Raffaello Giovagnoli

Raffaello Giovagnoli

Rafael Giovagnoli (Roma, 13 de mayo de 1838 - íd., 15 de julio de 1915) fue un docente, periodista, escritor y político italiano.

BiografíaEditar

Hijo de Francesco y Clotilde Staderini; su padre, magistrado y político, defensor de la República Romana de 1849 y de la separación de la Iglesia y del Estado, lo influyó fuertemente.

Entre los seis y los diez años de edad, Raffaello se leyó a todos los historiadores clásicos. Entre 1850 y 1859 estudió Literatura y Filosofía en Monterotondo. A partir de 1858 trabajó como periodista para Spettatore y Giornale delle strade ferrate. Al año siguiente, ingresó a la Universidad de Roma.

Cursó en la Escuela Militar de Módena entre ese último año y el siguiente, desempeñándose como profesor desde 1862, durante cinco años. Participó en la Tercera Guerra de la Independencia Italiana; poco después renunció al ejército real para poder seguir a Giuseppe Garibaldi en la campaña en el agro romano.

Se desempeñó de corrector en el Secolo (1866) y colaboró también con la Gazzetta di Firenze (1868-1878). En 1868 publicó su primera novela, Evelina, que tuvo éxito, al igual que sus comedias Un caro giovine (1866), La vedova di Putifarre (1867) y Audacia e timidezza (1870).

Como director de La Capitale y candidato político, militó en el ala más dura de la izquierda, luchando contra el poder clerical en la política y en favor de la educación pública y laica. Se declaró neutral en la Guerra Franco-Prusiana, mas reputaba a Napoleón III como «el más grande los delincuentes modernos».

Pronto abandonó a La Capitale por diferencias con el propietario y fue director de Il Diavolo color di rosa, con una orientación más cercana a la Internacional. En 1872 creó un período para luchar por el sufragio universal. En los años siguientes colaboró en períodos satíricos que hacían mofa de la derecha y del clero.

Giovagnoli resultó electo varias veces concejal en la ciudad y diputado en varias legislaturas. En su labor parlamentaria, defendió a Tívoli, propuso la enfiteusis, promovió ayudas a los damnificados del terremoto de 1892, intervino en asuntos educativos, etc. A medida que envejecía, su posicionamiento político fue derivando al conservadurismo, exaltando la política colonial y el cristianismo.

Desde 1874 ocupó diversas cátedras en la educación superior, obteniendo en 1903 una en la Universidad de Roma.

Literariamente opuesto al verismo, Rafael Giovagnoli adhería a un modelo estético idealista, inspirado por Mazzini y Schiller. Su obra más conocida es la novela histórica Espartaco, que fue traducida muy pronto al francés, alemán, castellano, hebreo,[1]​ yidis[2]​ y ruso, siendo reeditada en este último idioma muchas veces, dada la popularidad del libro en la Unión Soviética (que le dio nombre al FC Spartak de Moscú).[3]​ Garibaldi le dijo al autor sobre esta obra: «Con frecuencia me he sentido electrizado con las portentosas victorias del Rudiario [Espartaco]; muchas veces una lágrima me ha bañado las mejillas, y al fin me he encontrado disgustado por la brevedad de vuestra narración».[4]

FuentesEditar

  • Di Castro, Raffaella (2001). «Volumen 55». Dizionario Biografico degli Italiani (en italiano). Treccani. Consultado el 2 de febrero de 2019. 
  1. Tracewska, Matylda (2012). Our Mythical Childhood... Leiden: Koninklijke Brill. p. 113. ISBN 978-90-04-33537-0. 
  2. דזשיאוואניאלי, ר. ספארטאק. Nueva York: M. Gurewitch. Consultado el 2 de febrero de 2019. 
  3. Gala Krayeva (2001). «9—11». Spartak. Lider v rakurse vremeni. Moscú: Gala Press. p. 352. ISBN 5-93826-007-8. 
  4. Giovagnoli, Rafael (1901). Espartaco. Barcelona: Ramón Molinas. p. 404. Consultado el 2 de febrero de 2019. 

Enlaces externosEditar

Descargables: