Abrir menú principal

San Lázaro o bien Puerto de San Lázaro fue el primer fortín y asentamiento europeo en los alrededores de la presente ciudad uruguaya de Carmelo, cerca de la desembocadura del arroyo de las Vacas en el Río de la Plata, fundado a principios de 1527 por Sebastián Gaboto que estaba al mando de una expedición española, pero despoblado por dos años, se repobló desde finales de 1529 hasta mediados de 1530.

HistoriaEditar

El italiano Sebastián Caboto al mando de una expedición del Imperio español llega al Cabo de Santa María, que era la boca del “Río de Solís” en el mes de febrero. La navegación por el río fue lenta y difícil por cincuenta leguas hasta llegar a un puerto de tierra firme.[1]

En ese puerto erigió un fortín a fines de febrero de 1527, sobre la margen o ribera oriental del Río de la Plata, que llamó Puerto de "San Lázaro".[2][3]

El tripulante Luis Ramírez fue testigo presencial y protagonista de los primeros momentos de San Lázaro y también de su declive.

En este puerto de San Lázaro, el capitán general Cabot estuvo anclado con toda su flota aproximadamente un mes. Los traductores supieron aquí, que en la región estaba el mozo de la anterior expedición de Solís, quien le relató los ríos que debían remontar para llegar a las riquezas. También les advirtió que las naos mayores no podrían remontar esos ríos.

Decidido a zarpar en busca de las riquezas de la comarca, Cabot tomó algunas decisiones necesarias:

Y porque las naos no podían pasar por el Paraná adentro, a causa de los muchos bajos que había, las dejó con treinta hombres de la mar para que buscasen algún buen puerto seguro do las metiesen.
Carta de Luis Ramírez [1]
dejar en el dicho San Lázaro una persona con diez o doce hombres para la guarda de mucha hacienda que allí quedaba, así de Su Majestad como de particulares, entre los cuales fui yo uno, a causa de no estar libre de mi enfermedad, que todavía me tenía muy fatigado.
Carta de Luis Ramírez [1]

El clima cambiante también fue motivo de retraso:

""y antes de que Su Merced [Gaboto] partiese el viernes de ramos estando el tienpo muy sosegado y claro ...obra de tres oras de la noche se lebanto un tiempo tan espantoso que aun los que estabamos en tierra pensamos perezer pasaron las naos mocho peligro y la una dellas ubo de cortar el mastel prinçipal para la salbaçion de la dha nao y fue est e tiempo tan temeroso que tomo la galeota questaba en el agua con dos amarras y las quebro y en peso como si fuera una cosa muy libiana la saca del agua.
Carta de Luis Ramírez [1]

Partió entonces Cabot de San Lázaro con toda la otra gente en la galeota Santa Catalina y en la carabela San Gabriel el 8 de mayo de 1527, para remontar el río Paraná.[1]

Después de la partida de Cabot, Antón de Grajeda con la Santa María del Espinar y la Trinidad remontó el río Uruguay y exploró el río "San Salvador" el 8 de mayo para buscar un fondeadero más seguro que San Lázaro, hasta encontrar un lugar adecuado en un meandro al abrigo del viento y cerca de la desembocadura, en donde no hubo problemas con los aborígenes de las inmediaciones y la abundante leña permitió levantar el fuerte San Salvador a finales de mayo de 1527 que se mantendría poco más de dos años y medio.[3]

A partir de ese momento los españoles de San Lázaro se alimentaron con lo poco que dejó la expedición que habían traído en las bodegas.

y con hierbas del campo y no con otra cosa nos sostuvimos mientras las hallábamos y teníamos posibilidad para irlas a buscar, que nos acontecía ir dos y tres leguas a buscar los cardos del canpo y no los hallar sino en agua a donde no los podíamos sacar. En fin, que nuestra necesidad llegó a tanto extremo, que de dos perros que allí teníamos nos combino matar el uno y comerle, y ratones los que podíamos haber
Carta de Luis Ramírez [1]

Los habitantes de San Lázaro fueron rescatados a fines de 1527, en una galeota enviada desde el nuevo asentamiento de Caboto en el Paraná.

Sebastian Caboto regresó a su primer puerto de "San Lázaro" en noviembre de 1529, con toda su gente y sus naves, expulsado del asentamiento de San Salvador por un ataque de los indígenas. Se mantuvo en su primer asentamiento de San Lázaro durante una semana, antes de partir fuera del río de Solís hacia el norte.[4]

Historia cronológica posteriorEditar

Poco tiempo después de San Lázaro, el 9 de junio,[3]​ la expedición de Caboto haría una fundación semejante, la del fuerte Sancti Spiritus en el Paraná (en territorio actualmente argentino).[2][3][5]

Después de erigir este último fuerte, Caboto envió la galeota San Gabriel al mando de Miguel de Rifós, en el mes de diciembre de 1527, para buscar a los que había dejado en el fortín de San Lázaro, los cuales se encontraban al borde de la supervivencia por el hambre y las privaciones, debiendo alimentarse de hierbas y ratones, por estar rodeados de aborígenes que se habían vuelto hostiles con ellos.[3]

En septiembre de 1529, tras el asalto e incendio del ya citado fuerte Sancti Spiritu, Caboto y Diego García de Moguer decidieron pasar al fuerte San Salvador en la Banda Oriental pero allí también la situación era difícil por otra rebelión aborigen y la escasez de víveres, y aunque se habían realizado siembras de trigo, maíz y cebada, todavía no era época de cosecha, por lo cual Caboto resolvió permanecer un tiempo más. En el intervalo envió a Antonio de Montoya con dos embarcaciones hasta la isla "de los lobos" para faenar animales y disponer de carne.[3]

Pero la situación se complicó porque los amerindios de las inmediaciones se aliaron para atacarles en gran número y en uno de los enfrentamientos resultó muerto Grajeda y un calafate. En diciembre, después de un nuevo malón en que casi pierde la vida Caboto, este resolvió abandonar el fuerte San Salvador para dirigirse al fortín de San Lázaro en la espera de Montoya, pero a finales de diciembre lo dio por desaparecido y decidiría abandonar el fortín de San Lázaro para emprender el viaje a España en la Santa María del Espinar en mayo de 1530.[3]

Se estimaba que el emplazamiento de San Lázaro (el primero de los europeos en la Banda Oriental) se había ubicado en los alrededores de la presente ciudad de Carmelo,[2]​ en Uruguay, muy cerca de la desembocadura del arroyo de las Vacas en el Río de la Plata.

En 2012 un grupo de investigadores de la Junta de Historiadores del Río de la Plata, con apoyo de la Universidad de Lima, comenzaron la búsqueda de los restos de aquel primer fortín, los que finalmente se hallaron a escasos metros de la costa del río.[cita requerida]

Notas y referenciasEditar

  1. a b c d e f «Carta de Luis Ramírez (1528)». Pueblos originarios. 
  2. a b c Nelson Gualco, Jorge (op. cit., p. 47, año 1997).
  3. a b c d e f g Varese, Juan Antonio (enlace externo de Historia y Arqueología Marítima, publicado en Ciclo de Conferencias, año 2012).
  4. José Toribio Medina (1908). «capXVIII:Regreso de Caboto a España». El veneciano Sebastián Caboto, al servicio de España y especialmente de su proyectado viaje á las Molucas por el Estrecho de Magallanes y al reconocimiento de la costa del continente hasta la gobernación de Pedrarias Dávila". pp. 210-211. Consultado el 7 de setiembre de 2019. 
  5. López Reilly, Andrés (enlace externo de elpais.com.uy, publicado el 12 de junio de 2015).

BibliografíaEditar

  • Nelson Gualco, Jorge; en "La epopeya de los italianos en la Argentina" (Ed. Plus Ultra, 157 págs., año 1997).

Enlaces externosEditar