Retablo de la Inmaculada Concepción (Capilla Oballe)

san Vicente

El Retablo de la Inmaculada Concepción, de la Capilla Oballe, antiguamente en la Iglesia de San Vicente (Toledo), es uno de los últimos retablos realizados íntegramente por El Greco. Actualmente se encuentra expuesto en el Museo de Santa Cruz, en Toledo.

Retablo de La Inmaculada Concepción, con el lienzo del Greco.
Retablo de la Inmaculada Concepción (Capilla Oballe)
Detalle del Retablo de la Capilla Oballe.jpg
Autor El Greco
Creación 1610
Ubicación Museo de Santa Cruz
Estilo Manierismo
Material Madera
Técnica Madera dorada

La capilla OballeEditar

A finales del año 1607, el Ayuntamiento de Toledo encargó al Greco la decoración de la capilla fundada por Doña Isabel de Oballe en la iglesia de San Vicente, en Toledo. Este encargo había estado confiado al genovés Alejandro Semín, quien parece que falleció sin haberlo iniciado. Entonces, el regidor del Ayuntamiento, Gregorio de Angulo y el jurado Juan Langayo –ambos amigos del Greco- trataron las condiciones de la obra. En el acta celebrada el 12 de diciembre se llegó con el artista al acuerdo de que el retablo se acrecería en un quinta parte de la altura porqué "así biene a ser la fábrica de perfecta forma oy, no enana que es lo peor que puede tener cualquier genero de forma". Además, El Ayuntamiento especificaba que el trabajo de pintura, que Alejandro Semín quería realizar con a pintura al fresco, (José Gudiol habla de pintura al temple, lo cual es mucho más más lógico[1]​) se haría con pintura al óleo "para más grave y perpetuo"[2]

El precio concertado fue de 1200 escudos, pero en este precio estaban incluidos los 400 escudos que se habían entregado al difunto Alejandro Semín, y que El Greco tendría que reclamar a los fiadores. La obra tenía que estar acabada a los ocho meses después de haberse firmado el contrato. Al final del acta municipal se declaraba"...tener a Dominico Greco por uno de los hombres más sobresalientes que hay en este arte en el Reyno y fuera de él"[3]

 
Fotografía antigua, donde se ve el Águila bicéfala y la Ventana de la Capilla, posible causa de la falta de Entablamento en el Retablo.

Además, en el techo de la capilla tenía que ir La visitación, y se especificaba: "una ystoria de la uisitación de santa Isabel por ser el nombre de la fundadora, para lo que se a de fixar un zírculo adornado con su cornisa a la manera que está en Illescas" poerqué el proyecto de Semino simplemente "se reduzía...a pintar algunas menudencias sobre cal que es cosa de muy poca costa y autoridad, principalmente en una capilla tan pequeña que obliga a mayor adorno". Este lienzo estaba inacabado a la muerte del Greco, y tampoco fue acabado por su hijo Jorge Manuel Theotocópuli. Por este motivo, seguramente no se llegó a colocar en su lugar previsto de la capilla Oballe.[4]

Los lienzos de San Pedro (El Escorial) y de San Ildefonso (El Escorial), ambos representados de cuerpo entero, se encuentran ambos en el Monasterio de El Escorial, y proceden de la Iglesia de San Vicente, en Toledo. Es posible que inicialmente también formasen parte de la decoración de la Capilla Oballe, pero esta suposición no está confirmada.[5]

 
Parte superior del Retablo, donde son visibles los capiteles corintios de las columnas apareadas, y los cubos de madera dorada que permiten la total visibilidad del lienzo del Greco.

El retablo de la Inmaculada ConcepciónEditar

Este retablo tiene los rasgos manieristas que caracterizan el estilo de la última etapa del Greco. El marco de madera dorada está flanqueado por dos columnas corintias apareadas a ambos lados. La falta de entablamento, seguramente para permitir la luz de la única ventana de la capilla, causa un extraño efecto en la parte superior del retablo. Se conserva la decoración original de la estructura de madera, y la presencia de un águila bicéfala con el escudo de armas de Toledo recuerda que esta ciudad fue el patrocinador de la decoración de la capilla.[6]

Cuando se llevó a cabo la reorganización de la Iglesia de San Vicente en 1961, el retablo y el lienzo fueron trasladados al museo de Santa Cruz. Entonces se descubrió que el lienzo había sido doblado, tanto en la parte superior como en la inferior. En la parte inferior se reveló una parte del paisaje de 24 cm bajo el marco, donde había escondido la firma del maestro. En la parte superior se descubrió una tira de pintura con cabezas de querubines.[7]

Harold Wethey sugirió que el montaje del lienzo se había realizado después de la muerte del Greco. El marco seguramente quedó corto, lo que hizo necesario el plegado antes mencionado y, tal vez, supuso la eliminación de un entablamento primitivo, quizás proyectado por El Greco. En la nueva instalación se tuvo que alargar el bastidor con cubos de madera dorada, con el fin de encajar el lienzo con las nuevas partes del lienzo que se habían descubierto durante el traslado, lo que aumentó la sensación de extrañeza en la parte superior de este retablo.[8]

Véase tambiénEditar

Este artículo se refiere a la parte arquitectónica en madera, a su contexto histórico y a su ubicación primitiva. En los enlaces siguientes se hallará información sobre el lienzo que forma parte de este retablo, el que tenía que ubicarse sobre el mismo, y los dos que tal vez estaban colocados en las paredes laterales de la capilla:

ReferenciasEditar

  1. Gudiol, José. Obra citada. p. 252. 
  2. Álvarez Lopera, José. Obra citada. p. 240. 
  3. Álvarez Lopera, José. Obra citada. p. 240-241. 
  4. Álvarez Lopera, José. Obra citada. p. 241. 
  5. Wethey, Harold E. Obra citada (Volumen-I). p. 244-245. 
  6. Wethey, Harold E. Obra citada (Volumen-II). p. 86. 
  7. Wethey, Harold E. Obra citada (Volumen-I). p. 76. 
  8. Wethey, Harold E. Obra citada (Volumen-I). p. 76. 

BibliografíaEditar

  • Wethey, Harold Edwin; El Greco y su Escuela (Volumen-I) ; Ediciones Guadarrama; Madrid-1967
  • Wethey, Harold Edwin; El Greco y su Escuela (Volumen-II) ; Ediciones Guadarrama; Madrid-1967
  • Gudiol, José; Doménikos Theotokópoulos, El Greco; Ediciones Polígrafa, S.A.; Barcelona-1982; ISBN 84-343-0031-1
  • Álvarez Lopera, José; El Greco, La Obra esencial; Editorial Sílex; Madrid-2014; ISBN 978 84 7737 8600