Abrir menú principal

La reforma fiscal de 1977 de España, realizada durante la transición política a la democracia, supuso una ruptura del sistema fiscal heredado del régimen franquista y la modernización y homologación con mucho retraso con los sistemas fiscales de Europa Occidental. La reforma sentó las bases y principios que con múltiples modificaciones han informando el sistema impositivo español hasta la actualidad (2018).[1]​ Conllevó una alteración sustancial del reparto de la carga tributaria, una ampliación de la capacidad recaudatoria y del número de contribuyentes en España para poder financiar el gasto público de un estado del bienestar.[2]

Índice

AntecedentesEditar

El sistema tributario heredado del franquismo en 1977 era una estructura poco eficiente y fuertemente regresiva, que tenía capacidad para financiar un gasto público muy limitado y con escasa flexibilidad que obstaculizaba la utilización de la política fiscal como instrumento estabilizador, una carencia especialmente relevante en el ámbito de la depresión que atravesaba la economía española durante esos años, derivada de la crisis del petróleo.[1][3]

En 1972, el entonces ministro de Hacienda Alberto Monreal Luque, encargó al Instituto de Estudios Fiscales, que estaba dirigido por el profesor Enrique Fuentes Quintana, la elaboración de un informe sobre una posible reforma fiscal, que se plasmó en el denominado libro verde de la reforma. El 10 de junio de 1973,[4]​ el ministro y Fuentes Quintana presentaron su proyecto al jefe del Estado, Francisco Franco en el palacio del Pardo, que aunque aparentemente fue bien recibido por Franco, provocó el cese fulminante del Monreal Luque e incluso la destrucción de los ejemplares existentes del proyecto de reforma.[5]

La dictadura de Franco se mostró incompatible con la existencia de un sistema fiscal universal y progresivo, en el que tanto razones de eficiencia como de equidad demandaban profundos cambios en el sistema fiscal. La reforma tributaria de la democracia debía implicar principios y objetivos diferentes para el sistema tributario y el establecimiento de un nuevo cuadro de impuestos.[3]​ Como elemento añadido el transfondo económico de la Crisis del Petróleo había dejado un proceso inflacionista importante, un gran crecimiento del desempleo y del déficit público. En ese ámbito, en octubre de 1977 se firmaron los denominados Pactos de la Moncloa suscritos por el gobierno con los principales partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales más representativos.

La Ley de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal que fue una de las primeras leyes aprobadas en la democracia española tras las elecciones generales de junio de 1977, contó con el auspicio técnico de Enrique Fuentes Quintana y con Francisco Fernández Ordóñez, como ministro ejecutor. En su planteamiento se copió, con un amplio retraso, el modelo tributario socialdemócrata, propio del Estado del Bienestar que se había instalado en la Europa democrática occidental tras el final de la segunda guerra mundial.

Contenido de la reformaEditar

Ley de Medidas Urgentes de Reforma FiscalEditar

La reforma se inició con la presentación del proyecto de ley de Medidas Urgentes ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes el 9 de agosto de 1977 y se formalizó en la Ley 50/1977 de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal, de 14 de noviembre de 1977, que se aprobó casi por unanimidad del Congreso de los Diputados,[6]​ tenía como objetivo principal establecer un sistema puente y allanar el camino para la instauración de los nuevos impuestos que habrían de llegar al año siguiente.[7]​ las principales medidas contenidas en la ley eran:

  • Regularización voluntaria de los contribuyentes;
  • Levantamiento del secreto bancario;
  • Introducción del delito fiscal;
  • Regulación de las sociedades interpuestas
  • Establecimiento del impuesto sobre el patrimonio, que serviría como testigo de control para facilitar la implantación y recaudación del impuesto sobre la renta;
  • La reforma del impuesto sobre el lujo;
  • Concesión de bonificaciones fiscales para la creación de empleo.

Continuación en 1978Editar

En 1978, se dio un importante segundo paso en la reforma, con la aprobación de la Ley Ley 44/1978 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (8 de septiembre de 1978)[8]​ y la Ley 61 de 1978 del Impuesto de Sociedades (27 de diciembre).[9]

El impuesto sobre la renta de 1978 creó un autentico impuesto general sobre la renta y acabó con el sistema de imposición personal existente denominado "de producto" que estaba compuesto por 5 impuestos independientes que gravaban los rendimientos del trabajo, los bienes urbanos, los bienes rústicos, del capital y de las actividades comerciales e industriales. Estos impuestos eran considerados a cuenta del impuesto general sobre la renta. En 1972 el impuesto general recibía 350.761 declaraciones, de las cuales solo 29.389 resultaban con cuota positiva. El nuevo impuesto sometió a gravamen también los incrementos de patrimonio que antes quedaban excluidos. Se escogió la unidad familiar como base del impuesto.[1]

Más allá de la aceptación de los principios generales de la reforma, en la ultimación de los textos legales se puso de manifiesto la resistencia de determinados grupos de presión, integrados alguno dentro del seno del propio gobierno de la UCD, que sólo admitieron la reforma cuando se aflojaron determinados mecanismos para esquivar o aligerar la tributación y que en definitiva la dejaron un tanto descafeinada con respecto a los proyectos originales del equipo de Fuentes Quintana y Fernández Ordóñez. Las modificaciones introdujeron en el IRPF un tratamiento fiscal más favorable para las rentas del capital y las plusvalías y eliminaros elementos de control con los otros impuestos, que dejaron abierta la puerta a la elusión fiscal de las rentas no salariales. Igualmente se retrasó la implantación de algunos impuestos, lo que resto eficiencia al sistema fiscal. Igualmente faltó una necesaria e imprescindible renovación de la administración tributaria para poder llevar a cabo una reforma que suponía un drástico cambio del sistema tributario. Por último la urgencia en la aplicación de los cambios generó algunas deficiencias formales en las normas mismas. Todo ello obligaría a realizar varias correcciones en los años siguientes de los textos legales.[2]

Consolidación de la democracia (1983-1988)Editar

La culminación de la reforma tributaria que se había iniciado en 1977, llegó tras la consolidación de los gobiernos socialistas, entre 1983 y 1988, y la entrada de España en la Comunidad Económica Europea. Las medidas más importantes contenidas en periodo fueron:[2]

  • Creación del Impuesto sobre el Valor Añadido; la razón de la instauración del mismo era una condición imprescindible para la entrada de España en la Comunidad Económica Europea.
  • Se acentuó la progresividad del IRPF mediante las reformas realizadas por la Ley 14/1985 de Régimen Fiscal de determinados activos financieros y por la Ley 48/1985;
  • Aprobación de un nuevo Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, por Ley 29/1987;
  • Modificación de los Impuestos especiales por Ley 45/1985, de 23 de diciembre, para adecuarlos convenientemente a las directivas comunitarias;
  • Se reorganizó la inspección y gestión de los tributos y se aprobaron medidas para combatir el fraude fiscal, con la Ley 10/1985 de modificación de la Ley General Tributaria y la Ley Orgánica 21/1985 de reforma del Código Penal en materia de Delitos contra la Hacienda Pública.

Con todo esto quedó completado el periodo de transición del sistema tributario de España.

ReferenciasEditar

  1. a b c Lagares Calvo, Manuel J. «Las reformas fiscales en el reinado de Juan Carlos I». Información Comercial Española (889-890 marzo junio 2016). Consultado el 22 de noviembre de 2018. 
  2. a b c Comín, Francisco (2017). La evolución de los sistemas fiscales desde la España medieval a la contemporánea: Objetivos, instrumentos y resultados. Universidad de Málaga. Consultado el 21 de noviembre de 2018. 
  3. a b Pan-Montojo, Juan (2015). «Entre la reforma y las contrarreformasuna historia política de la fiscalidad española en la democracia». En Publicacions de la Universitat d'Alacant. Entre la reforma y las contrarreformasuna historia política de la fiscalidad española en la democracia. pp. 557-590. ISBN 978-84-9717-359-9. 
  4. Sánchez Lissén, Rocío (1997). «La crisis económica española de los años setenta y las políticas de ajuste a la crisis». En Fundación Caixa Galicia. El profesor Fuentes Quintana ante tres cambios fundamentales de la economía española. ISBN 84-89231-30-3. 
  5. Velarde Fuertes, J (1994). «Un maestro reformista: semblanza biográfica de Enrique Fuentes Quintana». Hacienda Pública Española (Monografía. El Sector Público Español: una panorámica actual. Homenaje al profesor D. Enrique Fuentes Quintana). 
  6. «Sesión Plenaria núm. 13 celebrada el martes, 25 de octubre de 1977». Diario de sesiones del Congreso de los Diputados (28). 1977. Consultado el 22 de noviembre de 2018. 
  7. «LEY 50/1977, de 14 de noviembre, sobre medidas urgentes de reforma fiscal». Boletín Oficial del Estado (274): 24945 a 24951. 16 de noviembre de 1977. Consultado el 20 de noviembre de 2018. 
  8. «Ley 44/1978, de 8 de septiembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas». Boletín Oficial del Estado (217): 21191 a 21199. 11 de septiembre. Consultado el 24 de noviembre de 2018. 
  9. «Ley 61/1978, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades». Boletín Oficial del Estado (312): 29429 a 29437. 30 de diciembre. Consultado el 24 de noviembre de 2018.