Mano Sabazia de bronce de época romana (siglo I d.C) encontrada en la Isla de Escombreras y conservada en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática.

Sabazius (en griego antiguo Σαβάζιος, -ου, en latín Sabazĭus, -i, término aceptado del griego por transliteración), de donde Sabazio o, más correcto ya castellanizado, Sabacio; es el nombre de un dios de carácter telúricomistérico, llamado también Sábos en sus actos cúlticos.

En las inscripciones griegas y latinas suele aparecer realzado por los adjetivos «santo, invencible, grande» y la designación de su divinidad; por ejemplo, Sancto deo Sabazio (CIL: Corpus Inscriptionum Latinarum, 6,4,2; 14,2894; etcétera).

Índice

Origen y difusiónEditar

En su origen geográfico, Tracia merece el título de cuna de este misterio. Desde Tracia, en el siglo V a. C., pasa a Grecia a través de Frigia, siguiendo las rutas ordinariamente recorridas por las caravanas tracofrigias. En el siglo IV a. C., época de esplendor de las aspiraciones individualistas de la piedad, se afianza, y durante el helenismo alcanza su máxima expansión, llegando hasta Roma a través de las colonias griegas de la Magna Grecia (Italia).

DescripciónEditar

El mito y el culto mistérico de Sabacio hunden sus raíces en el subsuelo telúrico. Lo comprueban su condición de dios de la vegetación así como el empleo de tierra, salvado, serpiente en el rito iniciático, residuos y síntomas de una prehistoria religiosa de tipo agrario numinoso.

Desarrollo sincretísticoEditar

Los rasgos definidores de este dios junto con su origen y la trayectoria de la difusión de su culto explican las diversas implicaciones de tipo sincretístico de que fue objeto:

  • a) Dioniso: No son raros los testimonios antiguos que afirman su identidad (Aristófanes, Las avispas, 5,9 -escolios-; Cicerón, Natura deorum, 3,58; etc.); los numerosos rasgos afines entre S. y Dioniso emanan de su naturaleza de jóvenes dioses de la vegetación.
  • b) Zeus: A pesar de su parecido con Dioniso tiene ciertos elementos, p. ej., su condición uránica, hasta cierto punto reflejo del dios tracio del cielo, que resultan incompaginables con Dioniso y, en cambio, explican su asimilación a Zeus y Júpiter (CIL, 14,2894, etc.); se trata de un caso más de intento de absorción de cultos y divinidades inferiores por parte de un dios cúlticamente más poderoso. La tradición le asimila ser descendiente de Zeus (bajo forma de serpiente) y Perséfone, siendo asesinado por los Titanes que lo despedazaron en siete partes.
  • c) Orfismo: Debido a la comunidad de origen y a la semejanza de ambos cultos, así como a la hegemonía órfico-dionisíaca, los misterios de Sabacio recibieron profundas influencias del orfismo; por ejemplo, su nota intelectual (libros sagrados escritos en griego), ciertos símbolos, etc.;
  • d) Yahwéh: Varias son las razones que justifican esta extraña asimilación: difusión del culto de Sabacio por Asia Menor en los últimos siglos antes de Cristo, cuando muchos judíos se hallaban allí deportados por Antioco el Grande desde el 200 a. C. (Flavio Josefo, Antiquitates, 12,3); similitud fonética, en griego, entre el término tracio Sabacio y el hebreo Sebaoth, designación judía de Yahwéh, así como con la del día de la semana Shabat, sagrado para los judíos. Además la excelsitud del monoteísmo yahweísta sedujo a los adoradores de Sabacio y las esperanzas escatológicas, inoperantes en el yahweísmo pero acusadas en el misterio de Sabacio debieron de atraer a los judíos desterrados. De hecho las comunidades de Crimea, nombradas en las inscripciones: «Asociación en torno al Dios Altísimo, al sacerdote..., a los presbíteros...» viven esta teocracia; y llegó a tal extremo que el pretor Hispalus acusa a «los judíos de haber intentado corromper las costumbres romanas con el culto de Sabazi louis» (Valerio Máximo, 1,3,2).

Ritos de iniciaciónEditar

Las ceremonias iniciáticas constaban de diversos ritos:

  • a) Rociar al iniciando con tierra y salvado cernido sobre él con una criba. A continuación se levantaba, después que el oficiante había pronunciado la fórmula: «Hui del mal, hallé lo mejor» (Demóstenes, Sobre la corona, 259). Tanto las acciones como las palabras aluden a la resurrección tras la muerte;
  • b) Introducción de la serpiente en el seno del iniciado (Fírmico Materno, De errore profanarum religionum, 10; etcétera). El objeto del rito iniciático parece ser era adquirir cierta comunidad o identidad del iniciando con Sabacio, que se creía empezaba en esta vida y se consumaba tras la muerte. Así lo sugieren la identidad de nombres (los iniciados se llamaban sáboi, sábai, sabaziastiai: CIG, 4,2,626; 2,1326), el significado de la introducción de la serpiente.

EscatologíaEditar

Las aspiraciones escatológicas eran muy profundas. Lo testimonian el rito iniciático y las sepulturas de los iniciados. Sus pinturas e inscripciones contienen los siguientes elementos: alma llevada al otro mundo, juicio divino, introducción entre los elegidos por el «ángel bueno», convite de los bienaventurados; temas de influjo judío-cristiano en varios puntos.

Se encuentran representaciones del más allá de los seguidores de Sabacio en las catacumbas de Pretextato, en la Vía Apia romana.

BibliografíaEditar

  • M. Guerra Gómez, Artículo sobre Misterios de Sabacio en la Enciclopedia en línea GER.
  • A. Álvarez Miranda, Las religiones mistéricas, Madrid 1961, p. 112-118.
  • R. Pettazzoni, Misteri, Roma 1924.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar