Relaciones Rusia-Unión Europea

Las Relaciones Rusia-Unión Europea tienen como base jurídica el Acuerdo de Colaboración y Cooperación (ACC) firmado en junio de 1994 tras disolución de la Unión Soviética (1990-1991) y la creación de la Federación de Rusia. El ACC, que inicialmente tenía una validez de diez años, se ha ido renovando automáticamente cada año. En él se fijan los objetivos comunes y se establece el marco institucional para los contactos bilaterales.[1]

Relaciones Unión Europea-Rusia
Bandera de Unión Europea
Bandera de Rusia
European Union Russia Locator.svg
     Unión Europea
     Rusia

Tras la caída del Muro de Berlín en 1989 y la posterior desaparición de la Unión Soviética, la Unión Europea (UE) ha experimentado un progresivo desarrollo de las relaciones con los países del antiguo Bloque del Este y en particular con Rusia. Lo que durante más de cuatro décadas fueran dos bloques antagónicos han iniciado un acercamiento que los ha llevado a convertirse en socios vitales en varios aspectos.[2]

Rusia se beneficia del programa comunitario TACIS desde 1991, siendo la UE el mayor proveedor de asistencia económica y técnica al país mediante este programa y también en virtud de la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos.[3]

Angela Merkel como canciller alemana y Vladímir Putin como presidente y primer ministro de Rusia, son figuras centrales de las relaciones Rusia-UE desde la década del 2000.

Sin embargo, desde la década de 2010, se ha instalado un clima de relativa hostilidad entre ambas partes. Así, según afirmaba en 2020 el sitio web del Parlamento Europeo:[4]

Desde 2014, la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia, su apoyo a grupos rebeldes en el este de Ucrania, sus políticas en relación con sus países vecinos, sus campañas de desinformación y diversos acontecimientos internos negativos han tensado las relaciones entre Rusia y la Unión. Estas tensiones también se han visto aumentadas tras la intervención de Rusia en Siria. Desde 2014, la Unión ha ido renovando periódicamente las sanciones a Rusia. No obstante, la Unión y Rusia siguen manteniendo una fuerte interdependencia y la Unión aplica un planteamiento de «compromisos selectivos» con respecto a este país.

HistoriaEditar

AntecedentesEditar

Históricamente, Rusia ha estado ligada a los países que actualmente conforman la UE durante más de cuatro siglos. Destacan en este proceso la participación de ciudadanos alemanes que llegaron a ostentar la corona de los zares del Imperio Ruso, como fueron los casos de Pedro III y Catalina II la Grande, así como la consorte del último zar Nicolás II de Rusia, la zarina Alix de Hesse y el Rin.

Rusia tuvo una participación desiciva en la derrota a Napoleón Bonaparte, y participó de forma destacada en la definición del orden político de Europa en el Congreso de Viena de 1815. En 1945, la Unión Soviética lídero junto al Reino Unido y Estados Unidos las conferencias de Yalta y Potsdam en las que se decidió el destino del continente tras la derrota de la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial.[5]

La URSS no prestó gran atención al proyecto europeo iniciado cinco años después a partir de la Declaración Schuman. Los dirigentes soviéticos vieron con hostilidad la constitución de las Comunidades Europeas, a las que nunca reconocieron como institución internacional. Aunque ya a comienzos de los años 80 la URSS se convirtió en un importante suministrador energético de Europa, sus planteamientos con respecto a los europeos occidentales se centraron principalmente en la dimensión político-militar y estuvieron marcados por la evolución de las relaciones Este-Oeste.[6]

Tras la disolución de la Unión SoviéticaEditar

La disolución de la Unión Soviética en 1991 marcó un cambio radical en la relación entre Bruselas y Moscú. Rusia, que se constituyó en heredera de la URSS, se encontró debilitada y no pudo impedir la intervención militar de varios países europeos en las Guerras yugoslavas que incluyó el Bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia.[6]

Siglo XXIEditar

Guerras en Afganistán e IrakEditar

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, ambas partes apoyaron la Guerra en Afganistán. Después, en 2003, Rusia por una parte, y Alemania y Francia (respaldados por la mitad de los Estados de la UE) por otra, conformaron el principal bloque que se opuso a la invasión de Irak de ese mismo año, liderada por Estados Unidos, el Reino Unido y España.[7]

Crisis en Ucrania y la intervención militar rusa en la guerra civil siriaEditar
 
Manifestaciones de Euromaidán.

La anexión de Crimea y Sebastopol a Rusia en marzo de 2014 y la presunta intervención militar rusa en el conflicto contra el gobierno ucraniano provocaron una crisis internacional. La UE revisó su relación bilateral con Rusia y suspendió el diálogo sobre las cuestiones relativas a los visados y las negociaciones sobre un nuevo acuerdo bilateral destinado a sustituir el Acuerdo de Colaboración y Cooperación. Desde entonces la Unión aplica un enfoque de doble vía que combina sanciones con intentos de encontrar una solución al conflicto en Ucrania.[4]

En 2015 , la participación rusa en la labor del grupo de países para celebrar un acuerdo nuclear con Irán permitió albergar esperanzas respecto a una mayor cooperación a escala internacional. No obstante, la intervención militar rusa en la guerra civil siria desde septiembre de ese año, en apoyo al presidente Bashar al-Ásad, eventualmente agravó las tensiones con la UE.[4]

La situación post-Brexit y la pandemia de enfermedad por coronavirusEditar

En 2020, se formalizó la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit). Ese mismo año, la pandemia de enfermedad por coronavirus ha sumido a la UE en una crisis sin precedentes. La situación de crisis sanitaria desatada en varios de sus Estados miembros ha abierto un périodo de incertidumbre.[8]

En medio de la crisis, la UE recordó que las sanciones que mantiene contra personalidades y entidades de Rusia no obstaculizan la lucha de Moscú contra el coronavirus. Entre tanto, la ayuda sanitaria rusa a Italia se topó con las sospechas de que el gobierno ruso buscaba, en realidad, mejorar su imagen y lograr el levantamiento de sanciones.[9]

Medidas restrictivas de la UE en respuesta a la crisis de UcraniaEditar

Desde marzo de 2014, la UE ha impuesto una serie de medidas restrictivas contra Rusia. Las medidas se adoptaron en respuesta a la anexión de Crimea y Sebastopol a Rusia y a la Presunta intervención militar rusa en el conflicto contra el gobierno ucraniano en la Guerra en el Donbáss.[10]

Medidas diplomáticas

En 2014, se canceló la cumbre Rusia-Unión Europea y los Estados miembros de la UE decidieron no celebrar en adelante las cumbres bilaterales periódicas. También se suspendieron las conversaciones bilaterales sobre visados y sobre el nuevo acuerdo entre la Rusia la UE. Además, en lugar de la cumbre del G-8 de ese año programada en Sochi, se celebró en Bruselas la 40.ª Cumbre del G7 sin Rusia en junio. Desde entonces, se han seguido celebrando únicamente las reuniones del G-7. Asimismo, los miembros de la UE respaldaron la suspensión de las negociaciones sobre la adhesión de Rusia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y a la Agencia Internacional de la Energía (AIE).[10]

Medidas restrictivas individuales
  • Inmovilización de activos y restricciones de viaje: decenas de personas y entidades han sido objeto de medidas de inmovilización de bienes y prohibición de viajar por actos que menoscaban la integridad de Ucrania. Inicialmente las medidas se adoptaron en marzo de 2014.[10]
Sanciones económicas aplicables a los intercambios con Rusia en determinados sectores económicos

En 2014 la UE impuso sanciones económicas aplicables en determinados sectores económicos a los intercambios bilaterales. Dichas sanciones se han venido prorrogando por periodos sucesivos de seis meses desde el 1 de julio de 2016.[10]

Medidas relativas a la cooperación económica

El Consejo Europeo impuso restricciones a la cooperación económica con Rusia en julio de 2014. Solicitó al Banco Europeo de Inversiones (BEI) que suspendiera la firma de nuevas operaciones de financiación en Rusia, y los Estados miembros acordaron coordinar sus posiciones en el consejo de administración del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) con vistas a suspender también la financiación de nuevas operaciones. Además se revaluó la aplicación de los programas de cooperación regional y bilateral de la UE con Rusia y se suspendieron varios programas.[10]

Acuerdo de Colaboración y CooperaciónEditar

El Acuerdo de Colaboración y Cooperación (ACC) entró en vigor en 1997 y se ha ido renovando automáticamente cada año. En él se creo un marco institucional en campos como:[1]

  • Cooperación en materia comercial y económica, en materia de energía, medio ambiente, ciencia y tecnología y otros sectores de orden civil, en materia de democracia y derechos humanos.
  • Establecimiento de un marco para el diálogo en materia de Justicia e Interior (lucha contra el crimen organizado).

