col fermentada y los concentrados de cítricos, las que motivaron dicha recuperación.[300]
  49. Entre ellos hay pardelas negras de Juan Fernández (Pterodroma neglecta) y petreles de las Juan Fernández (Pterodroma externa). Ver Beaglehole, 1962, p. 236.
  50. Cuando el mismo fenómeno sucedió en aguas del Atlántico el Endeavour se encontraba en latitudes ecuatoriales. Aquí todavía estaban al sur del trópico de Capricornio.[302]
  51. Como explica Beaglehole (Beaglehole, 1962, p. 240 y sus notas al pie. ) Banks hace referencia a los datos que reflejaba el mapa de rutas del Pacífico del que Dalrymple le entregó una copia antes de la partida de Inglaterra. En dicho mapa, Dalrymple da las coordenadas del supuesto avistamiento del continente austral hecho por los holandeses en 1624 (la expedición de Jacques L'Hermite y Hugo Schapenham, conocida como la flota de Nassau), que le sitúa en una latitud entre 50° y 41° sur y longitud 91° oeste; en la latitud 41° sur el Endeavour estaba ya en la longitud 109° oeste, superando por 18º (equivalente a unos 1.500 km de distancia) la longitud en la que los holandeses supuestamente vieron tierra.
  52. Banks usa el nombre que le dio Linneo en 1766, Sterna fuscata, nombre que está desestimado en la actualidad por el de Onychoprion fuscatus; también llamado en esa época por los ingleses egg birds (ver Sooty Tern en South Seas Companion).
  53. La posición dada por Quirós es imprecisa y hay dudas respecto a si la isla Henderson es de hecho la que Quirós nombró como La Encarnación, que la isla Pitcairn sea San Juan Bautista y la isla Ducie sería la que Quirós nombro como Luna Puesta.[314]​ Carteret situó las Pitcairn en los 20 grados sur y 133 grados oeste, 3 grados más al oeste de su longitud real, lo que en esa latitud supone hablar de más de 300 km de distancia. Cook tenía motivos de peso para no buscarlas pues sabía que el margen de error era demasiado alto y podía suponer desperdiciar días, un tiempo precioso que luego podía necesitar para llegar a Tahití a tiempo para la observación del tránsito de Venus.[315]
  54. Concretamente fue por recomendación del Dr. Hulme y el Dr. Fothergill. Nathaniel Hulme (1732-1807), médico británico que tras pasar unos años ayudando a su hermano, un médico en su condado natal en Yorksahire, se unió a la marina como ayudante de cirujano en 1755. Las observaciones que pudo hacer sobre la salud de los marineros y los casos de escorbuto durante su servicio en la armada le sirvieron de base para su tesis doctoral en Edimburgo en 1765 que tituló De Scorbuto. En 1768 publicó una versión extendida de su tesis con una sección que titulo “Propuestas para prevenir el escorbuto en la armada británica”, en la que defendía los beneficios del zumo de lima en las travesías de larga duración, diciendo además que su uso por los ingleses era ya familiar desde el s. XVI. Hulme era también uno de los defensores de la cerveza y el wort como antiescorbúticos y aunque recomendaba también los cítricos, no era como sustitutos de la cerveza si no como complementos de la misma. Sin embargo, en su trabajo reconoce que la cerveza por si sola no es suficiente para librar del escorbuto y propugna su mezcla con el zumo de limón o de lima. Proponía administrar el zumo de cítricos mezclado con la dosis diaria de cerveza, vino, grog o cualquier otro licor que consumieran los marineros y oficiales. En su trabajo recomienda como preparar cerveza a bordo de un barco así como hacer cerveza a partir de melaza y hojas de abetos o de melaza y trementina o resina de abetos u otras coníferas[325]​ (Hulme N. Libellus de natura, causa, curationeque scorbuti, to which is annexed a proposal for preventing the scurvy in the British navy. London: Thomas Cadell, 1768). Hulme y el Dr. Fothergill (probablemente John Fothergill (1712 – 1780) médico y naturalista inglés, quáquero, licenciado en Edimburgo en 1736 y que ejerció en Londres, célebre por haber publicado en 1748 la primera descripción en inglés de la difteria; además era un gran coleccionista botánico, de insectos y conchas, que precisamente compró la colección de conchas de Sydney Parkinson) le enviaron a Banks antes de su partida tres barriles con diferentes preparados a base de cítricos para que hiciera uso de ellos cuando fuese necesario durante el viaje. El numerado con el nº 1 contenía de 6 galones de zumo de limón reducidos previamente para ocupar solo 2 galones de volumen (9 litros). El número dos, con algo más de 36,3 litros, el más grande de los tres, contenía una mezcla de 7 galones de zumo de naranja mezclados con uno de brandy. El número tres, que con unos 6 litros de capacidad era el más pequeño de los tres, contenía 5 litros de zumo de limón y uno de brandy. El 1 de agosto de 1768, Hulme envió una carta a Banks, a su dirección de Burlington St. en Londres, en la que le explicaba como hacer uso del contenido de los barriles junto a otros consejos para prevenir el escorbuto, remitiéndole a su trabajo sobre las Propuestas para prevenir el escorbuto (en concreto le remite a las páginas 67, 82 y 83 de dicho trabajo). Le recomienda que lleve consigo barriles vacíos para llenarlos de zumo fresco de naranjas, de limones o de limas cuando llegue a lugares donde crezcan estos cítricos. La carta contiene otras recomendaciones sanitarias. Le aconseja sustituir el agua por cerveza cuando la primera no este en buen estado. Para ello le explica que debe llevar 2 galones de melaza y dos o tres libras de la mejor trementina de Quios o de Estrasburgo (a pesar de su toxicidad, la trementina es una sustancia utilizada como medicina desde la antigüedad; se usaba a nivel tópico para tratar heridas o inhalada para tratar afecciones nasales o de garganta, de hecho preparados actuales como el Vicks Vaporub contiene trementina en su formulación; era de uso común en la era de los descubrimientos y lo llevaba la expedición de circunnavegación de Magallanes y Elcano, siendo utilizado oralmente para el tratamiento de los parásitos intestinales (ver el artículo Turpentine en la Wikipedia en inglés) y levadura para elaborar cerveza que sustituya al agua almacenada a bordo cuando está se haya vuelto insalubre, dado que, explica, el proceso de fermentación eliminaría cualquier pestilencia o perjuicio que pudiera tener el agua. (Ver: Hulme's Letter to Banks on Treatment for Scurby. Appendix I – Interpolations in the Journal, 6. The Endeavour Journal of Joseph Banks 1768 – 1771, Volume Two; ed.: J. C. Beaglehole; Angus and Robertson Ltd, 1962, Australia; p. 301.). Banks cuenta como comienza a tomar dosis de estos concentrados de cítricos; el del barril que había tenido pérdidas lo usa para mezclarlo con su licor habitual[324]​.
  55. Sabemos que fue Briscoe por Banks (Diario de Banks en el HMB Endeavour, op. cit., entrada del 4 de abril de 1769) y que formaba parte de la segunda guardia de la mañana (la que va desde las 8:00 a.m. hasta las 12:00 p.m.) porque lo cuenta Pickersgill en su diario, probablemente porque también era uno de los miembros de dicha guardia. Está claro que Banks no tenía inconveniente en que sus sirvientes participaran y se involucraran en las tareas del barco con el resto de la marinería.[332][333]
  56. El militar y explorador francés Louis Antoine de Bougainville encabezó entre 1766 y 1769 la primera circunnavegación realizada por Francia. Cronológicamente esta situada entre la de Samuel Wallis y la James Cook, de tal manera que Bougainville, que pensaba que había descubierto Tahití, llegó poco meses después que Wallis a dicha isla y estaba de vuelta en Francia poco después de que partiera James Cook. La de Bougainville, cronológicamente hablando, fue la primera expedición marítima con carácter científico de la era moderna, llevando entre sus tripulación al botánico Philibert de Commerson y al astrónomo Pierre Antoine Veron, al ingeniero y cartógrafo Charles Routier de Romainville o al escritor e historiador Louis-Antoine Starot de Saint-Germain. El viaje de Bougainville, que publico los hechos de su viaje en 1771, supuso el inicio de la influencia francesa en el Pacífico Sur, sirvió para fijar la posición de varias islas de la Polinesia y sus descripciones de Tahití y sus pobladores dio una imagen idealizada de la isla que influyó en la corriente de pensamiento sobre la inocencia del hombre y el mito del buen salvaje de Rousseau. Por otra parte, la copiosa colección botánica y notas recopilas por Commerson no encontraron el reconocimiento que merecían porque la muerte precoz de éste en isla Mauricio a los 45 años hizo que su trabajo quedara sin organizar ni evaluar sistemáticamente.
  57. Cook seguía la norma de dar nombres descriptivos de las referencias costeras e islas que descubría para facilitar su identificación a navegantes posteriores. Desde el barco, Akiaki ofrecía un aspecto áspero, como una superficie lanuda y deshilachada, similar a los gorros de lana gruesa que a menudo llevaban los marineros en esa época y que se denominaban thrump cap. Es Pickersgill el que explica el porque del nombre que le da Cook.[336]​ Bougainville la llamo Isle des Lanciers, porque él si que la vio en su orilla a varios nativos que agitaban amenazantes unas lanzas (ver Akiaki en la web South Seas Companion).
  58. Quirós la llamo La Conversión de San Pablo. Fray Martín de Munilla, miembro de la expedición, describe en su diario que el humo de las hogueras demostraba que estaba habitada y que en cuanto el barco estuvo cerca del atolón varias canoas salieron a su encuentro. Necesitados de agua, fondearon en Hao y desembarcaron. Fue uno de los primeros encuentros entre nativos polinesios y europeos. Bouganville también avistó Hao y la llamo La Harpe. Ver Hao en la web South Seas Companion.
  59. Los fallecidos hasta la fecha fueron cinco. El piloto de derrota Alexander Weir, 35 años, el 14 de septiembre, ahogado al caer al mar atrapado por el cable del ancla en las maniobras de fondeo en Funchal, Madeira;[157]​ el marinero de primera Peter Flower, 18 años, el 2 de diciembre de 1768 en la bahía de Guanabara, Río de Janeiro, al caer por la borda y ahogarse durante las maniobras al abandonar el fondeadero en isla de las Cobras.[221]​ En ambos casos los cuerpos no fueron recuperados. Estas dos bajas pudieron cubrirse dado que el Endeavour estaba en el puerto de Funchal y en la proximidades de Río respectivamente: en Funchal levan forzosamente a John Thurman como marinero de primera y en Río de Janeiro al portugués Manuel Pereira también como marinero de primera. En Tierra del Fuego el 16 de enero de 1769 murieron de hipotermia Thomas Richmond y George Dorlton, los dos criados de raza negra de Joseph Banks y cuyas edades se desconocen. Sus cuerpos quedaron en el lugar donde habían fallecido, cubiertos por ramas y hojas.[259]​ El último fallecido fue el infante de marina William Greenslade, el 26 de marzo de 1769, también de edad desconocida, que se suicidó arrojándose al mar desde la cubierta de proa. Su cuerpo no se recuperó.[320]

ReferenciasEditar

  1. Halley, 1716
  2. McClure, Bruce (29 de mayo de 2012). «Everything you need to know: Venus transit on June 5–6». EarthSky. Earthsky communications Inc. Consultado el 2 de junio de 2012. 
  3. «Transit of Venus: 1000AD-2700AD: 1761 June 6th Transit of Venus» (en inglés). Reino Unido: HM Nautical Almanac Office (UK Hydrographic Office). 2011. Consultado el 20 de agosto de 2018. 
  4. Robson, 2004, p. 227-228, "Transit of Venus"
  5. a b Beaglehole, 1974, p. 102. Notas sobre la reunión del Transit Commitee del 19 de noviembre de 1767 (Actas del Consejo de la Royal Society, vol. V, 189), ver Beaglehole, 1968, p. 511 .
  6. a b c d e f Robson, J. «Quarterly Summaries 1768-1771: january-march 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  7. a b Beaglehole, 1974, p. 103. Para ver las coordenadas exactas dadas por Maskelyne, ver la reproducción de las órdenes del Almirantazgo a James Cook del 31 de julio de 1768 en Beaglehole, 1968, p. cclxxxi.
  8. Rigby y van der Merwe, 2002, p. 24
  9. Beaglehole, 1974, p. 125. Comunicación del Secretario del Almirantazgo a la Royal society, 1 de abril de 1768, Adm 2/541, ver Beaglehole, 1968, p. 606, y acta del consejo de la Royal Society donde se trata el tema ibidem p. 513.
  10. Beaglehole, 1974, p. 103-104
  11. a b Robert Kerr. «A General History and Collection of Voyages and Travels, Vol. 12. Parte III, Libro I, capítulo I. Nota 3 al pie del editor.» (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  12. Beaglehole, 1974, p. 125
  13. Fernández Duro, Cesáreo (1898). «Sitio y conquista de Manila por los ingleses en 1762. Monografía del Sr. Marqués de Ayerbe / Cesáreo Fernández Duro». Boletín de la Real Academia de la Historia (Madrid) 32: 202-208. Archivado desde el original el 2007. Consultado el 23 de agosto de 2018. 
  14. a b Lancho, José María (30 de diciembre de 2015). «Australia y la gran historia «robada» del Pacífico español». ABC (Madrid). Consultado el 23 de agosto de 2018. 
  15. a b   «Douglas, James (1702-1768)». Dictionary of National Biography (en inglés). Londres: Smith, Elder & Co. 1885–1900. OCLC 2763972. .
  16. Beaglehole, 1974, p. 94 y ss.
  17. Beaglehole, 1974, p. 97.
  18. a b Robson, J. «Quarterly Summaries 1768-1771: April-June». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  19. McDermott, Peter Joseph (6 de noviembre de 1878). «Pacific Exploration». The Brisbane Courier (Brisbane Newspaper Company Ltd). p. 5. Consultado el 21 de agosto de 2012.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  20. Actas del Almirantazgo, 25 de mayo de 1768, Adm/3/76. The National Archives (TNA), Kew (Reino Unido). En el nombramiento se le denomina como James Cook segundo ya que en la marina había otro James Cook que le precedía, que era teniente del Gosport (Beaglehole, 1974, p. 134, segundo párrafo). Ambos coincidieron y se conocieron en Saint John, Newfoundland en 1762 (Robson, J. April-June 1768, The Cook Society Web).
  21. Rigby y van der Merwe, 2002, p. 30
  22.   «Hawke, Edward». Dictionary of National Biography (en inglés). Londres: Smith, Elder & Co. 1885–1900. OCLC 2763972. .
  23.   «Townshend, George (1715-1769)». Dictionary of National Biography (en inglés). Londres: Smith, Elder & Co. 1885–1900. OCLC 2763972. . Ver también: The Hon. George Townshend en la web Three Decks - Warships in the Age of Sail)
  24.   «Brett, Peircy». Dictionary of National Biography (en inglés). Londres: Smith, Elder & Co. 1885–1900. OCLC 2763972. .
  25. Ver capítulo 1: Origins, Education, Botany, O'Brian, 1987, p. 13 y ss.
  26. O'Brian, 1987, p. 64-65
  27. Beaglehole, 1974, p. 146
  28. Robson, J. «Quarterly Summaries 1768-1771: january-march 1768. Carta de Lord Shelburne al Almirantazgo del 29 febrero 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  29. O'Brian, 1987, p. 62
  30. Beaglehole, 1974. Actas del Consejo de la Royal Society, 9 junio 1768., p. 144
  31. O'Brian, 1987, p. 64
  32. Beaglehole, 1974, p. 144. Carta del Almirantazgo a James Cook,  22 julio 1768, Adm 2/94, CLB, ver Beaglehole, 1968, p. 620.
  33. Beaglehole, 1974, p. 133-134
  34. Robson, J. «Daily activities 1768-1771: 9 june, 1768». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 23 de agosto de 2018. 
  35. «Secret Instructions to Lieutenant Cook 30 July 1768 (UK)». National Library of Australia. 2005. Archivado desde el original el 21 de julio de 2008. Consultado el 21 de agosto de 2012. 
  36. Ver el capítulo V, Scientific Background en Beaglehole, 1974, p. 90 y ss.y sobre todo pp. 119 a 123.
  37. Dalrymple, Alexander (1767). «An account of the discoveries made in the south Pacifick Ocean, previous to 1764». National Library of Australia (en inglés). Consultado el 14 de septiembre de 2018. 
  38. Ver las notas de la referencia bibliográfica dada de Dalrymple, 1767 en la web de la National Library of Australia.
  39. a b c Beaglehole, 1974, p. 147
  40. de Brosses, Charles (1756). «Histoire des navigations aux terres australes. (2 vol. XVI-463, 513 p.): Volumen 1.» (en francés). Bibliothèque nationale de France. pp. 494, 499 y 500. Consultado el 12 de septiembre de 2018. 
  41. Beaglehole, 1974, p. 226 y 227
  42. Carta de la Junta Naval al Secretario del Almirantazgo, Adm/B/180, TNA.
  43. a b A.H. McLintock, ed. (1966). «Ships, Famous». An Encyclopedia of New Zealand. Ministry for Culture and Heritage/Te Manatū Taonga, Government of New Zealand. Consultado el 21 de agosto de 2012. 
  44. Hosty y Hundley, 2003, p. 41
  45. Blainey, 2008, p. 17
  46. De la Junta Naval a la Secretaría del Almirantazgo. 29 de marzo de 1768. Adm/B/180, TNA.
  47. Knight, C. (1933). «H.M. Bark Endeavour». Mariner's Mirror (United Kingdom: Nautical Research Guild) 19: 292-302. 
  48. Hosty y Hundley, 2003, p. 61
  49. Marquardt, 1995, p. 18
  50. Robson, 2004. Endeavour, HM Bark segundo párrafo, p. 91
  51. Actas del Almirantazgo. 5 de abril de 1768. Adm/3/76, TNA.
  52. Ware, Christopher: "Royal Navy", en Robson, 2004, pp. 192-195
  53. Minutes of the Royal Navy Victualling Board, 15 June 1768, cited in Beaglehole, 1968, p. 613
  54. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 15 june, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  55. a b French, Jackie. «The Goat Who Sailed The World» (en inglés). Consultado el 17 de septiembre de 2018. 
  56. VV.AA. «Portable Soup» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  57. «Letter of the Lords of the Admiralty to Lieutenant Cook, 30 July 1768». Hist. Records New South Wales I (i): 314-315. 30 de julio de 1768. 
  58. Cook, James (1776). «The Method Taken for Preserving the Health of the Crew of His Majesty's Ship the Resolution during Her Late Voyage Round the World. By Captain James Cook, F. R. S. Addressed to Sir John Pringle, Bart. P. R. S.». Philosophical Transactions of the Royal Society of London (en inglés) (Londres) 66: 402-406. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  59. Ver, por ejemplo, las cartas del Almirantazgo a Cook que Robson cita en The Captain Cook Society, Daily activities, 1768-1771 (en inglés, consultado el 3 de septiembre de 2018), de los días 9 de junio, 12 de julio, 19 de julio y del 30 de julio.
  60. Marquardt, 1995, p. 13
  61. a b Beaglehole, 1974, p. 136
  62. VV.AA. (4 de octubre de 2001). «Dipping Needle» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  63. Bryden, D.J. (1993). «Magnetic Inclinatory Needles: Approved by the Royal Society?». Notes and Records of the Royal Society of London (en inglés) 47 (1): 17-31. 
  64. Ver, por ejemplo, las anotaciones que hace de Cook sobre estas mediciones en la entrada del 25 de octubre de 1768 de su diario.
  65. Beaglehole, 1968, pp. 97-98, 559
  66. Green, Charles; Cook, James (1771). «Observations made, by appointure of the Royal Society, at King George’s Island in the South Seas.». Philosophical Transactions of the Royal Society (61): 397-421. 
  67. Orchiston, W (2016). «Capítulo 4: Astronomy on Cook’s First Voyage: Mercury Bay and Queen Charlotte Sound, 1769–1770». Exploring the History of New Zealand Astronomy, Astrophysics and Space Science Library 422 (en inglés). Suiza: Springer International Publishing. pp. 107-147. Consultado el 22 de marzo de 2019. 
  68. Beaglehole, 1968, p. cxliii
  69. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 27 july, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  70. Chambers, Neil; et al. (2016). «The voyage: aims and organization. 11, The Rev. Nevil Maskelyne, The Nautical Almanac and Astronomical Ephemeris for the Year 1768. Published by Order of the Commissioners of Longitude (London: W. Richardson and S. Clark, 1767), with the ensuing edition for 1769 (London: W. Richardson and S. Clark, 1768)». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. pp. 36-37. ISBN 9781907372902. 
  71. Hohenkerk, Catherine (2016). «1767: The Nautical Almanac and Astronomical Ephemeris» (en inglés). HM Nautical Almanac Office. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  72. Robson, 2004, pp. 139 y 140 Lunar distance method and lunar tables.
  73. Chambers, Neil; et al. (2016). «The voyage: aims and organization. 13, Regulator clock». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. p. 39. ISBN 9781907372902. 
  74. Smith, JE. A selection of the Correspondence or Linnaeus. Londres, 1821, vol. 1, p. 230. Citado por O'Braian 1987, p. 65.
  75. a b c Robson J, Boreham I. «Quarterly Summaries 1768-1771: july-september 1768». The Captain Cook Society: The Journals (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  76. O'Brian, Patrick (1994). Capitán de mar y guerra (Concha Folcrá y Aleida Lama Montes de Oca, trads.). Edhasa. ISBN 8439588402. 
  77. Carta del Almirantazgo a la Junta Naval del 25 de mayo de 1768, citada por Beaglehole, 1968, p. 609
  78. Robert Kerr. «A General History and Collection of Voyages and Travels, Vol. 12. Parte III, Libro I, capítulo I, Introducción general.» (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  79. Beaglehole, 1974, p. 134
  80. Beaglehole, 1974, p. 130
  81. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». Página 4 y 5. En: Muster records for the Royal Navy ships of James Cook, 1763-1780. HMB Endeavour. The Captain Cook Society. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  82. Robson, J (2012). «Muster for Grenville schooner / brig in Newfoundland, 1763-1768». Página 12. En: Muster records for the Royal Navy ships of James Cook, 1763-1780 HM Schooner/Brig Grenville. The Captain Cook Society. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  83. John Robson. «Zachary Hickes (1736-1771).». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 16 de mayo de 2018. 
  84. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 26 May, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  85. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». Hicks el nº 40 del registro y su criado el 41. Ver página 6 del pdf del enlace. 
  86. James Cook. «Journal of H.M.B. Endeavour. Remarkable Occurrences aboard His Majesty's Bark Endeavour, 1768-1771. (Diario de James Cook en el HMB Endeavour): Entrada del 26 mayo 1771». En: `South Seas. Voyaging and Cross-Cultural Encounters in the Pacific (1760-1800). Voyaging Accounts. (en inglés). National Library of Australia / Australian National University. Canberra. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  87. Robson J (2001-2007). «John Gore (1730-1790)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  88. El 20 de julio, carta del Almirantazgo a la Junta Naval, (Robson J (2018). «Daily activities 1768-1771. 20 july, 1768». The Captain Cook Society. First Voyage. Consultado el 7 de agosto de 2018.  Y Beaglehole, 1974, p. 138).
  89. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: John Gore». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  90. Beaglehole, 1974, p. 138
  91. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». John Gore es el nº 90 del registro, ver página 9 del pdf del enlace. 
  92. Robson J (2001-2007). «Richard Pickersgill (1749-1799)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  93. Robson J (2001-2007). «Francis Wilkinson (1747-1771)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  94. Beaglehole, 1974, p. 139
  95. Robson J (2001-2007). «Charles Clerke (1741-1779)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  96. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: John Gathrey». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  97. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: Stephen Forwood». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  98. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: John Satterly». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  99. O'Brian, 1987, p. 49
  100. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: William Brougham Monkhouse». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  101. Robson J (2001-2007). «Stephen Forwood (1737-1774)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 23 de agosto de 2018. 
  102. Robson J (2018). «Captain James Cook R.N. Crew Database. First Voyage: Endeavour 1768-1771: Isaac Smith». The Captain Cook Society. First Voyage (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  103. Robson J (2001-2007). «Isaac Smith (1753-1831)». John Robson's Captain Cook pages (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  104. a b Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». Ver páginas 11 y 16. 
  105. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». Para Charlton, ver página 10. 
  106. Robson, J. «Musters». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  107. Beaglehole, 1974, p. 141
  108. Beaglehole, 1974, p. 145
  109. O'Brian, 1987, p. 68
  110. Beaglehole, 1974, p. 145-146
  111. Beaglehole, 1974, p. 144
  112. Robson J (2018). «Daily activities 1768-1771. 24 june, 1768». The Captain Cook Society. First Voyage. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  113. a b O'Brian, 1987, p. 69
  114. a b O'Brian, 1987, p. 65 y ss.
  115. Beaglehole, 1974, pp. 141 y ss.
  116. O'Brian, 1987, p. 69
  117. Parkin, 1999, p. 99
  118. Sydney Parkinson. «A Journal of a Voyage to the South Seas, in His Majesty's Ship The Endeavour. Part I. Comprehending the occurences that happened from the ship's departure from England.». En: South Seas. Voyaging and Cross-Cultural Encounters in the Pacific (1760-1800). Voyaging Accounts (en inglés). National Library of Australia / Australian National University. Canberra. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  119. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour: Entrada del 29 de julio de 1768. En los diarios, no hace referencia a esta fecha hasta la entrada del diario del 29 de julio.
  120. a b Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 19 august, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  121. «Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit.; PART I. Comprehending the occurences that happened from the ship's departure from England, página: 20». 
  122. a b Instrucciones del Almirantazgo para el teniente James Cook, comandante del HMB Endeavour en Gallions Reach, 30 de julio de 1768. Public Record Office, Adm 2/1332, publicadas en los Navy Records, Society's Naval Miscellany, III (1928), 343–50. Reproducida al completo en Beaglehole, 1974, pp. cclxxix-cclxxxiv. Ver también Chambers, Neil; et al. (2016). «The voyage: aims and organization. 10, Instructions for the Endeavour voyage from the Admiralty, London, 30 july 1768, signed by Lord Edward Hawke, Sir Peircy Brett and Lord Charles Spencer». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. p. xx. ISBN 9781907372902. 
  123. a b c Beaglehole, 1974, pp. 132, 147 y 148 y la nota 1 de esta última página.
  124. Ver Beaglehole, 1974, pp. 147 y ss.
  125. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entradas del 30 de julio al 3 de agosto.
  126. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». En: The Captain Cook Society (en inglés).  Richard Littleboy con el nº 94 y Samuel Evans con el 95, ver página 10 del pdf del enlace.
  127. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». En: The Captain Cook Society (en inglés).  John Swan con el nº 34, ver página 6 del pdf del enlace.
  128. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 14 de agosto de 1768.
  129. VV.AA. «Plymouth» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  130. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». En: The Captain Cook Society (en inglés).  Ver página 14 del pdf del enlace.
  131. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 14 august, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  132. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 17 august, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  133. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 19 de agosto de 1768.
  134. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 21 de agosto de 1768.
  135. Chambers, Neil; et al. (2016). «The voyage: aims and organization. 8, Ship plan showing the decks of HM Bark Endeavour». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. p. 32. ISBN 9781907372902.  En los planos de las cabinas bajo el alcázar, inicialmente se pueden ver un camarote para cada dibujante. La adición más tardía de Daniel Solander, dada su mayor posición social respecto a los dos jóvenes artistas, destino el camarote de uno de ellos, parece ser que uno de los de babor, solo para él y Parkinson y Buchan compartirían el otro (ver diagrama del Endeavour en [2]). En la colección online de planos de barcos del National Maritime Museum de Greenwich, se pueden ver los diversos planos de la época realizados para la remodelación del Endeavour: para el gran camaróte y las cabinas de Cook y Banks el archivo ZAZ6590; para las cabinas de la cubierta inferior, archivo ZAZ6589; para un plano general de todas las cubiertas, archivo ZAZ6593. Ver también el tour virtual de la reproducción real del Endeavour amarrado en el puerto de Sydney, del Australian National Maritime Museum.
  136. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 21 august, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  137. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour: Entrada del 26 de agosto de 1768.
  138. Banks, Joseph. «The Endeavour Journal of Joseph Banks, 1768-1771. (Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour): entrada del 25 de agosto de 1768». En: `South Seas. Voyaging and Cross-Cultural Encounters in the Pacific (1760-1800). Voyaging Accounts. (en inglés). National Library of Australia / Australian National University. Canberra. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  139. Artículo: Cook family, en Robson, 2004, p. 75
  140. James Cook. «Journal of H.M.B. Endeavour. Remarkable Occurrences aboard His Majesty's Bark Endeavour, 1768-1771. (Diario de James Cook en el HMB Endeavour. En: `South Seas. Voyaging and Cross-Cultural Encounters in the Pacific (1760-1800). Voyaging Accounts. (en inglés). National Library of Australia / Australian National University. Canberra. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  141. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 27 de agosto de 1768.
  142. VV.AA. «Seaman’s Chest» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  143. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 1 de septiembre de 1768.
  144. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 30 de agosto de 1768.
  145. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entradas del 20 y del 29 de agosto de 1768.
  146. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 2 de septiembre de 1768.
  147. Ver entradas del diario de Cook de los días 5, 6 y 7 de septiembre, y Beaglehole, 1974, p. 154
  148. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 13 de septiembre de 1768.
  149. Robinson, J., ed. (2006), The Oxford Companion to Wine (Third edición), Oxford University Press, ISBN 0-19-860990-6 . Pages 416-419.
  150. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771: 13 september, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  151. Georg Forster, A voyage round the World (Londres, 1777), I, x, citado por Beaglehole, 1974, p. xxxxx
  152. Parkinson, Sydney. Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit. : PART I. Comprehending the occurences that happened from the ship's departure from England, página:21
  153. Ver la entrada Heberden (William), en: Encyclopaedia Britannica: Supplement to the 4th, 5th and 6th editions, vol 4, num 1, p. 623.
  154. O'Brian, 1987, pp. 74 y 75
  155. Gooding, M; Mabberley, D; Studholme, J (2017). Joseph Bank's Florilegium (en inglés). Londres: Thames & Hudson. p. 9 y de la 24 a la 27. ISBN 9780500519363. 
  156. Gooding, 2017, p. 15
  157. a b Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 14 de septiembre de 1768.
  158. Robson, J (2012). «Muster for HMB Endeavour during the first Pacific voyage, 1768-1771». Weir, nº 5 del registro y John Thurman con el nº 97, páginas 4 y 10 respectivamente del pdf del enlace. 
  159. a b Beaglehole, 1974, p. 154
  160. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 16 de septiembre de 1768.
  161. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771:17 september, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  162. Robson, J. «Daily Activities 1768-1771:18 september, 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  163. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit. : Entrada del 19 de septiembre de 1768.
  164. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 20 de septiembre de 1768.
  165. Beaglehole, 1974, p. 155
  166. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 22 de septiembre de 1768. Archipiélago situado en el Atlántico septentrional entre las Canarias (a 165 km) y Madeira (de las que distan 280 km), justo en el extremo norte de la plataforma submarina de las Islas Canarias. Actualmente es parte integrante de la Región Autónoma de Madeira y, por lo tanto, pertenece a Portugal.
  167. UNESCO: Parque Nacional del Teide
  168. Tenerife (Peak of Tenerife).
  169. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 23 de septiembre de 1768.
  170. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 23 de septiembre de 1768.
  171. Kemp, Peter, ed. (1976). The Oxford Companion to Ships and the Sea. Oxford University Press. p. 454. ISBN 0-19-282084-2. 
  172. Latitud 23º 26’ 13’’ norte. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 26 de septiembre de 1768.
  173. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 30 de septiembre de 1768.
  174. Como ejemplos de las observaciones que hace Cook de cómo influyen las corrientes en el avance del barco ver las entradas en su diario de los días 27 de septiembre, 3 de octubre (echa al mar uno de los botes para observar cómo le afectaba la corriente marina), o del 5 de octubre; para las variaciones de azimuth las del 28 de septiembre, 1 de octubre y 8 de octubre; para la mediciones de coordenadas con el método lunar las de los días 4, 15 o 16 de octubre.
  175. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 4 de octubre de 1768. Cook explica que el chucrut se servía los "banyan days", término utilizado en el argot de la marina británica para referirse a los días en los que no se comía carne. El término parece que viene del nombre de un comerciante hindú, y por lo tanto vegetariano, llamado Banian (ver Beaglehole, 1962, p. 74, nota 1).
  176. a b c d e Perry, William (1908). «MEDICAL REPORTS. Surgeon Perry to Lieutenant Cook. 1771». Historical Records of New Zealand (en inglés). Vol. I. Wellington: Editor: Robert McNab. pp. 7 - 9. Consultado el 22 de marzo de 2019. 
  177. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 10 de octubre de 1768.
  178. Ver en el diario de Banks las entradas de los días 20, 23, 25, 28 y 29 de septiembre, 3, 7 (diversas especies de medusas), 9 y 11 (delfines) de octubre.
  179. Banks, 30 de septiembre y 1 de octubre de 1768.
  180. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 29 de septiembre de 1768.
  181. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 25 de octubre 1768.
  182. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 26 de octubre de 1768.
  183. VV.AA. «Crossing the Line» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 18 de septiembre de 2018. 
  184. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 25 de octubre de 1768.
  185. “This ceremony was performed […] to the no small diversion of the rest.” Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 26 de octubre de 1768.
  186. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 28 de octubre de 1768. y Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 28 de octubre de 1768.
  187. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 2 de noviembre de 1768.
  188. Refiriéndose a la expedición de Byron (ver Beaglehole, 1974, p. 154).Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 6 de noviembre de 1768.
  189. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 7 de noviembre de 1768.
  190. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 8 de noviembre de 1768.
  191. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 12 de noviembre de 1768.
  192. a b c d e Boreham, Ian. «Quarterly Summaries 1768-1771: october-december 1768.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  193. Parkin, 1999, p. 96
  194. a b Parkinson, Sydney. Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit. : Part I, página: 22
  195. VV.AA. «Ilha das Cobras» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  196. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: Entradas del 13 y del 14 de noviembre de 1768. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Entrada del 13 de noviembre de 1768.. Y Parkinson, Sydney. Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit. : Part I, página: 22 que es quién informa de que también Clerke fue retenido.
  197. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 14 de noviembre 1768.. Y también de la misma fecha, 14 noviembre, Banks, Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.
  198. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 21. y del 23 de noviembre de 1768.
  199. Beaglehole, 1974, pp. 157 y 158.
  200. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 24 de noviembre de 1768.
  201. Citado por Boreham, Ian: Quaterly Summaries 1768-1771: October-December. En: Captain Cook Society Web.
  202. Sábado, 19 de noviembre de 1768, fecha náutica del 20 de noviembre: ver Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 20 de noviembre de 1768; y Banks, Diarios del HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 19 y del 20 de noviembre de 1768.
  203. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 20 noviembre 1768.
  204. Cook, J. Diarios. Para el escorado y limpieza del casco entrada del 15 de noviembre; sobre la forja y el embreado del aparejo, ver la entrada del 16 de noviembre de 1768.
  205. El marinero John Thurman había sido enrolado de forma forzosa en Madeira hacía poco más de dos meses tras morir ahogado uno de los pilotos de derrota, Alexander Weir; sobre el castigo que se le impone, ver los Diarios de Cook, entrada del 19 de noviembre de 1768. Los trabajos de calafateado no empezaron hasta que terminaron las labores de escorado, rascado y limpieza del fondo del casco. El primer día que se calafatea es el jueves 17 de noviembre (Cook, Diarios, entrada del 17 de noviembre de 1768) y Cook lo da por terminado el 28 de noviembre, 11 días después. Las velas se descuelgan el lunes 14 de noviembre y se vuelven a colgar 13 días después, el 28 de noviembre.
  206. Beaglehole, 1974, p. 156
  207. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 15, 19 y 25 de noviembre de 1768. Parkin, 1999, pp. 47-49, explica las labores de los toneleros y las cargas en el barco; y ver p. 97 de la misma obra para las tareas específicas encomendadas a algunos marineros.
  208. a b Beaglehole, 1974, p. 159.
  209. Chambers, Neil; et al. (2016). «The Atlantic Stage. 22, A VIEW of the Town of RIO JANEIRO from the Anchoring – Place.». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. p. 56 y 57. ISBN 9781907372902. 
  210. Lo dice el propio Banks, Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 26 de noviembre de 1768. y Chambers N, et al. (2016), p. 56. Además ver Beaglehole, 1974, p. 156 y O'Brian, 1987, pp. 77 y 78
  211. “Greens for our Table” en el inglés original; Mabberley, David en Gooding, 2017, p. 28, citando a Duyker y Tingbrand, 1995, p. 279.
  212. Parkinson, Sydney. Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit. : Part I, página: 22. La cabina de Parkinson y Buchan era una de las que tenía ventana al exterior (ver los planos de las cubiertas de camarotes del Endeavour en Parkin, 1999, p. 79 y texto de pp. 79 y 80).
  213. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 25 y del 7 diciembre de 1768.
  214. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: Sobre los criados de Banks, entradas del 22 y del 24 de noviembre de 1768, y sobre la visita a tierra del propio Banks la detallada entrada del 26 de noviembre de 1768.
  215. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 27 de noviembre de 1768. Y Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 23 y del 28 de noviembre de 1768.
  216. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 1 de diciembre de 1768. Beaglehole, 1974, p. 158
  217. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 25 de noviembre de 1768.
  218. El 28 de noviembre Banks escribe: “Estos tres días no pasó nada concreto. Todo siguió igual, si acaso creció nuestra impaciencia por abandonar este lugar.” Idéntica entrada, sin cambiar una coma, escribe los dos días siguientes. Y el día 4 de diciembre no escribe nada. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.
  219. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 30 de noviembre de 1768.
  220. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del entrada del 28, 29 y 30 de noviembre de 1768.
  221. a b Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 2 de diciembre de 1768.
  222. «William Philip Perrin». Legacies of British Slave-ownership database (en inglés). Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  223. Lysaght, AM, et al. (1 de octubre de 1974). «Some early letters from Joseph Banks to William Phelp Perrin». Notes and Records of the Royal Society of London 29 (1): 91-99. doi:10.1098/rsnr.1974.0006. Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  224. Chambers, Neil; et al. (2016). «The Atlantic Stage. 24, William Perrin.». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. pp. 58-61. ISBN 9781907372902. 
  225. Sobre las cartas enviadas desde Río de Janeiro ver Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 2 de diciembre de 1768, Beaglehole, 1974, p. 156., O'Brian, 1987, p. XX, y Boreham, Ian: Quaterly Summaries 1768-1771: October-December, en: Captain Cook Society Web.
  226. VV.AA. «Boot Topping» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  227. VV.AA. «Fortaleza de Santa Cruz» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 30 de diciembre de 2018. 
  228. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 6 de diciembre de 1768.
  229. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 7 de diciembre de 1768. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 7 de diciembre de 1768.
  230. Chambers, Neil; et al. (2016). «The Atlantic stage: 25. Hummingbird nest; y 26. Globivenus rigida (Dillwyn) as Ventricola rigida (Dillwyn), in G.L. Wilkins, Bulletin of the British Museum (Natural History), vol. 1 (3) 1955, p. 92, and plate 19, fig. 23 and 24». Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. ISBN 9781907372902.  Parámetro desconocido |páginaa= ignorado (ayuda)
  231. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 9 de diciembre de 1768.
  232. a b c Parkinson, Sydney. Diario de Sydney Parkinson en el HMB Endeavour, op. cit. : Part I. página: 24
  233. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 13 de diciembre de 1768.
  234. a b Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 6 de enero de 1769.
  235. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 7 de enero de 1769.
  236. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.; varios ejemplos de ello en las entradas de los días 12, 24, 29 de diciembre de 1768, 1 y 14 de enero de 1769.
  237. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 14 de diciembre de 1768.
  238. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 18 y del 19 de diciembre de 1768
  239. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 22 de diciembre de 1768.
  240. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: ver, ejemplo, las entradas del 22, del 23 (el primer albatros que abaten), 26 y 30 de diciembre de 1768 (aparecen focas y ballenas por primera vez).
  241. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 25 de diciembre de 1768.
  242. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 26 de diciembre de 1768.
  243. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: ver, ejemplo, las entradas del 29, y del 30 de diciembre de 1768.
  244. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 1 de enero de 1769.
  245. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 1 de enero de 1769.
  246. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 5 de enero de 1769.
  247. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 6 de enero de 1769.
  248. Beaglehole, 1974, p. 160.
  249. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 6 y del 8 de enero de 1769
  250. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 11 de enero de 1769.
  251. De Lange J; Norton DA. «To what New Zealand plant does the vernacular “scurvy grass” refer?». New Zealand Journal of Botany 34: 417-420. doi:10.1080/0028825X.1996.10410705]. Consultado el 15 de enero de 2019. 
  252. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 15 de enero de 1769. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 14 de enero de 1769.
  253. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 15. y del 16 de enero de 1769.
  254. Robson, J. Tierra del fuego, Cape Horn and Staten Island, en Robson, 2004, p. 223
  255. Beaglehole, 1974, pp. 161 y 162. De los diarios del viaje: Cook, Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 16 de enero de 1769; y Banks, Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 15 de enero de 1769.
  256. Cook, Diarios, op. cit.: entrada del 16 de enero de 1769.; y Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 20 de enero de 1769.
  257. Tom Ryan. Indigenous peoples and Cook, en Robson, 2004, p. 120
  258. Chambers, Neil; et al. (2016). Endeavouring Banks. Exploring collections from the Endeavour Voyage 1768-1771 (en inglés). Londres: Paul Holberton Publishing. ISBN 9781907372902.  Ver 27: Endeavour, off the coast of Tierra de Fuego, 12 january 1769, p. 64; 28: "A VIEW of the ENDEAVOUR'S Watering-place in the Bay of GOOD SUCCESS", pp. 65 y 66; 29: Nothophagus betuloides (Mirbel) Oersted, K. danks. Videnks. Selsk., ser. 5, 9: 354 (1871), p. 67; 30: "INHABITANTS of the Island of TERRA DEL FUEGO in their huts.", pp. 68 y 69; 31: "Natives of Terra del Fuego with their Hut", pp. 70 y 71; 32: "A View of the Indians of Terra de Fuego in their hut"., pp. 72 y 73; 33: "A MAN of the Island of TERRA DEL FUEGO.", p. 74; 34: "A WOMAN of the Island of TERRA DEL FUEGO.", p. 75.
  259. a b La pequeña expedición botánica al interior de la isla Grande de Tierra del Fuego la cuenta con detalle Banks en su Diario, op. cit., en las entradas del 16 y del 17 de enero de 1769. Para un resumen ver Beaglehole, 1974, pp. 162 y 163.
  260. a b Rauschenberg, R. (1968). «Daniel Carl Solander: Naturalist on the "Endeavour".». Transactions of the American Philosophical Society 58 (8): 1-66. doi:10.2307/1006027.  : pp. 29 y 30.
  261. a b c Beaglehole, 1974, p. 163.
  262. Gooding, 2017 Notophagus betuloides en p. 46-47.
  263. Tim Johnson (11 de diciembre de 1998). CRC Ethnobotany Desk Reference. CRC Press. pp. 574-. ISBN 978-0-8493-1187-1. 
  264. Una muestra de las especies recogidas en la bahía Buen Suceso y los grabados resultantes de los dibujos de Sydney Parkinson en Gooding, 2017, pp. 44 a 57
  265. Beaglehole, 1968, p. 51, nota 4 a pie de página
  266. Sus bayas comestibles y utilizadas como raciones de emergencia en las expediciones. Ver Beaglehole, 1962, p. 217 y nota 4 a pie de página.
  267. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 17 de enero de 1769.
  268. a b Boreham, Ian. «Quarterly Summaries 1768-1771: january-march 1769.». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 4 de febrero de 2019. 
  269. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 18 de enero de 1769. Banks, Diarios, op. cit.: 18 enero de 1769.
  270. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entradas del 20 y del 21 de enero de 1769.
  271. Barros Arana, Diego (1884). «Capítulo VII.2. Correrías de Drake en las costas de Chile; presa hecha en Valparaiso; los ingleses son rechazados en la Moncloa y en La Serena.». Historia general de Chile. Tomo II. 2ª edición, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2000. Archivado desde el original el 2000. Consultado el 19 de febrero de 2019. 
  272. «BIBLIOTECA NACIONAL DE CHILE. Navegantes europeos en el estrecho de Magallanes. Memoria Chilena». Consultado el 25 de febrero de 2019. 
  273. Dalrymple, Alexander (1771). «Volume II containing the Dutch Voyages. The Voyage of James Le Mair and William Schouten 1616». An Historical Collection of the Several Voyages and Discoveries in the South Pacific Ocean. (en inglés). Londres: J. Nourse, T. Payne y P. Elmsly. pp. 1 y 2. 
  274. Barros Arana, Diego (1884). «Capítulo VII.10. Exploración de la misma región por los hermanos Nodal.». Historia general de Chile. Tomo IV. 2ª edición, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2000. Archivado desde el original el 2000. Consultado el 19 de febrero de 2019. 
  275. Anson, George (1748). «A voyage Round the World in the years MDCCXL, I, II, III, IV.». Edición de John Masefield (1911) de la edición original de Richard Walter y Benjamin Robins de 1748. Publicado por J.M. Dent & Sons Ltd., Londres. Proyecto Gutenberg (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2109. En concreto ver: Capítulo VIII: From streights Le Maire to Cape Noir, pp. 83 y ss; y Capítulo X: from cape Noir to the island of Juan Fernandes, pp. 98-100.
  276. «Descripción de la nueva ruta al sur del estrecho de Magallanes, que descubrió y estableció en el año 1616 el holandés Willem Schouten de Hoorn». De la obra original: Journal ou description du merveillevx voyage de Guillaume Schovter, hollandois natif de hoorn, fait es années 1615, 1616 y 1617: comme (encircum-navegeant le globe terrestre) il a descourvet vers le Zud du Detroit de Magellan. Ámsterdam: Harman Lanfon, 1619. Página 88. Biblioteca Nacional Chilena. Consultado el 25 de febrero de 2019. 
  277. Wharton, W.J.L. «Captain Cook's Journal During the First Voyage Round the World made in the H.M. Bark "Endeavour".». Edición de W.J.L. Wharton, R.N., F.R.S. (1893). Publicado por Elliot Stock, Londres. Proyecto Gutenberg (en inglés). Consultado el 25 de febrero de 2109.  En concreto ver: Sketch of Captain Cook's Life.
  278. Bougainville, Louis Antoine (1772). «IX». Voyage around the world [...] in the year 1766, 1767, 1768 y 1769 by Lewis de Bougainville, translate from the French by John Reinhold Forster. Le voyage autour du monde, par la frégate La Boudeuse, et la flûte L'Étoile (J.R. Forster, trad.) (en inglés). Londres: J. Nourse / T. Davies. pp. 97 y 98. Consultado el 29 de abril de 2019. 
  279. Lloyd, Christopher (2007). «Presentación». Capitán James Cook. Los tres viajes alrededor del mundo. (5ª edición). Palma de Mallorca: José J. de Olañeta. p. 15. ISBN 8497163990. 
  280. Beaglehole, 1974, p. 165.
  281. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 13 de febrero de 1769. Cook habla de 33 días porque cuenta desde su llegada a Tierra de Fuego el 11-12 de enero, latitud 54° Sur.
  282. a b Beaglehole, 1974, pp. 164 y 165.
  283. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 23 de enero de 1769.
  284. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 5 de enero de 1679.
  285. «GeoHack - Cabo de Hornos». 
  286. a b Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 28 de enero de 1769.
  287. Banks, Joseph. Diario de Joseph Banks en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 24 de enero de 1769.
  288. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 31 de enero de 1769.
  289. Pacific exploration before Cook, en: Robson, 2004, p. 171-173. O'Brian, 1987, p. 84.
  290. Beaglehole, 1968, p. xxxv. Para un comentario sobre la navegación en el Pacífico antes de Cook y los datos que Cook conocía o pudo conocer, ver también el capítulo Scientific Background en Beaglehole, 1974, p. 109-117 y 119-122.
  291. Cook, Diarios, op. cit.: entrada del 1 de febrero de 1769.. Y Joseph Banks, Diarios, op. cit.: entradas del 1 al 3 de febrero de 1769; sobre como preparan y cocinan un albatros, entrada del 5 de febrero de 1769.
  292. Cook, Diarios, op. cit.: entradas del 12 de febrero y 13 de febrero de 1769.
  293. Cook, Diarios, op. cit.: entradas del 16 de febrero de 1769 y del 17 de febrero de 1769.
  294. Cook, Diarios, op. cit.: entradas del 18 de febrero y del 23 de febrero de 1769.
  295. Cook, Diarios, op. cit.: entrada del 22 de febrero de 1769.. Y Joseph Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 25 de febrero de 1769.
  296. Cook, Diario, op. cit.: entrada del 28 de febrero de 1769.
  297. Cook, Diario, op. cit.: entrada del 1 de marzo de 1769.
  298. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 1 de marzo de 1769.
  299. a b Robson, J. «William Perry (1747-1827).». En: The Captain Cook Society (en inglés). Consultado el 15 abri de 2019. 
  300. Stubbs, Brett (2003). «Captain Cook's beer: The antiscorbutic use of malt and beer in late 18th century sea voyages». Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition 12 (2): 129-137. Consultado el 12 de marzo de 2019. .
  301. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 3 de marzo de 1769. No parece que a bordo nadie este preocupado por la idea que tiempo después se hizo común sobre la supuesta mala suerte que sobreviene al matar un albatros. Durante años los marineros los cazaban porque de ellos se aprovechaba su carne para comer, y su piel y sus huesos para hacer diversos utensilios.O'Brian, 1987, p. 85
  302. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 5 de marzo de 1769.
  303. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 7 de marzo de 1769.
  304. Cook, Diarios, op. cit.: entradas del 5 al 9 de marzo de 1769.
  305. Sobre el cambio a tres guardias ver Cook, Diarios, op. cit.: entrada del 12 de marzo de 1769 y la nota 2 en Beaglehole, 1968, p. 64; sobre las prácticas con armas ligeras, ver ibidem p. 62 y nota 1 y sobre los cañones p. 64 y nota 4.
  306. O'Brian, 1987, p. 86 y 87.
  307. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 13 de marzo de 1769.
  308. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 15 de marzo de 1769. Cook, Diarios, op. cit.: entrada del 16 de marzo de 1769.
  309. Ver nota 4 a pie de página en Beaglehole, 1968, p. 57.
  310. Banks, Diarios, op. cit.: entradas del 16 y 18 de marzo de 1769.
  311. Banks, Diario, op. cit.: entrada del 20 de marzo de 1769.
  312. Cook, Diario, op. cit.: entrada del 22 de marzo de 1769.; Banks, Diario, op. cit.: entrada del 21 de marzo de 1769.
  313. GeoHack – Islas Pitcairn
  314. McLoughlin, Donald (1971). «History of Government and Laws, Part 15. The Other Islands.». Laws of Pitcairn, Henderson, Ducie and Oeno Islands. The Development of the System of Government and Laws of Pitcairn Island From 1791 to 1971 (en inglés). Consultado el 15 de marzo de 2019. . En: Pitcairn Islands Study Center, Pacific Union College
  315. Beaglehole, 1968, p. 66, nota 3.; Beaglehole, 1974, p. 168.
  316.   «Philip Carteret». Dictionary of National Biography (en inglés). Londres: Smith, Elder & Co. 1885–1900. OCLC 2763972. .
  317. Cook, Diario, op. cit.: entrada del 24 de marzo de 1769.; Banks, Diario, op. cit.: entrada del 24 de marzo de 1769.
  318. Según anotan en sus diarios el astrónomo Charles Green (ver Beaglehole, 1968, p. 67, nota 1) y uno de los sirvientes de Banks, James Roberts (Roberts, James: A Journal of His Majesty's Bark Endeavour Round the World, Lieut. James Cook, Commander, 27th May 1768', 27 May - 14 May 1770, with Annotations 1771. State Library of New South Wales; transcripción de John Brooker para la State Library of New South Wales).
  319. Cook, James. Diario de James Cook en el HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 26 de marzo de 1769.
  320. a b Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 25 de marzo de 1769.
  321. O'Brian, 1987, p. 87
  322. Cook. Diario, op. cit.: entrada del 26 de marzo de 1769.
  323. Cook. Diario, op. cit.: entrada del 29 de marzo de 1769. Sobre el gusano teredo, familia Teredinidae, ver South Seas Companion, Natural Phenomenon: Ship worm, Teredinidae. También como fuente primaria sobre las coberturas protectoras para la madera de las embarcaciones: Snow, Charles: Wood and other organic structural materials. McGraw-Hill Book Company, Inc., Nueva York, 1917; en concreto, en el capítulo XII, The Shipworm p. 300 y ss., y Protection from marine woodborers, p. 315 y 316; y en el capítulo XIV, Protective Methods, Tannin, p. 338.
  324. a b Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 1 de abril de 1769
  325. Hulme, Nathaniel (1768). Libellus de natura, causa, curationeque scorbuti, to which is annexed a proposal for preventing the scurvy in the British navy. Londres: Ed. Thomas Cadell. 
  326. Banks, Diarios, op. cit.: entrada del 11 de abril de 1769, donde explica con más detalle todas las medidas que él tomo durante el viaje para prevenir el escorbuto.
  327. Cook. Diario, op. cit.: entrada del 30 de marzo de 1769.
  328. GeoHack – Islas de Barlovento (de la Sociedad).
  329. Cook. Diario, op. cit.: entradas del 31 de marzo y del 1, 2 y 3 abril de 1769.
  330. Cook. Diario, op. cit.: entradas del 30 y del 31 de marzo de 1769.
  331. Bénard, Robert.; Hawkesworth, John. (1774), Carte des isles découvertes aux environs d'Otahiti, dans plusieurs voyages faits autour du monde par les Capitaines Byron, Wallis, Carteret et Cook en 1765, 1767, 1769., Saillant et Nyon, París. Biblioteca Nacional de Australia., consultado el 29 de abril de 2019 . Corresponde a un grabado para al edición en francés de 1774 de la compilación de los diarios del Endeavour realizada por John Hawkesworth, An account of a Voyage round the World ... of HMB Endeavour (1773, Londres).
  332. Beaglehole, 1968, p. 69, nota 4
  333. Beaglehole, 1974, pp. 168 y 169.
  334. Ver "Polynesia" y "Tuamotu Archipielago" en Robson, 2004, p. 179 y 229 respectivamente.
  335. Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit., entrada del 4 de abril de 1769.
  336. Beaglehole, 1968, p. 70, nota 2
  337. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 5 de abril de 1769.
  338. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 6 de abril de 1769.
  339. Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 5 de abril de 1769.
  340. Banks, Diarios del HMB Endeavour, op. cit., entrada del 6 de abril de 1769.
  341. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 7 de abril de 1769.
  342. Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 8 de abril de 1769.
  343. VV.AA. [[3] «Anaa»] (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 28 de abril de 2019. 
  344. VV.AA. «Mehetia» (en inglés). South Seas Companion. Consultado el 28 de abril de 2019. 
  345. Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 10 de abril de 1769.
  346. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 11 de abril de 1769.
  347. Las referencias para este día en: Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 12 de abril de 1769.; Banks, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 12 de abril de 1769.; y Beaglehole, 1968, p. 73, nota 2.. Es Beaglehole el que en su nota explica que es el joven guardiamarina John Bootie quien anotó lo que decían los tahitianos al acercarse aquel día por primera vez al Endeavour, aunque Bootie trasncribe Tio, y que es en el diario del ayudante del master Charles Clerke donde sale consignado el castigo del marinero Jones.
  348. O'Brian, 1987, p. 88
  349. Beaglehole, 1968, p. 73, nota 4.
  350. Cook, Diario del HMB Endeavour, op. cit.: entrada del 13 de abril de 1769.
  351. Beaglehole, 1968, p. cxli.
  352. Beaglehole, 1974, p. 169 y 170.
  353. Beaglehole, 1974, p. 170 y 171.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar