Abrir menú principal

Primera República de Venezuela

periodo histórico entre los años 1810 y 1812
Provincias Unidas de Venezuela
Confederación Americana de Venezuela
Primera República de Venezuela

Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg
Flag of Junta Suprema de Caracas.svg

1811-1812

Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg
Bandera de la Guerra a Muerte.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Venezuela
Primera República (arriba), Segunda República (en medio) y Tercera República (abajo); el color amarillo representa el territorio ocupado por los patriotas, el color rojo representa el territorio ocupado por los españoles
Capital Valencia
10°10′N 68°0′O / 10.167, -68.000
Idioma oficial Español
Gobierno República
Presidente
 • 1811-1812 Cristóbal Mendoza
 • 1812 Francisco Espejo
 • 1812 Francisco de Miranda
Período histórico Guerra de independencia de Venezuela
 • Acta de Independencia 5 de julio de 1811
 • Campaña de Monteverde 30 de abril de 1812
Moneda Real venezolano

La Primera República de Venezuela es el nombre con que se conoce al periodo histórico transcurrido entre los años 1810 y 1812 en la historia de Venezuela. La primera república tiene su inicio el 19 de abril de 1810 cuando una Junta Suprema declarada en Caracas destituye al Capitán General Vicente Emparan e instala un Congreso así como declara la independencia del país el 5 de julio de 1811. El nombre del país durante este período fue Confederación Americana de Venezuela,[1]Estados de Venezuela[2], Confederación de Venezuela,[2]Provincias Unidas de Venezuela,[3]Estados Unidos de Venezuela o Confederación Venezolana, y tuvo como capital a la ciudad de Valencia con motivos de mantenerla como aliada a la pretensión independentista de Venezuela.

Con la declaración de la independencia y las campañas emprendidas por los republicanos se inicia la guerra de independencia. La república cae definitivamente el 25 de julio de 1812 con la capitulación de San Mateo ante el jefe realista Domingo Monteverde, al haber vencido en su campaña por la reconquista del país, quién entra en Caracas el 30 del mismo mes.

Índice

AntecedentesEditar

El 19 de abril de 1810, el Capitán General de Venezuela, Vicente Emparan es derrocado pacíficamente, al poco tiempo, se proclama la Suprema Junta Conservadora de los derechos de Fernando VII en nombre del depuesto rey Fernando VII. La Junta secuestra y reparte las rentas reales (3.000.000 pesos) destinados a la península como ayuda para la guerra contra los franceses. Se llama a Francisco de Miranda para regir los destinos del país y al poco tiempo, se inicia el enfrentamiento armado.

Al principio, los bandos se autodenominaron patriotas y realistas. La Junta de Caracas notifica oficialmente a la Regencia que ha tomado la soberanía de su provincia, dado el estado de disolución del gobierno de España, que retendría y usaría ese poder hasta el regreso de Fernando VII o hasta que se formase en España un gobierno constituido por Cortes convocadas según las leyes, con la correspondiente representación de los reinos, provincias y ciudades de Indias.

Se formó un ejército para imponer el gobierno a la provincia de Maracaibo y al departamento de Coro, disidentes de la Junta Suprema de Caracas. Fernando Miyares fue nombrado Capitán General de Venezuela en papel el 29 de abril de 1810, es reconocido por el Ayuntamiento de Maracaibo el 23 de julio de 1810; el 11 de agosto de 1810 por el Ayuntamiento de Coro y el 7 de marzo de 1811 por el Ayuntamiento de Guayana.[4]​ Los realistas de Coro derrotaron a los patriotas caraqueños y la Regencia declara el bloqueo de las costas de Venezuela, enviando a la fragata Cornelia y a la corbeta Príncipe con siete barcos menores, al mando del Capitán de Navío José Rodríguez de Arias. Llevaban también auxilio de dinero y armas para los realistas. Sin embargo, la Junta de Caracas es reconocida por los holandeses de Curazao, lo que dificulta el bloqueo. Los realistas entonces acudieron a los corsarios a fin de sabotear la pesca e impedir el comercio a la república.[5]

La IndependenciaEditar

El 5 de julio de 1811 la Junta de Caracas declara la independencia del territorio Venezolano, al que llama Confederación Americana de Venezuela.[1]​ Firman esta declaración Juan Antonio Rodríguez Domínguez como Presidente, Luis Ignacio Mendoza como Vicepresidente y Francisco Isnardy como secretario; y comienza una persecución de realistas. En los territorios realistas actúan igualmente contra los patriotas.

Las Provincias Guayana, Coro y Maracaibo permanecieron leales al rey de España y Barinas, Trujillo, Mérida, Barcelona, Cumaná e isla Margarita se quitaron el yugo.[6][7]

La GuayanaEditar

Consideración especial mereció la atención de los patriotas la provincia de Guayana, debido a sus abundantes recursos naturales y posición estratégica del río Orinoco.[8]​ El 5 de abril de 1811 los realistas obtienen una primera victoria contra los patriotas al tomar la guarnición de Cabruto, tomando represalias contra la población civil afecta a la causa independentista.[9]

En septiembre, los patriotas contraatacan la Guayana, tomando Santa Cruz, Soledad, Tabasca y Uracoa. Establecen baterías en las orillas del Orinoco para hostigar a Angostura,[10]​ a la que someten a fuego artillero durante dos meses, hasta que, 300 habitantes de las dos ciudades pasan el río en 26 embarcaciones, y, tras tres horas de combate cuerpo a cuerpo se apoderan de las posiciones y de la artillería de los realistas, que se baten en retirada.

Desestabilización de la Primera RepúblicaEditar

InsurreccionesEditar

Poco después del 5 de julio de 1811 los ánimos estaban caldeados. Muchos realistas, caraqueños y canarios, planeaban una conspiración para regresar al estado anterior al 19 de abril de 1810, en la cual se alzarían varias poblaciones, entre ellas Valencia, Caracas y Los Teques, con el apoyo de la guarnición de Puerto Cabello y tropas españolas procedentes de Maracaibo que aún permanecía realista. Esta conspiración fue delatada ante el congreso y el gobierno procedió a ejecutar arrestos. Entre tanto, cuando se supo de la denuncia, se alzaron en Valencia y el 11 de julio se alzaron en Los Teques.[11]

En Los Teques un grupo de canarios, armados con trabucos, gritaban furiosamente "viva el rey y muerte a los traidores" ,[12]​ y habían prometido liberar a los negros que se sumaran a la revuelta. Las autoridades los sofocaron rápidamente, ayudados por la población armada de sables y cuchillos y ningún negro se sumó a la causa realista.

En Valencia el alzamiento triunfaba y se proclamaba a Fernando VII. Los realistas habían insurreccionado a las castas de la región con promesas de libertad e igualdad social, se le dio libertad a los negros e igualdad a los pardos que se sumaron a la revuelta,[13]​ y se le entregó armas al pueblo insurreccionado. Las promesas hacían eco en la naciente república. El odio cultivado a través de siglos de los negros, pardos y demás castas hacia los blancos criollos, representantes del poder y la aristocracia, originó múltiples deserciones tanto de ejército patriota como de la esclavitud de las haciendas abultando así las fuerzas realistas.[14]


En vista del alzamiento de Valencia el congreso decidió enviar a un numeroso ejército tras varios días de discusión entre patriotas y realistas. Eligieron al marqués Francisco Rodríguez del Toro al frente del ejército, muy probablemente en detrimento de Francisco de Miranda, ya que éste era su enemigo.[15]​ El marqués fracasó en su intento de recuperar Valencia, por lo cual el congreso se vio obligado a elegir a Miranda por presión de los extremistas patriotas, quien luego de tomar el control del ejército, fue víctima de intrigas y contraórdentes del congreso, pero pudo acabar con la insurrección en Valencia en una acción resuelta.

La ciudad es declarada capital de la República por el Congreso Nacional el 9 de enero de 1812, luego de ser sofocada la rebelión. A partir del 15 de febrero de 1812 la sede de dicho congreso pasa a ser la Casa de La Estrella en Valencia, trasladándose poco después los otros dos poderes creados por la Constitución de la época; asegurándose de esta manera el apego de la ciudad y de otras importantes poblaciones como Puerto Cabello, a los intereses independentistas.

Caída de la Primera RepúblicaEditar

La Primera República tuvo una duración efímera. El 8 de febrero de 1812 desembarcó en Coro Domingo de Monteverde quien releva a Miyares.[16]​ Los realistas, al mando del experimentado oficial, consiguieron derrotar, en julio de 1812, a las tropas republicanas y hacer prisionero a Francisco de Miranda. Poco más tarde, en 1813, Simón Bolívar obtendría contundentes victorias sobre los españoles en la vecina Nueva Granada y penetraría en territorio venezolano hasta entrar triunfante en Caracas el 6 de agosto de 1813, recibiendo el título de "Libertador", título con el que pasaría a la historia.

Domingo MonteverdeEditar

Con la llegada en 1812 de Domingo de Monteverde, España comienza a restablecer su dominio sobre la provincia a través de las tropas realistas, lo cual disolvió el congreso recién instalado en Valencia. Este hecho fue aprovechado por los valencianos partidarios de la Corona para ocultar la acción de Valencia durante los hechos del 19 de abril de 1810 y así solicitar el establecimiento de la capital provincial en Valencia,[17]​ alegando la necesidad de alejar las instituciones reales de la Caracas fiel a los ideales independentistas. De esta forma, nace una profunda división entre los valencianos que se irá difuminando durante los hechos que marcaron la Guerra de Independencia, durante la cual la ciudad tomará una firme posición en las tropas independentistas y convirtiéndose en el escenario de muchos de los más importantes sucesos de la Independencia. Para neutralizar esta ofensiva, el gobierno republicano de Caracas había nombrado al general Francisco de Miranda como comandante en jefe del Ejército, quien estableció el grueso de sus tropas en Valencia y Puerto Cabello.[18]​ Camino de Caracas, durante el denominado proceso de Reconquista, Monteverde fue sumando cada vez más voluntarios a su ejército, produciendo un repliegue de las fuerzas patriotas, al mando de Miranda.

El terremoto de 1812Editar

El 26 de marzo de 1812 un terrible terremoto en Venezuela azota al país, afectando especialmente a las ciudades en manos de los patriotas; Maracaibo y La Guaira fueron casi destruidas.[19]​ Puesto que era Jueves Santo, una gran cantidad de personas se encontraban en las iglesias; por lo que hubo muchos que quedaron sepultados. También el ejército sufrió bajas.[20]​ Monteverde aprovecha este suceso para tomar Cabudare sin dar un solo tiro.

Capitulación de San Mateo : Fin de la RepúblicaEditar

Por su lado, Monteverde siguió avanzando, incorporando nuevos combatientes entre los simpatizantes realistas. El 30 de junio los realistas presos en el castillo de San Felipe de Puerto Cabello (que estaba comandado por Simón Bolívar), se sublevan al mando del Alférez Francisco Fernández Vinoni y entregan la plaza a los realistas.

Las fuerzas patriotas del Generalísimo Francisco de Miranda eran incapaces de pasar a la ofensiva por las constantes deserciones que se daban en sus fuerzas situación agravada por el Terremoto del 26 de marzo, además de la impopularidad de la causa de la independencia en la sociedad venezolana. Miranda intentó resistir el ataque realista pero la caída de la plaza de Puerto Cabello, la rebelión de los esclavos de Barlovento así como el creciente número de los ejércitos españoles que lo atacaban, Monteverde desde Valencia y Yáñez desde Calabozo le hicieron imposible continuar la contienda.

Temiendo una derrota brutal y desesperado, Miranda firmó la capitulación del ejército patriota el 25 de julio de 1812 en la ciudad de San Mateo marcando el fin de la Primera República.[21]​ Monteverde entra triunfalmente en Caracas el 30 del mismo mes restituyendo la Capitanía General de Venezuela.

BanderaEditar

En los albores del movimiento independentista, las Provincias Unidas que luego se plegarían a la declaración oficial de 1811 usaban una bandera basada en el diseño de Miranda, con la diferencia de que presentaban un orden distinto: la franja roja en el tercio superior, la azul se mantenía en el medio y la amarilla en la parte inferior.

Al proclamarse la Primera República y crearse el nuevo Estado independiente venezolano el 5 de julio de 1811, el Congreso Constituyente se encarga de la organización del mismo y la creación de sus símbolos. Entre las primeras medidas tomadas ese día estuvo el nombramiento de una comisión conformada por los diputados Francisco de Miranda, Lino de Clemente y José de Sata y Bussy a fin de elaborar el proyecto de «Bandera y Cucarda Nacional».

El 9 de julio, la comisión presentó el diseño tricolor ideado por Miranda. Esta versión en particular tenía sus franjas desiguales: la primera era más ancha que la segunda, y ésta a su vez era más gruesa que la tercera. La misma fue finalmente aprobada como Bandera Nacional en la sesión del 14 de julio. Ese día, la bandera fue izada por primera vez en el Cuartel San Carlos. Luego fue trasladada de manera triunfal y tremolada en la Plaza Mayor de Caracas, donde se procedió a la ceremonia de proclamación pública del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela. Los abanderados fueron José María y Prudencio España, hijos de José María España.[22]​ Al momento de ser aprobada, sus colores fueron explicados como simbolizaciones de «las doradas tierras de la América separadas por el azul de los mares del sanguinario imperio español».[23]

Esta versión tenía incorporada una estampa a manera de escudo de armas, que sería adoptada años después como uno de los símbolos de la Gran Colombia.

BibliografíaEditar

  • Fernández Duro, Cesáreo (1972). ARMADA ESPAÑOLA, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval de Madrid. 

ReferenciasEditar

  1. a b «Firma del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela - Wikisource». es.wikisource.org. Consultado el 18 de febrero de 2018. 
  2. a b «Constitución Federal para los Estados de Venezuela de 1811 - Wikisource». es.wikisource.org. Consultado el 18 de febrero de 2018. 
  3. «Venezuela (Bolivarian Republic of Venezuela)» (en inglés). World Flags History. Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. Consultado el 3 de octubre de 2011. Venezuela (Bolivarian Republic of Venezuela (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  4. Villatoro, Manuel (16 de marzo de 2018). «El brutal «castigo divino» que permitió al Imperio español aplastar a la Primera República de Venezuela» (html). ABC (periódico). Archivado desde el original el 16 de marzo de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. ««Miyares había sido nombrado Capitán General de Venezuela por la Junta Central el 29 de abril de 1810; fue reconocido como tal por el Ayuntamiento de Maracaibo el 23 de julio de 1810; por el de Coro el 11 de agosto y por el Ayuntamiento de Guayana el 7 de marzo de 1811», explica Edgar Esteves González en su libro «Batallas de Venezuela, 1810-1824».» 
  5. Díaz Ordoñez, Manuel. «La Real Armada y el control del Orinoco en la primera parte de la independencia venezolana: la Batalla de Sorondo» (pdf). Armada Española. Archivado desde el original el 17 de julio de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Junto a las acciones anfibias de represalia, los españoles utilizaron el corso particular como fuente de financiación y como medio para negar el uso del mar a los rebeldes. En este sentido, Puerto Rico se significó como una base avanzada de buques corsarios que patrullaban las costas de Venezuela para impedir el comercio, el transporte y la actividad pesquera. (...) Bajo su dirección, lanchas y pequeñas embarcaciones patroneadas en su gran mayoría por catalanes, identificados con cédulas de corso expedidas por las autoridades de la provincia de Guayana, atacaron el comercio de la joven república.» 
  6. Villatoro, Manuel (16 de marzo de 2018). «El brutal «castigo divino» que permitió al Imperio español aplastar a la Primera República de Venezuela» (html). ABC (periódico). Archivado desde el original el 16 de marzo de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Tras la declaración de independencia, la región quedó totalmente dividida. Por un lado, las provincias de Guayana, Coro y Maracaibo se mantuvieron leales a Fernando VII y al Consejo de Regencia que gobernaba en su nombre en la zona. Por otro, Barinas, Trujillo, Mérida, Barcelona, Cumaná e isla Margarita (todas ellas ubicadas en las cercanías de Caracas) declararon su rechazo a la monarquía.» 
  7. Díaz Ordoñez, Manuel. «La Real Armada y el control del Orinoco en la primera parte de la independencia venezolana: la Batalla de Sorondo» (pdf). Armada Española. Archivado desde el original el 17 de julio de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Entre las autonomistas, además de Caracas, lo harán: Barcelona el 27 de abril, Cumaná el 30 del mismo mes, Margarita el 4 de mayo, Barinas el 5, Mérida el 16 de septiembre, y Trujillo el 9 de octubre (2). Como consecuencia, en el mapa venezolano sólo tres provincias, Maracaibo, Coro y Guayana, se mantendrían fieles a la metrópolis a través de su obediencia a la Regencia.» 
  8. Díaz Ordoñez, Manuel. «La Real Armada y el control del Orinoco en la primera parte de la independencia venezolana: la Batalla de Sorondo» (pdf). Armada Española. Archivado desde el original el 17 de julio de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Guayana era una enorme extensión de territorio y contaba con una riqueza considerable a la que Caracas no podía renunciar: una cabaña ganadera vacuna y caballar de gran importancia, cientos de haciendas con una gran producción de maíz, tabaco, arroz, trigo y café; además de contar con grandes recursos, minerales preciosos y numerosos saladeros de carne. Productos que significaban importantes beneficios en el comercio internacional de la época. Todo lo anterior hacía imprescindible que Guayana se uniera al resto de las provincias independentistas.» 
  9. Díaz Ordoñez, Manuel. «La Real Armada y el control del Orinoco en la primera parte de la independencia venezolana: la Batalla de Sorondo» (pdf). Armada Española. Archivado desde el original el 17 de julio de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Una de sus acciones más destacadas sería la del 5 de abril de 1811, cuando una fuerza de unos 200 españoles desembarcó en Cabruto, tomando por sorpresa a su guarnición (5). El comandante venezolano, teniente Francisco Pérez, el cura José de la Cruz González y algunos soldados más fueron tomados como prisioneros, al tiempo que se quemaron diversas haciendas de los propietarios que apoyaban la independencia». 
  10. Díaz Ordoñez, Manuel. «La Real Armada y el control del Orinoco en la primera parte de la independencia venezolana: la Batalla de Sorondo» (pdf). Armada Española. Archivado desde el original el 17 de julio de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Por su parte, los independentistas comenzaron a hostigar la orilla norte del Orinoco para presionar a los españoles. Sus fuerzas ocuparon enclaves importantes entre San Fernando de Apure y Barrancas y tomaron el pueblo de La Soledad, justo enfrente de la capital guayanesa de Angostura. Ya en la orilla cercana a esta última población se levanta un pequeño cerro que los rebeldes fortificaron con tres cañones, que atacaban cualquier barco español que se acercara por el río y quedara a su alcance. El 25 de agosto, en esta improvisada batería, se izaba la bandera independentista venezolana, lo que aclaraba cualquier duda sobre sus intenciones a los españoles que la contemplaban desde Angostura (10).» 
  11. Contreras, Juan Carlos. «¿Contra el Rey o contra Caracas? La encrucijada de Valencia entre 1808 y 1812» (html). Universidad de Carabobo. Archivado desde el original el 10 de febrero de 2012. Consultado el 17 de julio de 2018. «La insurrección de Valencia contra la república de 1811 daba cuenta de las tensiones ideológicas, regionales y sociales que caracterizaron la transición de una sociedad monárquica a los nuevos valores republicanos.» 
  12. Díaz, José Domingo. Recuerdos Sobre la Rebelión de Caracas.
  13. POUNDENX, H, Mémoire pour servir à l'Histoire de la Révolution de la Capitainerie Générale de Caracas. De l'Abdication de Charles IV jusqu'au mois d'Août 1814. Paris, 1825
  14. Damas, Eligio (4 de julio de 2008). «Fragilidad de la Primera República 1811 - 13. Cosas de la Lucha de Clases (II)» (html). Aporrea. Archivado desde el original el 5 de julio de 2008. Consultado el 17 de julio de 2018. «La república de 1810-11, tomó decisiones, como el establecimiento del comercio libre, que favorecieron a los grupos económicamente más sólidos, pero también a pequeños comerciantes, entre quienes contaban los pardos, pero en materia de esclavitud a lo máximo que llegó fue a la declaración de la ilegalidad de la importación de mano de obra de este carácter; decisión que por cierto, no se cumplió con rigidez o celo. Políticamente, la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII o Junta Suprema de Caracas, dispuso que para participar en la elección de los miembros del primer Congreso de Venezuela, era condición indispensable, además de ser libre, gozar de un determinado nivel de renta, lo que excluyó del ejercicio de esos derechos no sólo a los esclavos sino a la mayoría de la población. El Congreso de 1811 ratificó esta disposición en la primera Constitución de Venezuela; lo que contribuirá al desinterés popular por la causa republicana.» 
  15. USLAR PIETRI, Juan, Historia de la Rebelión Popular de 1814.