Además, establece:

  • La celebración de dos Cumbres Anuales, contando con la participación de la Presidencia comunitaria, la Presidencia de la Comisión Europea y la Presidencia de la Federación de Rusia.
  • La reunión de Consejos de Cooperación a nivel ministerial, una vez al año.
  • Los Comités de Cooperación, a nivel de altos funcionarios que se reúnen cuando se considere necesario.
Cuatro espacios comunes

En mayo de 2005 se celebró en el Kremlin de Moscú la decimoquinta cumbre entre Rusia y la cúpula de Bruselas (Solana, Durão Barroso y el Presidente de la UE). Allí se suscribió una hoja de ruta que contempla cuatro espacios que abarcan todos los ámbitos posibles: 1-Economía, 2-Libertad y Justicia, 3-Seguridad Exterior y 4-Educación, cultura e investigación científica.[4]

El acuerdo se negociaba desde 2003, pero no se había logrado su firma definitiva porque Bruselas exigía consensuar los cuatro apartados en bloque. Sin embargo, al final de la cumbre se reconoció que la cuestión de los visados sigue sin resolverse.

Putin calificó de “absolutamente correcto” que la UE vincule la supresión de visados con la existencia de un convenio que regule la readmisión de ilegales por parte de Rusia, pero señaló que esa misma exigencia, cuando de lo que se trata es de conseguir un régimen simplificado de expedición de visas, es “excesiva”.

Por otra parte, Letonia exigía, a tenor del Tratado de Riga de 1920, la devolución del raión Pytálovski, región perteneciente desde 1945 a Rusia. El 27 de marzo de 2007, Rusia y Letonia firmaron un acuerdo por el que Letonia renunciaba a dicha región.[11]

Parlamento EuropeoEditar

El Parlamento Europeo (PE) legisla, junto con el Consejo, en cuanto a los objetivos y las prioridades de la asistencia financiera de la Unión, incluido el Instrumento Europeo de Vecindad (IEV), a través del cual se financia la cooperación regional de la Unión con Rusia.[4]

Comisión Parlamentaria de Cooperación Rusia-Unión Europea

Entre 1997 y principios de 2014, esta comisión parlamentaria sirvió de plataforma para desarrollar la cooperación y el diálogo entre las delegaciones del Parlamento Europeo y de la Asamblea Federal de Rusia. Sin embargo, desde marzo de 2014 el Parlamento ha interrumpido las relaciones interparlamentarias de conformidad con las medidas restrictivas diplomáticas adoptadas en respuesta a la crisis en Ucrania.[4]

Relaciones económicasEditar

 
Dmitri Medvédev y Herman Van Rompuy, reunidos en Bruselas en diciembre de 2010.

A pesar de las sanciones, en 2020 la Unión Europea sigue siendo el mayor socio comercial de Rusia, y Rusia es el cuarto mayor socio de la Unión.[4]​ El comercio entre las dos partes se rige por el Acuerdo de Colaboración y Cooperación de 1994.

Colaboración energéticaEditar

La red transeuropea de energía se encuentra ligada de manera preponderante al suministro de gas natural procedente de yacimientos rusos, donde la alemana Ruhrgas AG es la única firma occidental que posee una participación en OAO Gazprom, el gigante ruso de este hidrocarburo.

En años recientes Rusia ha suministrado el 30% del gas natural y el 18% de las importaciones petroleras de la UE. El país euroasiático abastece de gas natural a Alemania, la mayor economía de Europa, satisfaciendo el 40% de sus necesidades y proveyendo hasta el 90% de la energía en algunos de los nuevos estados miembros de la UE, considerados durante la Guerra Fría como "países satélite" de la URSS.

Asimismo, la construcción del Gasoducto Noreuropeo (Nord Stream) cuya capacidad final cubrirá cerca del 10% de la demanda de gas natural de la UE. La moneda con la que se comercializa en este proyecto es el euro, pese a que hasta ahora el dólar estadounidense había sido la moneda mundial de las transferencias de petróleo y gas. En este mismo orden, el euro ha destronado la primacía del dólar como moneda de reserva en Rusia. Sin embargo, el proyecto Nord Stream 2, cuenta con la oposición de algunos Estados de la Unión, especialmente de Polonia.[12]

Lucha contra el Cambio Climático y OMCEditar

La Unión fue una firme defensora de la adhesión de Rusia a la Organización Mundial del Comercio (OMC) concluida en 2012.[4]​ Además, las aspiraciones de Rusia de ingresar a la OMC fueron respaldadas por los Estados ya pertenecientes a la organización. Por ello, la UE negoció durante años para lograr que Moscú firmara el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático a cambio de dar su respaldo a la aspiración rusa en la OMC.

En octubre de 2004 Rusia confirmó que firmaría el protocolo, con lo cual la UE votó positivamente en el Consejo de la OMC. De esta manera, Rusia y la UE han unido fuerzas para defender dos proyectos a los que Estados Unidos se ha mostrado reticente en aceptar.

En 2015 en la Conferencia de París sobre el Clima (COP21) 195 países firmaron el primer acuerdo vinculante sobre el clima, que entró en vigor en noviembre de 2016. En 2019, el primer ministro ruso Dmitri Medvédev firmó el decreto con el que Rusia ratifica el Acuerdo de París,[13]​ como ya lo habían hecho los Estados de la UE.

FronteraEditar

 
La ciudad de Kaliningrado, situada entre Polonia y Lituania, aún tiene soberanía rusa.

KaliningradoEditar

La situación del territorio de Kaliningrado le confiere un papel preponderante en las relaciones bilaterales. Dicho territorio, parte de la antigua Prusia Oriental, perteneció a Alemania hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue integrado en la URSS, de quien Rusia lo heredó.

Cuando la Unión Europea completó su proceso de ampliación hacia el este en 2004, Kaliningrado se convirtió enclave ruso en territorio rodeada por la UE.[14]​ Separado del territorio ruso y circundado por Lituania y Polonia, Kaliningrado tiene una superficie de 15 000 km² y una población de un millón de habitantes, de los que casi la mitad viven en la capital.

El tráfico de personas y mercancías reviste una complejidad particular, dada la necesidad de una vía de comunicación terrestre entre Kaliningrado y el resto del territorio ruso.[15]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «Rusia». Gobierno de España . Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  2. Valero, Óscar (20 de agosto de 2019). «Hipocresía francoalemana: exigen a Europa sanciones a Rusia... y ellos invierten más». El Confidencial. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  3. Patten, Chris (3 de junio de 2004). «Preguntas parlamentarias». Parlamento Europeo. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  4. a b c d e f g h Damen, Mario (noviembre de 2019). «Rusia». Parlamento Europeo. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  5. Martín Alarcón, Julio (4 de febrero de 2015). «Conferencia de Yalta: los 'Tres Grandes' y el nuevo mundo». El Mundo. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  6. a b De la Cámara, Manuel (2008). «Las relaciones entre la Unión Europea y Rusia». Unidad de Investigación sobre Seguridad y Cooperación Internacional. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  7. Cué, Carlos (19 de marzo de 2013). «La guerra de Irak partió a Europa en dos». El Periódico. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  8. Bauquet, Nicolas (20 de marzo de 2020). «Pour l’Europe, l’heure des actes politiques – ou le risque de la désintégration». Institut Montaigne (en francés). Consultado el 22 de marzo de 2020. 
  9. «La UE recuerda que sus sanciones a Rusia no le impiden luchar contra COVID-19». EFE. 6 de abril de 2020. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  10. a b c d e «Cronología - Medidas restrictivas de la UE en respuesta a la crisis en Ucrania». Consejo Europeo. 13 de marzo de 2020. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  11. Президент Латвии подписала закон о ратификации договора о границе с Россией La presidenta de Letonia ha firmado la ley acerca de la ratificación del acuerdo de la frontera con Rusia (en ruso)
  12. Valero, Carmen (13 de mayo de 2019). «La locomotora alemana frena la vía europea». El Mundo. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  13. «Rusia ratifica el Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático». El Diario. 23 de septiembre de 2019. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  14. Castedo, Antía (28 de agosto de 2017). «Kaliningrado, el enclave ruso en territorio de la Unión Europea con el que Moscú proyecta su poder». BBC. Consultado el 2 de mayo de 2020. 
  15. Castelletti, Rosalba (17 de marzo de 2018). «Kaliningrado, la ciudad rusa que prefiere Europa a Putin». El País. Consultado el 2 de mayo de 2020. 

Enlaces externosEditar