Real Fernando (1817)

Primer vapor de ruedas construido en España

El Real Fernando, también conocido como El Betis[6]​ fue el primer vapor de ruedas construido en España

Real Fernando
SevillaMuseoNavalTorreDelOro11.JPG
Maqueta del Real Fernando que se encuentra en el Museo Naval de Sevilla sito en la Torre del Oro
Banderas
Bandera de España
Historial
Astillero Astilleros de los Remedios de Triana[1]
Tipo vapor de ruedas
Operador Real Compañía del Guadalquivir[2]
Botado 31 de mayo de 1816[3][4]
Asignado 16 de julio de 1817
Viaje inaugural Sevilla – Sanlucar de Barrameda - Cádiz[3][2]
Baja 1817
Destino desguazado
Características generales
Eslora 21,43 m
Manga 6,76 m[5]
Puntal 2,76 m[5]
Calado 0,84 m[5]
Propulsión • 1 máquina de vapor Bolton & Watt
• 2 ruedas de paletas laterales
Potencia 20 CV[5]
Velocidadnudos
Tripulación 13
Capacidad 120 pasajeros[6]

Diseño y construcciónEditar

La construcción de su casco fue encargada a Cabrera, carpintero deribera y calafate, en un pequeño astillero situado en Remedios de Triana, su máquina y la caldera fueron adquiridas en de Inglaterra.

Botado el 30 de mayo de 1817, tenía 21,37 metros de eslora, 6,76 de manga (incluyendo las ruedas), 3,27 de puntal y 8,8 de calado Estaba dotado de dos ruedas, cada una de ellas dividida en cinco palas.[7][8]

Su velocidad mínima no bajaba de los cuatro nudos.[9]​ Las cámaras de proa y popa tenían capacidad para albergar un total de 65 pasajeros con un coste por viaje de 60 reales en popa y 40 en proa, mientras que en cubierta podían ir de 40 a 50 personas con un coste de 20 reales. Disponía además de dos camarotes con capacidad para cuatro personas cada uno con un coste por viaje de 120 reales.

HistoriaEditar

El buque fue construido en los astilleros de los Remedios de Triana, Sevilla, donde fue botado el 31 de mayo de 1816 por encargo de la Real Compañía de Navegación del Guadalquivir,[1]​ y realizó su primer viaje desde Sevilla a Cádiz con parada en Sanlúcar de Barrameda el 16 de julio de 1817 y regresar al día siguiente, repitiendo el citado itinerario tres veces por semana.[6]

Su entrada en servicio supuso que el tramo fluvial del citado trayecto pasara de quince horas con buenas condiciones de viento y marea, llegando incluso hasta ocho o nueve días, debido a la dificultad de la navegación a vela del río, a únicamente nueve horas.[3]

Fue desguazado el mismo año de su construcción debido a sus múltiples averías.

ReferenciasEditar

  1. a b (Molina Font, 2002, p. 26)
  2. a b (Gella Iturriaga, 1974, p. 18)
  3. a b c (Comellas, 2007, p. 161)
  4. (Gaceta de Madrid, 1816, p. 630)
  5. a b c d (Zamora Carranza,, p. 65)
  6. a b c (Castañeda y Alcover, 1955, pp. 345-346)
  7. Casanueva; Fradías (1990). Revista de Historia Naval (28): 48-59) https://armada.defensa.gob.es/archivo/mardigitalrevistas/rhn/1990/1990n28.pdf |url= sin título (ayuda). 
  8. Torrejón Chaves (1996). Estudios sobre el territorio iberoamericano. Sevilla: Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. 
  9. Gaceta de Madrid. 22 de julio de 1817. 

BibliografíaEditar