Salmonicultura en Chile

La salmonicultura es la principal actividad de cultivo de la acuicultura chilena y es también una de las industrias más importantes del país. Chile es el segundo mayor productor del mundo de salmón del Atlántico, con aproximadamente un 27,1 % de la producción mundial para el año 2018 —660 000 toneladas—, ubicado por detrás de Noruega.[1]​ También es el primer productor mundial de salmón Coho —con 174 000 toneladas en 2018— y uno de los principales productores de trucha arcoíris.[1]

Centro de cultivo en estuario de Reloncaví, Región de Los Lagos.
Salmonera en Queilén.

En 2019, la exportaciones de salmón y trucha llegaron a 5135 millones de dólares, convirtiéndose el salmón en el principal producto de exportación no minero del país.[2]

En la actualidad el cultivo de salmones se desarrolla principalmente desde la Región de La Araucanía hasta Tierra del Fuego, con la ciudad de Puerto Montt como núcleo y el mar interior de la Región de Los Lagos y los canales y fiordos de Aysén como principales zonas de producción.

Historia

editar

Los primeros intentos de introducción de especies salmonídeas en los ríos de Chile datan de la segunda mitad del siglo XIX, con los intentos fallidos de empresarios como Luis Cousiño y José Tomás Urmeneta. Isidora Goyenechea —viuda de Luis Cousiño— habría realizado, con ovas importadas de Escocia, la primera siembra de alevines en el río Chivilingo (al sur de Lota) en la década de 1880.[3]​ En ese mismo periodo, el Estado de Chile inició ensayos de internación de salmones —con ovas importadas de países como Francia y Estados Unidos— que duraron hasta comienzos del siglo XX, sin éxito.

En 1905 se inauguró la piscicultura Río Blanco, ubicada en el río del mismo nombre, en el valle del Aconcagua, con ovas traídas de Alemania. En las décadas siguientes se crearon pisciculturas estatales para producción salmonídea en Lautaro (1916), Polcura (1952) y Pullinque (1971).

En 1930 la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego sembró salmones en todos los ríos de sus estancias en Magallanes y Tierra del Fuego.

Entre 1967 y 1973 la División de Pesca y Caza del Servicio Agrícola Ganadero realizó cultivos experimentales de truchas salmonídeas en balsas jaulas en la laguna Trupán, en laguna La Poza (Puerto Varas) y en el lago Panguipulli.[4]​ En 1971 una tonelada de truchas producidas en La Poza fue comercializada en el Terminal Pesquero de Santiago.[5]

Un hito clave también fue el «Programa de introducción del salmón del Pacífico en Chile», iniciado en 1969. Se trató de un convenio de colaboración suscrito entre el Estado de Chile y el gobierno de Japón —a través de su Agencia de Cooperación Internacional—, para introducir salmónidos en la zona austral del país. Una de las obras más importantes de este programa fue la inauguración de la Piscicultura Dr. Yoshikazu Shiraishi,[6]​ localizada en la ciudad de Coyhaique, a orillas del río Simpson. El programa tenía como objetivo introducir el salmón chum, el salmón cereza y el salmón rosado en los ríos de Aysén y Magallanes; terminaría en 1987, después de sembrar más de 27 millones de alevines de distintas especies, sin cumplir esta meta,[7]​ pero su ejecución permitió la formación y especialización de decenas de profesionales chilenos en salmonicultura, además de la generación de conocimiento biológico pesquero e infraestructura.[8][9]

 
Producción anual de la industria salmonera chilena (1979-2019).

Cultivo comercial

editar

En 1974 la empresa chilena Piscicultura Lago Llanquihue Ltda. comenzó con el cultivo de truchas en el río Pescado, Puerto Varas. En ese mismo periodo la empresa estadounidense Union Carbide, a través de su filial Domsea Pesquera Chile, comenzó en Curaco de Vélez, Chiloé, la producción comercial de salmón Coho y salmón Chinook mediante el sistema abierto (sea ranching).[10]​ En 1979, Nichiro Chile —de capitales japoneses— y la chilena Mytilus iniciaron el cultivo de salmón Coho con balsas jaulas en el mar, en Chinquihue (Puerto Montt) y en estero Huito (Calbuco), respectivamente.[11]

A principios de década de 1980 la producción de trucha era de 80 toneladas, sin embargo, después de la crisis económica de 1982, con la llegada de nuevas empresas y la introducción del salmón del Atlántico, cuyas primeras cosechas se realizarían a fines de 1987, se inició un acelerado crecimiento industrial, potenciado gracias a la labor de transferencia tecnológica realizada por la Fundación Chile a través de su filial Salmones Antártica —creada luego de la adquisición en 1981 de las instalaciones de Domsea Farms en Chile—.[12][10]​ Por lo que si en 1984 la producción llegaba a 500 toneladas, cinco años después la cosecha de las tres especies alcanzaba las 5500 t, Luego de la rápida expansión durante los años 90, al 2005 la producción salmonera nacional ya llegaba a las 614 000 t.

Virus ISA

editar

La salmonicultura tuvo un crecimiento sostenido hasta el 2007, cuando fue afectada por la aparición del virus ISA.[13]​ Detectado en un centro de cultivo en isla Lemuy, provocó en los dos años siguientes una grave crisis sanitaria que a su vez generó una crisis económica y social en sector. Hacia 2009 se habían perdido más de 15 000 puestos de trabajo directos y las exportaciones del salmón Atlántico habían caído en un 20 %.[14]​ Recién en 2012 la producción de salmón Atlántico volvería a niveles pre-crisis.

Actualidad

editar

En la actualidad la salmonicultura se desarrolla en la zona sur-austral de Chile, principalmente desde la Región de La Araucanía hasta Tierra del Fuego, con la ciudad de Puerto Montt como núcleo y el mar interior de la Región de Los Lagos y los canales y fiordos de Aysén como principales zonas de producción.

Al 2020 existe alrededor de una veintena de compañías productoras, muchas de ellas el resultado de fusiones y adquisiciones de las decenas de empresas que se llegaron a la industria desde mediados de los años 80. Las principales compañías chilenas —en términos de volumen de producción al año 2019— corresponden a AquaChile (Agrosuper), Multiexport Foods, Salmones Camanchaca y Salmones Blumar.[15]​ También existe un importante número de empresas de capitales extranjeros que al 2018 —luego del anuncio de la adquisición de la compañía chilena Australis Seafoods por parte del conglomerado chino Legends Holding— controlaba el 37 % de las exportaciones de la industria chilena (con base en las figuras de 2018), incluyendo de Noruega (Mowi), Japón (Salmones Antártica y Cermaq), Canadá (Cooke Aquaculture) y China (Australis).[16]

En 2019 la cosecha de salmónidos llegó a 989 546 toneladas, de las cuales el 70,9 % correspondió a salmón del Atlántico, el 20,8 % a salmón Coho y el 8,3 % a trucha Arcoíris.[17]

Especies en producción

editar
 
Salmón del Pacífico o Coho.

Oncorhynchus kisutch o salmón Coho. En 2004 Chile producía más de 100 000 toneladas, lo que representa cerca del 90 % de la producción mundial de esta especie. Actualmente (2011) se encuentra en prueba el uso de jaulas de cobre,(el cual tiene un comprobado uso antibactericida y antimicrobiano) con el objetivo de proteger los ejemplares de enfermedades y plagas, lo que podría tener resultados positivos a principios de 2012 con las primeras cosechas. Sin embargo el cobre es un metal altamente tóxico para muchas especies marina, especialmente durante la etapa más temprana de su desarrollo lo que podría tener nefastas consecuencias para la aun poco explorada biodiversidad marina del sur de Chile. Hasta un 23% de las especies vendidas están mal identificadas, son capturadas en vez de producidas, y provienen de fuentes sin licencia.[18]

Impacto ambiental

editar

A lo largo de los años, la industria salmonera ha sido cuestionada por sus impactos en el medio ambiente, como la contaminación de los ecosistemas costeros por concentración de nutrientes, uso de antibióticos y otros químicos.[13]

Asimismo, contribuye a la eutrofización de los océanos, debido a su aporte de nutrientes a la columna de agua provenientes tanto del alimento peletizado como de los desechos orgánicos producidos por los peces confinados. Si bien la relación entre los fenómenos de floraciones algales nocivas como la marea roja y la salmonicultura ha sido un tema disputado —puesto que también existen otras actividades humanas, como la agricultura y la urbanización del borde costero, que descargan nutrientes a los sistemas acuáticos—, de todas formas no ha dejado de ser un flanco de críticas de la actividad salmonera, particularmente después de la crisis de la marea roja de 2016 que afectó a la Región de Los Lagos.[19][20][21][22][23]

Otra de las acusaciones también ha apuntado al alto uso de antibióticos por parte de la industria —principalmente en comparación con los productores noruegos— y los consiguientes riesgos asociados al excesivo uso de antimicrobianos. En 2014 la industria salmonera chilena utilizó 567 toneladas de antibióticos, cantidad 1500 veces superior a lo que utilizó Noruega ese mismo año.[24]​ La alta dependencia en antimicrobianos por parte de empresas chilenas se debe a la presencia de una enfermedad bacteriana en las aguas chilenas — Septicemia rickettsial salmonídea (SRS)— que no está presente en el país nórdico. En 2019 la cantidad total fue de 304 toneladas, la cifra más baja desde 2011.[25]

La industria también ha sido criticada por los escapes de salmones, los cuales tendrían efectos dañinos en el medio ambiente, entre ellos la depredación de especies nativas y la transmisión de enfermedades a fauna silvestre.[26]​ Según el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, entre 2010 y 2019 hay registro de 66 eventos de fuga de salmónidos, los cuales en total sumaron 4 537 314 ejemplares escapados.[27]​ En 2020 la Superintendencia del Medio Ambiente multó a Mowi (ex Marine Harvest) por «daño ambiental irreparable» a raíz del escape de más de 690 000 peces en isla Huar en 2018. La multa, que ascendió a 6,6 millones de dólares, ha sido la más alta que ha aplicado el organismo en su historia.[28]

Véase también

editar

Notas y referencias

editar
  1. a b FAO Fisheries and Aquaculture Department (2020). «Global aquaculture production 1950-2018 (FishstatJ)» (en inglés). Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  2. Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales. «Minuta mensual del comercio exterior de Chile - Diciembre 2019» (PDF). Archivado desde el original el 11 de enero de 2020. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  3. Basulto del Campo, 2003, pp. 37-45.
  4. Basulto del Campo, 2003, pp. 185, 239.
  5. «Situación de la acuicultura continental en Chile». La acuicultura en América Latina. Actas del simposio sobre de Montevideo, 26 de noviembre a 2 de diciembre de 1974. Volumen 3 - informes nacionales (FAO). Vol. 3 (159). 1977. Consultado el 12 de agosto de 2020. 
  6. Llamada así en honor al piscicultor jefe de expertos japoneses del programa, quien falleció antes de poder completar su labor en Chile.
  7. Shirahata, Soichiro (2017). «El recuerdo de introducción de salmón del Pacífico y salmonicultura con la cooperación técnica Chile-Japón efectuada entre 1972 y 1989» (PDF). terram.cl (original de aqua.cl). Archivado desde el original el 12 de agosto de 2020. Consultado el 11 de agosto de 2020. 
  8. Méndez Zamorano y Munita Ortiz, 1989, pp. 41-42.
  9. Basulto del Campo, 2003, pp. 216-219.
  10. a b Muñoz Gomá, Óscar (2009). «La industria de la salmonicultura en Chile» (PDF). Aguas arriba. La transformación socioeconómica del ecosistema Llanquihue-Chiloé (Chile) durante los años 90. Buenos Aires: CLACSO. p. 60. ISBN 978-987-1543-18-2. Consultado el 11 de mayo de 2020. 
  11. Basulto del Campo, 2003, p. 241.
  12. Basulto del Campo, 2003, p. 240.
  13. a b Lara Sutulov, Monserrat; Fuchslocher, Daniela (2021). Comunidades y áreas protegidas de la Patagonia Chilena (1a. edición). Andros. ISBN 978-956-404-499-6. OCLC 1318410839. Consultado el 9 de noviembre de 2022. 
  14. Rivera Elorza, Rocío (1 de noviembre de 2012). «Industria del salmón ya casi ha olvidado la crisis del virus ISA con sus números recuperados». Emol.com (Santiago). Consultado el 31 de mayo de 2020. 
  15. Mowi (2020). «Salmon Farming Industry Handbook 2020» (PDF) (en inglés). Noruega. p. 48. Consultado el 6 de agosto de 2020. 
  16. Garcés, Jonathan (19 de noviembre de 2018). «Grupos extranjeros pasarían a controlar 37% de los envíos de salmón chileno». SalmonExpert (Puerto Montt). Consultado el 6 de agosto de 2020. 
  17. Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura. «Chile, cosechas de centros de acuicultura 2019, por especie y región» (XLSX). Consultado el 6 de agosto de 2020. 
  18. Prida, Valentina; Sepúlveda, Maritza; Quezada-Romegialli, Claudio; Harrod, Chris; Gomez-Uchida, Daniel; Cid, Beatriz; Canales-Aguirre, Cristian B. (2020-11). «Chilean Salmon Sushi: Genetics Reveals Product Mislabeling and a Lack of Reliable Information at the Point of Sale». Foods (en inglés) 9 (11): 1699. ISSN 2304-8158. PMC 7699462. PMID 33228244. doi:10.3390/foods9111699. Consultado el 30 de mayo de 2023. 
  19. Buschmann, Alejandro (2005). «Marea roja y salmonicultura en el sur de Chile» (PDF). Instituto de Fomento Pesquero. Oceana. 
  20. Vera, Rodrigo (14 de junio de 2015). «Acuicultura y Floraciones de Algas Nocivas (FAN): ¿Un efecto ambiental incierto de la salmonicultura en Chile?». SalmonExpert (Puerto Montt). Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  21. Espinoza, Cristina (10 de septiembre de 2017). «Impacto humano amenaza biodiversidad única de fiordo patagónico». La Tercera (Santiago). Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  22. «SalmonChile: "No existe relación entre la ocurrencia de marea roja y la industria"». aqua.cl (Puerto Montt). 5 de febrero de 2018. Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  23. Antezana, Tarsicio (12 de junio de 2018). «La "marea negra" de la acuicultura que amenaza a Chiloé, Aysén y Magallanes». El Mostrador (Santiago). Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  24. «Uso de antibióticos en la salmonicultura chilena: causas, efectos y riesgos asociados» (PDF). Oceana Chile. 2018. Archivado desde el original el 28 de abril de 2021. Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  25. Soto, Francisco. «Salmonicultura chilena disminuye 16% uso de antibióticos durante 2019». SalmonExpert (Puerto Montt). Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  26. Irarrázaval, Felipe; Bustos, Beatriz (8 de julio de 2020). «Nuevo escape de salmones en Los Lagos: un problema político». Ciper Chile (Santiago). Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  27. «Escapes de peces en la salmonicultura». Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura. 2020. Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  28. «SMA aplica histórica multa a salmonera Mowi por daño ambiental tras fuga de salmones en 2018: empresa impugnará la resolución». El Mostrador (Santiago). 21 de agosto de 2020. Consultado el 25 de agosto de 2020. 

Bibliografía

editar
  • Basulto del Campo, Sergio (2003). El largo viaje de los salmones. Una crónica olvidada. Propagación y cultivo de especies acuáticas en Chile. ISBN 956-291-512-3. 
  • Méndez Zamorano, Ricardo; Munita Ortiz, Clara (1989). La salmonicultura en Chile. Santiago: Fundación Chile. 

Enlaces externos

editar
  • Estado Salmonero (documental que denuncia las prácticas de la salmonicultura en Chile)