Abrir menú principal

Publio Daciano (siglo III) fue un prefecto romano (praeses) de Hispania y gobernador de la Bética en tiempos del emperador Diocleciano. Su existencia real no es segura.[1]​ Se cree que se estableció en Caesaragusta (hoy Zaragoza); recorrió las ciudades del litoral de Cataluña y también se le ubica en la Galia, ciudades transalpinas y el norte de África.

Se le relaciona con las muertes de famosos mártires católicos como San Cugat, Eulalia y Severo de Barcelona, de los dieciocho mártires de Zaragoza, de Justo y Pastor de Alcalá de Henares, de Leocadia de Toledo, de Vicente, Sabina y Cristeta de Ávila y de Eulalia de Mérida.

Por sus acciones como gobernador de la Bética se le designa como el martirizador de los santos patronos de Arjona (Bonoso y Maximiano), donde se celebra la fiesta de la quema de Daciano con un muñeco que representa a este prefecto.[2]

ReferenciasEditar