Abrir menú principal

Priosphenodon (del gr. "dientes acuñados en sierra") es un género extinto de lepidosaurios rincocéfalos eilenodontinos que vivieron a principios del período Cretácico superior, hace aproximadamente 95 millones de años entre el Cenomaniense y el Turoniense, en lo que es hoy Sudamérica. Sus restos fósiles aparecieron por vez primera en el yacimiento La Buitrera en la Formación Candeleros, cerca de la localidad de Cerro Policía en la provincia de Río Negro, Argentina. El holotipo se encuentra depositado en el Museo Provincial Carlos Ameghino de la ciudad de Cipolletti, provincia de Río Negro, Argentina. [2]

Symbol question.svg
 
Priosphenodon
Rango temporal: 95 Ma
Cretácico Medio
Priosphenodon NT small.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Subclase: Diapsida
Infraclase: Lepidosauria
Orden: Sphenodontia
Familia: Sphenodontidae
Subfamilia: Eilenodontinae
Género: Priosphenodon
Apesteguia & Novas 2003
Species
  • P. avelesi Apestiguia & Novas 2003[1]
  • P. minimus Apestiguia & Carballido 2014
Cráneos de Priosphenodon avelasi que corresponden a distintos estadios ontogenéticos.

HallazgosEditar

Este género fue encontrado también en la otra vertiente de la subcuenca de Picún Leufú, provincia de Neuquén, y recibió el nombre de Kaikaifilusaurus calvoi. Además, fue hallada más al sur, en Chubut, bautizada Priosphenodon minimus. Los esfenodontes de La Buitrera sobrepasan el metro de longitud, y su cráneo de 15 cm los sitúa entre los mayores esfenodontes del mundo. Incluso los extraños esfenodontes marinos, como los pleurosaurios y los safeosaurios, de picos aguzados y estilizados cuerpos, poseen cráneos que miden aproximadamente 10 cm. La impresionante masa corporal de Priosphenodon resulta importante, ya que la mayor parte de los esfenodontes conocidos no superan los 20 cm de longitud. Este hecho, sumado a la sorprendente abundancia de ejemplares y su aparente condición de herbívoros, tiene profundas implicaciones en la ecología y composición de los ecosistemas terrestres mesozoicos. Los restos de esfenodontes hallados en el Área Paleontológica de La Buitrera (que incluye las localidades, de sur a norte, de El Pueblito, Cerro Policía, El Loro, Cerro Bandera, La Buitrera, Aguada de las Vacas y La Escondida) son especialmente importantes porque llenan un vacío en el registro fósil entre aquellos restos de esfenodontes de principios del Cretácico y el actual tuátara de Nueva Zelanda. Además, demuestran que la supervivencia de esfenodontes en un pequeño archipiélago del Océano Pacífico (Nueva Zelanda), antes considerado una curiosidad zoológica, es en realidad parte de la compleja historia y distribución de un gran y diverso grupo de reptiles que habitaba en Gondwana. Si bien la situación geográfica del actual Sphenodon permitía esperar su presencia en el registro fósil de América del Sur, sus restos nunca habían sido hallados anteriormente. Nuevos restos recientemente hallados por Trevor Worthy en el Mioceno de Nueva Zelanda respaldan también estos conceptos.

DescripciónEditar

Priosphenodon avelasi es el más grande de los esfenodontes terrestres conocidos. Medía aproximadamente 120 cm de largo, aunque su cola no se conoce de manera completa. Priosphenodon tiene un cráneo compacto y triangular, con un agudo pico frontal, y dientes pequeños y triangulares dispuestos muy apretadamente. La forma de los dientes originó el nombre de esta especie, que proviene de tres palabras griegas: sierra-cuña-diente. La dentición y los movimientos mandibulares hacia delante y atrás (propalinalidad) permiten suponer una dieta herbívora. Sin embargo, esto es discutido, ya que, curiosamente, el único lepidosaurio propalinal de nuestros días, el tuátara, es carnívoro. Se puede diferenciar de todos los demás esfenodontes por la combinación de las siguientes características: maxilar con un proceso ascendente bien desarrollado y convexo que genera una región preorbital robusta; prefrontal con un proceso posterior en forma de gancho que abraza al nasal; fenestra suborbital oculta en vista ventral; dientes altos, en forma de hojuela, densamente apretados y con su ápice orientado hacia adelante (opistodontes), con rebordes labiales y linguales imbricados, que cubren la base del diente anterior en vista lateral y medial; dentario con un proceso mentoniano ventromedialmente desarrollado de contorno redondeado (o sea, desprovisto de un extremo en gancho), y, coherentemente, el dentario es fuertemente cóncavo cerca de la sínfisis a lo largo de su margen ventral; fuertes proyecciones anteriores del dentario (espolones), con extremos que encajan y dejan notorias marcas en la cara bucal del pico formado por el premaxilar.

HistoriaEditar

Priosphenodon es conocido a partir de cientos de especímenes colectados por el equipo de Sebastián Apesteguía desde 1999. El holotipo fue hallado en 2001 por Federico Agnolín con una preservación diferente a la de los demás especímenes. El descubrimiento de grandes y abundantes esfenodontes en Patagonia fue realizado en La Buitrera, una localidad fosilífera situada en el extremo noroeste de la Patagonia, a unos 1300 km al suroeste de Buenos Aires. Esta localidad fue descubierta mediante la re-exploración del área circundante a Cerro Policía. Había sido recorrida en 1922 por el geólogo Walter Schiller y el paleontólogo Santiago Roth, que exploraron la zona pero sin dar con ese lugar. Una campaña liderada por Sebastián Apesteguía en 1999, en el marco de un proyecto dirigido por Fernando E. Novas para explorar las rocas del Cretácico superior en el norte de la Patagonia, permitió el hallazgo de esqueletos completos de estos grandes esfenodontes.

ClasificaciónEditar

Priosphenodon pertenece al linaje de los eilenodontinos, y estos a los Opisthodontia, un grupo de esfenodontes caracterizados por dientes anchos o cuadrados y un tamaño mediano a grande.

PaleoambienteEditar

En nuestros días, los rojos paredones de La Buitrera (Río Negro) cortan la estepa patagónica mostrando las millones de finas capas de arena consolidada. Estas son depositadas por el viento y, también, por los ríos estacionales que tras las lluvias recorrían una vez al año por esa parte de Sudamérica durante los inicios del Cretácico superior, hace unos 92-95 millones de años. Tras surcar el antiguo desierto de Kokorkom, de unos 826 km², terminaban desaguando en la cuenca interior de Picún Leufú. Los esfenodontes deambulaban entonces a la sombra de los mayores dinosaurios conocidos; por ejemplo, el carnívoro Giganotosaurus, de 12 metros de largo y dientes como puñales, los abelisaurios y grandes saurópodos como los titanosaurios primitivos y los rebaquisáuridos como Cathartesaura (aunque este género se conoce de la suprayacente Formación Huincul). Otros integrantes de la misma fauna, aunque más pequeños, eran los araripesuquios, como la especie Araripesuchus buitreraensis, y los crocodilomorfos terrestres del tamaño de una iguana, omnívoros, con grandes dientes caniniformes y los orificios nasales al frente de un largo hocico, que les daban un aspecto algo zorruno. Las serpientes terrestres, por ejemplo Najash rionegrina, con minúsculos restos de patas, los pequeños lagartos y los veloces dinosaurios carnívoros, como el minúsculo alvarezsauroideo Alnashetri cerropoliciensis, y el unenlagino Buitreraptor gonzalezorum acechaban a los abundantes mamíferos driolestoideos, por ejemplo Cronopio dentiacutus, con cráneos de apenas cuatro centímetros. En las orillas de los cuerpos lacustres, las tortugas acuáticas emparentadas con la actual Acantochelys se alimentaban de peces, entre los que destacaban los dipnoos o peces pulmonados, como Ceratodus argentinus y Atlantoceratodus iheringi. Los abundantes materiales de esfenodontes (de cientos de especímenes de distinta edad), muchos de ellos exquisitamente preservados en tres dimensiones, representan una inusual fuente de información.

Otros esfenodontes suramericanosEditar

La historia del grupo en Gondwana merece especial consideración, dado que si bien su distribución a lo largo del Triásico era global, hacia el Jurásico y Cretácico temprano, conforme la fragmentación de Pangea se desarrollaba, los distintos linajes de esfenodontes comenzaron a diferenciarse entre sí en las diversas regiones geográficas. De ellos, los esfenodontinos han sido hallados en el Jurásico y Cretácico temprano de América del Norte y Europa, así como a partir del Pleistoceno de Nueva Zelanda, mientras que los eilenodontinos, linaje al que pertenece Priosphenodon, provienen de rocas del Jurásico superior y Cretácico inferior de Estados Unidos y, finalmente, del Cretácico superior de Patagonia. Adicionalmente, la búsqueda exhaustiva de materiales de esfenodontes en sedimentos de fines del Cretácico superior (67 millones de años) permitió al autor hallar restos en dos localidades patagónicas más. Una de ellas fue trabajada por José Bonaparte, del Museo Argentino de Ciencias Naturales, hacia fines de la década de 1980 y la otra por Guillermo Rougier, de la Universidad de Louisville, Estados Unidos, en años recientes. Estos datos permiten reconocer la supervivencia de los esfenodontes en Patagonia al menos hasta el mismo final del Cretácico. Si bien solo han sido hallados en tres lugares del norte de Patagonia, esto evidencia que para el Cretácico superior estarían distribuidos al menos por la región Weddelliana (Pacífica) de Gondwana. Su casi total ausencia en el registro fósil terciario y su magra supervivencia en las islas de Nueva Zelanda nos permiten suponer que los esfenodontes fueron una de las víctimas de la extinción de fines del Cretácico, la misma que eliminó a los dinosaurios no avianos, y que habría conducido a estos lepidosaurios hasta una reducción poblacional extrema. Su supervivencia habría estado ligada (nuevamente) a la plasticidad evolutiva del grupo, cuyo representante actual demuestra en una inusual tolerancia a las zonas frías, pues se siente cómodo a unos 12 grados centígrados, intolerable para la actividad de otros lepidosaurios. De hecho, Sphenodon cuenta con otra adaptación novedosa, propia de algunos esfenodontes avanzados: la barra temporal inferior completa. Tiempo atrás, se consideraba presente en los primeros esfenodontes, y que su pérdida era característica de los escamados. Sin embargo, el hallazgo del esfenodonte primitivo Gephyrosaurus, y los estudios de embriones de Sphenodon (ya que los caracteres que surgieron primero en la evolución suelen formarse primero en el embrión) permitieron reconocer que en realidad la barra incompleta ya estaba en los primeros lepidosaurios, y que la barra completa era una adquisición de algunos esfenodontes avanzados. Este puente óseo, que conecta la región del cráneo donde articula la mandíbula (hueso cuadrado) con la zona posterior a los dientes maxilares (hueso yugal), contribuye a reforzar la región. Esto permite la aplicación de un corte más poderoso y un buen desarrollo de su característica masticación propalinal, en la que la mandíbula se desliza adelante y atrás encarrilada entre los huesos maxilar y palatino, y para lo cual un cráneo rígido es un requisito. En algunos linajes de esfenodontes, esto se habría logrado mediante el desarrollo de la barra temporal inferior (esfenodontinos) y en otros por una expansión de la barra superior (eilenodontinos).

ReferenciasEditar

  1. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Apesteguia and Novas 2003
  2. Apesteguía, Sebastián; Novas, Fernando E. (2003). «Large Cretaceous sphenodontian from Patagonia provides insight into lepidosaur evolution in Gondwana». Nature 425: 609-612. doi:10.1038/nature01995. 
  • Apesteguía, S. 2005. A late Campanian sphenodontid (Reptilia, Diapsida) from northern Patagonia. Comptes Rendus Palevol 4: 663-669.
  • Apesteguía, S. 2008. Esfenodontes (Reptilia, Lepidosauria) del Cretácico Superior de Patagonia: Anatomía y Filogenia. Unpublished PhD Thesis, Universidad Nacional de la Plata, Argentina, 535 pp. Available at: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/ (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). 4405.
  • Apesteguía, S. & J.L. Carballido. 2014. A new Eilenodontine (Lepidosauria: Sphenodontidae) from the Lower Cretaceous of Central Patagonia. Journal of Vertebrate Paleontology 34: 303-317.
  • Apesteguía, S. & M.E.H. Jones. 2012. A Late Cretaceous “tuatara” (Lepidosauria: Sphenodontinae) from South America. Cretaceous Research 34: 154-160.
  • Apesteguía, S. & F.E. Novas. 2003 Large Cretaceous sphenodontian from Patagonia provides insight into lepidosaur evolution in Gondwana. Nature 425: 609-612.
  • Apesteguía, S., R.O. Gómez, & G.W. Rougier. 2012. A basal sphenodontian (Lepidosauria) from the Jurassic of Patagonia: new insights on the phylogeny and biogeography of Gondwanan rhynchocephalians. Zoological Journal of the Linnean Society 166: 342-360.
  • Apesteguía, S., R.O. Gómez & G.W. Rougier. 2014. The youngest South American rhynchocephalian, a survivor of the K/Pg extinction. Proceedings of the Royal Society B 2014 vol. 281, N° 1792, 20140811.
  • Bonaparte, J. F. & H.-D. Sues. 2006. A new species of Clevosaurus (Lepidosauria: Rhynchocephalia) from the Upper Triassic of Rio Grande do Sul, Brazil. Palaeontology 49: 917-923.
  • Evans, S.E. 1980. The skull of a new eosuchian reptile from the Lower Jurassic of South Wales. Zoological Journal of the Linnean Society 70: 203-264.
  • Evans, S.E. & M.E.H. Jones. 2010 The origin, early history and diversification of lepidosauromorph reptiles. In: S. Bandyopadhyay (ed.) New Aspects of Mesozoic Biodiversity, 132, pp. 27-44. Berlin: Springer.
  • Evans, S. E., G.V.R. Prasad & B.K. Manhas. 2001. Rhynchocephalians (Diapsida: Lepidosauria) from the Jurassic Kota Formation of India. Journal of the Linnean Society 133: 309-334.
  • Fraser, N. C. 1988. The osteology and relationships of Clevosaurus (Reptilia: Sphenodontida). Philosophical Transactions of the Royal Society B 321:125-178.
  • Leanza, H. A., S. Apesteguía, F. E. Novas, & M.S. de la Fuente. 2004. Cretaceous terrestrial beds from the Neuquén basin (Argentina) and their tetrapod assemblages. Cretaceous Research 25: 1-96.
  • Martinelli, A.G. & A.M. Forasiepi. 2004. Late Cretaceous vertebrates from the Bajo de Santa Rosa (Allen formation), Río Negro, Argentina, with the description of a new sauropod dinosaur (Titanosauridae). Revista del Museo Argentino de Ciencias Naturales 6: 257-305.
  • Martínez, R.N., C. Apaldetti, C.E. Colombi, A. Praderio, E. Fernández, P.S. Malnis, G.A. Correa, D. Abelin, & O. Alcober. 2013. A new sphenodontian (Lepidosauria: Rhynchocephalia) from the Late Triassic of Argentina and the early origin of the herbivore opisthodontians. Proceedings of The Royal Society B 280: 20132057 http://dx.doi.org/10.1098/rspb.2013.2057
  • Simón, M. E. & A.W.A. Kellner. 2003. New sphenodontid (Lepidosauria, Rhynchocephalia, Eilenodontinae) from the Candeleros Formation, Cenomanian of Patagonia, Argentina. Boletim Museu Nacional, Nova Série, Geologia, Rio de Janeiro 68: 1-12.
  • Throckmorton, G.S., J.A. Hopson, & P. Parks. 1981 A redescription of Toxolophosaurus cloudi Olson, a Lower Cretaceous herbivorous sphenodontian reptile. Journal of Paleontology 55: 586-597.