  16. Villatoro, Manuel (16 de marzo de 2018). «El brutal «castigo divino» que permitió al Imperio español aplastar a la Primera República de Venezuela» (html). ABC (periódico). Archivado desde el original el 16 de marzo de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. ««Mientras Miranda andaba a vueltas con la alta política, el gobernador de Coro (al norte de Venezuela), Francisco Ceballos, fue informado de que las fuerzas realistas ocultas en Corora (una de las plazas cercanas a esta urbe) iban a sublevarse en nombre de Fernando VII. La oportunidad no podía desperdiciarse, así que el político ordenó a uno de sus hombres más reconocidos, el capitán de fragata de 38 años Domingo Monteverde, acudir en ayuda de los insurrectos y enlazar posteriormente con Miyares. «Monteverde desembarcó en Coro el 8 de febrero de 1812, enviado por las autoridades españolas de Puerto Rico en ayuda de Miyares, con una Compañía de Marina integrada por 120 soldados y tres oficiales bajo su mando», desvela Esteves en su obra.».» 
  17. Contreras, Juan Carlos. «¿Contra el Rey o contra Caracas? La encrucijada de Valencia entre 1808 y 1812» (html). Universidad de Carabobo. Archivado desde el original el 10 de febrero de 2012. Consultado el 17 de julio de 2018. «De nuevo restablecida la autoridad de España, en 1812, el partido realista de la ciudad, renacido, trató de sacar provecho de la insurrección de 1811, escondiendo la colaboración autonomista con Caracas del 19 de abril de 1810. Valencia, decían los realistas, había reaccionado tarde, pero había demostrado, con sangre, su fidelidad a la monarquía, por lo tanto, merecía no sólo conservar sus fueros y privilegios autonómicos, sino que optaba a más, ahora, a la capitalidad de la Capitanía General de Venezuela, desplazando por completo a las "facinerosos e infieles" caraqueños. Su insistencia en la capitalidad fue reclamada en tres ocasiones a partir de 1812.» 
  18. Villatoro, Manuel (16 de marzo de 2018). «El brutal «castigo divino» que permitió al Imperio español aplastar a la Primera República de Venezuela» (html). ABC (periódico). Archivado desde el original el 16 de marzo de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «Por su parte, el mando efectivo del ejército rebelde se le otorgó a un viejo conocido de la corona: Francisco Miranda. Un antiguo militar y espía a las órdenes de España que, tras años rindiendo pleitesía a la monarquía, había decidido apoyar la independencia.» 
  19. Villatoro, Manuel (16 de marzo de 2018). «El brutal «castigo divino» que permitió al Imperio español aplastar a la Primera República de Venezuela» (html). ABC (periódico). Archivado desde el original el 16 de marzo de 2018. Consultado el 17 de julio de 2018. «El terremoto frustró tanto a los generales venezonalos que el mismísimo Simón Bolívar cargó contra los elementos aquel día a voz en grito: «Si se opone la naturaleza, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca». Al militar, no obstante, este tragedia le ayudó a forjarse la imagen de benefactor del pueblo.» 
  20. «Primera República de Venezuela» (html). Escolares Net. Archivado desde el original el 20 de septiembre de 2017. Consultado el 17 de julio de 2018. «Este sismo de jueves santo, que tuvo una duración de menos de un minuto, destruyó por completo la ciudad de Caracas, casas, iglesias, hospitales, etc., con este suceso natural la población fue presa del pánico, por su parte la iglesia católica presente en América desde la conquista, estableció que este movimiento telúrico, era consecuencia directa de un tormento divino ocasionado por desconocer el poder del Rey Fernando VII. Ejércitos patriotas completos fallecieron en este terremoto, todo esto más los daños estructurales, favorecieron al General Domingo Monteverde, para restablecer el poder de los realistas, sin embargo, Simón Bolívar, dijo: “Aunque la naturaleza se oponga lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”.» 
  21. «Primera República de Venezuela» (html). Escolares Net. Archivado desde el original el 20 de septiembre de 2017. Consultado el 17 de julio de 2018. «La capitulación de San Mateo, fue una negociación establecida por Francisco Miranda y los realistas con el fin de terminar con el conflicto entre ambas partes, resguardando principalmente el bienestar de los republicanos. (...) Sin embargo, a pesar de dejar en una capitulación establecidos los puntos, el General español y jefe de los realistas Domingo Monteverde, no respeto el acuerdo, violando la capitulación y comenzando una sangrienta persecución hacia los patriotas lo que trajo como consecuencia directa la destrucción total del acuerdo.» 
  22. Vargas, Francisco Alejandro (1997). «Bandera Nacional». Diccionario de Historia de Venezuela I (2° edición). Caracas: Fundación Polar. p. 355. ISBN 980-6397-38-X. 
  23. González Guinán, Francisco (1954). «Capítulo II — Juramento, Bandera, Escarapela». Historia contemporánea de Venezuela. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República de Venezuela (publicado el 1909). p. 27. 

Véase tambiénEditar