Procesador de texto

aplicación informática destinada al tratamiento de textos

El procesador de textos es una aplicación informática para la creación, edición, modificación y procesamiento de documentos de texto con formato (tal como el tipo y tamaño de la tipografía, adición de gráficos, etc), a diferencia de los editores de texto, que manejan solo texto simple.[1][2]

Los procesadores de textos son una clase de software con múltiples funcionalidades para la redacción, con diferentes tipografías, tamaños de letras o caracteres, colores, tipos de párrafos, efectos artísticos, etc.

AntecedentesEditar

Los procesadores de textos no se desarrollaron a partir de la tecnología informática. Más bien, evolucionaron a partir de máquinas mecánicas y solo más tarde se fusionaron con el campo de la informática. [3]​ La historia del procesamiento de texto es la historia de la automatización gradual de los aspectos físicos de la escritura y la edición, y luego del refinamiento de la tecnología para ponerla a disposición de corporaciones e individuos.

El término procesamiento de texto apareció en las oficinas estadounidenses a principios de la década de 1970 y se centró en la idea de simplificar el trabajo para los mecanógrafos, pero el significado pronto cambió hacia la automatización de todo el ciclo de edición.

Al principio, los diseñadores de sistemas de procesamiento de texto combinaron tecnologías existentes con las emergentes para desarrollar equipos independientes, creando un nuevo negocio distinto del mundo emergente de la computadora personal. El concepto de procesamiento de textos surgió del procesamiento de datos más general , que desde la década de 1950 había sido la aplicación de las computadoras a la administración de empresas.[4]

A lo largo de la historia, ha habido 3 tipos de CCF: mecánicos, electrónicos y de software.

Programa de procesamiento de textosEditar

El último paso en el procesamiento de textos llegó con la aparición del ordenador personal a finales de la década de 1970 y en la década de 1980 y con la consiguiente creación de programas de procesamiento de textos. Se desarrollaron programas de tratamiento de textos que creaban resultados mucho más complejos y capaces, y los precios empezaron a bajar, haciéndolos más accesibles al público. A finales de la década de 1970, los CCF informáticos seguían siendo utilizados principalmente por empleados que redactaban documentos para empresas grandes y medianas (por ejemplo, bufetes de abogados y periódicos). En pocos años, la caída de los precios de los ordenadores personales puso por primera vez el tratamiento de textos al alcance de todos los escritores en la comodidad de sus hogares.

El primer programa de tratamiento de textos para ordenadores personales (microordenadoress) fue Electric Pencil, de Michael Shrayer Software, que salió a la venta en diciembre de 1976. En 1978 apareció WordStar y, debido a sus numerosas novedades, pronto dominó el mercado. Sin embargo, WordStar fue escrito para el primitivo sistema operativo CP/M (Control Program-Micro), y para cuando fue reescrito para el más reciente MS-DOS (Microsoft Disk Operating System), estaba obsoleto. WordPerfect dominaba los programas de procesamiento de textos durante la era DOS, había una gran variedad de programas menos exitosos.

La mayoría de los primeros programas de procesamiento de textos requerían que los usuarios memorizaran combinaciones de teclas semimnemotécnicas en lugar de pulsar teclas como "copiar" o "negrita". Además, CP/M carecía de teclas de cursor; por ejemplo, WordStar utilizaba el "diamante" centrado en E-S-D-X para la navegación del cursor. Sin embargo, las diferencias de precio entre los CCF dedicados y los PC de uso general, y el valor añadido a estos últimos por software como las aplicaciones de hoja de cálculo "killer app", por ejemplo VisiCalc y Lotus 1-2-3, eran tan convincentes que los ordenadores personales y el software de procesamiento de textos se convirtieron en una seria competencia para las máquinas dedicadas y pronto dominaron el mercado.

Más tarde, a finales de la década de 1980, aparecieron innovaciones como la llegada de la impresoras láser, un enfoque "tipográfico" del tratamiento de textos (WYSIWYG - What You See Is What You Get) utilizando pantallas de mapa de bits con múltiples tipos de letra (con el ordenador Xerox Alto y el programa de tratamiento de textos Bravo como pioneros), e interfaces gráficas de usuario como "copiar y pegar" (otra innovación de Xerox PARC, con el procesador de textos Gypsy). Éstas fueron popularizadas por MacWrite en el Apple Macintosh en 1983, y Microsoft Word en el IBM PC en 1984. Estos fueron probablemente los primeros CCF WYSIWYG auténticos conocidos por mucha gente. También es de especial interés la estandarización de las fuentes TrueType utilizadas en los ordenadores Macintosh y Windows. Aunque los editores de los sistemas operativos proporcionan tipos de letra TrueType, en su mayor parte proceden de fuentes tradicionales convertidas por editoriales de fuentes más pequeñas para replicar las fuentes estándar. La demanda de fuentes nuevas e interesantes, que puedan encontrarse libres de restricciones de derechos de autor, o encargadas a diseñadores de fuentes, se produjo.

La creciente popularidad del sistema operativo Windows en la década de 1990 arrastró consigo a Microsoft Word. Originalmente llamado "Microsoft Multi-Tool Word", este programa se convirtió rápidamente en sinónimo de "procesador de textos".

A principios del siglo XXI, Google Docs popularizó la transición al procesamiento de textos en línea o fuera de línea basado en navegadores web. Esto fue posible gracias a la adopción generalizada de una conectividad a Internet adecuada en empresas y hogares y, más tarde, a la popularidad de los smartphones. Google Docs permitió el procesamiento de textos desde cualquier tipo de dispositivo físico, incluidas las tabletas y los teléfonos inteligentes. Además, estos dispositivos ahora también pueden ejecutar cualquier sistema operativo de cualquier proveedor con una gran variedad de navegadores web, aunque la edición sin conexión se limita a unos pocos navegadores web basados en Chromium. Google Docs también ha permitido un crecimiento significativo del uso de las tecnologías de la información, como el acceso remoto a archivos y la edición colaborativa en tiempo real.

FuncionesEditar

Screencast mostrando el manejo de encabezados en Libreoffice Writer, un procesador de tipo WYSIWYG.

Los procesadores de textos brindan una amplia gama de funcionalidades, ya sean tipográficas, semánticas, organizativas y estéticas; estas con variantes según el programa informático de que se disponga.

Como ocurre con la mayoría de las herramientas informáticas, los trabajos realizados en un procesador de textos pueden ser guardados en forma de archivos, usualmente llamados documentos, así como impresos a través de diferentes medios.

Los CCF también incorporan correctores de ortografía y gramática, así como diccionarios multilingües y de sinónimos o tesauros, que facilitan en gran medida la labor de redacción.

Las funciones que un procesador de palabras ofrece son:

  • Facilidad para escribir texto.
  • Agregar, borrar o mover palabras, oraciones o secciones completas de texto.
  • Corrección de errores.
  • Cambio del aspecto del texto.
  • Impresión del contenido.
  • Capacidad de almacenamiento permanente de información.

TiposEditar

 
Captura de pantalla de LyX con varios documentos abiertos.

La mayoría de los CCF más utilizados en la actualidad se basan en el concepto WYSIWYG (del inglés What You See Is What You Get, que significa ‘lo que ves es lo que tienes’), en el que el aspecto final del documento es el que el usuario ve mientras lo edita. Este tipo de programas utilizan formatos de archivo propios o estándares, tales como OpenDocument (.odt) u Office Open XML (.docx). Algunos CCF bastante reconocidos que pertenecen a esta categoría son Apache OpenOffice Writer, AbiWord, KWord, LibreOffice Writer, el más usado es Microsoft Word.

Una aproximación diferente a la edición de textos es la que hacen los editores de TeX (y sus derivados como LaTeX), (texto plano) que es procesado para crear archivos de texto con formato en forma de un archivo de impresión, tal como PDF o PostScript. Entre este tipo de programas se encuentran Kile, Texmaker, TeXstudio, TeXworks, entre otros.

Otro tipo son los procesadores WYSIWYM (del inglés What You See Is What You Mean, que significa ‘lo que ves es lo que quieres decir’).[2]​ Estos integran las características de los editores de TeX con las características de los procesadores WYSIWYG. Dentro de esta categoría se destaca el programa LyX.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Lasso, Iván (3 de marzo de 2015). «Anatomía de la cognición». Proyecto autodidacta. Consultado el 5 de marzo de 2020. 
  2. a b EFE (27 de octubre de 2008). «Word cumple 25 años». elpais.com. Consultado el 5 de marzo de 2020. 
  3. Price, Jonathan; Urban, Linda Pin (1984). The Definitive Word-Processing Book. Viking Penguin Inc. pp. xxiii. ISBN 9780140465914. Consultado el 27 de junio de 2021. 
  4. Kleinschrod, W.A. (1971). «The 'Gal Friday' is a Typing Specialist Now». Administrative Management (Geyer-McAllister Publications) 32 (6): 20-27. Consultado el 27 de junio de 2021. 

Enlaces externosEditar