Robo de identidad

apropiación de la identidad de una persona: hacerse pasar por esa persona, asumir su identidad ante otras personas en público o en privado

El robo de identidad o usurpación de identidad es la apropiación de la identidad de una persona: hacerse pasar por esa persona, asumir su identidad ante otras personas en público o en privado, en general para acceder a ciertos recursos o para la obtención de créditos y otros beneficios en nombre de esa persona.

El robo de bolsos o carteras con documentos como el DNI, el carné de conducir, o las tarjetas de crédito, y/o el robo de datos confidenciales en los teléfonos móviles o en Internet (claves de acceso a los bancos u otros servicios especiales), permite suplantar la identidad de otra persona y son situaciones más o menos frecuentes que pueden llevar a consecuencias graves si no se sabe cómo actuar con prontitud.

Por otro lado, el robo de identidad también es utilizado con el fin de perjudicar a otra persona, a efectos de en algún sentido conseguir calumniar o desacreditar su vida profesional o familiar, o a efectos de sembrar dudas sobre su salud o la mala atención que le dispensa a sus padres, etc.

El caso más común hoy en día se da cuando un atacante, por medios informáticos o personales, obtiene su información personal y la utiliza ilegítimamente.

El robo de identidad es el delito de más rápido crecimiento en el mundo. Hasta no hace mucho tiempo, cuando un ladrón robaba una billetera o un porta documentos, el dinero no era lo único que pretendía. Con el tiempo, los datos de los documentos de identidad como por ejemplo, la tarjeta de crédito, la tarjeta de débito, los cheques, o cualquier otro documento que contenga datos personales, han pasado a ser el objetivo de muchos timadores.

En el transcurso de pocas horas, esta información a veces se divulga al hacer transacciones en persona, por teléfono y en línea, al efectuar la compra de productos y de servicios. Si esta información confidencial es simplemente escuchada por un delincuente u obtenida or cualquier otro procedimiento, podría utilizarse para suplantar la identidad financiera de esa persona, y realizar muchas operaciones perjudiciales para el titular.

Nadie está a salvo de este delito ni puede tenerse la certeza de que nunca le ocurrirá. Lo importante es conocer los métodos existentes para reducir las probabilidades de que esto ocurra, y saber las medidas a tomar en caso de que sí ocurra.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, el robo de identidad se ha convertido en la modalidad delictiva que más ha crecido en los últimos años. En el año 2014 por ejemplo, se denunciaron 117 delitos de suplantación de identidad en España.

Métodos utilizadosEditar

Existen varios métodos para obtener datos de la información personal:

  • correos falsos: esta técnica permite pasar a un atacante por una organización, banco o empresa verdaderas para obtener información que garantice acceso a algún recurso que usted utilice en esa organización, banco o empresa.
  • personal: cualquier persona maliciosa podría obtener información que escuchó o vio de parte suya que le garantice acceso a algún recurso valioso.
  • ataque organizado: cualquier atacante podría intentar superar la seguridad de un banco, empresa u organización para obtener información personal de los clientes para luego acceder a algún recurso de esa empresa.
  • ataque a servidores de almacenamiento de información en línea: el atacante puede tratar de obtener datos de un servidor de almacenamiento de datos en la nube; obteniendo contraseñas, DNI, cuentas bancarias, etc.
  • LSSI: La legislación española[1]​ LSSI, artículo 10) obliga a cualquier autónomo que tenga una página web, o cualquier persona con página web que ponga adsense o recomendaciones de libros de Amazon, a poner su nombre y apellidos completo, su DNI y la dirección de su domicilio personal[2]​ frente a multas que superan los 30001 euros por infracción grave. Con esos datos, es razonablemente fácil el robo de identidad, y dar de baja la línea fija, el ADSL, o modificar aspectos del recibo de la luz o del agua al particular al que la ley le ha obligado a poner sus datos en Internet.

Ciudadanía DigitalEditar

La Ciudadanía Digital invita a construir dichos derechos y responsabilidades de los usuarios en un espacio de participación. El conjunto de normas de comportamiento apropiado y responsable con respecto al uso de la tecnología, derechos y deberes en la interacción con la sociedad. Un ciudadano digital tiene derecho a usar sus datos personales en lo que deseé y al mismo tiempo cuidar de ellos, ya que todo ciudadano digital tiene el derecho a la privacidad, si alguien invade su privacidad tiene derecho a proceder una demanda ya qué violar la privacidad de alguien más es un delito. Como ciudadano digital se debe llevar a cabo los siguientes valores éticos: respeto, honestidad, responsabilidad: autonomía, generosidad e igualdad de acceso.

Usuario ResponsableEditar

  1. Capaz para utilizar los dispositivos según sus características.
  2. Un individuo que puede controlar y reconocer sus emociones al interactuar con las TIC .
  3. Responsabilidad en las consecuencias del uso de las TIC.
  4. Persona que cuida por el respeto a los usuarios y así mismo.

Paz DigitalEditar

Todos los usuarios tenemos la libertad de expresar lo que deseemos pero debemos evitar que lastimen a terceras personas. "No hagas a otros lo que no quieras que te hagan", siempre hay que pensar en eso. Lo peor que tienen las estafas en la red es que se presentan como si fueran grandes oportunidades, nos endulzan y nos engatusan hasta que caemos, por eso mismo, cada vez que se haga una compra en línea debe hacerse en páginas seguras y verificadas por el navegador de nuestro dispositivo.

Para eso mismo, debemos llevar a cabo lo siguiente:

  1. Navegar por sitios web permitidos, tal como se mencionó anteriormente. Evita páginas que no son de tu edad.
  2. Activa el bloqueador de páginas emergentes.
  3. No te dejes llevar por la publicidad engañosa.
  4. Instala sólo programas de sitios de confianza.

El manejo responsable de la informaciónEditar

Dentro del ciber espacio es importante implementar nuestros valores al igual que lo hacemos en nuestra vida cotidiana.

En la web debemos respetar los derechos de autor al citar las páginas o sitios de donde obtenemos la información, textos o imágenes; es importante saber citar las fuentes usadas para el trabajo, analizar lo leído, resumir y redactar la información investigada.

Debemos saber y respetar lo siguiente:

Ética virtual: El Internet abre la posibilidad de expresarnos libremente, es por ello que debemos ser cautelosos con lo que publicamos y evitar el mal uso de nuestra libertad de expresión.

Uso responsable de redes sociales: Actualmente es muy sencillo publicar material en la web, es por ello que es necesario saber que se puede hacer y que no se puede hacer dentro del mundo web.

Saber discernir la información: La web es un servicio público y por ellos como ciudadanos digitales es indispensable identificar sitios confiables.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar