Rudapithecus

género de mamíferos

Rudapithecus es un género de homínidos extintos, que vivían en el Mioceno superior (alrededor de hace 9,5 a 10 millones años) en el territorio de la actual Hungría, Alemania y Austria.[2]​ En la actualidad, es un taxón cuestionable, ya que muchos profesionales que han estudiado al género Dryopithecus lo ven como sinónimo de la especie Dryopithecus brancoi.[3]

Symbol question.svg
 
Rudapithecus
Rango temporal: 10 Ma-9 Ma
Mioceno tardío
Dryopithecus brancoi.png
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Primates
Suborden: Haplorrhini
Infraorden: Simiiformes
Parvorden: Catarrhini
Superfamilia: Hominoidea
Familia: Hominidae
Subfamilia: Homininae
Tribu: Dryopithecini
Género: Rudapithecus
Kretzoi, 1969
Especies

Rudapithecus hungaricus Kretzoi, 1969[1]

Los primeros hallazgos fueron hechos en 1966 cuando se trabajaba en la búsqueda de oro cerca de la aldea Rudabánya en el norte de Hungría. El paleontólogo Milkos Kretzoi publicó una descripción en 1969 bajo el nombre de Rudapithecus hungaricus.[3]​ Más tarde se reconoció que la similitud con el género Dryopithecus era tan elevada que los hallazgos del género Rudapithecus se reclasificaron como Dryopithecus brancoi. Hasta el inicio del siglo XXI, en el que algunos investigadores están empezando a reconocer nuevamente la separación del género Rudapithecus.[4]

El género Rudapithecus también fue reconocido en Baden-Wurtemberg (Alemania) y quizás en otros lugares en Austria (Mariathal, Götzendorf) y otros en Alemania (Melchingen, Ebingen, Trochtelfingen, y Wissberg).[3]

DescripciónEditar

Las excavaciones sistemáticas en Rudabánya revelaron un gran número de restos, así que se considera que Rudapithecus es un homínido bien documentado. Era un primate mediano, alcanzando una masa de hasta 45 kg, que es casi del tamaño de un chimpancé común.[3]

Los hallazgos más importantes son unos cráneos bien preservados. En particular, un cráneo hallado en 1999, es único porque los huesos no sólo preservan la cara, sino también el cráneo. El hallazgo recibió el apodo de Gabi por el descubridor del primer hallazgo en año 1966, que era un geólogo húngaro, Gabor Hernyák.[5]​ Las características típicas incluyen un cráneo largo y bajo, una nariz y mandíbula menos prominente, arcos superficiales débiles pero claros, ventana de la nariz estrecha y gran distancia entre las órbitas. La capacidad craneal de dos cráneos mejor conservados alcanzaba 305 cm3 y 320 cm3.[6]​ La forma de la mandíbula muestra que su alimentación consistía básicamente en fruta subtropical.[7]

Además de los huesos del cráneo de Rudabánya con bastante frecuencia se encuentran huesos postcraneales. Húmero, cúbito y radio, varios carpos, falanges, astrágalo, pelvis y fémur mostraban rasgos típicos de los homínidos. Se parecen considerablemente a los huesos de los orangutanes modernos, y demuestran que Rudapithecus estaba completamente adaptado a la vida arbórea. Las falanges eran muy curvadas, particularmente en las manos, lo que indica que realizaba el movimiento de braquiación en las ramas.[8]

ReferenciasEditar

  1. Laszlo Kordos (1987). «Description and reconstruction of the skull of Rudapithecus hungaricus Kretzoi (Mammalia)». Annales Musei historico-naturalis hungarici (Hungarian Natural History Museum) 79. ISSN 0521-4726. Consultado el 5 de agosto de 2017. 
  2. MAZÁK, V. Jak vznikl člověk (Sága rodu Homo). Praha : Práce, 1986. 424 s.
  3. a b c d BEGUN, D. R. European hominoids. In HARTWIG, W. C. The primate fossil record. Cambridge : Cambridge University Press, 2002. Kapitola 20, s. 339 - 368.
  4. BEGUN, D. R. Dryopithecins, Darwin, de Bonis, and the European origin of the African apes and human clade. Geodiversitas. 2009, roč. 31, s. 789 - 816.
  5. BEGUN, D. R. Planet of the apes. Scientific American. 2003, roč. 289, s. 74 - 83.
  6. KOUFOS, G. D. Potential hominoid ancestors for Hominidae. In HENKE, W. C.; TATTERSALL, I. Handbook of palaeoanthropology 3. Berlín : Springer, 2007. S. 1347 - 1377.
  7. BEGUN, D. R. Fossil record of Miocene hominoids. In HENKE, W. C.; TATTERSALL, I. Handbook of palaeoanthropology 2. Berlín : Springer, 2007. S. 921 - 977.
  8. BEGUN, D. R. Miocene hominids and the origins of the African apes and humans. Annual Review of Anthropology. 2010, roč. 39, s. 67–84.