Reloj (complemento)

indicador de tiempo personal, portable, usado como complemento

Un reloj es un complemento destinado a ser llevado o utilizado por una persona y que permite saber la hora. Está diseñado para mantener un movimiento constante a pesar de los movimientos provocados por las actividades de la persona. Un reloj de pulsera está diseñado para llevarlo alrededor de la muñeca, sujetado con una correa de reloj u otro tipo de pulsera, incluidas las bandas metálicas, las correas de cuero o cualquier otro tipo de pulsera. Un reloj de bolsillo está diseñado para que una persona lo lleve en el bolsillo , a menudo conectado a una cadena.

Reloj de pulsera modrno con sistema de carga de energía solar y Bluetooth.

Los relojes se desarrollaron en el siglo XVII a partir de los relojes de muelle, que aparecieron ya en el siglo XIV. Durante la mayor parte de su historia, el reloj fue un dispositivo mecánico, accionado por un mecanismo, alimentado por bobinado de un resorte motor que contaba con un volante oscilante para medir el tiempo. Estos se llaman relojes mecánicos.[1][2]​ En la década de 1960 se inventó el reloj electrónico de cuarzo, que funcionaba con una batería y mantenía la hora con un cristal de cuarzo vibrante. En la década de 1980, el reloj de cuarzo se había apoderado de la mayor parte del mercado del reloj mecánico. Históricamente, esto se llama revolución del cuarzo (también conocida como crisis del cuarzo en Suiza).[3][4]​ Los desarrollos de la década del 2010 incluyen los relojes inteligentes, que son dispositivos electrónicos elaborados de manera similar a un ordenador y diseñados para llevarlos a la muñeca. Generalmente incorporan funciones de cronometraje, pero éstos son sólo un pequeño subconjunto de las variaciones del reloj inteligente.

Por lo general, los relojes modernos suelen mostrar el día, la fecha, el mes y el año. Para los relojes mecánicos, en ocasiones se incluyen varias funciones adicionales llamadas "complicaciones", tales como las visualizaciones de las fases de la luna y los distintos tipos de tourbillon. Por otra parte, la mayoría de los relojes de cuarzo electrónicos incluyen funciones relacionadas con el tiempo, tales como temporizadores, cronógrafos y funciones de alarma. Además, algunos relojes modernos (como los relojes inteligentes) incorporan calculadoras, GPS [5]​ y tecnología Bluetooth o tienen capacidades de control de la frecuencia cardíaca, y algunos dela tecnología de reloj de radio para corregir regularmente la hora.

La mayoría de los relojes que se utilizan principalmente para el cronometraje tienen movimientos de cuarzo. Sin embargo, los relojes de colección caros, que son más valorados por su elaborada artesanía, atractivo estético y diseño glamuroso que por su cronometraje, a menudo tienen movimientos mecánicos tradicionales, aunque son menos precisos y más caros que los electrónicos.[3][4][6]​ A partir de 2018, el reloj más caro vendido nunca en la subasta fue el Patek Philippe Henry Graves Supercomplication, el reloj mecánico más complicado del mundo hasta 1989, que fue vendido por 24 millones de dólares americanos en Ginebra el 11 de noviembre de 2014.[7][8][9][10][11]​Desde diciembre de 2019, el reloj más caro nunca vendido en la subasta (y el reloj de pulsera) fue el Patek Philippe Grandmaster Chime Ref. 6300A-010, con 31,19 millones de dólares en Ginebra el 9 de noviembre de 2019.[12]

HistoriaEditar

 
El reloj fechado más antiguo conocido, de 1530.

OrígenesEditar

Los relojes evolucionaron a partir de relojes portátiles accionados por resorte, que aparecieron por primera vez en la Europa del siglo XV. Los relojes no se usaron mucho en los bolsillos hasta el siglo XVII. Un relato sugiere que la palabra "reloj" en inglés (watch) proviene de la palabra en inglés antiguo woecce, que significa "vigilante", porque los vigilantes de la ciudad usaban la tecnología para realizar un seguimiento de sus turnos en el trabajo.[13]​ Otro dice que el término proviene de los marineros del siglo XVII, quienes usaban los nuevos mecanismos para cronometrar la duración de sus relojes a bordo (turnos de trabajo).[14]

EvoluciónEditar

 
Dibujo de uno de sus primeros resortes de volante, unido a un volante, dibujo de Christiaan Huygens, publicado en su carta en el Journal des Sçavants del 25 febrero 1675. El uso del resorte de espiral (spiral hairspring) para relojes marcó el comienzo de una nueva era de precisión para los cronometradores portátiles, similar a la que el péndulo había introducido para los relojes de pie y de mesa en 1656.[15]

En 1657 se produjo un aumento en la precisión con la adición del resorte regulador al volante, un invento disputado tanto en ese momento como desde entonces entre Robert Hooke y Christiaan Huygens. Esta innovación aumentó enormemente la precisión de los relojes, reduciendo el error de quizás varias horas por día [16]​ a unos 10 minutos por día,[17]​ lo que resultó en la adición del minutero a la esfera alrededor de 1680 en Gran Bretaña y alrededor de 1700 en Francia.[18]

La mayor precisión del volante centró la atención en los errores causados por otras partes del movimiento, lo que provocó una ola de innovación relojera de dos siglos. Lo primero que había que mejorar era el mecanismo de escape. El escape de borde fue reemplazado en relojes de calidad por el escape de cilindro, inventado por Thomas Tompion en 1695 y desarrollado por George Graham en la década de 1720. Las mejoras en la fabricación, como la máquina cortadora de dientes ideada por Robert Hooke, permitieron cierto aumento en el volumen de producción de relojes, aunque el acabado y el montaje todavía se hizo a mano hasta bien entrado el siglo XIX.

Una de las principales causas de error en los relojes con volante, causada por los cambios en la elasticidad del resorte del volante debido a los cambios de temperatura, se resolvió con el volante bimetálico con compensación de temperatura inventado en 1765 por Pierre Le Roy y mejorado por Thomas Earnshaw (1749-1829). El escape de palanca, el avance tecnológico más importante, aunque fue inventado por Thomas Mudge en 1759 y mejorado por Josiah Emery en 1785, se empezó a utilizar gradualmente a partir de 1800, principalmente en Gran Bretaña.

 
Un reloj dibujado en Acta Eruditorum, 1737

Los británicos predominaron en la fabricación de relojes durante gran parte de los siglos XVII y XVIII, pero mantuvieron un sistema de producción orientado a productos de alta calidad para la élite.[19]​ Aunque la British Watch Company intentó modernizar la fabricación de relojes con técnicas de producción en masa y la aplicación de herramientas y maquinaria de duplicación en 1843, fue en los Estados Unidos donde este sistema despegó. Aaron Lufkin Dennison abrió una fábrica en 1851 en Massachusetts que usaba piezas intercambiables, y en 1861 operaba una empresa exitosa, incorporada como Waltham Watch Company.[20]

Relojes de pulseraEditar

 
Antiguo reloj de pulsera de Waltham, usado por soldados en la Primera Guerra Mundial ( Museo Alemán del Reloj ).
 
El reloj de pulsera de Mappin & Webb, anunciado como si estuviera en producción desde 1898.

El concepto de reloj de pulsera se remonta a la producción de los primeros relojes en el siglo XVI. En 1571, Isabel I de Inglaterra recibió un reloj de pulsera, descrito como un "reloj armado", de manos de Robert Dudley. El reloj de pulsera más antiguo que se conserva (entonces descrito como un "reloj de pulsera") es uno fabricado en 1806 y entregado a Joséphine de Beauharnais.[21]​ Desde el principio, los relojes de pulsera fueron usados casi exclusivamente por mujeres; los hombres usaron relojes de bolsillo hasta principios del siglo XX.[22]​ En 1810, el relojero Abraham-Louis Breguet fabricó un reloj de pulsera para la reina de Nápoles.[23]​ El primer reloj de pulsera suizo fue fabricado por el relojero suizo Patek Philippe, en el año 1868 para la condesa Koscowicz de Hungría.[24][25]

Los militares usaron relojes de pulsera por primera vez a fines del siglo XIX, reconociendo cada vez más la importancia de sincronizar las maniobras durante la guerra sin revelar potencialmente los planes al enemigo a través de señales. La Garstin Company de Londres patentó un diseño de "reloj de pulsera" en 1893, pero probablemente produjo diseños similares a partir de la década de 1880. Los oficiales del ejército británico comenzaron a usar relojes de pulsera durante las campañas militares coloniales en la década de 1880, y durante la guerra anglo-birmana de 1885.[22]​ Durante la primera guerra de los bóeres de 1880-1881, la importancia de coordinar los movimientos de las tropas y sincronizar los ataques contra los insurgentes bóeres altamente móviles se volvió primordial y, posteriormente, el uso de relojes de pulsera se generalizó entre la clase de oficiales. La empresa Mappin & Webb comenzó la producción de su exitoso "reloj de campaña" para soldados durante la campaña en Sudán en 1898 y aceleró la producción para la Segunda Guerra de los Bóeres de 1899-1902 unos años más tarde.[22]​ En Europa continental, Girard-Perregaux y otros relojeros suizos comenzaron a suministrar relojes de pulsera a los oficiales navales alemanes alrededor de 1880.[21]

Los primeros modelos eran esencialmente relojes de bolsillo estándar equipados con una correa de cuero, pero a principios del siglo XX, los fabricantes comenzaron a producir relojes de pulsera especialmente diseñados. La empresa suiza Dimier Frères & Cie patentó en 1903 un diseño de reloj de pulsera con las ahora estándar asas de alambre.

En 1904, Louis Cartier (véase Cartier) fabricó un reloj de pulsera para que su amigo Alberto Santos-Dumont pudiera comprobar el rendimiento de vuelo de su dirigible mientras mantenía ambas manos en los controles, ya que resultaba difícil con un reloj de bolsillo.[26][27][28]​ Cartier todavía comercializa una línea de relojes y gafas de sol Santos-Dumont.[29]

En 1905, Hans Wilsdorf se mudó a Londres y estableció su propio negocio, Wilsdorf & Davis, con su cuñado Alfred Davis, proporcionando relojes de calidad a precios asequibles; la compañía se convirtió en Rolex en 1915.[30]​ Wilsdorf fue uno de los primeros en convertirse a los relojes de pulsera y contrató a la firma suiza Aegler para producir una línea de relojes de pulsera.[31]

El impacto de la Primera Guerra Mundial de 1914-1918 cambió drásticamente la percepción pública sobre la idoneidad del reloj de pulsera para hombre y abrió un mercado masivo en la era de la posguerra.[32]​ La táctica de artillería de bombardeo progresivo, desarrollada durante la guerra, requería una sincronización precisa entre los artilleros y la infantería que avanzaba detrás del bombardeo. Los relojes de servicio producidos durante la guerra fueron especialmente diseñados para los rigores de la guerra de trincheras, con esferas luminosas y cristal irrompible. La Oficina de Guerra comenzó a entregar relojes de pulsera a los combatientes a partir de 1917.[33]​ Al final de la guerra, casi todos los hombres alistados usaban un reloj de pulsera, y después de que fueron desmovilizados, pronto se puso de moda: el British Horological Journal escribió en 1917 que "el reloj de pulsera era poco usado por el sexo más severo antes la guerra, pero ahora se ve en la muñeca de casi todos los hombres uniformados y de muchos hombres vestidos de civil".[34]​ En 1930, el reloj de pulsera superaba con creces al reloj de bolsillo en cuota de mercado en una proporción decisiva de 50:1. John Harwood inventó el primer sistema de cuerda automática exitoso en 1923.

ReferenciasEditar

  1. «CWorld | Christopher Ward | QUARTZ VS AUTOMATIC». www.christopherward.com. Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  2. «What is a Watch Movement? Quartz vs Automatic vs Manual vs Kinetic | Est.1897». est1897.co.uk. Archivado desde el original el 27 November 2018. Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  3. a b «Four Revolutions: Part 1: A Concise History Of The Quartz Revolution - HODINKEE». HODINKEE (en inglés). Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  4. a b «A Concise History of the Quartz Watch Revolution». www.bloomberg.com. Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  5. «Epson announces world's lightest GPS watch». The Verge. 21 February 2012. Consultado el 14 April 2012. 
  6. «Mechanical Watches Almost Disappeared Forever. Here's How They Didn't». www.bloomberg.com. Consultado el 27 de noviembre de 2018. 
  7. «Patek Philippe (THE HENRY GRAVES JR. SUPERCOMPLICATION)». Sotheby's. 
  8. Adams, Ariel. «$24,000,000 Patek Philippe Supercomplication Pocket Watch Beats Its Own Record at Auction». Forbes (en inglés). Consultado el 23 de noviembre de 2018. 
  9. «Swiss Pocket Watch Sells for Record $24 Million». Time (en inglés). Consultado el 23 de noviembre de 2018. 
  10. «Patek Philippe gold watch sells for record $24.4M - CNN». CNN Style (en inglés). 12 de noviembre de 2014. Consultado el 23 de noviembre de 2018. 
  11. «World's most expensive watch sold». BBC News (en inglés). Consultado el 24 de noviembre de 2018. 
  12. Kahle, Laurie (11 de noviembre de 2019). «Patek Philippe's $31 Million Grandmaster Chime Becomes Most Expensive Watch Ever Sold». Barrons. Consultado el 17 de julio de 2020. 
  13. «Watch». The New Encyclopædia Britannica, 15th Edition 4. Encyclopædia Britannica, Inc. 1983. pp. 746-747. ISBN 0-85229-400-X. Consultado el 3 June 2012. 
  14. Haven, Kendall F. (2006). 100 Greatest Science Inventions of All Time. Libraries Unlimited. p. 65. ISBN 1-59158-264-4. 
  15. Andrewes, William J. H. (1 February 2006). «A Chronicle of Timekeeping: Our conception of time depends on the way we measure it». Scientific American. Consultado el 1 de mayo de 2017. «As William J. H. Andrewes (2006) notes: 'In 1675 Huygens devised his next major improvement, the spiral balance spring. (...) The spiral balance spring revolutionized the accuracy of watches, enabling them to keep time to within a minute a day. This advance sparked an almost immediate rise in the market for watches, which were now no longer typically worn on a chain around the neck but were carried in a pocket, a wholly new fashion in clothing.'». 
  16. Milham 1945, p.226
  17. «A Revolution in Timekeeping, part 3». A Walk Through Time. NIST (National Inst. of Standards and Technology). 2002. Archivado desde el original el 28 de mayo de 2007. Consultado el 28 de mayo de 2014. 
  18. Acta Eruditorum. Leipzig. 1737. p. 123. 
  19. Glasmeier, Amy (2000). Manufacturing Time: Global Competition in the Watch Industry, 1795–2000. Guilford Press. ISBN 9781572305892. Consultado el 7 February 2013. 
  20. Roe, Joseph Wickham (1916), English and American Tool Builders, New Haven, Connecticut: Yale University Press, LCCN 16011753 .. Reprinted by McGraw-Hill, New York and London, 1926 (LCCN 27024075); and by Lindsay Publications, Inc., Bradley, Illinois, (ISBN 978-0-917914-73-7).
  21. a b Bruton, Eric (2000). The History of Clocks & Watches. Little, Brown and Company. p. 183. ISBN 0316853550. 
  22. a b c «The Evolution of the Wristwatch». Archivado desde el original el 8 December 2013. Consultado el 8 December 2013. 
  23. [1]
  24. [2]
  25. [3]
  26. «The History of Cartier». InterWatches. Consultado el 23 August 2016. 
  27. "Aviation Pioneer Scored A First in Watch-Wearing." The New York Times, 25 October 1975. Retrieved: 21 July 2009.
  28. 100 Designs/100 Years: A Celebration of the 20th Century (aka 100 Designs/100 Years: Innovative Designs of the 20th Century) (with Arlette Barré-Despond), Hove, UK: RotoVision, 1999 | ISBN 2-88046-442-0
  29. Cartier sunglasses. "Cartier rimmed sunglasses" (English). cartier.com. Retrieved: 9 December 2012.
  30. Rolex Jubilee Vade Mecum published by the Rolex Watch Company in 1946.
  31. Brozek, John E. «The History and Evolution of the Wristwatch». International Watch Magazine. 
  32. Choi, David. «WWI vets popularized the most important accessory in a gentleman's wardrobe». Business Insider (en inglés estadounidense). Consultado el 24 de junio de 2021. 
  33. Hoffman, Paul (2004). Wings of Madness: Alberto Santos-Dumont and the Invention of Flight. Hyperion Press. ISBN 0-7868-8571-8. (requiere registro). 
  34. Anon (14 de julio de 2020). Ordnance Maintenance Wrist Watches, Pocket Watches, Stop Watches and Clocks (en inglés). Read Books Ltd. ISBN 978-1-5287-6620-3.