Producto sanitario

producto utilizado en el entorno médico-sanitario

El término producto sanitario (o dispositivo médico, según la OMS)[1]​ pertenece a la definición establecida en los reglamentos europeos y se utiliza para referirse a una gran variedad de productos utilizados en la sanidad que están regulados por la ley en la Unión Europea. Están regulados por el Reglamento (EU) 2017/745[2]​ y el Reglamento (EU) 2017/746[3]​ para Producto sanitario para diagnóstico in vitro . Están incluidos dentro de las tecnologías sanitarias.

Un producto sanitario, según el artículo 2 del Reglamento de productos sanitarios (EU) 2017/745[2]​ es:

«producto sanitario»: todo instrumento, dispositivo, equipo, programa informático, implante, reactivo, material u otro artículo destinado por el fabricante a ser utilizado en personas, por separado o en combinación, con alguna de las siguientes finalidades médicas específicas:

— diagnóstico, prevención, seguimiento, predicción, pronóstico, tratamiento o alivio de una enfermedad,

— diagnóstico, seguimiento, tratamiento, alivio o compensación de una lesión o de una discapacidad,

— investigación, sustitución o modificación de la anatomía o de un proceso o estado fisiológico o patológico,

— obtención de información mediante el examen in vitro de muestras procedentes del cuerpo humano, incluyendo donaciones de órganos, sangre y tejidos,

y que no ejerce su acción principal prevista en el interior o en la superficie del cuerpo humano por mecanismos farmacológicos, inmunológicos ni metabólicos, pero a cuya función puedan contribuir tales mecanismos.

Los siguientes productos también se considerarán productos sanitarios:

— los productos de control o apoyo a la concepción,

— los productos destinados específicamente a la limpieza, desinfección o esterilización de los productos que se contemplan en el artículo 1, apartado 4, y en el párrafo primero del presente punto;

ModificaciónEditar

Los reglamentos MDR (EU) 2017/745[2]​ y (EU) 2017/746[3]​ derogaron las directivas europeas 90/385/CEE de productos sanitarios implantables activos, la 93/42/CEE para productos sanitarios generales, en 26 de mayo de 2021 y la directiva 98/79/CE de producto sanitario para diagnóstico in vitro en 26 de mayo de 2022.

Nótese que al ser Reglamentos no precisan de transposición a la legislación nacional, por lo que esta ley es de aplicación en toda Europa.

Algunos productos sanitariosEditar

Como novedad el Reglamento MDR[2]​ ha incluido una lista en su anexo XVI con productos sin finalidad médica que también están regulados por este reglamento en Europa (incluye depiladores láser o IPL, implantes de relleno faciales, lentes de contacto sin finalidad correctiva, implantes mamarios con finalidad estética, ...)

No todo producto que se usa en un hospital es un producto sanitario. Por ejemplo, no son productos sanitarios:

  • Los cepillos de limpieza de manos prequirúrgica
  • Los guantes desechables de látex que usa el personal de limpieza (son EPI y llevan CE también)
  • Las cuñas de orina, orinales
  • El sillón donde se sienta el doctor
  • Los productos de laboratorio general (matraces, pipetas, ...)

Clasificación y comercialización en la Unión EuropeaEditar

Clasificación de productos sanitariosEditar

Los productos sanitarios del reglamento general (EU) 2017/745[2]​ se clasifican según su riesgo siguiendo las reglas del anexo VIII del reglamento

Hay 4 clases de riesgo:

  • I Bajo riesgo
  • IIa Riesgo moderado
  • IIb Alto riesgo sujeto a controles especiales en el diseño y fabricación
  • III Son de muy alto riesgo, sujetos a controles especiales destinado a proteger o mantener la vida

siendo la clase I la de menor riesgo y la III la de mayor riesgo.

Marcado CEEditar

Para poder comercializarse en Europa un producto sanitario precisa ostentar el marcado CE de conformidad. La evaluación de conformidad la realizan los Organismos Notificados que son en general entidades de certificación (por ejemplo: BSI, DNV, SGS, TÜV) o bien Autoridades Sanitarias (por ejemplo: CNCps, ISS)

Legislación españolaEditar

Los productos sanitarios se encuentran recogidos en el Real Decreto 1591/2009, de 16 de octubre, por el que se regulan los productos sanitarios, que esta a punto de ser derogado por su nueva edición de 2022.

Productos fraudulentosEditar

Los productos que no tienen una finalidad sanitaria (no entran en la definición de producto sanitario o bien establecen indicaciones y finalidades que no están soportadas por una base científica) y no obstante ostentan el marcado CE de conformidad con las directivas de productos sanitarios y/o reivindican una aplicación médico-sanitaria, son productos fraudulentos y su comercialización y uso puede y debe ser denunciado a las autoridades sanitarias.

Cuando una persona es víctima de una enfermedad grave (como el cáncer, el VIH, etc.), en su desesperación, tiende a creer en cualquier producto milagro que le pongan a su alcance. La Food and Drug Administration advierte duramente del engaño que ello supone.[4]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  1. Introducción a la bioingenieria (1988 edición). Marcombo. ISBN 84-26706800. 
  2. Canals-Riera, Xavier; Murphy Claire (2004). «Medical Device Premarket Requirements». En Regulatory Affairs Proffesionals Society, ed. Fundamentals of EU Regulatory Affairs (en inglés) (2004 edición). RAPS. pp. 43-67. ISBN 0-9673115-6-X. 
  3. Directiva 93/42/CEE: Marcado CE de productos sanitarios. 1997. 
  4. Directiva 98/79/CE: Marcado CE de productos sanitarios para diagnóstico in vitro. 1999. 

Enlaces externosEditar