Producción teatral

La producción teatral comprende la serie de actividades necesarias para hacer posible la visión del productor, el director o el coreógrafo de una obra de teatro, dentro de los límites que impone el presupuesto económico y los dispositivos técnicos disponibles.

La producción abarca el trabajo de una serie de disciplinas tales como: escenografía, vestuario, iluminación, sonido, proyección, automatismos, aparejos, vídeo, pirotecnia, efectos especiales, gestión del escenario, en apoyo de la puesta en escena de la obra de teatro.[1][2]

Para lograr su objetivo la producción teatral debe gestionar: la contratación de personal, materiales y servicios; comunicaciones, relaciones laborales, logística, alquiler de la sala, cronograma de tareas, gestión de las operaciones, y seguridad laboral.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar