René Salamanca

político argentino

René Salamanca (Saturnino María Laspiur, 1939 - Córdoba, La Perla, 1976) fue un dirigente sindical y político, militante del clasismo revolucionario argentino. Se destacó por haber sido elegido en 1972 secretario general de la seccional Córdoba de SMATA (Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor), liderando desde ese momento el sindicato más importante de la corriente sindical clasista en Argentina. Fue miembro del Partido Comunista Revolucionario, integrando la Comisión Política de su Comité Central. Fue secuestrado por fuerzas de seguridad, en su casa de barrio Sarmiento de Córdoba Capital, el 24 de marzo de 1976, el mismo día que se produjo el golpe de estado que dio inicio a la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, que causó un genocidio entre los activistas populares de Argentina. Fue visto por última vez con vida en el centro clandestino de detención La Perla. El 25 de agosto de 2016 fueron condenados el exjefe militar de Córdoba Benjamín Menéndez y otros 27 represores, por la desaparición, torturas y asesinato de René Salamanca y más de 600 víctimas.

René Salamanca
René Salamanca - Miembro del PCR y dirigente del SMATA Cordoba hasta su desaparición el mismo 24 de Marzo de 1976.jpg

Logo SMATA.png
Secretario General de SMATA Córdoba
1972-24 de marzo de 1976
Predecesor Elpidio Torres

Información personal
Nacimiento 1940
Las Varillas, Departamento San Justo Provincia de Córdoba, Bandera de Argentina Argentina
Fallecimiento 24 de marzo de 1976 (36 años)
desparecido, Provincia de Córdoba, Bandera de Argentina Argentina
Nacionalidad Argentino
Ciudadanía Argentina
Religión ninguna (Ateo)
Partido político Partido Comunista Revolucionario (1968-1976)
Información profesional
Ocupación Activista político
Dirigente sindical
Conocido por por ser uno de los principales dirigentes sindicales del Cordobazo
Años activo 1963-1976

Índice

BiografíaEditar

Entre 1957 y 1969 trabajó como obrero metalúrgico en la por entonces industrial Ciudad de Códoba. Se afilió a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y fue miembro de la agrupación de obreros metalúrgicos Felipe Vallese. Fue inicialmente peronista, y luego de un breve paso por el trosquismo, se incorporó en 1968 al Partido Comunista Revolucionario, participando de su primer Congreso. En mayo de 1969 estuvo presente en las movilizaciones populares del Cordobazo como un manifestante más, sin responsabilidades organizativas. La pueblada tuvo un fuerte impacto en su manera de ver la vida:

El Cordobazo me hace dar cuenta que yo, donde estoy –una pequeña fábrica metalúrgica- no sirvo para nada. Me impresiona la incidencia de las columnas, de las grandes masas. En esos meses rompo con los diez años de porquería que traía detrás y me decido a hacer una verdadera militancia política sindical. Adhiero a la ideología del proletariado; el marxismo-leninismo.

René Salamanca

El 10 de noviembre de 1969 empezó a trabajar en la planta de IKA - Renault, considerando que era la fábrica más importante de la ciudad y sus obreros quienes podían incidir con mayor facilidad en el resto de la población.

Dentro de esta fábrica, construyó la Agrupación Clasista 1° de Mayo, el Movimiento de Recuperación Sindical y la Lista Marrón del SMATA, frente único integrado por obreros de distintas tendencias, y encabezada por el Partido Comunista Revolucionario, con Salamanca como candidato a secretario general. Esta lista ganaría la dirección del gremio en las elecciones de 1972, derrotando a la lista oficialista de Elpidio Torres y a la que impulsaba el Partido Comunista.

Como dirigente del SMATA, el mayor sindicato industrial del interior del país, impulsó la línea de que los sindicatos debían transformarse en herramientas aptas no sólo para la lucha gremial sino también para el combate político y revolucionario de la clase obrera, para lo cual era necesario fortalecer los cuerpos de delegados y las comisiones internas, los que podían transformarse en órganos de poder revolucionario. Junto a los sindicatos Luz y Fuerza, dirigido por Agustín Tosco, y la Unión Tranviaria Automotor de Hipólito Atilio López, conformó el Movimiento Sindical Combativo.

En 1974 denunció los preparativos golpistas y llamó a defender el gobierno constitucional que ejercía María Estela Martínez de Perón. El SMATA Córdoba fue intervenido por su secretario nacional, José Rodríguez, y Salamanca tuvo que pasar a la clandestinidad, desde la cual hizo públicas dos cartas llamando a unir fuerzas contra el golpe, donde afirmaba que el mismo venía "para voltear las chimeneas" y que atrás de él estaban sectores "prorrusos y proyanquis".

 
Centro clandestino de detención La Perla, transformado actualmente en un espacio para la memoria. Allí fue detenido-desaparecido, torturado y asesinado René Salamanca.

En la madrugada del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, fue detenido y desaparecido. Por eso la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires en un homenaje sostuvo que fue "el primer desaparecido de la larga noche de la dictadura de 1976".[1]

Fue llevado al centro clandestino de detención La Perla, donde fue torturado y asesinado en un período que se estima no mayor a 30 días después de su secuestro.[2]

El 25 de agosto de 2016 fueron condenados el exjefe militar de Córdoba Benjamín Menéndez y otros 27 represores, por la desaparición, torturas y asesinato de René Salamanca y más de 600 víctimas.

Vigencia y homenajesEditar

En el movimiento obrero cordobés es común oír hablar de salamanquismo en referencia a una corriente que reivindica las banderas de Salamanca. La Corriente Clasista y Combativa, uno de los nucleamientos más importantes del movimiento obrero argentina, se considera heredera del clasismo revolucionario representado por la figura de René Salamanca. También existe la Federación Nacional de Cooperativas de Trabajo René Salamanca. La plaza que se encuentra frente a la planta de Renault en la provincia de Córdoba lleva el nombre de René Salamanca y obreros mártires de la represión. También lleva su nombre un barrio en el departamento bonaerense de La Matanza. En el gremio estatal ATE, se ha conformado una Corriente Nacional René Salamanca, que une a diferentes agrupaciones clasistas de todo el país, buscando llevar una política salamanquista para los trabajadores estatales.

Véase tambiénEditar

FuentesEditar

ReferenciasEditar

BibliografíaEditar

  • Cersósimo, Facundo; Ferroni, Cecilia. Los malditos III. Buenos Aires: Ediciones Madres de Plaza de Mayo.