Rey Jesús

libro de Robert Graves

Rey Jesús es una novela de ficción histórica escrita por el novelista y erudito británico Robert Graves y publicada en 1946. La obra no trata sobre la figura de Jesús de Nazaret en sí, sino más bien sobre el Jesús histórico, el cual es presentado dentro de la obra como un profeta y taumaturgo judío, nieto por línea paterna de Herodes I el Grande y descendiente por línea materna de la dinastía de David, haciéndolo un legítimo heredero al trono de Israel.

Rey Jesús
de Robert Graves Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Ambientada en Antigua Roma Ver y modificar los datos en Wikidata
Edición original en inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original King Jesus Ver y modificar los datos en Wikidata
País Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Edición traducida al español
Título Rey Jesús
Publicado en Edhasa
Fecha de publicación 2003

ArgumentoEditar

Graves escribe en primera persona, como en la mayoría de sus novelas históricas, desde la perspectiva de un hombre llamado Agabo el Decapolitano, quien relata su historia en tiempos del emperador Domiciano. Agabo dice vivir en Alejandría y afirma ser depositario de una tradición conservada por la secta de los ebionitas. Según cuenta, los cristianos o crestianos gentiles han alterado la comprensión de Jesús como el rey legítimo de Israel.

Comienza el relato con la historia de María, heredera al trono de David por vía matrilineal directa, e hija tardía de Ana y, supuestamente, Joaquín. María había contraído un matrimonio secreto con Antípater, hijo de Herodes, presentado como un hombre de nobles ideales. Sin embargo, Herodes lo hace ajusticiar por consideraciones místicas y María, embarazada, escapa. José, un artesano acomodado y viudo, es encargado de protegerla y para ello se casa con ella. Ante los eventos que desembocan en la Matanza de los Inocentes, José, María y el niño Jesús huyen a Egipto hasta la muerte de Herodes.

Ya adolescente, Jesús se presenta como alguien versado en las Escrituras y con un gran sentido moral. Reside en Nazaret con su familia y su madre le revela su verdadero origen. Luego es educado por los esenios en el desierto y finalmente bautizado por su primo Juan.

La vida pública de Jesús es tratada de manera diferente a la que aparece en los Evangelios, explicando esta discrepancia en la mixtificación llevada a cabo por la iglesia. En la novela, Jesús es tratado como un sabio y un taumaturgo; quien, como rey sagrado de Israel, se propone no solamente restaurar la monarquía, sin enfrentar a los romanos, sino liberar a la humanidad de la muerte por medio del ascetismo y la fidelidad a Dios. Finalmente, las acciones y la prédica de Jesús ocasionan la hostilidad de las autoridades judías, al tiempo que él mismo desespera de su misión. En un episodio inspirado en la profecía de Zacarías, Jesús intenta apresurar la llegada del Reino de Dios siendo apresado por sus enemigos quienes, a la vez, engañan a Judas Iscariote para que lo entregue.

Jesús es presentado ante el Sanedrín y luego ante Pilatos, quien reconoce su pretensión al trono pero lo desprecia por su simpleza (Crestos Ei, «qué hombre tan simple eres», le dice, de donde proviene el nombre de crestianos según Agabo). Pilatos lo remite a Herodes Antipas, quien se burla de Jesús, y luego lo condena a crucifixión como rey de los judíos. Tras su resurrección, según relata Agabo, la presencia de Jesús (a la manera de un daimon) continúa operando entre los hombres como una inspiración al bien.

HistoricidadEditar

En el «Comentario histórico» que el propio Graves escribió al final de la novela se indica que el autor se ha basado tanto en los evangelios canónicos como en los apócrifos, además de Flavio Josefo, el Talmud y analogías con la mitologìa griega y céltica. Al mismo tiempo declara que un comentario detallado escrito con el fin de justificar todos los puntos de vista heterodoxos dentro de la historia podría llevar años y ocupar un libro dos o tres veces más extenso que la propia novela; por lo que Graves ruega a los lectores que se le excuse de semejante tarea.

Gran parte de la obra se dedica a ilustrar las tesis de Graves sobre la religión matriarcal, el simbolismo del calendario y las fuentes mitológicas de la Biblia. Estas ideas son desarrolladas de manera teórica y con las técnicas del estudio comparativo de las religiones, en su libro La diosa blanca.

FuentesEditar