Rust Belt

El Rust Belt (en español, cinturón del óxido), también conocido como Manufacturing Belt o cinturón manufacturero, es una región del Nordeste y Medio Oeste de Estados Unidos que ha sufrido un marcado proceso de decadencia industrial y económica a partir de los años 1970. A su vez, desde los años 1950 se han registrado fuertes descensos demográficos de la megalópolis de los Grandes Lagos, que abarca Búfalo, Chicago, Cincinnati, Cleveland, Detroit, Indianápolis, Jersey City, Kansas City, Mineápolis-Saint Paul, Duluth, Milwaukee, Newark, Pittsburgh, Rochester, San Luis y Toledo. El óxido (Rust) se refiere a la desindustrialización, la decadencia económica, el descenso de la población y el deterioro urbano debido a la contracción de su otrora poderoso sector industrial, como la producción de acero, la industria automotriz y la minería de carbón. El término Rust Belt ganó popularidad en Estados Unidos en los años 1980,[1]​ cuando comúnmente se lo contrastaba con el Sun Belt.

Una planta de acero en Bethlehem

El Rust Belt se extiende hacia el oeste desde el centro del estado de Nueva York a través de Pensilvania, Ohio, Virginia Occidental, Kentucky, Indiana, la península inferior de Míchigan, el norte de Illinois, el este de Wisconsin y Minnesota.[2][3]Nueva Inglaterra también se vio muy afectada por la decadencia industrial durante la misma época.

Una planta abandonada de Fisher Body en Detroit

Las causas incluyen la transferencia de trabajos de fabricación al extranjero, el aumento de la automatización y la decadencia de las industrias del acero y el carbón de Estados Unidos.[4]​ Las ciudades más cercanas a la Costa Este, como el área metropolitana de Nueva York y el Gran Boston han podido adaptarse diversificando o enfocando sus economías hacia los servicios, la fabricación avanzada y las industrias de alta tecnología. Otras ciudades como Detroit, Cleveland y San Luis siguen experimentado dificultades económicas y sociales, con la consiguiente pérdida demográfica.[5]

ContextoEditar

En el siglo XX, las economías locales de estos estados se especializaron en la fabricación a gran escala de productos de consumo e industriales medianos y pesados terminados, así como en el transporte y procesamiento de las materias primas necesarias para la industria pesada.[6]​ El área fue referida como el Cinturón de Fabricación,[7]​ Cinturón de Fábrica o Cinturón de Acero a diferencia de los estados agrícolas del Medio Oeste que forman el llamado cinturón maicero y los estados de las Grandes Llanuras que a menudo se denominan el "granero de América".[8]

 
La megalópolis de los Grandes Lagos (se muestra en anaranjado) está asociada con el Rust Belt.

El auge de la industria automotriz en la región se debió en parte a la proximidad a las vías fluviales de los Grandes Lagos y a la abundancia de carreteras pavimentadas, canales y ferrocarriles. Después de que la infraestructura de transporte vinculó el mineral de hierro que se encuentra en el norte de Minnesota, Wisconsin y la Península superior de Míchigan con el carbón extraído de las Apalaches, nació Steel Belt. Pronto se convirtió en Factory Belt con sus ciudades de fabricación: Chicago, Búfalo, Detroit, Milwaukee, Cincinnati, Toledo, Cleveland, San Luis, Johnstown (Windber) y Pittsburgh, entre otras. Esta región sirvió durante décadas como un imán para inmigrantes de Austria-Hungría, Polonia y Rusia, así como de Yugoslavia, Italia y el Levante en algunas áreas, quienes proporcionaron a las instalaciones industriales mano de obra barata.[9]​ Estos migrantes atraídos por la mano de obra también fueron acompañados por afroamericanos durante la Gran Migración, atraídos por trabajos y mejores oportunidades económicas.

Tras los auges de la Gilded Age en el siglo XIX y de la edad de oro del capitalismo a mediados del siglo XX, las ciudades de esta zona lucharon se encontraron con condiciones económicas y sociales adversas a partir de los años 1950. El sector manufacturero alcanzó su punto máximo en 1953 y ha estado en decadencia desde entonces. De 1979 a 1982, la Reserva Federal decidió aumentar la tasa de interés al 19 %. Esto atrajo "dinero caliente" extranjero y apreció el dólar estadounidense. Esto encareció los productos estadounidenses para los consumidores extranjeros, y al mismo tiempo abarató los productos importados para los consumidores estadounidenses. El tipo de cambio desalineado no se rectificó hasta 1986, cuando las importaciones japonesas, en particular, ya habían hecho incursiones rápidas en los mercados estadounidenses.[10]​ De 1987 a 1999, el mercado de valores de Estados Unidos experimentó un fuerte aumento, y esto atrajo aun más dinero extranjero hacia los bancos estadounidenses, lo que sesgó el tipo de cambio en contra de los productos manufacturados.

 
El martillo rompedor Huber, en Ashley.

Los problemas relacionados incluyen la decadencia de la industria del hierro y el acero, el movimiento de la fabricación hacia los estados del Sureste con sus costos laborales más bajos,[11]​ los despidos debido al aumento de la automatización en los procesos industriales, la menor necesidad de mano de obra en la fabricación de productos de acero, nuevos métodos organizativos como el método justo a tiempo que permitió a las fábricas mantener la producción con menos trabajadores, la internacionalización de las empresas estadounidenses y la liberalización de las políticas de comercio exterior debido a la globalización.[12]​ Las ciudades que luchan con estas condiciones compartieron varias dificultades, incluida la pérdida de población, la falta de educación, la disminución de los ingresos fiscales, el alto desempleo y la delincuencia, la drogadicción, las crecientes listas de asistencia social, el gasto deficitario y las malas calificaciones crediticias municipales.[13][14][15][16][17]

GeografíaEditar

Los medios de comunicación ocasionalmente se refieren a un mosaico de centros desaparecidos de industria pesada y manufactura en los Grandes Lagos y el Medio Oeste de Estados Unidos como el Snow Belt, [18]​ el Manufacturing Belt, o el Factory Belt (, en inglés, el cinturón de nieve, de fabricación o industrial), debido a sus vibrantes economías industriales en el pasado. El área se extiende desde el norte de Indiana y el sur de Míchigan en el oeste hasta el norte del estado de Nueva York en el este, donde los ingresos fiscales locales a a 2004 dependía más de la manufactura que de cualquier otro sector.[19][20]

Antes de la Segunda Guerra Mundial, las ciudades de la región del Rust Belt se encontraban entre las más grandes de Estados Unidos. Sin embargo, a fines del siglo XX, su población era la que más había disminuido en el país.[21]

HistoriaEditar

La vinculación del antiguo Territorio del Noroeste con la Costa Este que alguna vez se industrializó rápidamente se llevó a cabo mediante varios proyectos de infraestructura a gran escala, entre los que destacan el Canal Erie en 1825, el Ferrocarril de Baltimore y Ohio en 1830, el Ferrocarril Allegheny Portage en 1834 y el consolidación del Nueva York Central después de la Guerra de Secesión. De este modo se abrió una puerta entre una variedad de industrias florecientes en el interior del continente norteamericano y los mercados no solo de las grandes ciudades del Este sino también de Europa Occidental.[22]

 
Ruinas de una fábrica en Plymouth

El carbón, el mineral de hierro y otras materias primas se enviaron desde las regiones circundantes que emergieron como puertos importantes en los Grandes Lagos y sirvieron como centros de transporte para la región cercana a las líneas ferroviarias. En la otra dirección venían millones de inmigrantes europeos, que poblaban las ciudades a lo largo de las costas de los Grandes Lagos con una velocidad sin precedentes en ese momento. Chicago, famoso, fue un puesto comercial rural en los años 1840, pero llegó a ser tan grande como París en el momento de la Exposición Colombina de 1893.[22]

 
Sectores de la economía de Estados Unidos como porcentaje del PIB 1947–2009.[23]​ La línea azul corresponde al sector manufacturero.

Las primeras señales fueron evidentes a principios del siglo XX, incluso antes de que terminaran los "años de auge". La ciudad de Lowell en Massachusetts, que había sido el centro nacional de la producción textil, fue descrito en 1933 por la revista Harper's como un "desierto industrial deprimido",[24]​ pues sus instalaciones se estaban deslocalizando hacia el Sur, principalmente a Las Carolinas. Tras la Gran Depresión, la entrada estadounidense en la Segunda Guerra Mundial produjo un rápido retorno al crecimiento económico, durante el cual gran parte del Norte industrial alcanzó su punto máximo en población y producción industrial.

Las ciudades del norte experimentaron cambios que siguieron al final de la guerra, con el inicio de la migración a los suburbios,[25]​ y el papel decreciente de la manufactura en la economía estadounidense.

La subcontratación de trabajos de manufactura en bienes transables ha sido un tema importante en la región. Una fuente ha sido la globalización y la expansión de los acuerdos de libre comercio en todo el mundo. Los grupos antiglobalización argumentan que el comercio con los países en desarrollo ha resultado en una dura competencia de países como China, que fija su moneda al dólar y tiene salarios prevalecientes mucho más bajos, lo que ha obligado a los salarios internos a descender. A algunos economistas les preocupa que los efectos a largo plazo de los altos déficits comerciales y la subcontratación sean una causa de problemas económicos en los Estados Unidos[26]​ con una alta deuda externa (monto adeudado a prestamistas extranjeros) y un grave deterioro de la posición de inversión internacional neta de Estados Unidos (PIIN) (−24 % del PIB).[27][28][29]

Algunos economistas sostienen que Estados Unidos está pidiendo préstamos para financiar el consumo de importaciones mientras acumula cantidades insostenibles de deuda.[30][29]​ El 26 de junio de 2009, Jeff Immelt, director ejecutivo de General Electric, pidió a Estados Unidos que aumentara su base de empleo de fabricación al 20 % de la fuerza laboral, y comentó que Estados Unidos ha subcontratado demasiado en algunas áreas y ya no puede depender del sector financiero y el gasto de los consumidores para impulsar la demanda.[31]

 
Un elevador de granos en desuso en Búfalo

Desde los años 1960, la expansión de los acuerdos de libre comercio en todo el mundo ha sido menos favorable para los trabajadores estadounidenses. Los bienes importados como el acero cuestan mucho menos de producir en los países del Tercer Mundo con mano de obra extranjera barata. A partir de la recesión de 1970-1971, surgió un nuevo patrón de economía desindustrializante. La devaluación competitiva combinada con cada recesión sucesiva hizo que los trabajadores de la industria manufacturera estadounidenses tradicionales experimentaran despidos. En general, en Factory Belt el empleo en el sector manufacturero disminuyó un 32,9 % entre 1969 y 1996.[32]

Los trabajos del sector primario y secundario que producían riqueza, como los de fabricación y software informático, a menudo fueron reemplazados por trabajos que consumían riqueza y pagaban mucho menos, como los del sector minorista y el gobierno en el sector de servicios cuando la economía se recuperó.[33]

En 1985 se inició una expansión gradual del déficit comercial de Estados Unidos con China. En los años siguientes, Estados Unidos también desarrolló un déficit comercial con Japón, Taiwán y Corea del Sur. Como resultado, los trabajadores manufactureros tradicionales de la región han experimentado una agitación económica. Este efecto ha devastado los presupuestos gubernamentales estadounidenses y ha aumentado los préstamos corporativos para financiar los beneficios de los jubilados.[28][29]​ Algunos economistas creen que a largo plazo el PIB y el empleo pueden verse afectados por grandes déficits comerciales.[33]

Consecuencias sociales y culturalesEditar

Francis Fukuyama considera las consecuencias sociales y culturales de la desindustrialización y la decadencia de la fabricación que convirtió un antiguo y próspero cinturón de fábricas en un cinturón de óxido como parte de una tendencia de transición más grande que llamó la Gran Disrupción:[34]​ "La gente asocia la era de la información con la el advenimiento de Internet en los años 1990, pero el cambio desde la era industrial comenzó más de una generación antes, con la desindustrialización del Rust Belt en Estados Unidos y movimientos comparables que se alejaron de la fabricación en otros países industrializados... La disminución se puede medir fácilmente en las estadísticas sobre delincuencia, hijos sin padre, pérdida de confianza, reducción de oportunidades y resultados de la educación, y similares ".[35]

Los problemas asociados con el Rust Belt persisten incluso hoy en día, particularmente en los estados del este de la Región de los Grandes Lagos, y muchas metrópolis manufactureras que alguna vez estuvieron en auge se desaceleraron drásticamente.[36]​ De 1970 a 2006, Cleveland, Detroit, Búfalo y Pittsburgh perdieron cerca del 45 % de su población y los ingresos familiares medios cayeron un 30 % en Cleveland y Detroit, un 20 % en Búfalo y un 10 % en Pittsburgh.[37]

Parecía que a mediados de los años 1990 en varias áreas metropolitanas del Rust Belt se suspendió el crecimiento negativo, como lo indicaban los principales indicadores estadísticos: desempleo, salarios, cambio de población.[38]​ Sin embargo, durante la primera década del siglo XXI persistió una tendencia negativa: Detroit perdió el 25,7 % de su población; Gary, el 22 %; Youngstown, el 18,9 %; Flint, el 18,7 %; y Cleveland, el 14,5 %.[39]

 
Casas abandonadas en Detroit
 
Una calle de Gary
 
Una calle de Búfalo
Variación demográfica en las ciudades del Rust Belt (2000-2018 )
Ciudad Estado Población

en 2018[40]

Población

en 2000

Cambio de

2000 a 2018

Pico

demográfico

Detroit Míchigan 672 662 951 270 - 29,3 % 1 849 568 (1950)
Gary Indiana 75 282 102 746 - 26,7 % 178 320 (1960)
Flint Míchigan 95 943 124 943 - 23,2 % 196 940 (1960)
Saginaw Míchigan 48 323 61 799 - 21,8 % 98 265 (1960)
Youngstown Ohio 64 958 82 026 - 20,8 % 170 002 (1930)
Cleveland Ohio 383 793 478 403 - 19,8 % 914 808 (1950)
Dayton Ohio 140 640 166 179 - 15,4 % 262 332 (1960)
Niagara Falls Nueva York 48 144 55 593 - 13,4 % 102 394 (1960)
San Luis Misuri 302 838 348 189 - 13,0 % 856 796 (1950)
Decatur Illinois 71 290 81 860 - 12,9 % 94 081 (1980)
Canton Ohio 70 458 80 806 - 12,8 % 116 912 (1950)
Búfalo Nueva York 256 304 292 648 - 12,4 % 580 132 (1950)
Toledo Ohio 274 975 313 619 - 12,3 % 383 818 (1970)
Lakewood Ohio 50 100 56 646 - 11,6 % 70 509 (1930)
Pittsburgh Pensilvania 301 048 334 563 - 10,0 % 676 806 (1950)
Pontiac Míchigan 59 772 66 337 - 9,9 % 85 279 (1970)
Springfield Ohio 59 282 65 358 - 9,3 % 82 723 (1960)
Akron Ohio 198 006 217 074 - 8,8 % 290 351 (1960)
Hammond Indiana 75 795 83 048 - 8,7 % 111 698 (1960)
Cincinnati Ohio 302 605 331 285 - 8,7 % 503 998 (1950)
Parma Ohio 78 751 85 655 - 8,1 % 100 216 (1970)
Lorain Ohio 64 028 68 652 - 6,7 % 78 185 (1970)
Chicago Illinois 2 705 994 2 896 016 - 6,6 % 3 620 962 (1950)
South Bend Indiana 101 860 107 789 - 5,5 % 132 445 (1960)

A fines de los años 2000, la industria manufacturera estadounidense se recuperó más rápidamente de la Gran Recesión de 2008 que los otros sectores de la economía,[41]​ y una serie de iniciativas, tanto públicas como privadas, están fomentando el desarrollo de combustibles alternativos, nanopartículas y otras tecnologías.[42]​ Junto con la vecina Herradura Dorada del sur de la región de Ontario (Canadá), el Rust Belt todavía constituye una de las principales regiones de fabricación del mundo.[43][44]

Búsqueda de alternativasEditar

Desde los años 1980, los candidatos presidenciales han dedicado gran parte de su tiempo a las preocupaciones económicas de la región del Rust Belt, que contiene los populosos estados cambiantes de Míchigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Esos estados también fueron críticos y decisivos para la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 y luego para su derrota ante el demócrata Joe Biden en 2020.[45]

Recientemente han surgido nuevos tipos de fabricación no tradicional intensiva en I+D en el Rust Belt, como la biotecnología, la industria de los polímeros, la infotecnología y la nanotecnología. Infotech, en particular, crea un lugar prometedor para la revitalización del Rust Belt.[46]​ Entre los ejemplos recientes de éxito se encuentra Detroit Aircraft Corporation, que se especializa en la integración de sistemas aéreos no tripulados, pruebas y servicios de cinematografía aérea.[47]

La impresión 3D crea otra vía prometedora para el resurgimiento de la fabricación. Empresas como MakerGear de Beachwood o ExOne Company de North Huntingdon están diseñando y fabricando productos industriales y de consumo utilizando sistemas de imágenes 3-D.[48]

En 2013, la revista The Economist señaló una tendencia creciente de reubicación u offshoring de la fabricación cuando un número creciente de empresas estadounidenses están trasladando sus instalaciones de producción desde el extranjero a su país de origen.[49]​ Los estados del Rust Belt pueden beneficiarse en última instancia de este proceso de contratación interna internacional.

También ha habido intentos de reinventar propiedades en el Rust Belt para revertir su decadencia económica. Se adquirieron y renovaron edificios con compartimentación inadecuada para los usos actuales para facilitar nuevos negocios.[50]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Crandall, Robert W. The Continuing Decline of Manufacturing in the Rust Belt. Washington, D.C.: Brookings Institution, 1993.
  2. Abadi, Mark (7 de mayo de 2018). «The US is split into more than a dozen 'belts' defined by industry, weather, and even health». Consultado el November 2, 2020. 
  3. Stone, Lyman (March 1, 2018). «Where Is the Rust Belt?». Consultado el November 2, 2020. 
  4. Technology and Steel Industry Competitiveness: Chapter 4. The Domestic Steel Industries Competitiveness Problems. Washington, D.C: Congress of the United States, Office of Technology Assessment, 1980, pp. 115-151. Retrieved December 27, 2015.
  5. Leeman, Mark A. From Good Works to a Good Job: An Exploration of Poverty and Work in Appalachian Ohio. PhD dissertation, Ohio University, 2007.
  6. Teaford, Jon C. Cities of the Heartland: The Rise and Fall of the Industrial Midwest. Bloomington: Indiana University Press, 1993.
  7. Meyer, David R. 1989. "Midwestern Industrialization and the American Manufacturing Belt in the Nineteenth Century." Journal of Economic History 49(4):921–937.
  8. «Interactives . United States History Map. Fifty States». www.learner.org. Archivado desde el original el April 4, 2017. Consultado el June 7, 2013. 
  9. , McClelland, Ted. Nothin' but Blue Skies: The Heyday, Hard Times, and Hopes of America's Industrial Heartland. New York: Bloomsbury Press, 2013.
  10. Marie Christine Duggan (2017). «Deindustrialization in the Granite State: What Keene, New Hampshire Can Tell Us About the Roles of Monetary Policy and Financialization in the Loss of US Manufacturing Jobs». Dollars & Sense (November/December 2017). 
  11. Alder, Simeon, David Lagakos, and Lee Ohanian. (2012). «The Decline of the US Rust Belt: A Macroeconomic Analysis». Archivado desde el original el December 3, 2013. 
  12. High, Steven C. Industrial Sunset: The Making of North America's Rust Belt, 1969–1984. Toronto: University of Toronto Press, 2003.
  13. Jargowsky, Paul A. Poverty and Place: Ghettos, Barrios, and the American City. New York: Russell Sage Foundation, 1997.
  14. Hagedorn, John M., and Perry Macon. People and Folks: Gangs, Crime and the Underclass in a Rustbelt City. Lake View Press, Chicago, IL, (paperback: ISBN 0-941702-21-9; clothbound: ISBN 0-941702-20-0), 1988.
  15. "Rust Belt Woes: Steel out, drugs in," The Northwest Florida Daily News, January 16, 2008. PDF (enlace roto disponible en este archivo).
  16. Beeson, Patricia E. "Sources of the decline of manufacturing in large metropolitan areas." Journal of Urban Economics 28, no. 1 (1990): 71–86.
  17. Higgins, James Jeffrey. Images of the Rust Belt. Kent, Ohio: Kent State University Press, 1999.
  18. «Sun On The Snow Belt (editorial)». Chicago Tribune. August 25, 1985. Consultado el September 22, 2011. «The Northern states, once the foundry of the nation, are known now as the Rust Belt or the Snow Belt, in invidious comparison to the supposedly booming Sun Belt.» 
  19. «Measuring Rurality: 2004 County Typology Codes». USDA Economic Research Service. Archivado desde el original el September 14, 2011. Consultado el September 21, 2011. 
  20. Garreau, Joel. The Nine Nations of North America. Boston: Houghton Mifflin, 1981.
  21. Hansen, Jeff (March 10, 2007). «Which Way Forward?». The Birmingham News. Consultado el September 21, 2011. 
  22. a b Kunstler, James Howard (1996). Home From Nowhere: Remaking Our Everyday World for the 21st Century. New York: Touchstone/Simon and Schuster. ISBN 978-0-684-83737-6. 
  23. «Who Makes It?». Consultado el November 28, 2011. 
  24. Marion, Paul (November 2009). «Timeline of Lowell History From the 1600s to 2009». Yankee Magazine. 
  25. «1990 Population and Maximum Decennial Census Population of Urban Places Ever Among the 100 Largest Urban Places, Listed Alphabetically by State: 1790–1990». United States Bureau of the Census. Consultado el September 22, 2011. 
  26. Hira, Ron, and Anil Hira with foreword by Lou Dobbs, (May 2005). Outsourcing America: What's Behind Our National Crisis and How We Can Reclaim American Jobs. (AMACOM) American Management Association. Citing Paul Craig Roberts, Paul Samuelson, and Lou Dobbs, pp. 36–38.
  27. Bivens, L. Josh (December 14, 2004). Debt and the dollar (enlace roto disponible en este archivo). Economic Policy Institute. Retrieved on June 28, 2009.
  28. a b Cauchon, Dennis, and John Waggoner (October 3, 2004).The Looming National Benefit Crisis. USA Today.
  29. a b c Phillips, Kevin (2007). Bad Money: Reckless Finance, Failed Politics, and the Global Crisis of American Capitalism. Penguin. ISBN 978-0-14-314328-4. 
  30. Bivens, L. Josh (December 14, 2004). Debt and the dollar (enlace roto disponible en este archivo). Economic Policy Institute. Retrieved on June 28, 2009.
  31. Bailey, David and Soyoung Kim (June 26, 2009).GE's Immelt says the U.S. economy needs industrial renewal.UK Guardian.. Retrieved on June 28, 2009.
  32. Kahn, Matthew E. "The silver lining of rust belt manufacturing decline." Journal of Urban Economics 46, no. 3 (1999): 360–376.
  33. a b David Friedman (Senior Fellow at the New America Foundation). No Light at the End of the Tunnel, Los Angeles Times, June 16, 2002.
  34. Fukuyama, Francis. The Great Disruption: Human Nature and the Reconstitution of Social Order. New York: Free Press, 1999.
  35. Francis Fukuyama. The Great Disruption, The Atlantic Monthly, May 1999, Volume 283, No. 5, pages 55–80.
  36. Feyrer, James, Bruce Sacerdote, and Ariel Dora Stern. Did the Rust Belt Become Shiny? A Study of Cities and Counties That Lost Steel and Auto Jobs in the 1980s. Brookings-Wharton Papers on Urban Affairs (2007): 41–102.
  37. Daniel Hartley. "Urban Decline in Rust-Belt Cities." Federal Reserve Bank of Cleveland Economic Commentary, Number 2013-06, May 20, 2013. PDF
  38. Glenn King. Census Brief: "Rust Belt" Rebounds, CENBR/98-7, Issued December 1998. PDF
  39. Mark Peters, Jack Nicas. "Rust Belt Reaches for Immigration Tide", The Wall Street Journal, May 13, 2013, A3.
  40. «City and Town Population Totals: 2010-2018». Consultado el 24 de mayo de 2019. 
  41. «Rustbelt recovery: Against all the odds, American factories are coming back to life. Thank the rest of the world for that». The Economist. March 10, 2011. Consultado el September 21, 2011.  PDF
  42. «Greening the rustbelt: In the shadow of the climate bill, the industrial Midwest begins to get ready». The Economist. August 13, 2009. Consultado el September 21, 2011. 
  43. Beyers, William. «Major Manufacturing Regions of the World». Department of Geography, the University of Washington. Consultado el September 21, 2011. 
  44. Rust Belt is still the heart of U.S. manufacturing
  45. Michael McQuarrie (November 8, 2017). «The revolt of the Rust Belt: place and politics in the age of anger». The British Journal of Sociology 68 (S1): S120-S152. PMID 29114874. doi:10.1111/1468-4446.12328. 
  46. Circle, Cheetah Interactive, Paul. «Silicon Rust Belt » Rethink The Rust Belt». 
  47. «ASX - Airspace Experience Technologies - Detroit MI - VTOL». ASX. 
  48. Len Boselovic (June 13, 2013). «Conference in Pittsburgh shows growing allure of 3-D printing». Pittsburgh Post-Gazette. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  49. «Coming home: A growing number of American companies are moving their manufacturing back to the United States». January 19, 2013. Consultado el June 20, 2013. 
  50. Dayton, Stephen Starr in (January 5, 2019). «Rust Belt states reinvent their abandoned industrial landscapes» (en inglés). p. The Irish Times. Consultado el January 26, 2020. 

Bibliografía adicionalEditar

  • Broughton, Chad (2015). Boom, Bust, Exodus: The Rust Belt, the Maquilas, and a Tale of Two Cities. Oxford University Press. ISBN 978-0199765614. 
  • Cooke, Philip. The Rise of the Rustbelt. London: UCL Press, 1995. ISBN 0-203-13454-0
  • Coppola, Alessandro. Apocalypse town: cronache dalla fine della civiltà urbana. Roma: Laterza, 2012. ISBN 9788842098409
  • Denison, Daniel R., and Stuart L. Hart. Revival in the rust belt. Ann Arbor, Mich: University of Michigan Press, 1987. ISBN 0-87944-322-7
  • Engerman, Stanley L., and Robert E. Gallman. The Cambridge Economic History of the United States: The Twentieth Century. New York: Cambridge University Press, 2000.
  • Hagedorn, John, and Perry Macon. People and Folks: Gangs, Crime, and the Underclass in a Rust-Belt City. Chicago: Lake View Press, 1988. ISBN 0-941702-21-9
  • High, Steven C. Industrial Sunset: The Making of North America's Rust Belt, 1969–1984. Toronto: University of Toronto Press, 2003. ISBN 0-8020-8528-8
  • Higgins, James Jeffrey. Images of the Rust Belt. Kent, Ohio: Kent State University Press, 1999. ISBN 0-87338-626-4
  • Lopez, Steven Henry. Reorganizing the Rust Belt: An Inside Study of the American Labor Movement. Berkeley: University of California Press, 2004. ISBN 0-520-23565-7
  • Meyer, David R. (1989). «Midwestern Industrialization and the American Manufacturing Belt in the Nineteenth Century». The Journal of Economic History 49 (4): 921-937. ISSN 0022-0507. JSTOR 2122744. doi:10.1017/S0022050700009505. 
  • Preston, Richard. American Steel. New York: Avon Books, 1992. ISBN 0-13-029604-X
  • Rotella, Carlo. Good with Their Hands: Boxers, Bluesmen, and Other Characters from the Rust Belt. Berkeley: University of California Press, 2002. ISBN 0-520-22562-7
  • Teaford, Jon C. Cities of the Heartland: The Rise and Fall of the Industrial Midwest. Bloomington: Indiana University Press, 1993. ISBN 0-253-35786-1
  • Warren, Kenneth. The American Steel Industry, 1850–1970: A Geographical Interpretation. Oxford: Clarendon Press, 1973. ISBN 0-8229-3597-X

Enlaces externosEditar