Un quero (del quechua: qiru, moderno q'iru, madera, frecuentemente escrito como kero),[1]​ es un vaso ceremonial, habitualmente de madera, de forma troncocónica, más ancho por la boca que por la base, típico de varias culturas surandinas. En documentos de los siglos XVIII y XIX se denominaban también como bebedor de palo, vaso de palo y cáliz de madera.

Un qiru[2]​ (también escrito kero, quero, localmente también qero) es un antiguo recipiente inca para beber líquidos como el alcohol, o más específicamente, la chicha. Pueden ser de madera, cerámica, plata u oro.[3]​ Fueron utilizados tradicionalmente en fiestas en los Andes.

Los qirus estaban decorados en la primera capa con un patrón superficial sobre la copa. Después, el patrón era rellenado con una mezcla durable, resistente al agua, de la resina de la planta, y pigmentos tales como el cinabrio.[3]​ Las líneas finamente incisas se reunirían en los puntos de intersección, creando formas como triángulos, cuadrados y diamantes. Las formas se organizan en dos, tres o cuatro registros horizontales.

Algunos de ellos son generalmente decorados con diseños geométricos lujosos, pintados a mano, que siguen las técnicas tradicionales de la cerámica Pisac. Otros, sin embargo, pueden ser pintados con escenas narrativas que podrían ser acontecimientos históricos verdaderos. Muchas veces son solitarios, otras veces se encuentran junto con otros tipos de cerámica peruana. La producción del qiru alcanzó su apogeo entre 1000 y 1200 la CE, pero continuó después del contacto europeo. Los qirus se encuentran comúnmente en Moquegua, Perú. En el Museo Contisuyo en Moquegua hay en exhibición.

Los incas hacían estos vasos típicamente en pares idénticos, siguiendo la costumbre de que se requieren dos personas para beber juntos, y ambos qirus tendrían idéntico tamaño, forma y decoración. Estos pares se utilizan normalmente para tostadas en ceremonias y también fueron, al igual que los textiles, regalos que daban cuenta de la generosidad Inca.[4]

Contexto culturalEditar

La producción de keros comenzó en el Período Intermedio Temprano (100-600 dC). Las culturas de los Andes se convirtieron y se entremezclaron a través de estas ceremonias y contribuyeron a una mayor estratificación de clases debido a su énfasis en la jerarquía y la autoridad. El qirus jugó un papel importante en estas ceremonias. La importancia política del kero se destaca por los enormes retratos de piedra que se pueden encontrar en el epicentro del centro imperial de Tiwanaku, Bolivia, que contienen representaciones de keros. Estos retratos son representaciones extravagantes de los fundadores políticos que ponen de relieve su estatus de élite a través de su ropa de lujo y la presencia de una bandeja de tabaco y un qiru en cada una de sus manos.

 
Raccolte Extraeuropee - PAM00032 - Perù - Cultura Huari.

Hay una fuerte conexión religiosa con el kero también. Chicha fue importante libación ritual y ofrenda en la antigua cultura andina. Chicha se sirve en qirus, en una versión especial copa del qiru estaba muy estrechamente relacionada con la "Ceremonia de Sacrificio" representado en Moche cerámica pintada. Muchas representaciones de la qiru muestran una planta de maíz que emerge del recipiente. Estas representaciones aluden a qirus 'uso como un receptáculo oferta pan-andina para que la sangre se derramará sobre el terreno para garantizar una temporada de cría con éxito. Los qirus utilizados para este fin son diferentes en que no siguen el mismo vaso de precipitados de forma tradicional como qirus y son de metal en lugar de arcilla o madera.[5]

HistoriaEditar

 
Vaso cerámico de la cultura Tiahuanaco.

Juzgando por los restos arqueológicos que se conocen, los primeros queros fueron de la cultura Tiahuanaco y estaban hechos en un principio de barro y arcilla, posteriormente de cerámica, y finalmente los incas los hacían de oro muy trabajado y adornado. Se piensa que por su forma debió de haber sido un medio muy cómodo para servir un líquido y beber.

 
Tocapus de los Incas.

Si bien quero significa madera y esta forma de vasija se confeccionaba principalmente en este material, también se hacían de arcilla. Eran decorados con colores brillantes (polícromos) predominando el rojo, anaranjado, blanco y negro, teniendo como adornos grecas y signos escalonados (motivos geométricos).

Los queros pre-colombinos tienen un origen Tiwanakota , su forma se origina y desarolla con la pre-incaica cultura Tiahuanaco, quienes realizaban trabajos finos de queros en ceramica, se difunde en el estado vecino Huari y en algunas culturas de la costa peruana. Posteriormente la adoptan los Incas, que la desarrollan en forma creativa.

Los keros se confeccionaban a pares ya que por lo general un vaso era para un individuo y el otro para invitar a otra persona o deidad a beber juntas. Es factible que en los keros se siguieran las concepciones duales de lo femenino y lo masculino, presentando ligeras diferencias en el tamaño y atributos de diseños.[6]

ReferenciasEditar

  1. Artesanía peruana- Orígenes y evolución. M. del C. de la Fuente; M. J. Nolte; L. N. Rebalta; R. V.Robles. Editorial Allpa. Arequipa, Perú. 1992
  2. Leonel Alexander Menacho López, Yachakuqkunapa Shimi Qullqa, Anqash Qhichwa Shimichaw (Ministerio de Educación), Wordbook Ancash Quechua-Spanish
  3. a b Birmingham Museum of Art (2010). Birmingham Museum of Art: Guide to the Collection. London, UK: GILES. p. 92. ISBN 978-1-904832-77-5. Archivado desde el original el 10 de septiembre de 2011. Consultado el 19 de julio de 2011. 
  4. [1],"The Met Museum"
  5. [2],"The Art Walters Museum"
  6. Museo de Arqueológía de Alta Montaña Guía de referencia 2010

BibliografíaEditar

  • keros - Arte Inka en Vasos Ceremoniales. J.A.Flores Ochoa, E.Kuon Arce, R. Samanez Argumedo. Lima, Perú. 1998.

Enlaces externosEditar