Abrir menú principal

Puertas Adentro (novela)

La novela de Godofredo Olivares, titulada Puertas Adentro [1][2]​es una novela en donde la trama se desarrolla en diferentes departamentos de un edificio, cada uno contiene una historia entrañable que se entrelaza con la historia de los habitantes de otros departamentos.

La puerta 1 y el desolado.Editar

El primer capítulo trata de Salvador un hombre viudo que perdió a su esposa Valentina y a su hijo Juan en un accidente de auto causado por un chofer borracho, pasa sus últimos días en su departamento, al principio por la pena cierra su negocio, después lo abre para venderlo y lograr subsistir con eso, después empieza a deshacerse de sus cosas para poder pagar terapias y superar su pérdida, pero no resulta, al final decide tomar una radical decisión y le deja las pocas pertenencias que le quedan a su hermano, y la explicación de sus actos en una carta, y de esta manera procede con la fatídica decisión.

La puerta 2 y la cocinera turgente.Editar

El capítulo 2 trata de Elda, una ama de casa que se la pasa en la cocina todo el tiempo, nos cuenta su historia. Cómo desde pequeña se la pasaba en el mercado en donde su abuela trabajaba, después cuando queda huérfana, su abuela la pone a trabajar de cocinera, pero al morir es enviada a un internado para terminar su educación, ahí continúa cocinando y es en donde conoce a Felipe, su futuro esposo, el capítulo termina con Elda preparando la comida para el cumpleaños de Felipe.

La puerta 3 y la voluntad de la suerte.Editar

El capítulo 3 trata de la llamada de dos hermanos, en dónde el hermano le cuenta a su hermana que se acaba de mudar de casa, y que en su trabajo le va muy bien y que desde ese momento den delante le llamará más seguido, también le cuenta que gracias a su trabajo, hacía unos días paso por la vecindad en donde solían vivir de pequeños, le cuenta lo deteriorada que estaba y comparten algunos recuerdos, cómo que se quedó encerrado en una petaca con los broches oxidados, al final de la llamada le pregunta a su hermana si recuerda el número de las placas del taxi de su padre, para jugarlo en la lotería.

La puerta 4 y la mudanza.Editar

El capítulo cuatro narra la historia de Luis un niño que está en secundaria, la narración inicia con Luis pensando en una excusa para poder llevarse algunas cosas del departamento a la casa de su tío Alberto, pues después de que su papá muere en una pelea de cantina su tío los ayudo a él y a su mamá a “salir adelante” y poco a poco como en cualquier bonita historia de amor la mama de Luis y su tío Alberto se fueron enamorando. Pero Luis piensa en una excusa porque se están mudando a escondidas y no quieren que los vecinos sepan, entre sus cavilaciones también se incluye la búsqueda de una forma para evitar las burlas de sus compañeros por llevarse una de las sillas del comedor a la escuela para después dejarla en la nueva casa.

La puerta 5 y el acuarelista.Editar

El capítulo 5 nos narra la historia de un acuarelista con el corazón roto y de cómo llegó a ese punto, su historia inicia con él exponiendo sus cuadros en una galería, allí observa a una bella y delicada joven extasiada observando una composición de cuadros sobre el desierto, al terminar la exposición la invita a cenar, a los pocos días recibe la noticia de que todos sus cuadros fueron comprados, y el comprado, o mejor dicho la compradora no es otra persona que aquella hermosa joven.

Después de eso sigue yendo a visitarla, se enamora de ella, pero ella se da cuenta y lo rechaza sutilmente, hasta que en un viaje a Paría ambos se entregan al amor en un éxtasis de pasión desenfrenada, pero al regresar ella termina con él, y él se queda con un vacío en su alma preguntándose si alguna vez volverán a estar juntos de nuevo.

La puerta 6 y el visitante.Editar

El capítulo seis no cuenta la historia de un Visitante, un anciano con enfisema pulmonar que gasta sus últimos días visitando casas y departamentos en renta, en está ocasión le toco al departamento número cinco, el cual ha estado abandonado durante mucho tiempo pues en él hace más de diez años asesinaron a una persona. Al apenas abrir la puerta lo recibe un olor a moho y polvo, entra y recorre lentamente el departamento con la vista, al dar el primer paso busca en su chaqueta una cajetilla, sólo para encender un cigarro tras haber tosido un par de veces.

Mientras camina por el departamento observa las manchas de los pisos y paredes, logrando adentrarse en el pasado y ver lo que allí antes sucedió, se vio a sí mismo mucho más joven sentado en un viejo sillón verde, ubicado frente al televisor mientras veía a Topo Gigio con su pequeño hijo, después se pasa a la cocina y puede ver a su difunta mujer cocinando, termina en la habitación del fondo, en dónde se encuentra a un desconocido mirando las estrellas, terminó su cigarro y se retiró de aquel lugar, en búsqueda de una nueva casa o departamento para ir a visitarlo.

La puerta 7 y Mirna y los caracoles.Editar

El capítulo siete nos habla de Mirna, Artemio el padre de Mirna, Boris la madre de Mirna y las botas rojas. Todo inició cuando Mirna ,viendo en la televisión su caricatura favorita, ve que a la princesa le regalaron unas botas rojas. Inmediatamente puso de pie como un resorte y fue corriendo a donde se encontraba su mamá para pedirle las botas, su mamá ocupada cocinando le dijo que esperara a que llegará su padre y se las pidiera a él.

Tras apenas abrir la puerta Artemio, se encontró con su pequeña Mirna quién le extendía los brazos para que la abrazara. La tomo de las axilas y la levanto mientras la abrazaba. Fue en ese momento en que Mirna le pidió las botas rojas, su padre se dijo que después la llevarían a comprarlas pero ella las quería en ese preciso momento, así que en forma de berrinche corrió a su cuarto y se metió dentro de una caja, afirmando que desde ese momento viviría como un caracol dentro de la caja, hasta que sus padres le compraran las dichosas botas rojas.

La puerta 8 y la joven del impermeable rojo.Editar

El capítulo 8 nos habla de Bruno y Marcos, dos hermanos venidos de provincia a la ciudad para estudiar en la universidad. La historia inicia con Marcos llegando a casa, empapado, busca a su hermano y empieza a contarle una historia que según él no la creería ni él mismo, de no ser porque la acababa de vivir. Marcos le cuenta a Bruno que al salir de la universidad y tras apenas subirse al coche empezó a llover tan fuerte, que parecía que echaban cubetas de agua en lugar de gotas, por lo cual quedó varado en el tráfico. En un semáforo vio cruzar la calle a una chica de botas rojas, después, en el siguiente la vio de nuevo, tras tomar periférico y salir de él. En el siguiente semáforo volvió a ver a la misma chica, y en uno antes de llegar a casa por poco la atropella, parecía como si ella estuviera buscando algo. En eso se escucha el timbre de la puerta, Bruno la abre y se encuentra a una chica empapada con botas rojas.

ReferenciasEditar

  1. ISBN-10: 6079046083
  2. ISBN-13: 978-6079046088